PUEDO PROMETER Y PROMETO

ADOLFO SUÁREZ, EL PRESIDENTE


Título Original: Adolfo Suárez, el presidente

Año: 2010

Nº de Episodios: 2 (150 min.)

País: España

Director: Sergio Cabrera

Reparto: Ginés García Millán, Toni Acosta, Fernando Cayo, Jesús Noguero, Juana Acosta, Mario Pardo.

Marco Temporal: 1955-1981

Marco Espacial: España


El 29 de Enero de 1981 el Presidente de España, Adolfo Suárez comparece ante los medios y presenta su dimisión irrevocable. El 23 de febrero de ese mismo año en el Palacio de la Moncloa Suárez se prepara para asistir en el Congreso a la investidura del nuevo presidente de gobierno. Desde la radio llueven críticas contra el presidente dimisionario. Su mujer, Amparo no puede soportarlo y se queja ante su impertérrito marido de que a él le achaquen todos los males que agitan España y de que nadie le dedique ni una palabra de agradecimiento. Suárez le responde sin inmutarse: "Es normal, Amparo. Para la derecha soy un traidor, para la izquierda sigo siendo un franquista, y para los míos...No sé si quedará alguno de los míos".

La mini serie de dos capítulos va a relatar la vida del político Adolfo Suárez desde su juventud hasta el conflictivo año 1981. Realizada para una televisión privada con un formato de telefilm la narración trata de seguir de una forma dramatizada los pasos que llevaron al joven político a liderar la transición hacia la democracia. Adolfo Suárez como primer presidente de la España democrática es una de las figuras más importantes de la Historia Contemporánea de España. Su personaje ha sido ensalzado, denigrado, relegado, y vuelto a ensalzar, según los vaivenes de la política y las modas. Su trayectoria y su historia personal le dieron un aire trágico a un político que hoy, tras su muerte en el año 2014, una inmensa mayoría del pueblo español ha terminado por agradecer y finalmente reconocer la dura tarea que le tocó llevar a cabo en su día.

Realizar un telefilm sobre la figura de Adolfo Suárez era realmente complicado. Muchos españoles recuerdan su gobierno, e incluso como suele pasar cuando se mira hacia atrás, lo añoran, mientras otros le acusan de haber sembrado las semillas de los desastres posteriores. Contar la vida de un personaje tan conocido por muchos era difícil, hacer creíble su interpretación era tarea titánica, y yo diría que Ginés García Millán lo consigue. En un producto de este estilo es de esperar que se produzca una cierta idealización del personaje biografiado, y esta serie como es lógico no se escapa, pero se mantiene dentro de lo tolerable. La labor de documentación realizada para darle verosimilitud a la narración se nota, y no sólo por la inclusión de imágenes de archivo, si no también en pequeños detalles que fueron extraídos de documentales y entrevistas a los implicados como fue el caso de la primera entrevista entre el Rey y Suárez.

"Adolfo Suárez, el presidente" posiblemente no pase a la historia del cine o la televisión, ni siquiera sea la serie más vista, pero para amantes de la historia política es una cita imprescindible, que permite repasar a los que ya tenemos unos años, la Historia reciente de nuestro país, y para las nuevas generaciones conocerla algo, y saber que existe vida fuera de los "realitys".  Sabiendo que se trata de la biografía de un político español de finales del siglo pasado tampoco esperéis monstruos intergalácticos, "saltos de Fe", ninjas cabreados, y cosas por el estilo, y los tiros que hay se dan todos en el congreso el famoso 23F.

Con motivo del fallecimiento del personaje biografiado Antena 3, que fue la cadena responsable de la serie, la volvió a reponer como si un telefilm se tratara y emiitó de tirón las más de dos horas de la mini serie. Ese día la cadena alcanzó un 7,2 % de cuota de pantalla, y una media de espectadores de 1.161.000, muy por debajo de lo que consigue habitualmente con programas dedicados a la prensa rosa que suelen superar los 3 millones.   

CUANDO LAFITTE ENCONTRÓ A MARX

EL HOMBRE QUE PUBLICÓ EL MANIFIESTO COMUNISTA

Título Original: L´homme qui publia le manifeste du parti communiste

Guionista: Jean-Pierre Pécau

Dibujante: Benoit Dellac

Año de Publicación: 2015

País: Francia

Marco Temporal: 1803-1848

Marco Espacial: América, Francia, Inglaterra.




1848. Puerto de Londres. Un anciano caballero vigila el desembarco de unas cajas. Los estibadores dejan caer unas cajas y unos papeles se esparcen por el suelo. El caballero recrimina a los descargadores que se vuelven amenazantes hacia él. El enfrentamiento termina con los duros marinos por el suelo, han cometido el error de enfrentarse al legendario capitán Jean Lafitte, el temible corsario, que aunque no está en su juventud conserva su vigor y fiereza, además de contar con la ayuda de un leal compañero.   

Dentro de la serie "El hombre del año" se lanza el numero correspondiente al año 1848, y en él se nos relata una de las historias más curiosas de la serie en la que el protagonista es nada menos que Jean Lafitte, el corsario, algo que no tiene nada fuera de lo corriente si no se le relacionara en el cómic con la financiación del "Manifiesto Comunista" y con el rescate de su autor, Karl Marx.

Jean Lafitte según la historia oficial murió en 1825 o 1826 o bien por enfermedad en México o bien en un naufragio en el Golfo. Sin embargo en  la década de los 50 del siglo pasado se encontró un diario manuscrito que supuestamente narraba la vida del corsario relatada por el mismo. Se pudo comprobar que efectivamente el papel era del XIX, pero no se podía afirmar con seguridad que el pirata fuera el autor. En este diario se afirmba que Lafitte había sobrevivido hasta la década de los 40. Esta premisa y la leyenda de el misterioso personaje que financió en secreto la publicación de "El Manifiesto Comunista" sirven al guionista Pecau para desarrollar una entretenida trama que recurriendo moderadamente a la retrospectiva ( los "flashbacks" que dicen los british) también nos cuenta parte de la historia del corsario francés.

El magnífico dibujo de Dellac le dan a la nueva entrega de "El hombre del año" (la 9) el toque misterioso y de aventuras e intrigas que tiene el divertido cómic. Las noches con callejones semi iluminados, los rufianes con caras patibularios, los tipos duros como el envejecido Lafitte, etc, están magistralmente recreados, aumentando el goce de leer una trama entretenida y original. Si alguien pensaba que realizar un cómic sobre la publicación de "El Manifiesto Comunista" iba a ser aburrido, se equivocaba y es que no conoce a los historietistas franceses. ¿Qué más queréis? ¡Anda y a leerlo, que para eso lo he puesto entero abajo!     

FLASHY SE VA A LA INDIA

FLASHMAN Y LA MONTAÑA DE LA LUZ


Título Original: Flashman and the Mountain of Light


Autor: George MacDonald Fraser


Año de Publicación: 1990


País: Reino Unido


Marco Temporal: 1845-1846


Marco Espacial: Inglaterra, India.


Harry Flashman ya es un anciano y famoso caballero cuando él y su mujer son llamados a presencia de la reina Victoria. Tomando el té con la soberana ésta confiesa al militar que le ha hecho llamar para hacerle un par de consulta sobre algo que muy pocos han podido ver, el rubí procedente de la India conocido como "La montaña de la luz". Flashman no puede evitar recordar los acontecimientos que le llevaron a encontrarse con la famosa joya. Es el año 1845 y Harry Flasman y su esposa regresan a Inglaterra después de su agitada aventura en Madagascar, pero su escala en isla Mauricio le cuesta caro. El gobernador inglés decide reincorporar al servicio a Flashman y enviarlo a la India donde acaba de estallar una revuelta sij. 

Maharaní Jind Kaur. G. Richmond. 1863
Harry Flashman ha vuelto de la mano de su creador MacDonald Fraser que se va a encargar de llevarlo de regreso a donde está el peligro, a lugares exóticos, con mujeres voluptuosas, y situaciones de las que el "valiente" Harry no dudaría en evitar si pudiera. Ahora es la India, la joya del Imperio Británico pero uno de los lugares que más problemas les dio a los ingleses. Por supuesto el antihéroe topará con uno de esos extremos personajes históricos que tienden a complicarle la vida, en este caso, Jind Kaur, o como él la llama la maharaní Jeendan, también conocida como "la Mesalina del Punjab", regente del Imperio Sij desde 1843 a 1846. Como era de esperar Flashy acaba metido de lleno en la Primera guerra anglo-sij.

El cobarde Flashman volverá a chillar como un cerdo cuando le torturen, huirá de alguna legendaria batalla como la de Sabroan, se dará algún revolcón apresurado, y finalmente quedará como un héroe, mientras los lectores aprendemos Historia con él, y le odiamos cordialmente, aunque no dejen de sorprendernos  sus curiosas opiniones:

"Habrán oído decir que el Imperio Británico fue ganado "sin pensarlo bien"..., una de esas frasecitas ingeniosas, uno de esos comentarios satíricos que suenan bien pero que son una completa estupidez. Pensándolo bien, en realidad, con inteligencia y muchas otras cosas, innumerables cosas ciertamente, como codicia y piedad, decencia y villanía, política y locura, profunda planificación y azar ciego, orgullo y provecho, error y curiosidad, pasión e ignorancia, caballerosidad y oportunismo, honesta persecución de lo justo y determinación de echar a los malditos gabachos. A menudo todas esas cosas se daban juntas, y cuando se posó la polvareda, allí estábamos nosotros y quién sino nosotros iba a mantener las cosas funcionando, y alimentar al pueblo, y vigilar la puerta, y sanear los desagües... Oh, sí, y aprovecharnos también, por todos los medios."  

El libro al final nos regala con los magníficos apéndices que complementan la información que el autor ha usado en la trama de la novela, y que demuestran lo bien documentado que está Fraser a la hora de elaborar sus jocosas pero didácticas historias.   

LA BATALLA DE ISANDHLWANA

AMANECER ZULÚ

Título Original: Zulu Dawn

Año: 1979

Duración: 115 min.

País: Reino Unido

Dirección: Douglas Hickox

Reparto: Burt Lancaster, Peter O´Toole, Simon Ward, Bob Hoskins, John Mills, Delholm Elliot, Michael Jayston.

Marco Temporal: 1879

Marco Espacial: Sudáfrica


Amanece en África. Un disciplinado ejército zulú atraviesa las soleadas tierras donde pacíficos campesinos apacientan los rebaños. La llegada al poblado es celebrada con grandes muestras de alegría. Los guerreros son recibidos por el mismo rey Cestwayo. En Natal en la residencia del Alto Comisario los británicos están preparando un comunicado. A pesar de las recomendaciones de la metrópoli de llevar con delicadeza el asunto zulú, se conmina al rey Cestwayo a que disuelva el ejército.

La película es una precuela del éxito de taquilla "Zulú" estrenada más de diez años atrás en 1964. El guionista y director de la anterior, se alió en esta ocasión con otro guionista, dejó la labor de dirección a otro, y se embarcó en contar los hechos previos que habían desembocado en la primera película. Mientras en "Zulú" se contaba una hazaña británica ocurrida el 23 de enero de 1879, en la presente película se narra en desastre estratégico y la consiguiente derrota de las tropas británicas ocurrido el 22 de enero en la batalla de Isandhlwana.

Batalla de Isandhlwana. Charles.E. Fripp. 1885
Los intereses económicos que estaban tras el colonialismo y que provocaron estas guerras zulúes quedan bien reflejados en la película, que además retrata de nuevo la prepotencia occidental frente a los incivilizados salvajes a los que además de aportarles los indudables beneficios de la civilización hay de darles una lección que no deberían olvidar nunca. El estirado comandante Chelmsford está muy bien interpretado por un Peter O´Toole al que le va el papel como anillo al dedo, y el resto del reparto, incluido Burt Lancaster, cumplen en una película que no tuvo el éxito esperado. El contraste entre los despreocupados británicos que van a la guerra como si fueran a un picnic o a tomar el té de las cinco, y la actitud de los zulúes que combaten por su tierra y sus tradiciones, es de lo mejor del film.

"Amanecer Zulú" es una película bélica que no logra llegar al espectador como lo había hecho su predecesora, y que no consigue que empaticemos con los protagonistas, sean de uno u otro bando, como por ejemplo lograría años más tarde la magnífica serie "Shaza Zulú"(1986) (ver mi artículo "El Napoléon negro"). Con todo la película de Hickox recrea los uniformes y la batalla con una minuciosidad digna de encomio, aunque no es suficiente para mantener un ritmo narrativo que sólo alcanza su punto más álgido en el último tramo, que tal vez se hizo esperar demasiado.

La película, por otro lado, se puede visionar como parte de una trilogía que explica magníficamente la formación y desintegración del imperio zulú, que podríamos comenzar viendo primero la última en realizarse pero la primera cronológicamente que fue la serie que relata la fundación del imperio con Shaka, y luego continuaríamos con esta película que nos relata el principio del fin de esta civilización que a pesar de su victoria frente a los británicos, está claro que se encaminan a su eliminación ante la poderosa maquinaria bélica occidental, y terminaríamos con "Zulú"(1964) que comentaremos próximamente.

Ahí queda la película completa y en castellano.

KATANAS Y VISIONARIOS

EL HONOR DEL SAMURAI


Título Original: Cloud of Sparrows


Autor: Takashi Matsuoka


Año de Publicación: 2002


País: Estados Unidos


Marco Temporal: 1861-1862


Marco Espacial: Japón


Año Nuevo de 1861. Endo. Japón. El señor Genji yace en su cuarto con su última acompañante, la Dama Heiko. A través de la ventana contempla interesado la llegada al puerto de un nuevo barco mercante, es un buque extranjero. El samurai lleva tiempo esperando la llegada de algo o alguien del extranjero, aunque su amante no sabe porque su señor está tan interesado en los recién llegados. Genji al igual que otros hombres de su familia es un visionario, pero esta vez no le hace falta usar el don de la profecía para saber que los días del Japón tradicional están llegando a su fin.   

La novela del estadounidense de origen japonés Matsuoka nos traslada a un Japón forzado a entrar en la Edad Contemporánea de la mano de los extranjeros. Un Japón aún aferrado a tradiciones feudales que tiene que enfrentarse al choque cultural que supone dejar entrar la demoledora influencia de las potencias occidentales. Un clan presidido por el señor de samurais y protagonista de la novela Genji, que posee dones proféticos, tendrá que saber usar las novedades que traen los forasteros para sobrevivir a una convulsa época de luchas internas entre los clanes por hacerse con el poder. El fin del aislacionismo de Japón trae una oleada de novedades para las que los más tradicionalistas no están preparados. En la novela se van a narrar los últimos tiempos del llamado período Edo antes de entrar en la Era Meiji para ofrecernos el contraste que en una sociedad tan cerrada como la japonesa supone la entrada de los usos y costumbres occidentales, para ello se usa la figura del tradicional samurai personificada por Genji, aunque más abierto que otros compatriotas, y se la contrapone a una misionera americana y a su acompañante un pistolero en busca de venganza, si a esto le sumamos una espía ninja, ya tenemos servido el cóctel literario.

Samurais locos,  mujeres ninjas, pistoleros del Far West confluyen en una narración ágil, rápida llena de acción, que no aburre en ningún momento aunque te deja con la sensación de que hay mucho más que contar o que incluso se nos escamotean datos; pero es que el espabilado americano sólo nos estaba preparando el aperitivo, y ya tenía preparada la segunda parte de la novela. Con un estilo muy occidental de narrar se nos aproxima a una cultura oriental, siguiendo muy de cerca el estilo que tan de moda pusiera James Clavell con obras como "Shogun". 

Os dejo un fragmento del comienzo de la novela para que observéis el estilo y los planteamientos que va a ir desarrollando. Es un extracto del principio en donde Genji debate con dama Heiko sobre los extranjeros:

" - Maquinas de vapor que los propulsan sople o no el viento o con el mar en calma. Cañones que pueden sembrar la destrucción a kilómetros de distancia. Un arma de fuego para cada hombre. Durante trescientos años hemos rendido un culto ciego a la espada mientras ellos se dedicaban a ser eficientes. Hasta sus idiomas son más eficientes, y gracias a eso su forma de pensar también lo es. Nosotros somos tan ambiguos...Nos fiamos demasiado de lo que queda implícito y de lo que no ha sido dicho.
- ¿Tan importante es la eficiencia? - preguntó Heiko.
- En la guerra sí, y la guerra está cerca.
- ¿Es eso una profecía?
- No, simplemente sentido común. Dondequiera que hayan ido, los extranjeros se han adueñado de cuanto han podido: vidas, tesoros, tierras. Se han apoderado de lo mejor de las tres cuartas partes del mundo quitándoselo a sus legítimos gobernantes, y han saqueado, asesinado y esclavizado.
- ¡Qué diferente de nuestros grandes señores! - dijo Heiko.
Genji soltó una sonora carcajada.
- Nuestro deber es garantizar que en Japón sólo nosotros podamos saquear, asesinar y oprimir. De no ser así, ¿cómo podríamos llamarnos grandes señores?"

Como veis una magnífico resumen de lo que fue el colonialismo, de lo que suponía el régimen señorial japonés, y de rabiosa actualidad, o ¿es que la última frase no se podría aplicar con ligeras modificaciones a nuestra "moderna" sociedad?

¡ES BUENO SER REY!

LAS AMANTES DE LOS REYES DE FRANCIA

¡Es bueno ser rey! gritaba el histriónico Mel Brooks en el papel del rey francés Luis XVI cada vez que se arrojaba sobre una de las cortesanas que se ponían a tiro de sus libidinosas manos en la exagerada "La loca historia del mundo"(1981). Pero ¿realmente los reyes de Francia tenían tantas amantes como la imaginación popular cree? ¿eran tan importantes las cortesanas francesas de la Edad Moderna como la literatura y el cine nos han hecho creer? Hagamos un veloz repaso a estas mujeres y a su papel más allá del lecho real.

Francisca de Foix. La condesa de Chateaubriant (1495-1537) fue una de las amantes de Francisco I, y quizás la menos interesada de todas, aunque eso no impidió que consiguiera buenos puestos para su marido y la familia de éste. Se contaba la anécdota, de que el conde de Chateaubriant le había entregado un anillo a su mujer exactamente igual al suyo con el fin de que ella lo enviara junto con una carta para que el pudiera partir sin temor a que le monarca intentara alguna cosa. Francisco enterado por un sirviente, falsificó el anillo, y engañó doblemente al marido, primero con la falsa sortija y luego acostándose con su esposa. Un retrato anónimo del s. XVI de la condesa se exhibe en el Louvre. Meritxell Calvo interpretó a la cortesana en la serie "Carlos, rey emperador"  (2015-2016).
María Bolena (1499-1543).La hermana de la reina Ana Bolena fue amante también de Francisco I, quien la envió de vuelta a Inglaterra, al parecer cuando descubrió que no tenía la exclusividad de sus "afectos", y mientras él podía alternar con la que quisiera, ella fue considerada por el monarca como "la más grande ramera". María acabó también siendo amante del vicioso rey inglés Enrique VIII (Como ya vimos en el post Las mujeres del rey Enrique). Un retrato de ella al estilo de Holbein se guarda en el castillo Hever en Kent (Inglaterra). En la serie "Los Tudor" la actriz de curioso nombre Perdita Weeks hizo de María Bolena.
Diana de Poitiers (1499-1566). Diana fue una de las amantes del rey Enrique II, aunque éste siempre intentó llevar con una cierta discreción sus líos amorosos a diferencia de su padre. Con Diana el rey mantuvo siempre una relación muy especial, y cuando dejaron de ser amantes siguieron manteniendo una amistad, y ella le aconsejaba con frecuencia. No se sabe la influencia que la amante tenía sobre el soberano, pero debía de ser bastante. Se retiró a la muerte del rey. Su tumba fue profanada durante la Revolución Francesa. Un curioso cuadro pintado en torno a 1550 por el Maestro de Fontainebleau nos regala un "top less" de la amante real. La más bella pero más recatada Lana Turner no enseña nada en "Astucias de mujer"(1956) donde interpreta a la cortesana pero bien tapadita.
María Touchet.(1549-1638) fue la única amante del rey Carlos IX, quien se enamoró de su belleza e inteligencia desde muy joven, aunque luego fue obligado a casarse con Isabel de Austria. Marie era alabada por todos los que la conocieron. Unos años después de la muerte del rey, Marie se casa, y las dos hijas de este matrimonio también acabaran de amantes reales, en este caso de Enrique IV.  François Quesnel realiza un retrato de la amante real en 1574. En la película "La Reina Margot"(1994) la actriz alemana Dörte Lyssewski tiene un pequeño papel en el que encarna a la sufrida amante del rey en una emotiva escena. 
Verónica Franco (1546-1591). Verónica era una cortesana veneciana aunque en su caso el termino "cortesana" tal vez no la definía con exactitud, era más bien una prostituta de alto nivel que llegó a tener como amante al mismo rey de Francia, Enrique III. En 1565 estaba incluida en el Catálogo de cortesanas de Venecia, donde se señalaba hasta los precios que cobraban las más celebres cortesanas, 5 o 6 coronas un beso, 50 escudos un servicio completo. Tintoreto la usó de modelo de algunos de sus cuadros, como en el Danae, e incluso pintó su retrato. Catherine McCormack la interpretó en "Mas fuerte que su destino"(1998).
Charlotte, baronesa de Sauve (1551-1617). Charlotte era una de las damas de la reina Catalina de Medici, y fue amante al mismo tiempo de Francisco de Alençon, el hermano del rey Enrique III, y de Enrique de Navarra, luego Enrique IV, ambos enemigos; también Enrique de Guisa se suma al número de sus amantes. En 1583 fue expulsada de la corte por su "mala conducta desenfrenada", y eso es mucho decir porque en una corte como la francesa de costumbres bastantes liberales, ya tenía que haberse pasado la buena moza. El retrato que de ella se conserva, fechado en torno a 1572, no muestra una especial belleza que la hiciera tan deseable para tantos poderosos. En " La reina Margot"(1994) Asia Argento tiene un papel como la desenfrenada baronesa.
Gabrielle d´Estrées (1573-1599). Gabrielle fue otra de las innumerables amantes del rey Enrique IV, aunque para algunos su verdadero amor, o al menos su favorita. Las malas lenguas la trataban de pública ramera que incluso había sido vendida por su propia madre a Enrique III. Le dio tres hijos a Enrique IV, y cuando éste fue coronado, Gabrielle actuaba como una autentica reina. El rey intentó casarse con ella, pero ella murió antes de que el matrimonio pudiera realizarse, para algunos envenenada. Un divertido y erótico cuadro puede ser el retrato de Gabrielle y su hermana, realizado por un pintor de la Escuela de Fontainebleau hacia 1594, hoy se exhibe en el Louvre. Chloé Stefani es la amante real en la biografía fílmica de éste, "Enrique IV"(2010).  

María Mancini (1639-1715) Es una de las sobrinas del poderoso cardenal Mazarino, y al igual que su hermana Olympe se convierte en amante del rey Luis XIV. La influencia de María sobre el joven rey no es bien vista por la reina madre, Ana de Austria, y el propio tío de la joven, y fuerzan la separación de los amantes. Ante la noticia de que circulan unas memorias de su vida, la propia María se decide a escribir unas memorias en 1677. Una pintura de 1660 atribuida a Voet retrata a una María Mancini convertida en princesa Colonna por su matrimonio forzado con el príncipe Colonna tras su separación del monarca francés. Carla Butttarazzi es María en la serie francesa "La reina y el cardenal" (2009).
Louise de La Valliere (1644-1710). Luisa, duquesa de La Valliere era una joven discreta, rubia de ojos azules, pero coja, lo que la impedía brillar en los bailes de la corte. Su idilio con el rey Luis XIV empezó según algunos como una especie de cruel broma, el objeto era tapar el interés, y posiblemente algo más, que el rey  sentía por su cuñada Enriqueta, ambos decidieron usar a Louisa como tapadera. La joven acabó enamorada del rey y el monarca a su vez se fue sintiendo cada vez más cautivado por la muchacha. El resultado de estos amores fueron 4 hijos, aunque eso no la salvó a ella de tener que retirarse a un convento cuando fue sustituida por la favorita en ascenso. En el palacio de Versalles cuelga un retrato de la favorita como Diana cazadora realizado por C. Lefébvre en 1667. Como personaje importante dentro de la última novela de la trilogía de los mosqueteros de A. Dumas, su presencia es obligada en casi todas las adaptaciones que se han hecho de ella. En "El quinto mosquetero" (1979" la espectacular Ursula Andress es Louise.
Madame de Montespan (1640-1707) Francoise de Montespán, es decir Francisca, se cambia el nombre y se pone Athenais, que como dirían hoy "molaba" más. En la corte francesa desde muy joven al servicio de las reinas, su lengua mordaz y su picardía atraen al  mujeriego Luis XIV. Caprichosa, autoritaria, mandona, la de Montespán tiene a sus pies a la monarquía francesa. Era peligroso tenerla en contra mientras gozó del favor del rey. Fue la verdadera artífice del lujo desmedido de la corte pero también de la protección a las artes. Su implicación en el llamado "caso de los venenos" terminó con su caída en desgracia, supuestamente participó en el envenenamiento de otra de las favoritas del rey, aunque hoy se cree que ésta murió de enfermedad. Sin embargo la Montespán sí se estaba envenenando sin saberlo a ella misma pues se maquillaba en exceso de blanco con un compuesto que contenía carbonato de plomo de alta toxicidad. El cuadro de la Montespan que cuelga en el Palacio de Versalles ya muestra el gusto por lo teatral  y el lujo de la favorita. Jennifer Ehle es Athenais en la interesante película "Un poco de Caos" (2014).
Madame de Maintenon.(1635-1719). Françoise d´Aubigné, marquesa de Montespán, se coloca como institutriz, gobernanta, o canguro de los hijos bastardos del rey por recomendación de Madame de Montespan, y acaba por sustituirla en el amor real (¿de ahí qué hoy ellas desconfíen de las canguros jóvenes?). El rey inicialmente la había encontrado insoportable, pero la insoportable se hizo imprescindible, y llegó a casarse con Luis XIV a la muerte de su esposa, y convertirse en el poder en la sombra como la hábil estratega que era, o eso afirmaron algunos. El cuadro de P. Mignard de 1694 del Palacio de Versalles muestra a una mujer madura, serena, muy lejos de los gustos iniciales del monarca galo. En la serie francesa "L´allée du roi"(1996) la actriz Dominique  Blanc es la espabilada gobernanta.
Madame de Pompadour (1721-1764). Jeanne Antonieta Poisson más conocida como la marquesa de Pompadour fue la amante y consejera del rey Luis XV.  Una de las más influyentes e inteligentes favoritas de reyes, la Pompadour consiguió mantenerse cerca del rey incluso cuando él perdió el interés sexual en ella. Se convierte en la suministradora de nuevas jóvenes para el rey, mientras ella se dedica a sus obras de mecenazgo y construcciones. F. Boucher realiza un magnifico retrato de la marquesa en 1758, hoy en la Galería Nacional de Edimburgo. Helene de Fougerolles la interpreta en dos ocasiones, en la serie comentada en otro post "Jeanne Poisson, la Marquesa de Pompadour"(2006) y en "Fanfan la tulipe" (2003).
Queda claro que los monarcas galos durante la Edad Moderna no se privaban de los llamados placeres carnales con un Enrique IV que encabezaba la lista al atribuirsele más de 30 amantes, y un Luis XV que tampoco se quedaba corto. Pero algunas sólo fueron acompañantes de las noches reales, mientras otras fueron verdaderas gobernantes con quien convenía estar a buenas como algunos cortesanos tuvieron que aprender.  


PAZ EN LA GUERRA

FELIZ NAVIDAD

Título Original: Joyeux Noël

Año: 2005

País: Francia

Duración: 115 min.

Dirección: Christian Carion

Reparto: Diane Kruger, Benno Fürmann, Daniel Brühl, Guillaume Canet, Gary Lewis, Dany Boon 

Marco Temporal: 1914-1915

Marco Espacial: Bélgica



Niños de distintas nacionalidades recitan poemas ante clases vacias. Cada poema incita a la violencia contra una nación vecina a la que se ve como el enemigo natural. En Inglaterra el joven Joseph ayuda al pastor Palmer a restaurar las figuras de su iglesia cuando llega su hermano y le comunica rebosante de alegría que la guerra ha estallado y los ha alistado. El impresionado pastor ve partir a los dos jóvenes como si marcharan a una fiesta, desesperado mira al cielo buscando una respuesta. Las velas de la iglesia se han apagado. En Alemania ante un escenario lleno de velas encendidas la soprano Anna Sorensen canta un aria, pero la representación es interrumpida por un militar.

El film francés parte de una serie de anécdotas ocurridas durante las Navidades de 1914 en las trincheras europeas durante la Primera Guerra Mundial, aunque concentrándolas en un sólo punto. Siguiendo a varios personajes de algunos de los países en conflicto se va mostrando como los sentimientos positivos, la solidaridad, el amor, la amistad, pueden aflorar incluso en los peores momentos e imponerse a los negativos como la ira y el odio.

"Feliz Navidad" usa como base histórica de su trama la espontánea tregua que recorrió las trincheras en las Navidades de 1914 parando la guerra. El film por motivos artísticos cuenta varios hechos que sucedieron en lugares distintos todo a lo largo del frente en un sólo lugar: como el canto de villancicos, el partido de fútbol, los intercambios de regalos, etc. En esta trinchera confluyen también los destinos de los protagonistas de la película. 

Toda la cinta es un alegato antibélico cargado de sentimientos y una clara llamada a la solidaridad universal. Que la denominada "tregua de Navidad" sea la excusa, hace que el film llegue más al gran público. Algunas críticas la acusaron de "blandengue" o de buscar la lágrima fácil, y se le negó todos los premios a los que la cinta fue candidata, ni el óscar como mejor película extranjera, ni césar, ni bafta, ni globos de oro, ni nada de nada, se quedó en nominada a todo ganadora de nada (bueno, mentira, en Valladolid le dimos un premio). El ejército francés se había negado a que se filmara en Francia, y tuvieron que rodarla en Rumanía. Cinco países participaron en su realización: Francia, Alemania, Inglaterra, Bélgica y Rumanía, y a pesar de ello la crítica internacional no fue generosa con ella. Sin embargo el público, sobre todo en Francia, apoyó la película, y sigue valorándola positivamente.

Si eres más duro que una piedra y te encantan las películas extremas, las de guerra que rezuman vísceras y sangre, éste no es tu film. Si por el contrario es de los que echas una lagrimita a escondidas, que disimulas sonándote o alegando que te pica  un ojo, o de los que directamente lloran a "moco tendido" te encantará "Feliz Navidad" ( No, no voy a decir a que clase pertenezco yo).

Por cierto en el partido de fútbol, al revés que en la guerra, ganaron los alemanes por 3 goles a 2.  

EL CONQUISTADOR Y LAS MUJERES

Batalla de Centlla. Mural en Paraíso. Tabasco.  H. Magaña.  
LOS AMORES DE HERNÁN CORTÉS

La llegada de los españoles a América le reportó muchos beneficios a la Corona, y a quienes habían emprendido la aventura. El Nuevo Mundo era un lugar exótico lleno de extraordinarias maravillas, nuevas materias primas, frutos y productos variados de la Naturaleza, metales preciosos, y costumbres extrañas. Muchos conquistadores sucumbieron al extraordinario encanto de las nuevas tierras, bueno y de sus hermosas habitantes. Procedentes de una mojigata Europa, de una aún más beata España, ver a todas aquellas "hembras" como Dios las trajo al mundo, ofreciendo sin pudor sus encantos a los recién llegados, despertó la libido de más de uno, y Cortés batió todos los récords.

Hernán Cortés. M. de América. Madrid.
Hernán Cortés (1485-1547), conquistador de México, era un mujeriego impenitente, y América fue para él el Paraíso. Antes de su primer matrimonio Cortés tuvo una amante Leonor Pizarro, que en 1514 o 1515  le da su primer retoño, una niña, Catalina, que nace en Santiago de Cuba. Cortés que era pariente del conquistador Pizarro, también es muy posible que lo fuera de su primera amante conocida. La niña llevará el apellido de la madre, pero su padre la legitimará en 1529.

A su primera esposa el extremeño insaciable, se casó dos veces y tuvo al menos once hijos de sus múltiples relaciones, la conoció en Cuba. Era Catalina Juárez. Nunca le dio hijos. Cuando Catalina comenzó a descubrir sus infidelidades las broncas del matrimonio fueron en aumento. El 1 de noviembre de 1522 la pareja celebraba una fiesta, Catalina molesta con su esposo se retiró a su habitación. Más tarde Cortés tras despedir a sus invitados subió. Tres horas más tarde se oyeron gritos y golpes, y luego al marido gritando pidiendo ayuda. Cuando entraron en la habitación, Hernán sostenía el cuerpo de su mujer muerta. Ella tenía marcas en el cuello, los ojos abiertos casi saliéndose de su cuencas, la gargantilla que lucía en su cuello estaba rota, y la cama estaba orinada. Hernán Cortés alegó que su mujer había muerto de un ataque de asma. Eso no impidió que la madre y el hermano de Catalina demandaran al conquistador por asesinato. El caso fue desestimado, aunque años después los herederos de Cortés tuvieron que pagar una indemnización.

La Malinche. Mural. Diego Rivera. 1951
¿Mató Cortés a su esposa y lo ocultaron para evitar el desprestigio? No se puede asegurar, pero sí estaban demostradas sus numerosas infidelidades y el mal ambiente que se vivía ya entre los dos cónyuges. Sabidos son sus amores con doña Marina, la india conocida como Malinche, que le sirviera de traductora en su conquista de México, y que en 1522 le había dado un hijo, Martín Cortés, que también sería legitimado en 1529.

Viudo y poderoso, el licencioso Cortés estaba listo para retomar, si es que alguna vez las había dejado, sus costumbres sexuales. De cara a la galería se mostraba moderado, decían que no le robaba mujer a ninguno de sus hombres, o que rechazaba las esposas que los caciques indígenas le ofrecían, pero eso era pura propaganda. La realidad era muy otra. A Hernán Cortés le daba igual la raza o la edad, y no le hacia ascos a ninguna, debía de ser de esos de "dime con quien andas y si está buena me la mandas".

Isabel Moctezuma. Codex Cozcatzin.
Durante sus andanzas por México fue recibiendo regalos en forma de jóvenes que los caciques le otorgaban. En Cempoala el cacique local le entrega a su sobrina como presente, a la que nombran como Catalina, aunque con ésta los cronistas dicen que nunca se acostó y era como un padre para con ella. ¡Qué buenos sentimientos los de don Hernán! Pero es que luego añaden que era horriblemente fea. El cacique de sonoro nombre, Cuesco, le entrega también su hija, que Cortés incorpora a su particular harén, aunque termina por cedérsela a uno de sus capitanes. La hija del cacique de Tezcoco, Francisca, es otro de los tributos o premios que el insaciable extremeño lleva a su lecho.

Jura de Cortes en 1511 como alcalde de Santiago de Cuba.
Con la conquista del trono azteca, Cortés se hace también con las hijas de Moctezuma. Una princesa mexicana,  de nombre cristiano Ana, muere durante "la noche triste", pero no sin antes haber pasado por la cama del conquistador. Pero es la mayor de las hijas del emperador la que más atrae su atención, Tecuichpochzin, que para mejor pronunciación cambiaron en Isabel Moctezuma, aunque por el momento la joven princesa va a otras manos. Pero Moctezuma presintiendo su final le encarga al conquistador que cuide de sus hijas, ¡y vaya si las cuidó!

En 1525 Cortes está liado con una española, Elvira Hermosillo, que le da su tercer hijo ilegitimo, y no será el último, Luis Cortés Altamirano, quien será legitimado junto con sus otros dos hermanastros.

El conquistador, tal vez queriendo acallar las voces y los rumores que le acusaban de "tiene más de gentilicio que de cristiano", "tenía infinitas mujeres", va colocando a sus "protegidas", y en 1528 se casa con Juana Ramírez de Arellano, y se establecen en Cuernavaca. Doña Juana le da 6 hijos legítimos, 2 chicos y 4 chicas. Es de esperar que bien casado, asentado, y dedicado a la cómoda tarea de hacerle hijos a su esposa, el infatigable se tranquilizara un poco. ¡Qué va!

La marcha a Tenochtitlán. Ferrer Dalmau.
En 1529 salen a relucir sus amores con una joven española llamada Marina de Triana. Pero es que en un juicio la madre de la joven, una tal Catalina, declaró que don Hernán también se había intentado acostar con ella. Según doña Catalina había ido a pedirle que le diera unos indios para su servicio y el conquistador la recibió en la cama hacia donde quiso llevarla a ella. Siempre siguiendo la versión de la madre de su amante, ella por supuesto lo rechazó: "¿no sois cristiano, habiéndoos echado vos con mi hija queréis echaros conmigo?" Vamos, que el "buena pieza" se cobraba los favores, aunque la madre de la señorita no parece que anduviera tampoco muy fina.

Entre tanto ha dejado embarazada a Isabel Moctezuma, que había enviudado de su anterior marido. Para evitar más rumores casa a la princesa con otro de sus hombres para que el embarazo pase desapercibido. En 1528 nace Leonor Cortés Moctezuma, nieta del emperador azteca e hija del hombre que derribó su imperio.

Genealogia Moctezuma.  Codex  Techialoyan
Cortés se ha hecho cargo de las hijas de Moctezuma, a la princesa Isabel, ya sabemos que la casó, y luego él mismo le hizo "un regalito". Pero es que además se hizo cargo de dos jóvenes más, hijas de una concubina del emperador, se trataban de Leonor y María Moctezuma, quienes vivían en una de las casas de extremeño, quien se justificaba con aquello de "que eran las mejores joyas que él me daba y me pidió que partiese con ellas de lo que tenía porque no quedasen perdidas, especialmente la mayor, que ésta quería él mucho". Y Cortés heredó a la muchachas a las que cuidó tal vez en "exceso".

María Moctezuma protagonizó una triste historia de amor, y es que el secretario de Cortés, Alonso Valiente, se enamoró locamente de ella. Valiente estaba casado con Juana Mansilla, una mujer que durante la ausencia de Cortés y su marido había sido azotada por dos conspiradores por negarse a dar por muertos a su marido y al conquistador, y que era considerada una auténtica heroína y mujer de carácter. Pero a Valiente su arrojada mujer no debía de llenarle, porque perdió la cabeza por la india. Alonso repudió a su esposa, y a punta de espada obligó a un canónigo a casarle con María Moctezuma. Pero claro el amor de estos dos no podía llegar muy lejos, la curia anuló el matrimonio, envió a la india embarazada del español a un convento en Castilla, y a él le obligó a seguir con su heróica esposa española.

Hernán Cortés. R.A.San Fernando
Pero volvamos a Cortés que durante el juicio de residencia de 1529 tuvo que escuchar lindezas de los testigos como que "se echaba carnalmente con más de 40 indias" (y sin viagra). Se recordó que en su casa vivían y compartían su lecho varias hijas de Moctezuma. Además se afirmó que en su casa de México tenía infinitas mujeres "de la tierra y de Castilla", y que le daba igual si eran parientes entre sí, algo ya demostrado por sus relaciones con las princesas aztecas y por el caso de la madre y la hija. También se afirmó que el "conquistador" no se detenía en sí la mujer estaba casada o no, que tenía marido, se las apañaba para mandar a éste fuera, y luego se las ingeniaba paraa acostarse con la esposa, dejando a más de una embarazada. Si las acusaciones eran ciertas, Cortés repobló él sólo medio México.

Sólo en 1534 Cortés contesta por escrito a quienes le acusan de ser un sátiro licencioso. Según él los cargos que le motejan de licencioso " lo tal no pasa", ya que es un buen cristiano, y que además las acusaciones no están bien probadas, y que sus acusadores son " hombres de baja suerte y manera e infames".

De español e india, mestizo. 1779. M. Antropológico Madrid 
La promiscuidad de Hernán Cortés no es un caso aislado, ni mucho menos, cuando los españoles llegan a las Américas, eso es lo que se encuentran. Los caciques, reyes, y poderosos en general mantienen auténticos serrallos, y los recién llegados, que en muchos casos no son lo más granado de la sociedad española, imitan lo que les interesa de sus conquistados. En la Europa cristiana la poligamia estaba muy mal vista porque los acercaba al enemigo natural, los musulmanes, pero aquí, lejos de la autoridad ¿por qué iban a rechazar tanta beldad? Y más cuando los propios líderes locales les ofrecían sus hijas, sobrinas, y demás, en busca de una alianza que les protegiera de sus enemigos, y les permitiera usar a los poderosos "barbudos" para sus fines. En lo que hoy es Paraguay, los guaraníes solían usar las mujeres como moneda de intercambio, y así una mujer podía costar una camisa, un cuchillo, una hachuela. Los caciques llegaban a tener entre 20 y 30 concubinas, y cuantas más mejor porque era síntoma de su virilidad. Cualquier europeo varón que llegara a estos lares creía encontrarse en el paraíso musulmán, y cuando conquistaban una zona, al ocupar el lugar del cacique o ser elevados por los locales a tal categoría, tenían el derecho según unos y otros de gozar de los mismos privilegios. Los guaraníes sellaron la alianza con Juan de Ayolas entregándole "seis muchachitas, la mayor como de 18 años, y a cada hombre de guerra, dos mujeres".  Con estos planteamientos no es de extrañar que en unos 30 años la capital de Paraguay, Asunción, tuviera más de cuatro mil mestizos, salidos de apenas 1000 españoles, que la mayoría de esos 30 años no llegaban a 500 individuos.

Mestizo e india. 1763. Cabrera
Como escribió un presbítero en relación a lo que estaba viendo: "Digo Vuestra Señoría Ilustrísima que pasa así que el cristiano que está contento con cuatro indias es porque no puede tener ocho, y el que con ocho porque no puede tener dieciséis...si no es alguno muy pobre, no hay quien baja de cinco y de seis."

Por supuesto cuanto más alta es la categoría del individuo más acumulación de mujeres llega a tener, y en eso Cortés se ve que no fue una excepción. Ya lo afirmó el clérigo, Martín González : "Querer contar y enumerar las indias que al presente cada uno tiene es imposible, pero paréceme que hay cristianos que tienen a ochenta y a cien indias..."

SOBREVIVIR CON EL DIABLO

LA CORTESANA

Título Original: The Devil´s Whore

Año: 2008

Nº de Episodios: 4 (215 min.)

País: Reino Unido

Director: Marc Munden

Reparto: Andrea Riseborough, John Simm, Michael Fassbender, Dominic West, Peter Capaldi.

Marco Temporal: 1638-1660

Marco Espacial: Inglaterra



Londres. 1638. En el Palacio de Whitehall la joven Angélica se esta preparando para su boda, cuando el mismo  monarca de Inglaterra, Carlos I irrumpe en el cuarto. Todos se arrodillan y rezan para que Dios bendiga el futuro enlace. La muchacha no puede evitar recordar su infancia y los tristes acontecimientos que marcaron su nacimiento con el ajusticiamiento del sacerdote católico de su madre, y luego sus juegos infantiles con su primo, él que ahora va a convertirse en su esposo, después rememora el abandono de su madre para ingresar en un convento. Pero sobre todo no puede evitar recordar el día que renunció a Dios, y la niña Angélica vio al diablo. 

La mini serie británica va a seguir la vida de una mujer ficticia del siglo XVII, Angélica Fanshawe, durante los duros años de la Guerra civil en Inglaterra que terminó con un rey e instauró un nuevo régimen presidido por Cromwell. A lo largo de 4 episodios vamos siguiendo la vida de la protagonista durante más de 20 años en una Inglaterra convulsionada por las guerras y luchas de facciones, por los cambios de poder, y por las sangrientas venganzas que unos toman sobre otros. Angélica es una superviviente que se adapta a las circunstancias y hace lo que sea necesario para salir adelante.  Al mismo tiempo el espectador asiste con ella a la evolución de los acontecimientos, y con ella ve los distintos puntos de vista, primero desde arriba desde la nobleza, para luego cambiar varias veces de bando. Al lado de la protagonista, casi a su mismo nivel, está otro personaje, el interpretado por John Simm, quien encarna a Edward Sexby, un soldado puritano y perteneciente a la facción de los niveladores que existió realmente. Las historias de Angélica y Sexby se cruzan a lo largo de los años y nos dan una visión completa los tumultuosos hechos que agitaron la Inglaterra de la mitad del siglo XVII.

"Devil´s Whore", o como se llamó finamente en algunos países de habla hispana "La cortesana", es una mini serie interesantísima, donde no sólo aprendemos quienes se oponían a la monarquía, y se atrevieron a derrocarla, sino también quienes fueron más allá, como los niveladores, y se opusieron también al nuevo tirano, que ejerció como rey aunque no tomara su nombre. Los grandes personajes de su época desfilan por los cuatro episodios en algunos casos magistralmente interpretados, y otros menos conocidos por el público no inglés como Thomas Rainsborough personificado por Michael Fassbender. ¡Ah! y a pesar del título y de la visión demoníaca, no es ni una serie de terror ni fantástica.

La serie se encuentra completa en you tube, aunque en idioma original subtitulada al español. Aquí debajo os dejo el primer capítulo para quien se atreva a verlo. Merece la pena, y su modernidad en algunos aspectos, asusta. Modernidad por otra parte que yo creo que es intencionada. Ved y judgad.

RAPIDA, BELLA Y MORTAL

BELLADONA


Título Original: Belladonne

Guionista: Ange

Dibujante: Pierre Alary

Año de Publicación: 2004-2007

País: Francia

Marco Temporal: 1680

Marco Espacial: Francia





París.1680. El rey Luis XIV hace su entrada en un salón lleno de cortesanos rodeado de sus guardias y una desconocida novicia que llama la atención de los más curiosos. De pronto la joven religiosa extrae de las amplias mangas de su hábito un reluciente objeto metálico que brilla amenazadoramente, es un afilado abanico que se alza velozmente hacia el cuello del soberano para finalmente desplegarse e impedir que el disparo de un oculto tirador que dispara desde una galería alcance al rey. La rápida monja acaba de salvar al monarca, pero sus hazañas acaban de comenzar, con una agilidad sorprendente se impulsa sobre los hombros de un mosquero y trepa hasta la galería para enfrentarse al asesino.

Una conspiración para matar al rey francés, un cuerpo de élite conocido como La Cámara Secreta destinado a proteger al monarca, y una bella espadachina entrenada en las artes marciales que cual agente secreto del siglo XVII se embarca en peligrosas aventuras. En tres volúmenes presentados luego como un integral, al menos en España, se desarrollan las andanzas de la hábil luchadora, Marie, de sobrenombre Belladona.

El guionista, o mejor guionistas, ya que Ange es un seudónimo que oculta a un matrimonio Anne y Gérard Guéro, urden una trama donde se mezcla el genero de "capa y espada" y el de superagentes, de manera que la protagonista femenina es una mezcla entre D´Artagnan o Alatriste y Bond o Jason Bourne. No es que la trama resulte especialmente original, pero desde luego entretiene y mucho.

El dibujo sin ser malo recuerda demasiado a las películas de dibujos animados, incluso la protagonista sin ser oriental tiene un toque a la Mulan de Disney, y es que el dibujante Pierre Alary trabajo para dicha compañía, y eso se nota. Eso que algunos les parece magnífico para mí es lo que más molesta de un cómic, por otra parte estupendo, pero es que los dibujos del bueno de Alary no son los propicios para un cómic histórico, al menos no en éste, pues lo dota de un sentido de irrealidad que hace que nos parezca estar ante una película de dibujos animados. Aunque Alary suele comentar que le encanta dibujar edificios de piedra, en "Belladona" se luce más en las escenas de acción que en los retratos de personajes o edificios.

Pero para que comentar más si podéis verlo por vosotros mismos en la pagina de Galicia comics. ¡A disfrutarlo!
    

EL REINO DIVIDIDO

LA CORONA PARTIDA

Título Original: La corona partida

Año: 2016

Duración: 113 min.

País: España

Dirección: Jordi Frades

Reparto: Rodolfo Sancho, Irene Escobar, Raúl Mérida, Eusebio Poncela, Ramón Madaula, Jordi Díaz, Fernando Guillén Cuervo, José Coronado, Úrsula Corberó.

Marco Temporal: 1504-1516

Marco Espacial: España


1504. El cortejo fúnebre de la reina Isabel de Castilla desfila bajo la lluvia, mientras un apesadumbrado Fernando se sienta en el único trono que queda. El féretro continúa su paseo por las tierras de Castilla ajeno a las inclemencias climáticas y el sufrimiento de quienes lo acompañan. El destino final de la otrora poderosa soberana es una humilde fosa en un monasterio granadino. Los antiguos consejeros de la reina siguen ahora al servicio del rey Fernando, y le advierten de los posibles manejos de su yerno Felipe.     

La película abarca todo el período comprendido entre la muerte de la reina Isabel I y la de su esposo Fernando. En ella se narrarán las luchas e intrigas entre Felipe el Hermoso y su suegro Fernando por el trono de Castilla, y a la muerte del primero los intentos del segundo de mantener la unión de las coronas de Castilla y Aragón, y evitar la división del reino. En medio de estas luchas navegando entre las ambiciones de un padre y un marido, la verdadera heredera del trono, Juana, a quien la Historia motejaría como "la Loca".

Jordi Frades, que ya había dirigido la serie "Isabel", lleva a cabo su continuación pero ahora en formato cinematográfico con "La corona" partida". Repite el director, y con él repite la mayoría del reparto que le había dado el triunfo televisivo. La realización de la película también tenía como excusa el rellenar el hueco histórico que la siguiente serie histórica de la Televisión pública presentara como continuación a la Frades, "Carlos, rey emperador". En realidad lo que tenía que ser una ventaja, es decir aprovecharse del tirón de la serie madre, también podría ser un lastre, que la mayoría la viera como una tele movie y no pagara por ir a verla al cine, y algo así debió de suceder porque lo recaudado estuvo muy por debajo de lo esperado, aunque fue una de las películas españolas más vistas en el 2016.

La película es una más que digna continuación de la serie, pero siempre se verá como el paréntesis entre los dos productos televisivos, y eso sin restarle calidad sí le quitó sentido a su estreno en cines. La actriz Irene Escobar, que ya había encarnado en la serie a Juana, se ha creído el papel en la película, y nos regala una meritoria interpretación. Más difícil lo tiene su compañero de reparto, Raúl Mérida, que intenta interpretar a un Felipe con el que los guionistas se han cebado, el muchacho se esfuerza por hacérnoslo odioso, y la verdad es que casi siempre lo logra.  El interés de "La corona partida" radica en que a pesar de contar una historia ya vista en el cine español, "Locura de amor"(1948)," Juana la Loca"( 2001), la narración prosigue más allá de la muerte de Felipe, y se centra en los aspectos políticos más que en la historia de amor o en el terreno sentimental, algo que todo buen aficionado al cine histórico agradece.

Una muestra de la película en forma de trailer:
 Y para los más interesados la propia película completa y en español:

MISTERIO EN LA POSADA

IMPRIMATUR


Título Original: Imprimatur


Autor: Rita Monaldi y Francesco Sorti


Año de Publicación: 2002


País: Italia


Marco Temporal: 1683-1699


Marco Espacial: Italia


11 de septiembre de 1683. Roma. El mozo que trabaja en la posada del Donzello asiste entre asustado y asombrado al cierre de su lugar de trabajo por los hombres del alguacil. El problema no es que los gesticulantes individuos cierren la posada, es que lo hagan con sus ocupantes y el propio mozo dentro. Ha aparecido un cadáver en uno de los cuartos, y las sospechas de una muerte por la peste han desatado el pánico. Se ha declarado la cuarentena y nadie puede entrar ni salir de la posada. Pero una vez encerrados se desata la duda de si el fallecido ha muerto por la enfermedad o envenenado.

El abate Atto Melani, castrato italiano que estuvo al servicio de Francia, es uno de los encerrados en la posada, y quien con ayuda del joven mozo intentará resolver el crimen, y desentrañar los misterios que lo rodean. Intrigas, misterios, política internacional, espionaje, asesinato, son los ingredientes que se mezclan en una novela que partiendo de unas premisas clásicas en las novelas de misterio quiere ir más allá, envolviéndolo todo en una trama que como en las muñecas rusas se esconde dentro de otra trama. El asedio de Viena por los turcos y los intrincados manejos del papa Inocencio XI para frenar el avance de los infieles es el hecho histórico que subyace debajo de la claustrofóbica intriga.

"Imprimatur" es la primera de una serie de novelas que unidas formarían una frase con sus siete palabras, y que contarán las aventuras e investigaciones de un personaje histórico, el abate Melani, que actuará en las novelas como un Sherlock Holmes de finales del siglo XVII y principios XVIII. En la primera novela de la serie, ésta que nos ocupa, su Watson es el mozo enano que sirve en la posada donde se ve recluido. La trama con un grupo de personajes encerrados con un cadáver y un asesinato por desentrañar, tampoco es original, y la hemos visto usada con cierta frecuencia por los maestro del misterio como la misma Agatha Christie. El matrimonio formado por Rita Monaldi, filóloga, y Francesco Sorti, musicólogo, componen una larga novela de misterio histórico que ha sido muy bien vendida en todo el mundo debido en gran parte a la polémica de la que vino acompañada su publicación.

Según la pareja de escritores sus revelaciones sobre la Iglesia y el papa Inocencio XI no habían sentado muy bien al Vaticano que había boicoteado la publicación de su libro. De hecho las primeras ediciones de "Imprimatur" en italiano son hoy objeto de coleccionismo. Los escritores alegando la presión mediática a que estaban sometidos se mudaron a vivir a Viena, desde donde han seguido publicando la serie de novelas. Todo lo cual me parece un alarde de marketing para aumentar las ventas de una novela y sus continuaciones que sin ello hubiera pasado bastante desapercibida.

No es que "Imprimatur" sea una mala novela, aunque la mayoría de los lectores que la comentan suelen considerarla farragosa, pesada, enrevesada, pero sin atreverse a decir que no les gustó; es que es un libro que da demasiadas vueltas, que se regodea en los afluentes abandonando con excesiva frecuencia el curso principal del río, y así no hay quien llegue a la desembocadura. A pesar de ciertas críticas que la acusaban de excesivamente culta (algo que no debería ser una crítica y que jamás se le criticó a "El nombre de la rosa", por poner un ejemplo), no es ese su principal defecto, si no el de irse por las ramas, el de querer abarcar demasiado, y ser en definitiva el producto de dos mentes que en ocasiones no parecen ponerse de acuerdo, como si hubieran llegado a un acuerdo del tipo: "esto lo meto porque es mi campo, y a cambio de te dejo meter esto otro que es más de lo tuyo", si hasta venía con un CD de música.

Si resistimos los desvíos del par de escritores y no nos perdemos por el camino, la novela puede llegar a ser divertida, ofreciendo múltiples datos sobre la época, pero también misterio, intriga y algo de diversión, encarnada sobre todo por los dos personajes que se mueven en los subterráneos, ambos incomprensibles en su hablar, el uno por inventar y modificar palabras, el otro por emplear una única para todo, que el mozo narrador de toda la historia califica "los rebuznos de Ciacconio y las circunvoluciones verbales de Ugonio". "Imprimatur" se puede leer y disfrutar, aunque es difícil que entusiasme a la mayoría.    

¡A ROMPER LANZAS!

LOS TORNEOS Y JUSTAS

Las películas sobre la Edad Media y las fiestas en algunos pueblos han popularizado los combates a caballo entre caballeros fuertemente armados y enfundados en pesadas armaduras que tratan de derribarse de su montura para regocijo del espectador.  Repasemos con rapidez esta "deportiva" costumbre medieval.

Origen. En la Edad Media una de las ocupaciones fundamentales era la guerra, y quienes la ejercían debían estar preparados para ella. Los torneos surgieron como la necesidad de facilitar un entrenamiento a los caballeros que en época de paz simularían así las condiciones de batalla. Inicialmente se celebraban en un recinto circular cerrado donde los combatientes simulaban una batalla dando vueltas al circuito, atacándose, retrocediendo, volviendo a atacar, eso se llamaba tornear. El Louvre de Paris guarda un cuadro de Rubens pintado en torno a 1640, que muestra un paisaje con un castillo frente al cual unos caballeros celebran un torneo.  En "La Reina Santa" (1947) los dos príncipes portugueses se enfrentan en un torneo que pretende ser a muerte, y en el que el conocido actor Fernando Rey encarna a uno de los dos contendientes. 
Los inicios. En un principio los torneos eran como el rugby, dos equipos a caballo, con poca protección, y todos contra todos. Con ese planteamiento, ya os podéis imaginar como solía acabar la cosa: brazos rotos, lesiones, heridas variadas, y algún que otro muerto. Si es que como en todos los juegos habría alguno que tendría mal perder, se picaría, y... Como se trataba de un entrenamiento, y aunque se simulaban situaciones reales de combate, las armas solían estar embotadas, romas, o modificadas de alguna forma para hacer el menor daño posible, eran las llamadas "armas corteses". Pero aún así los accidentes fatales seguían ocurriendo. Entre 1447 y 1448 Pisanello decoró el palacio de Mantua con unos preciosos frescos alusivos a las leyendas artúricas, en uno de ellos el caballero Bohort derrota a 60 rivales para poder casarse con una princesa. El rey Arturo y sus caballeros han dado mucho juego al cine, y por supuesto en ellas es raro no encontrar al menos un torneo, sirva como ejemplo "Príncipe Valiente" (1954). 
Reglamentación. Debido a las protestas de la Iglesia que intentaba frenar los torneos que acababan con tan buenos caballeros cristianos, en 1060 Godofredo de Preuilly decidió establecer unas reglas para evitar los excesos, controlar las muertes, y hacerlo más deportivo. Sin embargo para algunos historiadores Godofredo sólo actualizó unas normas que ya existían de antes, pues el mismo Enrique I el Pajarero, rey de Francia Oriental, participó en un torneo en las celebraciones de su coronación, y es de suponer que ya tenían fijadas unas reglas. El cuadro de Warwick Topham recrea la elección de reina de un torneo, escena sacada de la popular novela "Ivanhoe". También es en "Ivanhoe"(1952), film que adapta la novela de Walter Scott, donde se puede apreciar otro de estos espectaculares torneos medievales.
Convocatoria. Los torneos se fueron haciendo más y más populares, y se utilizaban para celebrar todo tipo de eventos, desde el nacimiento del heredero del monarca, hasta una boda principesca, pasando por la coronación del  nuevo rey. Se enviaban heraldos y mensajeros a los principales castillos anunciando la convocatoria de un torneo, se enviaban cartas y carteles a los caballeros más valientes, y se invitaba a todo caballero que se preciara de valor a competir en el torneo convocado. El día del torneo se desplegaban adornos, banderas, se vestían con las mejores galas, se usaba la música y la fanfarria para caldear el ambiente, y después se presentaba a los caballeros que iban a competir. La literatura romántica puso de moda el gusto por los torneos hasta el punto de que el mismo conde de Eglinton se hizo retratar como un caballero medieval a punto de competir en un torneo que el mismo organizó en 1839. La pintura se encuentra en el Victoria and Albert Museum (Londres) y fue realizada por E.H. Corbould. En otra de las novelas de Walter Scott llevada al cine "El talismán" (1954) se organiza un torneo en Tierra Santa.
El Escenario. Solía ser un lugar cerrado hecho de madera donde se instalaban galerías y estrados para las damas y personajes principales, todo se adornaba con banderolas y tapices. En un extremo se ponían las tiendas donde se cambiaban los combatientes con sus colores o blasones. En otra parte en un lugar elevado estaba el trono de la reina de la fiesta, normalmente cerca de los reyes o jueces. Los guardias rodeaban el palenque para mantener la seguridad, y unos ministriles daban las señales con trompetas y otros instrumentos. El cuadro de Pierre-Henri Revoil titulado "El torneo" de 1812, ilustra perfectamente el ambiente de estos encuentros. En "Coraza negra"(1954) asistimos al entrenamiento como caballero del protagonista interpretado por Tony Curtis, que por supuesto participara en algún que otro torneo.
Las armas. Se distinguía entre las armas corteses, de las que ya hemos hablado, y que eran bastones, lanzas sin punta, espadas sin filo, etc; y las armas a todo trance, en donde se podía emplear cualquier tipo de arma. Por supuesto hay que diferenciar entre un torneo y una justa, de la que hablaremos luego, en el primero lo frecuente es emplear las armas corteses, en la segunda las de muerte. Como las lanzas solían ser enteramente de madera, se solían quebrar con facilidad, y de ahí la expresión de "romper unas lanzas" para hablar de competir en un torneo. Un relieve que adorna el palacio de los reyes de Navarra en Estella ilustra el choque entre dos caballeros en pleno duelo a caballo "rompiendo lanzas", aunque se usa como base la leyenda de Roldán contra Ferragut.  En un clásico del cine medieval como es "El Cid" (1961) no faltan las típicas justas.
Las normas. Con el tiempo y a raíz de la reglamentación de Godofredo se establecieron unas normas básicas que se debían respetar durante la celebración de los combates. Entre otras reglas destacaban tres: no herir de punta ni al rival ni al caballo, no luchar varios contra uno sólo, y no golpear al caballero que alzara la visera. Además existían normas que se entendían que debían de regular el comportamiento del caballero que se regían por la cortesía y la galantería, y la compasión para con el vencido, algo que quedaba muy patente en las novelas de caballería y poemas, pero bastante alejado en muchos casos de la realidad. El libro de torneos de Rene de Anjou escrito en trono a 1460 que está en la Biblioteca Nacional Rusa en San Petesburgo tiene unas magníficas dibujos de torneos que ilustran los consejos recogidos en él para celebrar estos eventos. En "El temible Robín Hood" (1950), que a pesar del título va de las andanzas del hijo de Robín, se llega a trucar las lanzas de un torneo para matar al personaje encarnado por John Derek.
Desarrollo. Se elegían caballeros que conocían las reglas como jueces, luego los contendientes especifican su linaje y clavan el estandarte en el campo (sólo pueden competir entre iguales). Después los caballeros elegían rival tocando el estandarte de éste. Primero el combate era a caballo y sin separación en el campo, más tarde se puso una valla por seguridad. Cuando se termina la lucha a caballo podían continuar combatiendo a pie con espadas y maza. El vencedor se podía quedar con las armas del vencido. Para finalizar se celebraba un banquete en el que se honraba al ganador.  Un manuscrito francés de 1499 muestra a dos caballeros en plena justa. Las series de corte medieval fantástico también han usado los torneos en alguno de sus capítulos como en "Merlín" (2008) (por cierto con la bandera española de fondo).
Las justas. Aunque a veces se ha utilizado como sinónimo, las justas no son exactamente un torneo, el objetivo de ellas es dirimir una diferencia entre dos caballeros, por un asunto de honor u otra materia. Los luchadores se enfrentan con armas de verdad para saber quien de los dos tiene la razón, y suelen acabar con la muerte de uno de ellos o muy malherido. Si la Iglesia veía con malos ojos los torneos, las justas fueron directamente repudiadas por el mismo Papa, así en 1130 declaró que cualquier caballero que perdiera la vida en una lucha tan innecesaria contra otros cristianos, no podría ser enterrado en tierra consagrada. El artista polaco Z. Ajdukiewicz pintó en 1912 el final de una justa a caballo con el derrotado a los pies del vencedor esperando clemencia. Precisamente la famosa Afrenta de Corpes a las hijas del Cid se resuelve en una justa de tres contra tres como se ve en la  película "Las hijas del Cid" (1962).
Juegos. Los torneos no se componían sólo de el combate entre caballeros, y en ocasiones se amenizaban con juegos previos. Con estos juegos se pretendía demostrar la habilidad de quienes luego iban a combatir.  Los más populares eran: El carrusel en el cual se representaban hazañas famosas en las que participaban carros engalanados y hasta las damas; la sortija que consistía que los caballistas atravesaran en plena cabalgada unos aros con su lanza; la quintena en donde los jinetes golpeaban un estafermo o muñeco móvil que si no eran lo bastante rápidos podía devolverles el golpe. El artista Graham Turner se ha especializado en los cuadros e ilustraciones ambientados en la Edad Media, y eso por supuesto incluye los torneos. "Destino de caballero" (2001) es tal vez la única película dedicada únicamente a mostrar los torneos medievales, aunque lo hace desde una óptica moderna a toque de rock and roll, y con un Heath Ledger totalmente desmelenado.
El final. Los torneos se fueron prolongando hasta el siglo XVI, pero la misma decadencia de la caballería frente al auge de las armas de fuego fue terminando con ellos. Además que la Iglesia los condenara no ayudó a su continuidad. La muerte de Enrique II, rey  de Francia, a resultas de una herida recibida mientras participaba en un torneo acabó por convencer a los más reacios de la peligrosidad de los mismos. El Museo del Louvre de París conserva un cuadro de Delacroix pintado hacia 1824 que demuestra como el mundo de los caballeros medievales siguió fascinando al hombre muchos años después de desaparecer los torneos. La muerte del rey francés en un torneo se escenifica muy bien en el film "Nostradamus" (1994).