UN SUECO EN LAS CRUZADAS

ARN, EL CABALLERO TEMPLARIO  

Título Original: Arn Tempelriddaren

Año: 2007

Duración: 139 min.

País: Suecia

Director: Peter Flinth

Reparto: Joakim Nätterqvist, Sofia Helin, Stellan Skarsgard, Millind Soman, Simon Callow, Vicente Perez, Bibi Andersson.

Marco Temporal: 1150-1187

Marco Espacial: Suecia, Palestina


Arn Magnusson nace en 1150 en Gothia al oeste de Suecia. Crece y se convierte en un joven culto y buen espadachín. Asistimos también a su primer amor, Cecilia. Las costumbres de la época y la religión obligan a los jovenes amantes a un severo castigo. Cecilia ingresa en un convento, y Arn es enviado a luchar como templario en las cruzadas. En 1177 el joven guerrero se encuentra ya en Palestina para combatir contra los musulmanes comandados por el famoso Saladino. Tras sobrevivir a la batalla de los Cuernos de Hattin (1187), regresará a casa para reunirse con su amada. En Suecia no encontrará la paz, y tendrá que enfrentarse a los ejércitos del rey danés Sverker II.

Lo más interesante del film es posiblemente aquello que no publicitan, es decir la formación de un reino en Suecia, las luchas entre los señores locales, los enfrentamientos con los daneses. La historia de Arn como templario, su participación en las cruzadas, o incluso como conoce a Saladino, es lo menos interesante del film, pues el cine ya lo ha tratado en numerosas ocasiones, y posiblemente con un mayor acierto, tómese como ejemplo "Las cruzadas", "El Talismán", o la más reciente "El Reino de los cielos", por citar unas cuantas. Sin embargo la historia de Escandinavia en la Edad Media, a excepción de las películas de vikingos, se nos ha escamoteado a los españoles, de forma que en ese aspecto "Arn, el caballero templario", nos ofrece una perspectiva nueva.

La película sueca está basada en una trilogía de novelas de Jan Guillou. Esta tres obras se condensan en dos films "Arn, el caballero templario", y "Arn 2, el reino y el final del camino". Pero como no podía ser de otra forma, en España se optó por darnos una única película realizada a base de corta y pega. El film a pesar de la inversión realizada en él, no es la típica producción norteamericana, y a veces la acción se resiente, y los saltos temporales o la historia de Cecilia en el monasterio, conducen la historia por cauces que el espectador medio seguramente no aprecie demasiado ( al menos en el metraje original).  

Que nadie se llame a engaño, a pesar del llamativo cartel, y de la publicidad del film, "Arn, el caballero templario" no es un gran film épico, de llamativas y espectaculares batallas. Pero sí es un cine hecho por una cinematografía poco conocida en nuestro país, y que nos ofrece como contrapartida una interesante mirada al medievo sueco.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario