EL ASCENSO DE LA FAVORITA

HAREM


Título original: Harem


Autor: Colin Falconer


Año de Publicación: 1994


País: Inglaterra


Marco Temporal: 1522-1558


Marco Espacial: Turquía



Durante el sitio de Rodas de 1522 el joven sultán Soleimán pide cuentas a sus visires del fracaso del último asalto, sólo la intervención de un avispado halconero, Ibrahim impide que la furia del sultán haga rodar sus cabezas. Al mismo tiempo en Estambul un hermosa joven se alza sobre los muros de palacio, su porte y su cabellera roja la hacen destacar por encima de las otras trescientas mujeres del haren, sus ansias de libertad y de venganza contra quienes la han encerrado allí le hacen prometerse hallar una forma de escapar a su destino.

Desde 1522 hasta 1558 fecha del fallecimiento de Hurrem, el relato sigue el ascenso de la odalisca, que de simple esclava llegó a convertirse en la favorita del poderoso Soleimán I, sultán del Imperio Otomano. A través los ojos de las mujeres del haren asistiremos al esplendor del imperio turco regido por quien alcanzaría el título de "El Magnífico".

Es ésta una novela centrada en las mujeres detrás del poder, en sus amores, sus odios, y sus manejos para conseguir el poder o servirse de él. Los hombres en la narración son a veces meros comparsas en las intrigas de la astuta Hurrem,  y ni el mismo sultán es capaz de sustraerse a sus manipulaciones. El control, el engaño, la mentira, el sexo, son armas que la hábil odalisca utilizará para conseguir sus propósitos. Nada se interpondrá en el camino de la despiadada pelirroja, y ¡ay de quien lo intente!

Como contrapunto a la amoralidad y perfidia del personaje central, el autor nos ofrece el contrapunto de la noble veneciana Julia Gonzaga, todo belleza y candor, pero cuyo destino inexorablemente parece conducirla a cruzarse con el de la terrible Hurrem o Roxelana como se la conoció en Occidente. El amor de Julia por Abbás es puro y sale del corazón; por el contrario Hurrem no ama, su entrega sale de la planificación, y la pasión con la que envuelve a Soleimán es calculada al milímetro.

No sé si el autor con el personaje de Julia pretendía crear un contraste que aligerara la visión tan dura que del sexo femenino da con Hurram, pero no lo logra. La favorita del sultán domina la novela, y sus evoluciones centran las paginas más interesantes del relato. La historia de la veneciana llega a resultar ñoña y tan poco cautivadora como ella. Será que el morbo de lo malvado atrae más.

Sin desvelar la trama si debo advertir que la novela no va ni mucho menos de grandes batallas, ni de las victorias o logros del sultán, si no de lo que se mueve a sus espaldas, del verdadero poder que tira de los hilos.  

En definitiva "Harem" es una novela para leer con calma y disfrutar, saboreándola,y sin precipitarse. Bien escrita, con cuidada ambientación y documentación, pero en donde el personaje central de la misma, Hurram  domina casi por completo la trama. 

LA REINA LOCA

JUANA LA LOCA

Título Original: Juana la Loca

Año: 2001

País: España

Duración: 117 min.

Dirección: Vicente Aranda

Reparto: Pilar López de Ayala, Daniele Liotti, Manuela Arcuri, Eloy Azorín. Héctor Colomé, Rosana Pastor, Susi Sánchez. Guillermo Toledo, Jorge Monje

Marco Temporal: 1496-1506

Marco Espacial: España


"Tordesillas, año de gracia de 1574, tiene 74 años, y lleva encerrada casi medio siglo en este castillo." Desde su encierro la reina Juana recuerda lo que fue su vida al lado de su marido Felipe, llamado el Hermoso. Remontándose a su partida con destino a Flandes en 1496 para casarse en un matrimonio de Estado hasta llegar a la muerte de su esposo en 1506.  

La película de Vicente Aranda se centra en la relación entre Juana y Felipe, y sus años juntos. El descubrimiento del amor y el sexo por la joven e inexperta princesa, en manos de un príncipe experimentado en las lides del amor. El film discurre por el progresivo deterioro de una relación que vuelve más y más posesiva a una joven locamente enamorada de un hombre sólo enamorado de sí mismo. Amor, celos y sexo envueltos en una red de intereses políticos constituyen la trama de  la historia.

No, no estamos ante una película histórica biográfica típica, donde se nos narra punto por punto la vida del protagonista, ensalzando sus logros, e ignorando la mayoría de las veces sus errores (salvo que sea un conocido genocida, entonces se obvian sus aciertos si es que los tuvo). Ni seguimos a Juana a lo largo de toda su vida, ni se nos muestran aspectos de su vida que hubieran posiblemente ayudado a clarificar un poco el contexto. El film quiere ser una historia de amor, o de amor loco; de como una persona puede obsesionarse por otra hasta perder la conexión con la realidad, llegando para algunos a la locura.

Se acusó a la película de falta de rigor histórico, pero eso no siempre es malo. Es cierto que cuanto mayor rigor le pongan a un film histórico, más aprendemos y más contento se quedan los historiadores y los amantes de la Historia en general. Pero a veces el propósito del cine es otro. Sin embargo en el film de Aranda eso es lo que falla: No llega a tener claro lo que quiere contar. No se define claramente, quiere contar mucho y a veces no llega al fondo de las cuestiones que quedan como en suspenso.

La interpretación, el vestuario, la ambientación están en general bien, mantienen un tono correcto, y tampoco son tan estridentes como en otras películas que sin embargo gozaron del beneplácito del público. ¿Se incurre en inexactitudes históricas? Pues sí, empezando con la edad de Felipe que se casa con 17 años, nada que ver con el mocetón de la película, hasta muchos otros que no vamos a analizar. Pero, con todo, no es una mala película. Se puede disfrutar con algunos pequeños detalles: el parto en el retrete, el encuentro entre el padre y el marido.

Imagino que una parte de quienes ven la historia de Aranda esperaban un acercamiento más profundo al tema de la locura de la reina, (si es que realmente estaba loca) pero nos quedamos con una película que parece querer versionear aquella otra del año 1948 "Locura de amor", pero con una óptica más actual.       

ELLAS TAMBIÉN MANDABAN EN LA EDAD MEDIA

MUJERES EN EL PODER. EDAD MEDIA


Que las mujeres sabían gobernar, bien directamente o bien a través de otros, es algo que ya sabíamos, que algunas tuvieron un importante papel en la Edad Media, también. Repasemos algunas de estas mujeres de bandera que el cine ha querido recrear dando, como siempre, su particular visión.

Teodora (500-548). Emperatriz de Bizancio. Mujer de Justiniano, y verdadero brazo fuerte del Imperio Bizantino. En la revuelta de Nika, cuando su marido pretende huir abandonando el poder, ella se lo impide con la famosa frase: "la púrpura es una excelente mortaja". Por supuesto, la revuelta fue atajada. Los mosaicos de san Vital de Rávena (s.VI) nos han dejado una impresionante imagen de la emperatriz. En el cine la actriz Gianna Maria Canale hace una convincente emperatriz en "Teodora. Emperatriz de Bizancio."(1954)  

Wu Zetien (625-705) Emperatriz de China de pleno derecho. Pues fue emperatriz reinante y que llegó a inaugurar su propia dinastía. Comenzó de concubina de un emperador, luego de concubina de su hijo, luego emperatriz consorte, y finalmente emperatriz después de eliminar a un hijo del emperador, eliminar a los ministros que se le oponían, y de quitarle el trono a su propio hijo. A los 80 años fue obligada a abdicar por su hijo que en un golpe de estado eliminó a los ministros y amantes de su madre. La imagen que nos queda pertenece a un álbum de retratos del siglo XIX de emperadores chinos. En el cine asiático Wu Zetien ha sido un personaje llevado a las pantallas con cierta frecuencia, en el año 2010 "El Detective Dee y el misterio de la llama fantasma" la actriz Carina Lau se mete en la piel de la despótica emperatriz.
Ermesenda (972-1057) Condesa de Barcelona, Gerona y Osona. Gobernó durante las minorías de su hijo y su nieto Berenguer Ramón I, y Ramón Berenguer I. Pero anteriormente ya había gobernado con su marido tanto administrando justicia como acompañándolo a la guerra. Tanto le gustó el poder que no quería soltarlo para devolvérselo a su hijo, y cuando murió antes que ella, aprovechó para gobernar en nombre del nieto. Conservamos una imagen de la condesa procedente de su sepulcro en Gerona. En la miniserie de dos capítulos que le dedicó la televisión catalana "Ermessenda" (2010) es la actriz Laia Marull quien interpreta a la condesa.

Urraca (1033-1101) La hija de Fernando I de León se convirtió a su muerte en la heredera del gobierno de Zamora. Poco dada al conformismo Urraca intrigó con su hermano Alfonso VI para que éste se hiciera con los reinos de sus hermanos. Ella actuó como consejera del rey, y ejerció funciones de Canciller del reino, además de conservar el señorío sobre todos los monasterios y la plaza de Zamora.  Su sobrina de igual nombre seguiría y aún superaría a su tía. En el Tumbo A de la catedral de Santiago se conserban unos bellos grabados entre los cuales hay uno de Urraca de Zamora. El cine no se ha prodigado con el personaje, pero en "El Cid" (1961) Genevieve Page encarna a la princesa Urraca.

Matilde I  o la emperatriz Maud ( 1102-1167) Es la segunda hija de Enrique I de Inglaterra, y la primera mujer en subir al trono inglés. En permanente conflicto con Esteban I, su primo, desatan una guerra civil que asola el país, y que se salda con el reconocimiento de Esteban del hijo de Matilde como su heredero. No se conservan retratos de la reina, pero si miniaturas posteriores para iluminar los libros de Historia Inglesa, como la elegida del siglo XV. En la miniserie del 2010 adaptación de la conocida novela "Los pilares de la Tierra", la emperatriz es interpretada por la actriz canadiense Alison Pill.


Leonor de Aquitania (1137-1204) Fue duquesa de Aquitania, y esposa primero del rey de Francia Luis VII, y luego del de Inglaterra, Enrique II. Fue a las Cruzadas con su esposo francés del que se divorció; y después conspiró con sus hijos para privar de su trono al rey de Inglaterra, su segundo marido. Conservamos una curiosa imagen de "La reina de Trovadores" en su sepulcro de la abadía de Fontevraud, como una joven dama leyendo un libro. Una magnífica interpretación de la simpar Katharine Hepburn encarnando a la reina la pudimos disfrutar en "El León en invierno"(1968)

Matilde de Artois (1268-1329) Condesa de Artois, hija de Roberto II conde de Artois. La condesa se hizo con el condado de su padre pasando por encima de su sobrino Roberto III, con quien mantuvo una disputa a los largo de los años.  Logró mantenerse firme contra todas las rebeliones e intrigas que intentaron quitarle su condado.Se decía que llegó a envenenar al rey para mantener sus derechos. No se conservan retratos de Matilde, y sólo en algún grabado se nos ofrece una imagen de la condesa de Artois. En la miniserie francesa "Los Reyes Malditos"(2005) la actriz Jeanne Moreau es la intrigante condesa.

Inés de Castro (1325-1345) Noble gallega que llegaría a reina de Portugal una vez muerta. La leyenda de esta reina después de muerta es bien conocida por todos. Pero la realidad es que fue amante del primero infante y luego rey Pedro I, al que dio hasta cuatro hijos. La influencia de la amante del infante y heredero debió de ser tan fuerte, que el rey y los nobles decidieron asesinarla. El resto de la historia forma parte de la leyenda conocida: la venganza, y la entronización de la muerta. La historia de Inés de Castro conmovió a artistas de todas las épocas que la pintaron sobre todo suplicando piedad al rey Alfonso IV, como el detalle del cuadro de Servieres (1786-1820). En la serie portuguesa del 2005 "Pedro e Inés" la actriz Ana Moreira es Doña Inés en la ficción.

Isabel  I de Francia (1292-1358) Hija del rey Felipe IV de Francia se casó con Eduardo II de Inglaterra con quien a pesar de sus inclinaciones a los de su propio sexo, engendró 4 hijos. Aliada con su amante consiguió derrocar a su marido, y gobernar en nombre de su hijo. Luego se deshizo del depuesto rey de forma harto sútil, le introdujeron un hierro candente por el ano. "La loba de Francia", como pasó a ser conocida, no ha sido muy retratada en el Arte, así que nos quedamos con esta ilustración del S.XIX para el libro "Reinas de Inglaterra". En el cine la bella Sophie Marceau la interpretaba en "Braveheart"(1995) con una dulzura de carácter que debía de estar bastante lejos de poseer.      

Isabel Woodville (1465-1483) La mujer de Eduardo IV, y por tanto reina consorte de Inglaterra, y madre de los tristemente famosos príncipes de la Torre. Una viuda y con dos hijos consigue llevar al altar nada menos que al mujeriego de Eduardo IV. Isabel coloca a toda su familia en puestos de relevancia, a base de conseguirles cargos o por matrimonios concertados. Es capaz de sustituir al imprescindible Conde de Warwick, y prácticamente controlar ella el poder hasta la muerte de su marido. En uno de los retratos que se conservan de 1470, no aparece muy favorecida. En la televisión la excelente serie "La Reina Blanca"(2013) nos presenta a una atractiva Isabel interpretada por Rebecca Ferguson.