UNA AUSTRALOPITECUS, LOS BEATLES Y EL LSD



LUCY

Hace más de tres millones de años por la región de Hadar en Etiopía caminaba una hembra de poco más de un metro y unos 30 kilos de peso. No tenía más de 20 años de edad, pues acababan de salirle las muelas del juicio, y ya había tenido hijos. En muchos aspectos parecía un simio, pero tenía un detalle que la diferenciaba de ellos, caminaba sobre sus extremidades posteriores ( la forma de la pelvis, la articulación de la rodilla nos lo cuentan). Los científicos tan aficionados ellos a poner etiquetas la catalogaron como "Australopitecus Afarensis". Era lo que se han venido en denominar homínidos, lo cual no nos dice nada si pensamos que un chimpancé, un gorila, o incluso el vecino de enfrente es un hominido ( el lector y yo también por supuesto). Esta "jovenzuela" de 3 millones de años no era plenamente un simio, ni tampoco posiblemente un ser humano como nosotros, si no algo diferente. Y parece ser que de ella no evolucionarían los seres humanos, de ahí que se les llamara Parantropos, o sea al lado del hombre. Vamos que convivió con nuestros ancestros, pero que no es nuestra lejana abuela ( aunque a alguno se la recuerde).   

En 1967 un grupo de chavales melenudos compuso una canción titulada "Lucy in the sky with diamonds". Eran ingleses, eran cuatro y sí...se llamaban los Beatles (escarabajos). Lennon fue el creador de la letra y música, aunque McCartney parece que puso bastante de su parte. Según los músicos la canción se inspirabá en unos preciosos dibujitos realizados por una amiguita del hijo de John Lennon, un tal Lucy. Sin embargo el compositor y sus amigos eran conocidos por su coqueteo con las drogas, bueno algo más que coqueteo. La cultura popular identificó en seguida la canción como un homenaje al LSD, el ácido lisérgico, usado por sus efectos alucionógenos. Para muchos las siglas de la canción eran la pista fundamental, y la letra relataba un "viaje ", y no de los del INSERSO.  Durante años los Beatles afirmaron que lo del LSD y la canción era pura coincidencia, aunque en el 2004 McCartney afirmaba que era bastante obvio que trataba sobre una alucinación. Previamente habían confesado crear más de una canción bajo los efectos de las drogas.

Imaginate en una barca en un río con mandarinos y cielos de mermelada. Alguien te llama, respondes despacio, una chica con ojos de caleidoscopio.
Flores de celofán amarillo y verde, amontonándose sobre tu ccabeza. Busca a la chica con el sol en los ojos y se ha ido.

Lucy en el cielo con diamantes...( estribillo). 
La sigues hasta un puente junto a una fuente, donde gente con caballos de madera comen tartas de malvavisco, todos te sonríen mientras la deriva te lleva a través de las flores que crecen increíblemente altas.
Taxis de papel de periódico aparecen en la orilla, esperando recogerte. Te subes detrás con tu cabeza en las nubes y te has ido.
Lucy en el cielo con diamantes...( estribillo). 
Imaginate en un tren en una estación con porteros de plastilina que llevan corbatas que parecen de cristal. De repente hay alguien allí en el torno. La chica con los ojos de caleidoscopio.

Lucy en el cielo con diamantes...( estribillo). 
La letra de la canción como podeis observar es muy coherente, y muy infantil. Todo muy inocente, y basado en Alicia en el País de las Maravillas como dijeron los Beatles. Me parece a mi que cuando hicieron las primeras declaraciones aún estaban bajos los efectos del ácido. Como cantantes no tenían precio, pero como mentirosos...

En noviembre de 1974 el paleoantropólogo estadounidense Donald Johanson (nada que ver con Scarlett) está trabajando con su equipo en las colinas de la región de Afar en Etiopía. Johanson se encuentra con el fósil de nuestra vuena amiga de hace más de tres millones de alños. Su esqueleto está casi completo, y en bastante buen estado. Todo ello convierte al descubrimiento en uno de los más importantes para el estudio de la evolución humana. Celebrando el hallazgo deciden que deben bautizar a la hembra, y ¡oh casualidad! en ese momento en la radio suena la canción de los Beatles..., y así la joven-vieja australopitecus acaba bautizada con el nombre de una canción que homenajea un potente alucinógeno. Curioso¿ no? 



No hay comentarios:

Publicar un comentario