SOBREVIVIR A LAS TERMÓPILAS

LAS PUERTAS DE FUEGO


Título Original: Gates of Fire


Autor: Steven Pressfield


Año de publicación: 1998


País: Estados Unidos


Marco Temporal: 481 a.C.- 480 a.C.


Marco Espacial: Grecia


Xeones es el único superviviente espartano de la batalla de las Termópilas. Capturado por el ejercito persa es interrogado por el historiador imperial, a quien le relata su vida hasta llegar a la famosa batalla. Por él nos enteramos de su captura por los espartanos siendo un niño, y el duro entrenamiento a que es sometido.  De sus palabras va surgiendo una vida a la sombra de la educación espartana. Por él conocemos como vívía este pueblo en el siglo V a. C., como sentían, como amaban. El relato de Xeones no es sólo la historia de la batalla de las Termópilas, es el relato de un pueblo de su manera de vivir, y de su legado. Xeones no sienten odio por los espartanos, se siente uno más entre ellos, y si algo trasmite en su relato es admiración y amor.

Por si queda algún despistado que no haya aún ubicado la historia en su marco espacio temporal, estamos en la Grecia clásica, durante la segunda guerra médica, es decir en el año 480 a.C., aunque la narración se remonta a unos años más atrás, y finaliza poco después de la famosa batalla de las Termópilas. Los protagonistas absolutos son los espartanos vistos a través de los ojos de este escudero que sufre con ellos los avatares de la guerra  

Steven Pressfield consigue en este libro una de las mejores narraciones sobre las Termópilas que se han escrito. Este autor norteamericano nacido en Trinidad y Tobago es todo un maestro de la novela histórica  ambientada en la antigua Grecia, pero es que con "Las Puertas de Fuego"se supera. Con su personaje, Xeones,  llegamos  a sufrir y a emocionarnos, y su narración llena de sentimiento nos permite identificarnos con los duros espartanos, y llega a ser tan cautivador que por momentos pareces estar luchando a su lado.¡Si acabas por oir silbar las flechas en tu oreja!

En alguna ediciones españolas el título de la novela se cambió por el de "La batalla de las Termópilas". Pero no tiene perdida: Steven Pressfield como autor, Termópilas como escenario, y Xeones como protagonista, no dejan lugar a confusiones. Leed como explica Xeones a los persas porque los espartanos lucharon como lucharon por Leónidas:  

Contaré a Su Majestad qué es un rey. Un rey no permanece dentro de su tienda mientras sus hombres se desangran y mueren en el campo de batalla. Un rey no cena mientras sus hombres pasan hambre, ni duerme cuando ellos están en vela en la muralla. Un rey no ordena a sus hombres lealtad por miedo a no comprarla con oro; se gana el amor con el sudor de su fente y los dolores los soporta por ellos. Lo que resulta la carga más pesada, un rey la coge primero y la deja el último. Un rey no exige el servicio de aquellos a los que dirige sino que se los proporciona a ellos. Les sirve a ellos, no ellos a él... 

Esto es un rey, majestad. Un rey no gasta su energía para esclavizar a los hombres, sino que con su conducta y ejemplo los hace libres.

Igualito que nuestros gobernantes, ¿verdad?  Si, aún os cabe algún resquicio de duda sobre si debéis leer o no este magnífico libro. Asistid a la última lucha...

Vi a Alfeo coger con una sola mano un carro persa y matar al general, guardaespaldas y guardias laterales. Cuando cayó, tras recibir en la garganta el impacto de una flecha persa, Dienekes le sacó a rastras. Se levantó y siguió peleando. Vi a Poliníces y a Derkilides arrastrar el cuerpo de Leónidas, asiendo el jubón destrozado del rey, golpeando al enemigo con sus escudos mientras se retiraban. Los espartanos volvieron a formar y embistieron, cayeron y se rompieron las filas; luego, volvieron a formar. Maté a uno de los egipcios con la punta de mi lanza rota cuando él clavaba la suya en mis entrañas; un instante después, cuando cayó bajo el golpe de un hacha, reconocí, bajo su casco partido, el rostro destrozado de Alfeo.  
¿Cómo que todavía no habéis empuñado la lanza y calado el casco? ¿ Y a qué narices estáis esperando? Buena música de fondo a ser posible épica, un mullido sofá, y si hace una tarde fría un café o chocolate caliente, sí eso no os motiva ...es que estáis muertos  

No hay comentarios:

Publicar un comentario