UN CAZAFANTASMAS EN EL SIGLO DE ORO

DIEGO TORRES DE VILLARROEL Y LOS FANTASMAS

Retrato de Diego Torres de Villarroel
Diego Torres de Villarroel es todo un personaje, uno de esos individuos que viven su vida como una novela, apurándola al máximo, y viviendo cada experiencia al límite. Nació en Salamanca en 1694. Fue el hijo de un librero, que si bien inicialmente mantenía con acomodo a su numerosa prole, nada menos que dieciocho hijos, acabó por quebrar el negocio (con tanta boca que alimentar),  y ello ocasionó que Diego tuviera que buscarse pronto la vida. Morirá también en Salamanca en 1770 en el Palacio de Salamanca donde la Duquesa de Alba le había cedido unas habitaciones. Entre su nacimiento y su muerte había sido: médico, poeta, sacerdote, dramaturgo, matemático, catedrático de la Universidad de Salamanca, adivino, y escritor. Pero hoy aquí nos va interesar su faceta más curiosa, la de cazafantasmas.

El salmantino escribe "Vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del doctor don Diego de Torres y Villarroel" en 1743, aunque la novela sufrió añadidos y ampliaciones posteriores. Al gusto de la novela picaresca, tan de moda en su época, el escritor relata sus vida y andanzas con un desparpajo impresionante. Sin ser una de las mejores obras de la literatura del siglo de oro español, su "Vida" rezuma frescura (en todos los sentidos), y a pesar de que hemos de suponer que fantasea bastante, nos encontramos ante la biografía picaresca de un personaje real, lo que hace más interesante sus peculiares aventuras.


Según él mismo, es un tipo guapetón, rubio y de ojos azules, más parecido a alemán que a extremeño o castellano (O exagera o el retrato no le hace justicia). En cuanto a su forma de ser, pues todo un personaje: "A mi parecer soy medianamente loco, algo libre y un poco burlón, un mucho holgazán, un si es no es presumido y un perdulario incorregible." Vamos, "un piezas", el muchacho. El individuo llegó a montarse en su ciudad natal, un rentable negocio publicando almanaques y vaticinios, pronosticando sucesos que iban a acaecer, eso sí ocultos en misteriosos acertijos, mágicas combinaciones matemáticas, y tomaduras de pelo variadas, que solían devenir siempre en rotundos aciertos, por supuesto después de que ocurriera el hecho y alguien desentrañara el jeroglífico, es decir a "posteriori". Pero lo que nos interesa aquí es como se convirtió en cazafantasmas, (y firme candidato a aparecer en "Cuarto Trilenio")  
Antes de nada hay que decir que Don Diego no cree ni en fantasmas, ni duendes, ni nada parecido: "Las brujas, las hechiceras, los duendes, y sus relaciones, historias y chistes me arrullan, me entretienen y me sacan al semblante una burlona risa". El muy bribón usaba la superstición y el temor de los más simples para su propio beneficio, y eso es algo que no se molesta en ocultar a lo largo de toda su obra. Por eso lo que cuenta sobre su experiencia con fantasmas, hay que tomarlo como de quien viene, un experto timador y buscavidas.  

En Madrid  en 1723 entra en contacto con un fraile con quien pretende meterse en el negocio del contrabando: "... un clérigo burgalés, tan buen sacerdote que empleaba los ratos ociosos en introducir tabaco, azúcar y otros géneros prohibidos." Pero antes de embarcarse juntos en la aventura, a Diego (y yo sospecho que al fraile también) le surge un inesperado trabajo. Según sus propias palabras se encuentra con un servidor de la condesa de Arcos que le solicita sus servicios para desencantar el palacio de la aristócrata: "Estaba el hombre tan trémulo, tan pajizo y tan arrebatado como si se le hubiera aparecido alguna cosa sobrenatural. Balbuciente y con las voces lánguidas y rotas, en ademán de enfermo que habla con el frío de la calentura, me dio a entender que me venía buscando para que aquella noche acompañase a la señora condesa, que yacía horriblemente atribulada con la novedad de un tremendo y extraño ruido que tres noches antes había resonado en todos los centros y extremidades de las piezas de la casa.

El espabilado Diego ve su oportunidad, buena cama, mejor cena, y a lo mejor se lleva algo de premio. Se encamina a la calle Fuencarral al palacio de la condesa, donde encuentra a la aristócrata y a todo el servicio "acollonats"(como dicen en tierras valencianas). Tres noches atrás un extraño y continuo ruido no les había dejado dormir. Torres echa mano de su encanto, quita importancia al asunto, y les propone encargarse él del asunto como buen profesional que es. Registra la casa hasta los más recónditos lugares, y luego como es de rigor, cena abundantemente, pues ha de estar preparado para la guardia nocturna. Apiñan en el salón hasta 14 camas donde duermen todos mezclados para protegerse del terrible fantasma. Bueno, todos no...¡El intrepido cazafantasmas se apresta a capturar al insolente espectro! Sentado en una silla, con un candelabro de cuatro velas, y una espada oxidada, comienza su guardia.  

El vigilante se duerme plácidamente en la silla, y son unos golpes y los gritos de los apelotonados durmientes los que le despiertan a la una de la mañana. Sale raudo a investigar blandiendo su vetusta arma. Registra la casa siguiendo los sonidos, y no encuentra nada. De cuarto en cuarto de hora se repiten los sonidos, y continúan así hasta las tres y media de la mañana. Luego el fantasma, cansado, se va a dormir.

Durante once días siguen los golpes, los ruidos, y los espantos, sin que el ineficaz cazador de duendes avance mucho en sus pesquisas o desembrujos. Pero la condesa no abandona la casa, sino que como Torres afirma, busca un lugar donde esconderse: "...trató de esconderse en el primer rincón que encontrase vacío, aunque no fuese abonado a su persona, grandeza y familia dilatada."  (No especifica donde se esconde la dama, pero él parece tomárselo un poco a chirigota).

Después de tan larga estancia llega la apoteosis final. La última noche después de los esperados ruidos, Diego Torres sube, esta vez sin la cochambrosa espada que deja por inútil, a los pisos superiores. Allí en una sala del servicio, alguien le apaga las luces, tanto las que lleva como dos que había en la habitación. Para rematar, en la más absoluta oscuridad, suenan cuatro estruendosos golpes que lo dejaron ..."sordo, asombrado, y fuera de mí" ( fina forma de decir que se lo hizo encima). Por si no fuera suficiente, en el piso de abajo se desprenden 6 enormes cuadros de golpe. ¿Qué hace entonces el valiente perseguidor de espíritus? Que lo cuente él mismo: "Inmóvil y sin uso en la lengua, me tiré al suelo, y, ganando en cuatro pies las distancias, después de largos rodeos, pude atinar con la escalera. Levanté mi figura, y, aunque poseído del horror, me quedó la advertencia para bajar a un patio, y en su fuente me chapucé, y recobré algún poco del sobresalto y el temor." Es decir que, huye a oscuras, a cuatro patas, y deambula por la casa, cual conejo perseguido por lebrel, hasta dar con la escalera.

Una vez refrescadito en la fuente del patio vuelve a entrar en la casa, y se dirige al saloncito para hablar con la condesa de Arcos: "Entré en la sala, vi a todos los contenidos en su hojaldre abrazados unos con otros y creyendo que les había llegado la hora de su muerte". Mucho miedo dice tener, pero se permite cachondearse de la contratante y sus criados. Reconociéndose vencido, recomienda a la condesa que abandone el encantado edificio, y él con ella. Durante dos años vivirá Torres de Villarroel a costa de la aristócrata:" ...y paso a decir que su excelencia y su caritativa y afable familia se agradaron tanto de mi prontitud, humildad y buen modo (fingido o verdadero), que me obligaron a quedar en casa, ofreciéndome su excelencia la comida, el vestido, la posada, la libertad y, lo más apreciable, las honras y los intereses de su protección."

¿Que fue de los protagonistas de esta historia? La condesa abandona una casa que no era suya, y que posiblemente ocupaba sin pagar, o pagando renta baja (nueva modalidad de echar a inquilinos molestos). El fraile contrabandista libera a Diego de su palabra de acompañarle a contrabandear, se marcha por su cuenta (eso sí después del asunto del "fantasma", y acaba preso en el Castillo de San Antón en La Coruña (cualquier día me paso a ver si anda su fantasma por el castillo). Del fantasma nunca más se supo, tal vez eligió un destino más húmedo. ¿Y qué se hizo de Don Diego?

"Yo me quedé en la casa de esta señora, quieto, honrado, seguro y dando mil gracias a Dios que, por el ridículo instrumento de este duende o fantasma o nada, me entresacó de la melancólica miseria y de las desventuradas imaginaciones en que tenía atollado el cuerpo y el espíritu."

Diego Torres de Villarroel es hoy uno de esos escritores casi desconocidos del siglo de oro español. No tiene el genio de Cervantes, la cultura de Góngora, la habilidad de Lope, o el fino humorismo de Quevedo, pero no cabe la menor duda de que era todo un "personaje", aunque como cazafantasmas no tuviera mucho éxito.

LA MEJOR AMANTE DEL REY

MADAME DE POMPADOUR


Título Original: Jeanne Poisson, Marquise de Pompadour

Año: 2006

Nº de Episodios: 2 (192 min.)

País: Francia

Director: Robin Davis

Reparto: Helene de Fougerolles, Vincent Perez, Rosemarie La Vaulée, Charlotte de Turckheim, Damien Jouillerot, Charlotte Valandrey, Jennifer Decker..

Marco Temporal: 1745-1764

Marco Espacial: Francia

Jeanne Poisson sale a pasear con su carro al campo cuando ve llegar hacia ella a un grupo de jinetes, entre quienes sabe que cabalga el rey de Francia, Luis XV. Coqueta, la muchacha se baja del carruaje y se pone a recoger flores. Desde ese momento el monarca se obsesiona con la joven, a pesar de que sus consejeros le advierten que está casada, y acaba de tener un hijo. La muchacha no tarda en recibir una invitación del rey para un baile de máscaras en palacio. La familia recibe la invitación real con alegría, pues supone la posibilidad de un ascenso social meteórico.

Luis XV. La Tour. 1748.
La miniserie francesa es una biografía de la cortesana más famosa del siglo XVIII en Francia, Madame de Pompadour, luego convertida en marquesa por el rey en premio a sus favores. Desde 1745 en que conoce al rey Luis XV hasta su fallecimiento en 1764 con 42 años, vamos asistiendo al ascenso de la favorita, mientras hace frente a enemistades e intrigas.

En este tipo de producciones, salvo que el biografiado sea un tirano de marca mayor, se suele ensalzar al personaje protagonista hasta extremos ridículos. Cuando son dictadores se cae en lo contrario, son pérfidos monstruos con cuernos, cola y tridente. En el caso de "Madame de Pompadour", no es así, y eso es algo que se agradece. Aunque la serie discurre en general por los caminos de lo rosa, no incurre en alabanzas desmesuradas, ni en mostrar a la joven como pura y virginal; tampoco se decanta por lo contrario, es decir, una arribista manipuladora y ambiciosa que usó todo tipo de artimañas para ejercer el poder.

Falso  Luis XV. El Vicente Pérez.
Y ahí justamente está la dificultad de la narración, se quiere presentar una marquesa con matices dentro de una historia de amor, y sólo se consigue a medias. Si hubieran optado por la opción de la bella martirizada, no nos lo hubiéramos creído; si por el contrario la elección hubiera sido presentar a una Pompadour despiadada, seguramente todos aplaudiríamos lo acertado de la serie; pero han intentado hacer lo correcto: mostrar al personaje más humano, ni blanco ni negro. Desgraciadamente aquí es donde la serie fracasa. El espectador se distancia, los devenires de la cortesana se le pueden volver indiferentes, y la historia se vuelve algo pastelosa.
La Pompadour. 1754. A.Van Loo?
En producciones similares realizadas por los británicos, éstos tiene la especial habilidad de hacernos odiar o amar a los personajes; sin embargo, los franceses siguen siendo fríos y distantes en sus planteamientos (Algo que no hacen no en la comedia, por ejemplo), y sus series históricas pocas veces emocionan, aún cuando tengan una realización impecable. Pero lo que para unos es un fallo para otros es un acierto.

Falsa Pompadour. La Fougerolles
La serie francesa está bien realizada, la interpretación sin ser excepcional, no desmerece, y la ambientación es más que correcta. A nivel histórico funciona para hacernos ver y sentir como era la Francia prerrevolucionaria, al menos en sus estamentos superiores. La vida del Versalles del siglo XVIII está bien retratada, aunque se realizan evidentes concesiones al público, y errores u omisiones poco trascendentes en la narración (salvo para puristas exacerbados): Así los enemigos de la Marquesa a veces rozan lo caricaturesco (el Delfín es absolutamente insoportable), mientras la pareja protagonista son "divinos de la muerte", y no es que los reales fueran unos adefesios; pero por ejemplo, la afición del rey por las jovencitas, y el papel de la Pompadour como alcahueta están, digamos que, "maquillados".  La sorpresa de la Pompadour al descubrir el "picadero" real en el Parque de los Ciervos, mientras, llorosa, se acusa de pecar de inocencia, no deja de tener guasa.

AMORES INCAICOS

LOS HIJOS DEL SOL


Título Original: Los hijos del sol

Guionista: Miguel Ángel Nieto

Dibujante: José Ortiz

Fecha de Publicación: 1992

País: España

Marco Temporal: Principios siglo XVI

Marco Espacial: Perú





Janca y Suni son una pareja de adolescentes que viven en el altiplano del Peru precolombino. Janca, el muchacho, juega a ser un puma, mientras ayuda a su familia con las labores agrícolas. Suni ayuda a las mujeres en el tejido y tratamiento de las lanas. Cuando no están ayudando a los mayores, ambos juegan y corretean por los alrededores del poblado. Un día, sin embargo, los enviados del Inca llegan buscando vírgenes del sol, y Suni es elegida. Por si eso no fuera suficiente para Janca, los habitantes del poblado son castigados y trasladados a una zona mucho más dura para trabajar.

Estamos ante otro de los libro-cómics surgido de la iniciativa de celebrar el Quinto Aniversario. Pertenece a la magnífica colección llamada "Relatos del Nuevo Mundo" que agrupaba las distintas historietas. En este caso el tema tratado era la civilización incaica antes de la llegada de los españoles. Como todos los cómics de esta colección, a mayores de la historieta, existe un anexo que en forma de artículo complementa históricamente lo narrado.

El cómic en sí es un paseo por la vida cotidiana de los incas, su forma de vivir, y los pequeños detalles que construyeron su civilización. El guión es sublime en su sencillez, con escasez de bocadillos. Los diálogos y las explicaciones se reducen a las imprescindibles. Aquí el madrileño Nieto (sin su colaborador habitual Ventura) realiza un obra difícil, contar mucho con pocas palabras, y dejando que sea la fuerza de la imagen la que nos llene. El dibujo por el contrario, es fuerte, recio, contundente, no deja lugar a confusiones. El valenciano, José Ortíz, realiza un excelente trabajo; sus dibujos no acompañan, cuentan. Con él podemos decir que sus viñetas nos ilustran. 

Keshwa Chaca. Perú. El último chaca.
Con una sobriedad exquisita, dibujo y guión se combinan en un todo firme, preciso, que con sutileza nos va inundando de información sin que apenas nos demos cuenta. No hay batallas (la única que hay, no se ve), ni intrigas, ni cortesanos, ni siquiera sale el Inca o emperador (aunque se menciona un hecho histórico), por saber no sabemos ni la fecha en la que estamos hasta la última viñeta (Lo siento, Mel Gibson, sabemos que te la has copiado). A cambio aprendemos que los incas se estructuraban en ayllús, que los haravecs ofrecían su arte por los poblados, que los chasquis (no los de comer) se relevaban en las o´klas, que a veces tenían que cruzar peligrosos chacas. El resto... mejor descubrirlo vosotros mismos en un cómic magnífico.

Finalmente el historiador y antropólogo, Manuel Ballesteros Gaibrois, complementa el cómic con el anexo histórico antes mencionado, poniendo así el broche final a una colaboración magnífica. Como resultado "Los hijos del sol" o "La civilización Inca" es uno de los libro-cómic mejor conseguidos de la colección "Relatos del Nuevo Mundo".

A FALTA DE ZAR... TODO SON TORTAS

1612


Título Original:1612: Chroniki smutnogo vremeni

Año: 2007

Duración: 135 min.

País: Rusia

Dirección: Vladimir Khotinenko

Reparto: Mikhail Porechenkov, Andrey Fyedorcov, Aleksandr Baluyev, Marat Basharov, Petr Lislov, Artur Smolyaninov. Michal Zebrowski, Violetta Davydovskaya, Dmitri Ulyanov.

Marco Temporal: 1604-1612

Marco Espacial: Rusia


Desde 1604 el trono de Rusia ha ido cambiando de manos sumiendo en el caos el país. En 1610 dos facciones se disputan el poder: los ortodoxos rusos y los católicos polacos. En este contexto Andrei, un esclavo, es comprado por un mercenario español. Cuando su amo cae en una emboscada, Andrei, ayudado por el escudero, decide vestirse con las ropas del muerto, y tomar su lugar, comenzando una nueva vida como caballero.

"1612" relata las luchas por el poder en una Rusia sumida en el desgobierno. El trono ha quedado vacante, y los zares se suceden en luchas interminables que, como casi siempre, paga el pueblo. Andrei, el protagonista, es primero un espectador más o menos pasivo de los acontecimientos que sacuden su país, pero con el tiempo se convierte en parte activa de los mismos. El héroe de la historia, como casi parece inevitable en una película rusa, es un hombre del pueblo, un hombre que surge de lo más bajo de la sociedad, y se convierte en protagonista de la historia, a veces forzado por las circunstancias, a veces por convencimiento, otras por simple supervivencia.  

La película quiere ser un film épico de aventuras, y en su largo metraje lo consigue en su mayor parte. Los elementos fantásticos, sean unicornios o fantasmas, no aportan nada a la historia, y los "flasbacks" iniciales se hacen en ocasiones innecesarios. Pero es en su parte final cuando la película gana en interés. Entre zares legítimos, falsos zares, y pretendientes a zares (más de 10), la historia nos lleva hasta el desenlace final que hará subir una nueva dinastía, y todo visto a través de los ojos de un ruso reconvertido en falso caballero español. Como dato curioso, el actor español Ramón Langa, interpreta brevemente al verdadero caballero español .

Interesante film ruso que cuenta como llega al poder precisamente la dinastía con la que terminará la Revolución, los Romanov, y en la que no sale ni uno sólo de ellos. Y es que ya se sabe "a río revuelto....", pues Mihail Romanov estaba viviendo tranquilamente en un monasterio mientras los demás se mataban en sus ansías por hacerse con el trono.  

UN MÉDICO EN LA CORTE DEL REY ABISINIO

EL ABISINIO


Título Original: L´Abyssin


Autor: Jean-Christophe Rufin


Año de Publicación: 1997



País: Francia


Marco Temporal: 1699-1715


Marco Espacial: Francia, Etiopía, Próximo Oriente.


Jean-Baptiste Poncet vive en El Cairo en 1699 donde ha conseguido una cierta fama ejerciendo como médico, y en donde lleva una vida apacible. Pero entonces aparece en la ciudad un jesuita que afirma haber venido con una misión directamente encomendada por el rey de Francia, Luis XIV: llevar la palabra de Dios a Abisinia. El cónsul francés ante la posibilidad de tener que encabezar una embajada a Etiopía, con los gastos y riesgos derivados, decide buscar una alternativa. Al enterarse de que el Negus de Abisinia padece una enfermedad, y no tiene quien lo trate, el avispado cónsul decide enviarle justo lo que necesita. De esta forma el desprevenido Poncet se va a ver embarcado en la aventura de su vida. 

Se suele decir que hay mucho de un escritor en sus novelas, pero es que en el caso de Jean- Christophe Rufin y el personaje de "El Abisinio" esto es más que evidente. Rufin médico de profesión, colaborador de ONGs, y fundador de algunas de ellas, embajador de Francia en Senegal y Gambia, y actual miembro de la Academia de Francia, tiene mucho en común con Jean-Baptiste Poncet, algo que va más allá de compartir nombre compuesto. Las experiencias del autor en Eritrea en misión humanitaria, su labor como embajador en lugares de África, sus conocimientos médicos, y su evidente gusto por el viaje y la aventura, los ha trasladado a su protagonista, quien dotado de los conocimientos de su padre literario nos ofrece un ameno e interesante periplo.

Palacio de Gondar. Etiopía.
El viaje, que nos propone la novela, nos lleva desde El Cairo a Gondar la capital del reino de Etiopia. Allí el protagonista conocerá al rey Yesu I. Con Poncet contemplamos las curiosas construcciones, y asistimos a las extrañas costumbres que rigen la vida de la corte etíope. De Abisinia el autor nos traslada de vuelta a El Cairo, y luego de varias peripecias e intrigas, lanza al protagonista a Europa, a la corte de Luis XIV en 1700. El lector puede contrastar entre la corte abisinia de Gondar del rey Jesús I (o Yesu) y la magnificencia del Versalles del siglo XVIII. Pero el viaje no termina y, de vuelta a África, las peripecias continúan por el Norte de Africa hasta Próximo Oriente.

Rufin nos ofrece un relato ágil, sencillo, lleno de contrastes y paradojas.  De la civilización a la barbarie, y no siempre donde nos esperamos. Diferentes religiones o formas de acercarse a Dios, y hombres luchando por imponer su forma de entender la vida. Y en cada parada del camino, hombres con sus amores y sus odios, con sus ambiciones y sueños, que el escritor sabe reflejar de forma magistral.

Tal fue el éxito del libro que años después el escritor continuó las andanzas de sus personajes en una nueva novela titulada "El cerco de Ispahan".

Finalmente y como curiosidad, el conjunto monumental de Gondar, además de servirle a Tolkien de inspiración para su Gondor, fue proclamado Patrimonio de la Humanidad en 1979.    

GOBERNANTES MEDIEVALES DEL MUNDO

MONARCAS Y GOBERNANTES MEDIEVALES MUNDIALES VISTOS POR EL CINE

Además de las monarquías de Inglaterra, Francia, y España que han visto a algunos de sus representantes retratados por los directores de películas y series, otros países han tenido el honor, a veces dudoso, de haberse llevado a las pantallas a sus reyes. Aquí vamos a hacer un rápido repaso a algunos de los ejemplos que se nos vayan ocurriendo. Como se dice siempre: No están todos los que son, pero eso se debe más a defecto del articulista que a otra cosa. Sin más dilación empecemos con nuestra galería medieval de clones reales.

Justiniano (483-565) Emperador del Imperio Romano de Oriente (Bizancio) que intentó recuperar por todos los medios todos los territorios de Occidente que habían pertenecido al Imperio romano. Fue también un gran reformador a nivel legislativo, y compilador de todo el Derecho romano, creando el código jurídico más importante de la época. Los mosaicos de San Vital de Ravena del siglo VI ofrece unos magníficos retratos de Justiniano y de la corte bizantina. El polifacético y genial Orson Wells fue Justiniano en "La invasión de los bárbaros" (1968)
Alboino (563-572) Rey de los lombardos en Italia que dirige una autentica invasión de pueblos bárbaros en la Península Itálica. Llega a dominar casi toda la Italia del norte y central. Fuerza a casarse con él a Rosamunda, la hija de uno de los reyes a los que había matado. El magnífico cuadro de Landseer de 1856 conservado en las Galerias de Leicester muestra el asesinato del rey. La película "Rosamunda y Alboino" (1961) tiene al actor Jack Palance en el papel del rey (Con su cara siempre le tocaba hacer de malo) 
Ragnar Lodbrok (755-865) Rey de Suecia y Dinamarca. El feroz vikingo fue la pesadilla de las costas británicas y francesas. Sus incursiones terminaban cuando los territorios atacados se avenían a pagarle un suculento tributo. Evidentemente no se conservan retratos del normando, y sólo posteriormente algún que otro pintor se encargó de inmortalizarlo, así en 1493 su retrato forma parte de las ilustraciones del libro "Las crónicas de Nuremberg", incunable magníficamente decorado por los maestros de Durero. La serie "Vikingos" (2013-) ha hecho famoso al personaje que interpreta en una excelente recreación el australiano Travis Fimmel. Creo que mete más miedo el televisivo.
Balduino IV (1161-1185) Rey de Jerusalén. Fue conocido con el sobrenombre de "El rey Leproso", pues con apenas 20 años comenzó a sufrir los síntomas de la enfermedad que le fue deformando el rostro hasta el punto de obligarle a llevar una máscara de plata. La ilustración de Mariusz Kozik, muestra al rey ya con la máscara tras la batalla de Montgisard (1177), donde consiguió derrotar al mismo Saladino. En "El reino de los cielos" (2005) Edward Norton se oculta tras la máscara del rey.
Federico I Barbarroja (1122-1190) Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Creador de la idea del Imperio germánico. Fue un referente para los nacionalistas alemanes, y verdadero precursor de la Gran Alemania. El curioso busto en bronce dorado del emperador, datado en el 1160, se conserva en la iglesia de San Juan Evangelista en Cappenberg (Alemania). El film "Barbarroja" del 2009 tiene a Rutger Hauer como el barbado emperador.

Saladino (1138-1193) El sultán de Siria y Egipto fue uno de los gobernantes más poderosos de su tiempo. Este gobernante de origen kurdo se enfrentó con éxito a los cruzados, y se convirtió en el ideal de gobernante caballeroso, incluso en Occidente. La escultura conservada en el Museo Militar de El Cairo se recrea en el aspecto más militar del gobernante. El cine ha imaginado en varias ocasiones al gran sultán islámico, y Rex Harrison lo interpretaba muy convincentemente en "El Talismán" (1954)
Gengis Khan (1162-1227) Desde Mongolia llega el gran conquistador, el Khan que fundó el imperio contiguo más extenso de la historia. Temuyin pasó de ser un perseguido y un paría a unificar las tribus mongolas, y dominar un extenso territorio. En el parque nacional de Terelj en Mongolia se encuentra la estatua ecuestre más grande del mundo (40 metros de nada), realizada en acero inoxidable. John Wayne y Omar Shariff fueron algunas de las estrellas que interpretaron al Gran Khan, pero nos quedaremos con el japonés Tadanobu Asano del film "Mongol"(2007).
Alejandro Nevski (1220-1263) Gran Príncipe de Kiev, Novgorod y Vladimir-Suzdal. Líder ruso que tuvo que hacer frente a las distintas invasiones que asolaron su tierra. Conocida es su victoria sobre los caballeros teutónicos en la llamada "Batalla de los hielos". Un busto del príncipe ruso se puede contemplar en San Petesburgo. Posiblemente la película más conocida sobre el personaje sea la rodada en 1938 por Einsenstein, pero en el 2008 Anton Pampushnyy interpretó al caudillo ruso en "Alexander Nevsky"  
Kublai Khan (1215-1294) El primer emperador de la dinastía china Yuan. Fue nieto de Gengis Khan, pero no heredero de su vasto imperio. Aún así Kublai fue el emperador de los amplios territorios de China. La visita de Marco Polo y su posterior libro lo hicieron conocido en todo Occidente. El retrato de Kublai realizado sobre seda por el pintor del Nepal, Anige, poco después de la muerte del emperador, se conserva actualmente en el Museo Nacional de Taipei (Taiwan).  En la serie "Marco Polo" (2014) Benedict Wong se mete en la piel de Kublai.

Roberto I (1274-1329) Rey de Escocia conocido como Robert The Bruce. Consiguió la independencia de Escocia de la que se proclamó rey en 1306. Una estatua ecuestre celebra sus hazañas en la localidad escocesa de Bannockbum. La oscarizada "Braveheart" tiene al escocés Angus McFadyen como el rey.
Pedro I (1320-1367) Rey de Portugal. El rey es más conocido por sus amores con la noble gallega Ines de Castro que por sus propios méritos.  Enamorado de la joven cuando era príncipe, no pudo impedir su asesinato, pero al acceder al trono cuenta la leyenda que la desenterró y proclamó reina. El espectacular sepulcro del rey en el monasterio de Alcobaça es una joya escultórica realizada en mármol, y que por supuesto descansa al lado del de su amada. Heitor Lourenço es Pedro de Portugal en la película de 1997 "Inés de Portugal".
Gongmin de Goryeo (1330-1374) Rey de la antigua Corea. Sus esfuerzos se vieron destinados a desligarse de la dependencia que tenía su reino de China. También era aficionado a la pintura, y han quedado algunas muestras de su arte. Aunque el retrato del rey no es especialmente interesante, si lo es el conjunto funerario que forma su tumba. "A Frozen Flower"(2008) relata los amores que terminarían con la vida del monarca, aquí interpretado por Jin-Mo Joo.

Vladislao II (1362-1434) Rey de Polonia y Gran Duque de Lituania. Con un territorio dominado aún por el paganismo, los caballeros teutónicos organizaron cruzadas contra el rey, que ni su supuesta conversión logró parar. Tras su victoria en Grunewald(1410) se dice que cruzó sobre su cabeza las dos espadas que le entregaron sus adversarios. Curiosamente una estatua ecuestre del rey, realizada en 1939 por Stanislaw Kazimierz, se puede contemplar nada menos que en Central Park en Nueva York. Emil Karewicz escenifica la misma escena en "Los caballeros teutónicos"(1960).

Segismundo de Luxemburgo (1368-1437) Rey de Hungria y Croacia, de Italia y Roma, de Bohemia, y finalmente emperador de Alemania. Acumulaba menos títulos que conquistas, pues era bien conocida su apostura y éxito entre las damas. Se enfrentó en varias ocasiones al avance turco en los territorios europeos, y creó la misteriosa orden del dragón. El retrato del emperador realizado por Pisanello en torno al año 1433 se puede contemplar en el Museo de Artes de Viena (Austria). En la película "La ramera errante"(2010) y sus secuelas es el actor Götz Otto el conquistador monarca.
Vlad Tepes III (1431-1476) Príncipe de Valaquía, y héroe nacional de Rumanía. Era más conocido como Vlad Draculea o Vlad el empalador. Perteneció a la orden del dragón, y fue un luchador despiadado contra turcos y boyardos. Así mismo su legendaria figura sirvió a Bram Stoker para crear el popular vampiro Drácula.  El retrato que se exhibe en el Palacio de Ambras (Austria) es una copia del siglo XVI (1560) de un retrato realizado a Vlad en vida. El Vlad histórico, no el colmilludo, tiene menos películas sobre él, pero aún así de vez en cuando aparece alguna que intenta acercarse más o menos de forma fiel al personaje. Rudolf Martin lo interpreta en "El Príncipe de las tinieblas: La verdadera historia de Drácula" (2000)
Mehmed II (1432-1481) Sultán otomano que llevó el nombre del Conquistador, pues él fue quien hizo caer Constantinopla, poniendo fin al Imperio Bizantino en el año 1453. Su padre le cedió el trono con trece años, pero sus meteduras de pata, hicieron que tuviera que volver papá a poner orden. Luego sin embargo se convertiría, para muchos turcos, en el mejor sultán y quien lanzó al Imperio Otomano a la Edad Moderna (No desesperéis padres de adolescentes metepatas parece que algunos llegan a algo). El retrato que del sultán realizó en 1480 el pintor italiano Bellini se puede contemplar en la National Gallery de Londres. Los turcos realizaron una película sobre la épica conquista titulada en un prodigio de originalidad: "Conquista 1453", que fue interpretada por Devrim Evin como un sultán bastante embellecido.
  

LAS SANDALIAS DEL PECADOR

EL PAPA JUAN XII, EL FORNICADOR
Papa Juan XII

Octaviano nació allá por el año 937 en Roma. Hijo de Alberico II, príncipe de la ciudad, el muchacho prometía ya desde la infancia. Con el nombre de un emperador romano, y unas raíces entroncadas en lo más poderosos de la ciudad eterna, ¿qué se podía esperar del muchacho? Educado como soldado para ejercer el poder, se descuidó su formación cultural básica, y así apenas sabía hablar latín. Y lo que estaba bien para un gobernante medieval, no lo estaba tanto para un Papa. Pues el joven Octaviano acabó siendo elegido Sumo Pontífice con diecisiete añitos.

El nuevo Papa toma el nombre de Juan XII, iniciando la costumbre de cambiarse el nombre al subir al papado, aunque como príncipe de Roma insistía en que le llamaran Octaviano. Nada más hacerse con el gobierno de Roma, quiso dar muestras de su genio militar, y encabezó una expedición contra un señor feudal rebelde, que terminó con las tropas de Octaviano huyendo en desbandada, y él mismo Papa refugiándose en Roma, ya convencido de que la vida militar no era para él.

Visto que lo suyo no era extender los territorios, gastó los ingresos de los Estados Pontificios en rodearse de un ejército de matones, que no le servían para conquistar, pero sí para amedrentar al pueblo de Roma, y perpetrar las fechorías que al jovenzuelo se le ocurriesen, y se le ocurrieron unas cuantas (Cosas de la edad y las hormonas que diríamos hoy).

El emperador Otón II ante el Papa Juan XII 
En el palacio del Laterano se montó un bien surtido harén, y por sí eso no fuera suficiente, él y su panda se dedicaban a violar a toda peregrina que osase plantar sus pies en la iglesia de San Juan Laterano.

Al Papa además le gustaban los juegos de azar, sobre todo los dados, a los que apostaba enormes sumas, e invocaba la ayuda de dioses paganos (hay quien dice demonios) para que le ayudasen a ganar, brindando luego por ellos ante el altar de San Pedro. 

Que se jugara los dineros del Vaticano, era grave, que violará y fornicará a troche y moche también, pero cuando tuvo la genial idea de repartir tierras entre sus amantes, y nombrar a una señor feudal de las mismas, pasó los límites de lo tolerable en aquella época. Además de hacerlas gobernadoras de tierras, les regalaba cruces y cálices de oro robadas de San Pedro. ¡Una joya, el muchacho!

Pero las tropelías del desbocado Papa no tenían fin: ordenaba sacerdotes en establos, mantenía más de 200 caballos a los que alimenta con almendras e higos empapados en vino, brindaba por el demonio, castra a un diácono ocasionándole la muerte, ciega a su confesor, se acuesta con su sobrina... Aburrir desde luego no se aburría.

Sus alianzas varían según le interese, y lo mismo le entrega la corona imperial a Otón, que pacta con sus enemigos, sean, hunos, bizantinos, o bandidos italianos. El emperador alemán Otón II llega a deponerlo poniendo en su lugar a un nuevo Papa, mientras Juan se había dado a la fuga. Pero cuando el Pontífice regresa a Roma tras la retirada del emperador, en lugar de reformarse como todos esperaban, se tomó cumplida venganza: a uno le cortó la lengua, otro fue azotado, otro más perdió la mano. Asustados, todos los que habían conspirado contra Juan XII, llamaron de nuevo al emperador, pero éste no tuvo necesidad de intervenir. En el 964 con veintiséis años muere el Papa Juan XII de lo que oficialmente se denominó "muerte misteriosa".

Coronación de Oton II por Juan XII.
La realidad es que el incorregible Juanito se había ido a darse un revolcón, o a dar "una especial bendición" con cirio pascual incluido, a una devota feligresa. Nada trascendente si no hubiera sido porque al marido, llegado de improviso (¡que mala costumbre tienen algunos!),  no pareció sentarle muy bien el repentino celo místico de su cónyuge, y lo pagó con el aplicado pontífice. Algunos dicen que le dio tal somanta de palos que lo dejó muy mal parado, otros que le calentó las costillas con un martillo. El caso es que Juanete no sobrevivió más allá de tres días al "calentamiento global" que le aplicaron.

Juan XII pasó así a la historia como el sobrenombre del "Papa Fornicario", y aunque hoy nos resulte cuando menos chocante, tal comportamiento en alguien que ostentaba el título de "Santidad", no debemos olvidar, que la moral imperante, o el acceso a los cargos eclesiásticos, no se regían por las normas que hoy podríamos considerar correctas. De hecho los reproches que más se le hicieron al Papa tenían más que ver con temas económicos que con aspectos morales. Se ha defendido también que muchas de las acusaciones vertidas contra el Papa fueron en realidad infundios trasmitidos por los partidarios del emperador Otón II, y con posterioridad usados por la propaganda protestante antipapista.

Como es lógico para el creyente la poco edificante vida de Juan XII no supone ningún trauma, pues es capaz de diferenciar entre la persona y las creencias. Para el no creyente, que Juan XII fuera o no un nuevo "Calígula" no supone una diferencia apreciable en sus creencias o falta de ellas. Así hoy en día las "hazañas" del Papa Fornicario no dejan de ser una anécdota histórica, que si algo vienen a demostrar es que acumular demasiado poder suele corromper, y si sucede de forma fácil, rápida y a temprana edad, no suele aparejar consecuencias muy gratas para los gobernados.


A SANTIAGO VOY

LA PEREGRINA

Título Original: Die Pilgerin

Año: 2014

Nº de Episodios: 2 (175 min.)

País: Alemania

Director: Philipp Kadelbach

Reparto: Josefine Preuss, Jacob Matschenz, Volker Bruch, Friedirch von Thun, Dietmar Bär, Sebastian Hülk, Lucas Gregorowicz, Ernst Stötzner.

Marco Temporal: 1368

Marco Espacial: Alemania, Francia


En Suabia en 1368 la joven Tilla, hija de un rico comerciante, intenta por todos los medios salvar la vida de su padre. Éste, sintiéndose morir, le encarga a su hijo Otfried que lleve su corazón a Santiago de Compostela para expiar una secreta culpa del pasado. Cuando el comerciante se recupera  y cambia su testamento, su hijo, descontento, establece un peligroso pacto secreto con una familia rival; luego asesina a su padre. Tilla huye de su hermano. embarcandose en un peregrinaje a Santiago disfrazada de hombre para cumplir la última voluntad de su padre. Los peligros que conlleva la peregrinación se ven incrementados por la persecución a la que es sometida por los aliados de su hermano.

La miniserie alemana, realizada en coproducción con Austria y la República Checa, lugar este último donde se filmaron la mayoría de los exteriores, intenta recrear una Edad Media realista, alejada del "glamour" de otras producciones. Se elige retratar al pueblo llano, a los comerciantes, y a los pequeños nobles locales, nada que ver con cortes reales, o lujosos palacios. Los ambientes son oscuros, la gente está sucia, y la mayoría lucen aspectos enfermizos;  la ley y la caballerosidad brillan por su ausencia. En este peligroso contexto se tendrá que mover la protagonista, una adelantada a su época, que con pelo corto y atavío masculino, hará gala del arrojo femenino ante situaciones imposibles.

A pesar de basarse en un libro y meter un buen capital en la producción, la serie no ofrece mucho más. Las ciudades son imaginarias, algunas hasta parecen sacadas de "El Señor de los anillos", pero es que cuando no lo son, la fastidian, y si no baste ver la recreación de Santiago de Compostela (el asesor histórico-artístico se debió tomar unas vacaciones). Se echa de menos contextualizar un poco la narración: vale que va de un peregrinaje, y no de monarcas o intrigas cortesanas, pero es que a veces parece que la buena moza no se haya movido de casa; tampoco es suficiente con enguarrar a los actores un poco, o ponerles dientes podridos a unos cuantos, menos a los "protas" claro ( sólo faltaría).

La Peregrina contemplando extasiada...¿¿¿Santiago???
En general una serie de aventuras en un contexto "histórico", donde se muestran algunas pinceladas interesantes: la influencia creciente de la burguesía en las ciudades, las condiciones del pueblo llano, la decadencia de la nobleza feudal, etc., pero que se pierden en una historia entretenida pero previsible. En España su emisión vino más acompañada por la polémica generada por la errónea identificación de Santiago de Compostela con algo parecido a Toledo, y que desde la productora calificaron de "licencia creativa" (Como si nosotros pusiéramos a Hitler rubio y de metro noventa, por aquello de que queda más ario), pero que viene siendo lo habitual, y que no deja de ser una simple anécdota.
    
Con todo, la serie se deja ver con agrado, y podemos ir siguiendo las andanzas de la jovenzuela por media Europa acosada por malos "malísimos" que le quieren hacer todo tipo de guarrerías, de las que ella, fémina intrépida donde las haya, sale más o menos indemne.