LA BATALLA DE LOS TRES REINOS

EL ACANTILADO ROJO

Título Original: Chibi

Año: 2008-2009

Duración: 280 min.

País: China

Director: John Woo

Reparto: Tony Leung, Takeshi Kaneshiro, Zhang Fengyi, Chang Chen, Zhao Wei, Hu Jun, Nakamura Shido II, Lin Chi-ling, You Yong.

Marco Temporal: 208-209

Marco Espacial: China



El emperador Xiandi de la dinastía Han gobierna en China. Es el año 208, y la gran nación asiática se encuentra dividida en varios estados. Un ambicioso primer ministro, Cao Cao domina al emperador y pretende alzarse con el poder absoluto mediante matrimonio y por la fuerza de las armas. Su objetivo conquistar los reinos vecinos y alzarse como emperador de una China unificada. El reino de Xu gobernado por Liu Bei, un tío del emperador, es el primer objetivo, pero Zhuge Liang asesor militar del reino es enviado a conseguir una alianza con el reino de Wu gobernado por Sun Quan. Zhuge Lianr pronto se hace amigo del virrey de Wu, Zhou Yu. Pero Cao Cao no piensa permitir que los dos Estados escapen a sus ambiciones, 800.000 mil hombres y 2000 barcos son enviados contra ellos. El río Yangtsé y su acantilado rojo separan los ejércitos de los tres reinos. La batalla está a punto de comenzar.  

¿Que nos ofrece está inmensa superproducción? Cine épico a lo bestia. Es una película inmensa en todos los sentidos. A diferencia de otros films orientales, las coreografías de luchas están bastante bien realizadas. Los excesos a los que nos tienen acostumbrados se mantienen en un tono aceptable. Y desde luego el tono épico del film es inmejorable: grandes batallas en tierra y en el río. Fijaos hasta que punto se preocupó Woo de la espectacularidad que llegó a crear más de 18 barcos a escala en el mismo lugar de rodaje, el mayor de más de 38 metros. En la batalla en el río, un barco de los realizados a escala  tenía que arder y chocar con otro, y así fue, sólo que el viento avivó las llamas y la escena acabó con la muerte de un especialista, y 6 heridos más.

En Europa se ofreció para su estreno en cines una versión acortada, mientras en su país de origen se estrenó en dos partes. La verdad es que se debe ver la versión original o mejor no verla. Es una historia compleja con muchos personajes, y para visionarla con calma y una mente abierta. Es un cine diferente al que nos tienen acostumbrados las compañías americanas, pero tampoco es un cine típicamente oriental. Creo que Woo juega a ofrecer lo mejor de los dos mundos, y a mi entender lo consigue. Otra cosa es que el cine épico chino tenga el suficiente atractivo para el espectador occidental.

La historia del Acantilado Rojo y sus personajes es muy conocida y querida en China, y sobre ella se han escrito innumerables novelas, pero en Occidente la trama es casi desconocida. Los juegos de estrategia, las alianzas, las batallas, en fin todo se conjuga para realizar un magnífico mosaico de un espectacular episodio de la historia antigua china.

Este film ha creado incondicionales  pero también detractores a muerte. Se le critica los tópicos y el maniqueísmo: malos muy malos y muy tontos, el exceso de efectos de ordenador, etc. Es curioso cuando esos defectos se convierten en virtudes en otras películas de parecido calibre, pero de origen diferente. Creo que la mayoría de los problemas a los que se enfrenta el espectador occidental al visionar este film se reducen a dos: el nefasto metraje ofrecido en la versión occidental, amputando el original y creando confusión; y  el hecho de esperar un film chino con unas expectativas diferentes. "El Acantilado Rojo" en su versión original tiene un metraje largo, pero necesario para condensar una historia también larga en su origen.

El hecho de que Woo se atreva con una historia de este calibre, y la realice con un despliegue de medios tal, me parece más que estimulante. Además el film nos permite aprender algo de historia china, algo de estrategia militar, y algo de cine oriental, entre otras cosas; y sólo por eso es más que recomendable su visionado. Eso sí, si os atrevéis con la versión original, dividírosla en cómodas tandas para no acabar soldado con el sofá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario