LA CURIOSIDAD DEL PEQUEÑO HABILIS


CAMINARON SOBRE LA TIERRA


Título Original: On a marché sur la Terre.

Guionista: Houot

Dibujante: Houot

Año de Publicación: 1990

País: Francia








El pequeño Toumac vive con la tribu de los Robocs, aunque no pertenece a ella. Hace un tiempo fue encontrado por una hembra de la tribu que lo acogió como si fuera su hijo. Toumac piensa de forma diferente a los otros miembros de la tribu. Es un joven inquieto, algo audaz, pero sobre todo muy curioso. su curiosidad le lleva a meterse en frecuentes líos, para disgusto del jefe de la tribu, que cada vez muestra más su rechazo al rebelde joven. Frente a los Robocs se encuentran sus rivales los Ossilons, enemigos despiadados a los que la tribu de Toumac teme. ambas tribus compiten por el territorio y la comida en el Africa Oriental de hace dos millones y medio de años.

"Caminaron sobre la Tierra" es el tercer volumen de una serie de nominada "Crónica de la noche de los tiempos", donde Andre Houot pretende dar un repaso a la Prehistoria en forma de amenas viñetas. El ciclo completo está formado por 5 historias, totalmente independientes entre sí, y con saltos en el tiempo. Por tanto la obra se puede leer por separado al no guardar ningún tipo de continuidad interna. 

Para la realización de la historia el autor se ha asesorado de los expertos consabidos que además enriquecen el tomo con prólogos, y epílogos documentales, donde añaden los datos científicos necesarios para enriquecer la historia.

La narración del francés es amena y divertida, presentándonos un personaje alejado de los torturados y oscuros hombres prehistóricos que suelen poblar las viñetas de los cómics sobre este período. Sus andanzas están llenas de colorido y luz, así el amarillo es el color predominante dándole al sol un protagonismo que en los cómics prehistóricos no suele tener. La ubicación espacial demanda unos tonos acordes con la sabana africana por la que se mueven los protagonistas. Sin embargo se echa de menos una mayor diferenciación en los tipos, los rostros son todos iguales, e incluso las dos tribus, que sólo en una explicación final sabemos que se corresponden con especies distintas, son prácticamente indiferenciables. Pero las deficiencias en el dibujo se perdonan fácilmente por la amena lectura que lo acompañan.

El pequeño Toumac es un tipo divertido, aunque un poco "metepatas" como casi todos los curiosos impenitentes; pero sus andanzas seguro que entretendrán a más de uno .   

No hay comentarios:

Publicar un comentario