MUJERES GUERRERAS

LAS AMAZONAS
Amazonas. Howard David Johnson

Amazona herida. Policleto. M. de Ecija
En la mitología griega existió un pueblo compuesto integramente por mujeres. Se decía que descendían del dios de la guerra Ares y de la ninfa Harmonía. Eran mujeres guerreras que habían prescindido de los hombres a quienes sólo usaban para fines reproductivos (¡La fantasía de millones de hombres!). Pero ¿dónde y cómo vivían? ¿quiénes eran estas mujeres? ¿cómo sobrevivían en un mundo de hombres? son sólo algunas de las preguntas que generan la creencia en estas insólitas y adelantadas mujeres.

Ya el mismo nombre de amazonas provoca discusiones en cuanto a su origen y significado. Para algunos eruditos su nombre deriva  del iraní "ha -mazan" , que significa guerrero, otros hacen derivar su nombre de un termino indoeuropeo que significa "sin maridos" e incluso quienes las identifica con "servidoras de la Luna", entendiendo a la Luna como la diosa. Los griegos fueron más creativos, y popularizaron una etimología bastante curiosa "a-mazos", es decir sin pecho o destetada (¡no, no, guarrillos no se refiere a eso!). Además justificaban el nombre por una historia curiosa pero poco probable, que las jóvenes guerreras se quemaban o amputaban el pecho derecho para poder tirar mejor con el arco, lo cual además de doloroso y antiestético no parece que tuviera mucho sentido, ¿o es que las amazonas eran una tribu compuesta únicamente de pechugonas? (Chicos, por favor, dejad de babear)

Amazonomaquía. Pintura sobre sarcófago. S. IV a.C. M.Arq. de Florencia
Esta tribu de mujeres había prescindido casi totalmente de los hombres, y según las distintas versiones, el varón apenas tenía importancia en su sociedad. en algunos casos se hablaba de acuerdos con tribus cercanas con las cuales una vez al año mantenían relaciones sexuales. Las amazonas se presentaban en el poblado vecino, y los hombres sólo tenían la grata tarea de fecundarlas (Esto es un mito inventado por los hombres, seguro). Si el producto del encuentro resultaba ser un niño, cabían varias posibilidades, o se le reenviaba con su padre, o se le mutilaba y conservaba como esclavo para realizar las tareas cotidianas.

En todo caso constituían una sociedad de mujeres que galopaban, manejan el arco y la lanza con precisión, y se dedicaban a tareas, consideradas en el mundo antiguo, propias de los hombres. Cazaban, realizaban ataques de rapiña sobre poblados cercanos, y posiblemente empleaban esclavos para realizar las labores agrícolas. Es posible que desconocieran el arte de la navegación, aunque en algunas ocasiones se las hace residir a orillas de un lago o un río.

Monumento a las amazonas. Samsun. Turquía
Tampoco la localización geográfica de las míticas guerreras griegas es algo en lo que todos estén de acuerdo (así que ningún varón libidinoso se apresure a la agencia de viajes más cercana). Para algunos el hogar de las amazonas era en Capadocia (Turquía) a orillas del río Termodontes, en la bella ciudad de Temiscira (Termes en Turquía). Para Esquilo inicialmente vivían a orillas de la laguna Meótide (Mar de Azov) en la zona antiguamente denominada Escitia.

Según el historiador Herodoto un grupo de amazonas se estableció en época histórica en Cremnoi en Escitia. Robaron los caballos de los pueblos vecinos y los asolaron en rápidas incursiones. Los escitas locales ignoraban quienes eran los extranjeros que les atacaban, hasta que después de una batalla descubrieron que los cadáveres de los enemigos pertenecían a mujeres. Un grupo de jóvenes se estableció cerca del campamento de las amazonas que se negaban a relacionarse con ellos, pero poco a poco, imitando sus costumbres se ganaron su confianza. De esta forma los dos campamentos se fusionaron en uno sólo, y nació un nuevo pueblo, los saurómatas, Pero ellas siempre se negaron a aprender el idioma de ellos o adoptar sus costumbres (Para que luego hablen de las feministas).

"Los sauromatas hablan la lengua escita, pero desde sus orígenes se expresan incorrectamente, dado que las amazonas nunca la aprendieron a la perfección" (Los nueve libros de historia. Herodoto)

Las amazonas se regían por una diarquía, dos reinas que gobernaban conjuntamente y que solían ser familia. Al estilo espartano, las dos reinas se repartían el poder, una comandaría las expediciones, mientras la otra quedaría al cargo del gobierno del poblado o ciudad.

Amazonomaquía. Friso del Partenón. S. IV a.C. M.A.Atenas 
Muchas son las amazonas de las que la literatura o las fuentes mitológicas han dejado constancia, pero pocas tan famosas como la reina Hipólita. El famoso cinturón de oro de la reina Hipólita fue uno de los trabajos de Heracles, y para conseguirlo el semidiós tuvo que reclutar a un grupo de héroes que le acompañaran en su hazaña. El enfrentamiento de los héroes con las amazonas es harto conocido, y ha sido fuente inagotable para el arte en casi todas sus manifestaciones: la escultura, pintura, literatura, o incluso el cine y la televisión se han nutrido de lo que se conoce como Amazonomaquia. La captura y secuestro de una de las reinas, según algunos la propia Hipólita, conllevó que la otra dirigente encabezara una expedición de castigo sobre Atenas. Será Teseo quien deberá frenar el avance de las furiosas guerreras. Historia que los magníficos frisos del Partenón contaban y aún cuentan, pero ahora en las salas del arqueológico de Atenas.

La Guerra de Troya también tendrá a las amazonas como invitadas de lujo. Esta vez será su reina Pentesilea quien acudirá en ayuda de los troyanos para enfrentarse ni más ni menos que al feroz Aquiles. El trágico desenlace del combate entre el aqueo y la reina forma parte uno de los grandes momentos de la mitología clásica, cuando el héroe descubre el rostro de su enemigo y cae enamorado de aquella a la que acaba de matar.

La literatura con novelas como "Las última amazonas" de Steven Pressfield; el cómic con las aventuras de la más famosa superheroina de las viñetas, la amazona Wonderwoman;  el cine con films como "Las amazonas" (1973), "Hércules y las amazonas"(1994); y la televisión con series como "Xena, la princesa guerrera", le rinden un merecido, aunque no siempre acertado, homenaje a las más famosas guerreras del mundo mítico.

Pero ¿hasta que punto los griegos fantaseaban con magníficas guerreras de opulentos pechos, o mejor dicho pecho? ¿Existieron en la antigüedad mujeres guerreras que cabalgaban y combatían como hombres, o sólo es producto de la desbordada imaginación de los varones helenos? Pues para contestar a esto tendríamos que remontarnos a las excavaciones realizadas entre 1994 y 1995, en las cuales se descubrieron más de 50 tumbas que contenían...Bueno, pero es que eso es otra historia...    
Amazonas cazando lobos. A. Feurbach . 1874
    

MAGIA ENTRE LAS BRUMAS

MERLÍN

Título Original: Merlín


Año: 1998


Nº de Episodios: 2 (182 min.)


País: Estados Unidos/ Reino Unido


Director: Steve Barron


Reparto: Sam Neill, Miranda Richardson, Helena Bonham Carter, Isabella Rossellini, John Gielgud, Rutger Hauer, Martin Short, Lena Headey, James Earl Jones.


Un anciano Merlín intenta rememorar su historia, para ello se remonta a los terribles años de la oscuridad, a los tiempos del primer rey cristiano de Inglaterra, Constante. Pero éste no iba a durar mucho en el trono y pronto se desató una guerra civil agravada por la llegada de los sajones. La nueva religión y la antigua parecen condenadas a desaparecer, pero la reina Mab, reina de las hadas y criaturas del bosque, decide crear un defensor de la antigua religión, un poderoso hechicero que evite que las viejas creencias desaparezcan. Así llega al mundo Merlín, quien se criará en los bosques bajo la atenta mirada de la reina. Años después el joven descubre sus poderes al salvar a Lady Nimue.

Desde este momento asistiremos al crecimiento de Merlín como hombre y como mago. En los tiempos agitados que siguieron al fin de la dominación romana sobre las Islas Británicas, las luchas entre reyezuelos locales en un mundo legendario donde conviven la nueva religión y la magia asociada a la antigua, se van a desarrollar las aventuras del archifamoso mago Merlín.

Usando como base las leyendas del ciclo bretón con un supuesto sustrato del llamado folclore celta, la miniserie reconstruye lo que podría haber sido la vida del más poderosos mago de todos los tiempos. "Merlín" es una producción pensada para la televisión pero plagada de actores de renombre internacional, aún cuando la presencia de algunos sea sólo testimonial. La magia, las leyendas celtas, el ciclo artúrico, son elementos recurrentes en el cine y la televisión, en esta serie se va algo más allá, y se busca el origen del mito, el nacimiento de la leyenda, y Arturo y sus caballeros quedan relegados a un segundo término.

La serie "Merlín", aunque se toma ciertas licencias con la historia original asociada al personaje, es un buen acercamiento a la mitología "céltica" y un divertimento para toda la familia. La serie funciona perfectamente como prólogo e iniciación a toda el mundo de leyendas que se generaron en torno a la brumosa Albión (¡vamos la Inglaterra de toda la vida!). En la primera parte asistimos al ascenso de Uther Pendragon al tiempo que conocemos a los elementos y personajes que harán famosos las historias del rey Arturo, la espada Excalibur, Morgana Le Fay. La segunda parte se centra en la más conocida, pero no por ello menos interesante, historia de Arturo. Donde la serie fracasa estrepitosamente es en hacer guapa a Helana  Bonham Carter, es que ni con la magia tiene arreglo. 

LOS GEMELOS GOLPEAN DE NUEVO

OLYMPUS


Título Original: Olympus


Guionista: Nathan Edmonson


Dibujante: Christian Ward


Año de Publicación: 2009


País: Estados Unidos








Dos jóvenes hermanos, Cassie y Pol, celebran la llegada del Año Nuevo en un bar. Mientras todos se preparan para la celebración, ellos se disparan en una macabra cuenta atrás que finaliza con la muerte de ambos. Once meses atrás Cástor o Cassie persigue por los tejados de Londres  a un fugitivo al que finalmente se enfrenta con la ayuda de su hermano Pólux. Los Dióscuros han vuelto y recorren la Tierra  del siglo XXI a la caza de fugitivos del Hades o delincuentes mitológicos. 

Como una especie de modernos detectives los gemelos espartanos cazan delincuentes especiales por encargo de los dioses a lo largo de una extraña miniserie compuesta por 4 cómics. La historia se va volviendo más y más delirante a medida que avanza, acompañada por un dibujo psicodélico a veces surrealista, pero siempre original.

El guión, que mezcla el genero negro con lo fantástico y mitológico, parece pensado para ser llevado a la pequeña pantalla, donde tanto éxito cosechan las extrañas parejas de policias. Con un ritmo trepidante las aventuras de los dos héroes mitológicos, reconvertidos en modernos protectores de la humanidad, discurren por las luminosos viñetas. Las pistolas y las motos han sustituido a las espedas y los caballos, pero el elemento mágico continua ahí. 

Si la historia es original, el dibujo lo es aún más. El ilustrador Christian Ward inunda sus viñetas de color y movimiento en una espiral que envuelve la narración, y la salpica de trazos rápidos y explosiones de coloridas manchas que ofrecen un aspecto visual único, pero a veces dificultan el seguimiento de la historia. Con una influencia más que notable de las vanguardias pictóricas del siglo XX, el dibujante se deja llevar y en muchas paginas eclipsa al narrador, creando un ambiente onírico en el que los bocadillos con los diálogos son intrusos que osan invadir el arte de Ward.

La reinterpretación, o mejor expresado, la creación de una mitología contemporánea, no impide que en la serie asistamos a momentos y personajes relacionados con la mitología clásica de siempre, claro está que dibujados con un estilo totalmente alejado al concepto de clasicismo. El clásico combate de Pólux y Amico es un ejemplo del peculiar punto de vista de los autores.

MAS VALE MAÑA QUE FUERZA

LOS TITANES


Título Original: Arrivano i titani

Año: 1962

Duración: 120 min.

País: Italia, Francia

Dirección: Duccio Tessari

Reparto: Giuliano Gemma, Pedro Armendáriz, Antonella Lualdi, Serge Nubret, Jacqueline Sassard, Gerard Séty, Tanya Lopert, Ingrid Schoeller, Franco Lantieri.




Cadmos, rey de Creta, ha acudido a la sibila para obtener un vaticinio sobre su futuro, pero los pronósticos no le son favorables, y se le augura la muerte cuando su hija crezca. El rey, furioso, se rebela contra los designios de los dioses, y decide desterrarlos de su isla. Nadie volverá a adorar en su reino a otro dios que a él mismo. Pero los dioses no están dispuestos a dejarlo pasar, Cadmos deberá pagar por su osadía, y el augurio tendrá que cumplirse. Para ello Júpiter liberará a sus antiguos enemigos, los titanes, encargándoles la misión de arrastrar al Hades al impío. Solo un titán será enviado en representación de todos, y únicamente deberá hacer valer su inteligencia para conseguir su objetivo, Criós, el más débil de entre los cautivos, será quien deberá actuar como vengador de los dioses. El joven titán desprovisto de invulnerabilidad y fuerza deberá echar mano a su ingenio para cumplir la misión de los dioses y obtener a cambio la liberación de sus hermanos.

"Los titanes" es una película surgida en pleno auge del cine de "romanos" o "peplum", un cine realizado generalmente en Italia, a veces en coproducción con otros países europeos, normalmente Francia y España, donde campeaban a su gusto poderosos "musculitos" rodeados de jovencitas de generosas curvas, y en la que ambos sexos competían en ver quien tenía más volumen pectoral, y en el cual las dotes actorales de los protagonistas o los sesudos guiones brillaban por su ausencia. Dicho todo esto, el film de Tessari no es, como fácilmente se puede deducir, una obra de arte y ensayo, sin embargo no deja de ser un film simpático, ligero, que aunque se le notan los años, se puede ver con una sonrisa.

El director no se toma muy en serio el género, y crea casi una parodia con un héroe divertido, ligón y cachondo que se toma a broma todo. Para encarnar al titán menguado pone a un antiguo gimnasta y boxeador, Giuliano Gemma, que nada tiene que ver con los culturistas de rigor, aunque a su lado coloca al bruto de turno, éste sí, encarnado por el culturista Serge Nubret,(¡Pedazo bestia! Mister Universo conocido con el sobrenombre de "La Pantera Negra"), al cóctel le añade un plantel de mozas espectaculares que harían las delicias de cualquier película de Bond (del James), y todo bien sazonado con secundarios internacionales bien maquillados (Pedro Armendáriz, Fernando Rey, Antonella Lualdi). Cuando contemplamos el film reconocemos homenajes al cine de aventuras de Burt Lancaster,  al tiempo que entrevemos el comienzo de un género que luego hará estragos en las pantallas, la comedia de "tortazos y chistes" derivada de la comedia bufa italiana, las películas italianas del duo Terence Hill-Bud Spencer (El propio Gemma hizo pareja con Bud Spencer).  

La base mitológica del argumento es escasa, y sólo sirve para presentar una historia de aventuras y humor con historia de amor incluida, ambientada en una lejana e indeterminada Grecia clásica. Se dice que Cadmo es rey de Creta, pero la verdad es que podía ser el alcalde de Minglanillas de Abajo, y los titanes, más que titanes parecen los brutos del pueblo. Claro que no puede faltar la escena con toros que para algo estamos en Creta. Sólo la escena en el Hades con los condenados deja ver algún indicio de mitología. Los errores son tantos y tan frecuentes, que para que mencionarlos, con decir que en el doblaje español se habla indistintamente de Zeus y Júpiter (¡Están locos estos dobladores!). Aun con todo la película está llena de momentos divertidos y escenas antológicas (a veces acompañadas de música... ¡militar!), como ejemplo la conversación entre chicas hablando de hombres, y la reacción de una de ellas: "¡No debes pensar en los hombres! Los hombres son brutales y feos. Son un error de los dioses cuando crearon la Humanidad", a lo que su amiga responde: "Es una dicha que los dioses también se equivoquen".

VUELVEN LOS TROYANOS


EL ESCUDO DE TRUENO


Título Original: Troy. Shield of Thunder


Autor: David Gemmell


Año de Publicación: 2006


País: Inglaterra








Han pasado unos años desde que asistimos a las aventuras de Helicaón y sus amigos. Las consecuencias de los actos de todos ellos se están haciendo notar. La guerra de Troya se está gestando. Hector está a punto de celebrar sus bodas con Andromaca, y la ciudad del rey Priamo será la confluencia donde varios personajes van a encontrarse y a forjar sus planes. Pila, Calíades y Banocles juntarán sus destinos en una época turbulenta donde habrá tiempo para la guerra pero también para la amistad y el amor.

Gemmell retoma en el segundo libro dedicado a Troya las aventuras de unos personajes que son arrastrados por los acontecimientos. Como ya indicamos en el anterior libro, éste forma una historia casi independiente donde el protagonismo lo recogen otros personajes que toman el relevo de los que protagonizaran el anterior. El autor tiene la habilidad de seguir contándonos una historia que en forma de puzzle o mosaico va formando un todo coherente. Ahora son dos guerreros micénicos renegados Caliades y Banocles, junto a una joven sacerdotisa fugitiva que toman bajo su protección, Pilia, quienes focalizan la narración. Los grandes personajes no han abandonado la historia, seguimos sabiendo de Odiseo, Eneas-Helicaón, Andrómaca, etc.; pero ahora son esos personajes inventados por el autor los que conducen la narración.

La gran ventaja de la novela de Gemmell es precisamente contarnos una historia harto conocida de forma diferente y nueva, y con unos personajes de los que nada sabemos, y que por tanto todo puede ocurrirles. Todos conocemos el destino, de Hector, de Priamo, de Odiseo, pero no de aquellos que el autor se inventa. Además la interpretación de los antecedentes de la famosa Guerra de Troya con su peculiar reinvención de la historia, nos deja a la espera de lo que va a acontecer a continuación. De nuevo huye de interpretaciones fantasiosas o mitológicas y trata lo narrado como una novela histórica de guerra. Batallas navales, combates en tierra, sitios a ciudades, ataques por sorpresa a fortalezas inexpugnables, traiciones, son los elementos que configuran una muy amena novela, donde todo puede pasar, donde nada es como habíais leído antes sobre Troya. De nuevo el autor consigue sorprendernos y cautivarnos con sus historias. 

A Gemmell solo se le puede reprochar algo, y por desgracia no fue culpa suya, el haberse muerto sin concluir la trilogía. Puesto que el tercer volumen no fue escrito por él, si no completado a partir de sus notas, y según parece las editoriales españolas no tienen ninguna intención de ofrecérnoslo. 
  

LA EXTINCIÓN NO LLEGÓ A LAS PANTALLAS II

ANIMALES PREHISTÓRICOS EN EL CINE II

Como comenté en la primera entrada los animales prehistóricos han sido siempre atractivos para la industria visual, y tanto el cine como la televisión encontraron un rico filón que explotar en producciones de lo más variopintas. En esta segunda entrada repasamos algunos de estos animalitos ya desaparecidos, en qué films hicieron sus pinitos como actores, y en que museos podemos actualmente contemplar sus restos. Y no, no se admiten a los políticos honrados como animales extintos.

Arthropleura. Carbonifero (340-280 millones de años). Este simpático miriápodo antepasado de nuestros milpiés o escolopendras era un poquito más grande que sus descendientes llegando a alcanzar los 2,6 metros. A pesar de su poca amistosa apariencia es posible que se alimentaran de plantas. En el museo de Frankfort se conserva un magnífico ejemplar fosilizado, y los restos de su paso en forma de icnitas se pueden contemplar en numerosos yacimientos paleontológicos. En el cine y la televisión es uno de los invertebrados favoritos para aparecer en pantalla. En el film "King Kong" (2005), plagado de monstruos inventados, aparece uno de los pocos que realmente existió, el arthropleura que intenta ponerse cariñoso con la protagonista del film,    
Dimetrodón. Pérmico Inferior (299-270 millones de años). A pesar de su aspecto, el dimetrodón no es un dinosaurio, estando más relacionado con los mamíferos que con los reptiles, y siendo mucho más antiguo que el primer dinosaurio. Su característica más notable es la enorme vela que recorre su espalda y que posiblemente le sirviera como una especie de calefacción central incorporada además de mejorar su velocidad a la hora de cazar, algo así como un windsurfista con estufa. En el Real Instituto de Ciencias Naturales de Bélgica con sede en Bruselas tienen un magnífico ejemplar de dimetrodón (bueno lo que queda de él). En la serie documental "Caminando con monstruos"(2005) hace su aparición un voraz espécimen que intenta robar unos huevos.   
Liopleurodon. Jurásico (160-155 millones de años). Este gigantesco reptil marino supera los diez metros de largo y era uno de los depredadores más eficaces de los mares jurásicos. El ejemplar mostrado en el Instituto Paleontológico de la Universidad de Turbinga (Alemania) habla por sí solo de lo aterrador que debía de ser el animalillo. En la celebre serie documental "Caminando entre dinosaurios" (1999) el denominado Depredador X hacía una aparición estelar que ponía los pelos de punta.
Compsognathus. Jurásico (150 millones de años). Este "mandíbulas elegantes" fue considerado durante mucho tiempo el dinosaurio más pequeño, incluso con ejemplares del tamaño de un gallo. Su fina mandíbula y sus afilados aunque pequeños dientes le hicieron ganarse su nombre científico. En 1850 en Baviera (Alemania) se descubrió un interesante fósil de Compsognathus, del cual se exhibe un modelo en el Museo de la Universidad de Oxford (Inglaterra). En "El Mundo de los perdidos" (2009) los pequeños dinosaurios se comportan con bastante mala uva y cazando en grupos como ya hacían en la trilogía de "Parque Jurásico", algo que aún hoy en día no está demostrado,
Alvarezsaurus. Cretácico (89-85 millones de años) Este dinosaurio emplumado a pesar de su peculiar nombre existió, y se llamó así en honor a un médico argentino. En el Museo de Copenhagen podemos contemplar un esqueleto de este dinosaurio tan hispano. De reciente descubrimiento su presencia en el cine o la televisión se limita a una breve aparición en la serie documental estadounidense "Planeta dinosaurio"(2003).
Microraptor. Cretácico (131-125 millones de años) Un pequeño dinosaurio alado de cuatro alas que podía pesar un kilo y alcanzar como mucho los 80 centímetros de largo. Fue más conocido porque sus huesos mezclados con los de otros fueron vendidos por los chinos a los americanos creando una falsa nueva especie en un fraude que dejó a los expertos del National Geografic a la altura del betún. Un precioso fósil de microraptor se expone en el Museo de Ciencias de Hong Kong. En documentales y películas, sobre todo animadas, el pequeño volador suele hacer apariciones estelares, y en la serie documental de la BBC "Planeta Dinosaurio" (De igual nombre pero diferente a la americana) nos deja ver sus espectaculares planeos.
Eohippus. Eoceno (55-45 millones de años) El llamado "caballo del amanecer" es un pequeño equino de unos 60 cms. de largo por 20 de alto, que parece más un juguete infantil que un animal que existió realmente. En el Museo Nacional de Historia Natural de Washington (Estados Unidos) se conserva un precioso ejemplar del pequeño corredor. A pesar de lo singular del animal el cine no se ha fijado demasiado en él, aunque en una ocasión prácticamente lo convirtió en el protagonista de una aventura, o al menos en el desencadenante de la misma; en "El valle de Gwangi"(1969) impulsaba a unos vaqueros liderados por James Franciscus a adentrarse en un misterioso valle.
 
Phorusrhacos. Mioceno (15-11 millones de años). Con dos metros y medio de alto y unos 130 kilos de peso, esta especie de avestruces prehistóricos se ganaron el merecido título de las "aves del terror". Un auténtico depredador que despedazaba a sus presas con el pico. Un espectacular esqueleto de una de estas aves se conserva en el museo de Historia Natural de Florida (Estados Unidos). En la serie "Caminando entre las bestias" (2001) el ave del terror hace su aparición en el episodio dedicado al dientes de sable. 
Smilodón. Pleistoceno (2,5 millones a 10.000 años). El famoso dientes de sable es quizás el felino extinto más conocido. Un ejemplar adulto del tigre dientes de sable podía alcanzar los 300 kilos de peso, de forma que un ataque del juguetón gatito no debía de ser cosa de risa. Un completo esqueleto de smilodón se puede contemplar en el museo de Historia Natural de La Plata (Argentina). En múltiples films el dientes de sable se presenta como enemigo natural de los primeros hombres a los que persigue para convertirlos en sus presas. En la película "10.000 a.C."(2008) un enorme felino se llega a hacer amigo del rastafari que protagoniza el estrambótico film. 
Megaterio. Plioceno (2 millones hasta 8000 años) el gigantesco perezoso de más de 6 metros y tres toneladas de peso era un mamífero que posiblemente se alimentara de plantas y sólo ocasionalmente fuera carnívoro. El primer esqueleto de Megaterio fue descubierto en 1788 en Argentina y enviado a España, donde Carlos IV impresionado mandó hacer batidas para cazar uno de esos bichos vivo, que se lo enviaran enjaulado, o si se resistía disecadito. Aún hoy se expone en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid. En el cine el Megaterio ha pasado sin pena ni gloria y sólo en documentales especializados como "Caminando con las bestias" aparece uno enfrentándose a un dientes de sable.
Megaloceros. Pleistoceno (500.000 a 7000 años) El Alce irlandés se extinguió ya en época histórico por tanto convivió un tiempo con el hombre, y sería una excelente pieza de caza que por su tamaño (dos metros y medio) y el de su cornamenta (3,5 metros de asta a asta) sólo tenía como depredadores al león cavernario y al hombre. El Museo de Historia Natural de Viena expone un esqueleto del gigantesco ciervo absolutamente impresionante, pero no menos que su hermoso retrato en las cuevas de Lascaux (Francia). El cine no se ha prodigado mucho mostrando al gigantesco cérvido, aunque recientemente ha hecho una sorprendente aparición no en una película sobre Prehistoria, si no sirviendo de montura a un elfo en "El Hobbit".

Mammuthus. Pleistoceno (desde hace 4,8 millones a 3.700 años) El archiconocido mamut es confundido a veces con los mastodontes, pero este elefante gigantesco y lanudo de largos y curvos colmillos solía habitar climas fríos, y hay quien afirma que aún en época reciente se podían encontrar en las tierras de Siberia. En el museo regional de Guadalajara (México) se conserva un buen ejemplar de esqueleto de mamut. El cine  prehistórico apenas ha dejado escapar a tan espectacular animal, y en las películas en las que aparece el hombre prehistórico difícilmente deja de aparecer algún mamut, para ejemplo basta las magníficas escenas de "En busca del fuego"(1981)

LOS MEJORES AMIGOS DEL HOMBRE

LAS MASCOTAS EN LA PREHISTORIA

Pintura rupestre. Tassili. Argelia

Algunas personas les encantan los animales, se apasionan por sus costumbres, devoran los documentales que los estudian, e incluso se convierten en asiduos de los zoológicos. Otros muchos llevan más allá esa pasión, y se buscan un animal de compañía, un ser sintiente aunque no hablante, que les haga compañía en sus horas de soledad, escuche mudo sus confidencias, o a quien sacar a pasear. Esa afición del ser humano por relacionarse con los otros inquilinos animados del Planeta Tierra le viene de lejos, aunque en un primer momento parece que era más bien con fines alimenticios o en dura competencia por el territorio y la supervivencia. Pero ¿desde cúando empezamos a ver a los animales como posibles compañeros de vivencias? ¿cuándo el hombre pensó en tener animales de compañía no sólo para la alimentación, el transporte o el trabajo?  

Durante mucho tiempo se pensó que el hecho de tener mascotas era propio de civilizaciones muy avanzadas, que tenían tiempo para el ocio; y por ello las clases sociales más altas podían permitirse el lujo de gastar días en amaestrar animales antes salvajes y hacerse acompañar por alguno. El Antiguo Egipto y los gatos parecía el ejemplo más claro de esto. Pero poco a poco esta idea ha ido cambiando, y las pruebas aparecidas en distintos yacimientos arqueológicos del mundo confirmaron que ya en la lejana Prehistoria el hombre se hacía acompañar por compañeros de cuatro patas.

Hombre y ¿perro? Wadi Tashwinet Sahara libio. Hace 7000 años
No hay novela de la Prehistoria que se precie que no presente al protagonista acompañado por el consiguiente lobo reconvertido en fiel compañero de fatigas e inseparable defensor de su amo y amigo. Pero realmente ¿hay constancia de que esto fuera así?, y si el lobo luego convertido en perro fue el primero, ¿cuando pasamos a considerar a otros animales como posibles compañeros?  

Según parece el perro acompaña al hombre desde los primeros tiempos del vagar de éste por nuestro planeta, aunque el Neolítico, la época de la domesticación de los animales, es el período donde las pruebas de esta asociación son indiscutibles, parece que ya en el Paleolítico, al menos en algunas zonas, un tipo de cánido acompañaba en sus correrías al hombre. Las pinturas rupestres como las de Tassili ya nos presentan a cazadores prehistóricos acompañados por un perro que les ayuda en el rastreo y captura de las piezas. Pero es que además se han encontrado enterramientos de estos animales en Rusia o en las cercanías de Lisboa, demostrándose así que para algún racional el irracional también merecía una tumba, contando con que los portugueses dataron la tumba en unos 8000 años de antigüedad, pues ya tenemos al animalito en plena prehistoria.

Tumba de un perro cerca del lago Baikal. Hace 7000 años. 
En las montañas de Altai Siberia se encontraron los restos de un enterramiento perruno datado en nada menos que unos 33.000 años. Esto sin embargo no parece probar que el hombre y el perro fueran algo más que compañeros de cacería. Si analizamos otros descubrimientos la cosa se vuelve sorprendente. Cerca del lago Baikal se encontró otra tumba, esta datada hace 7000 años, con el esqueleto de un perro, un husky al que habían enterrado con su cuchara de madera y todo, y que ademas gracias al análisis de sus restos y el de sus vecinos humanos, sabemos que comía lo mismo que sus dueños. En la misma necrópolis un hombre fue enterrado en compañía de un lobo.

Tumba de la mujer y el cachorro. Israel.
En otros lugares del mundo se han descubierto distintas tumbas de cánidos asociados al hombre, incluso uno con un hueso de mamut en la boca. Pero sin duda la tumba de Ein Mallaha en Israel es la que despierta mayor ternura: una mujer de hace 12000 años yace en su última morada acompañada por un cachorro de perro sobre el que descansa su mano.

Ya tenemos a hombre y chucho asociados desde la temprana prehistoria, e incluso con algunos antepasados del perro como el lobo; pero ¿fue el perro el único compañero del hombre prehistórico? Pues no. A pesar de lo que pensaban los investigadores, el gato acompañó en algunos lugares también al ser humano. Aunque la conversión de felino salvaje a jugador de ovillos fue un poco más tardía que la del perro, sí se produjo en la Prehistoria y no en el Antiguo Egipto como se había pensado. Posiblemente fue en el Neolítico como protectores del grano recolectado por sus amos evitando que osados roedores se comieran lo que el hombre recogía. En Chipre una tumba neolítica de 9500 años de antigüedad guardaba los restos de un hombre enterrado con su gato de 8 meses.  Por si alguien podía pensar que esto era una casualidad, en Quanhucun, China también se encontraron tumbas de gatos con una antigüedad cercana a los 5300 años, y que demostraba que los felinos convivían en armonía con los pobladores de la aldea prehistórica.

Claro está que gatos y perros eran y son los animales de compañía por excelencia, pues cabras, caballos, cerdos, y demás cumplían una función diferente, y es difícil imaginar al hombre prehistórico con una pecera o paseando a un hammster. Pero hubo un animal que momentáneamente les disputó el dudoso honor de convertirse en compañero fiel, uno que se resistió a la domesticación plena o al menos no fue lo dócil que se esperaba de él: el zorro. En Uyun-al-Hammam al norte de Jordania se descubrió una tumba de nada menos que 16.500 años en donde el hombre había sido enterrado con su animalito favorito, nada menos que un zorro.

Manul o gato de Pallas. Un fósil viviente
En la interesante novela de Torcuato Luca de Tena "Los hijos de la lluvia (a.C.)", en uno de sus relatos breves, una mujer de la prehistoria explica su especial relación con un grupo de perros a los que ella ha domesticado, y que ejemplifica muy bien la especial relación que desde siempre el hombre tuvo con los animales de compañía:

"Nunca fui feliz entre los humanos, mas sí entre los perros. No fui amada por los de mi especie, pero sí por ellos, que no repararon en mi fealdad, sino en mi bondad; que no hicieron ascos de mis úlceras, sino que las lamían. Gracias a ellos, que con tanto afán procuraron nuestra amistad, tuve la gloria de establecer el primer vínculo perpetuo entre distintas especies de vivientes."

Y para finaliza una última reflexión que parece contestarse sola: ¿somos la única especie interesada en tener mascotas?¡Sólo faltaría! pensaran algunos. El hecho de tener animales de compañía sólo puede ser asunto de seres racionales...¿o tal vez no?


EL ZOOLÓGICO PREHISTÓRICO

PARQUE PREHISTÓRICO


Título Original: Prehistoric Park


Año: 2006


Nº de Episodios: 6 (300 min. aprox.)


País: Inglaterra


Director: S. Bennet/ K. Kelly/M. Thompson


Reparto: Nigel Marven, Rod Arthur, Suzanne McNabb, Sabba Douglas-Hamilton



El naturalista y documentalista Nigel Marven ha decidido crear un zoológico con animales extintos. Con la ayuda de un portal que le permite viajar en el tiempo, el audaz reportero se trasladará al pasado para capturar las más variopintas criaturas. El viaje le permitirá introducirse en el medio ambiente del animal, conocer su hábitat y a sus peligrosos vecinos, para finalmente traer al espécimen elegido hasta nuestra época. En un valle rodeado de montañas se encuentra el recinto especialmente preparado para acoger a las piezas que el protagonista traerá de su particular cacería. 

En seis divertidos episodios el botánico, reconvertido en showman Nigel Marven, recorre medio mundo capturando todo tipo de dinosaurios, y aprovechando para darnos magistrales enseñanzas sobre la vida y costumbres de estos animales antediluvianos. Los tiranosauros, mamuts, microraptores, dientes de sable, son algunos de los animales que el viajero del tiempo captura para su particular reserva.

La miniserie que combina las técnicas del documental con la narración propia de un telefilm se convierte en un excelente elemento didáctico además de ser una auténtica fuente de sana diversión para toda la familia. El presentador se presenta como un profesor aventurero algo madurito que lo da todo por conseguir un nuevo inquilino en su parque. La caza no centra todo el episodio, y también podemos ver como se adaptan los animales a su nuevo entorno, conocer a algunos de los colaboradores de Nigel, y observar cuales son los problemas que el cuidado de tan particulares animales ocasiona a sus cuidadores.

El documental tradicional se convierte por medio de la magia de los efectos especiales y la teatralización en una miniserie casi de aventuras, de esas de sentarse a ver con las palomitas y la bebida pertinente, y a ser posible en buena compañía. El presentador que adquirió fama en su país por sus espectaculares documentales llegó a realizar una breve pero divertida aparición en la serie "Primeval", donde a modo de homenaje a su programa intentaba realizar lo mismo que en su serie con uno de los agresivos visitantes de la serie de aventuras y terminaba...¡devorado!