MÁS MUERTES EN VENECIA

LAS SUITES VENECIANAS


Título Original: Les Suites Véntiennes

Guionista: Eric Warnauts

Dibujante: Raives

Año de Publicación: 1996-2006

País: Alemania, Bélgica

Marco Temporal: 1737-1738

Marco Espacial: Italia, Senegal, Caribe.





La alta sociedad veneciana se divierte mientras un horrendo crimen se comete en el palacio de uno de sus nobles. Una joven vestida de caballero con el rostro oculto por una mascara regresa a su convento la misma noche en que una noble veneciana es salvajemente asesinada. No es el primer crimen ocurrido en la ciudad de los canales, y las investigaciones no han dado con el asesino. Alessandro Beltrame, hijo ilegítimo de un poderoso aristócrata veneciano, es encargado por éste de ayudar en la captura del terrible criminal. 

A lo largo de 9 volúmenes "Las suites venecianas" desarrolla una sórdida e intrincada trama que parte de los canales venecianos y salta a la ruta de los esclavos de Senegal al Caribe. Crímenes, intrigas, violencia, sexo en una Venecia decadente, opresiva. La magia negra y los elementos oníricos le dan a la historia un tono oscuro que trasmite una sensación de permanente amenaza. Los elementos históricos se circunscriben al contexto en el que se desenvuelve la trama: la decadencia de Venecia como república comercial, el tráfico de esclavos desde su fuente en África hasta su destino en América, son algunos de los interesantes aspectos tratados en la serie.

El color y entintado con esa técnica acuarelista es de lo más adecuado para acentuar la sordidez de la historia. Si el dibujo no es tan detallado como otros de temática parecida, los colores y la tonalidad, lo son todo. El diseño de ambiente es magnífico, la podredumbre de la ciudad italiana traspasa las páginas del cómic, la persistente lluvia empapa al lector, y todo traspira amenaza y drama. Ya con "Giacomo C", cómic también dedicado a la misma época y lugar,  teníamos crímenes violentos como hilo conductor, pero allí había humor, detallismo, colores vivos y brillantes; aquí se huye de eso, los tonos apagados, lo fúnebre y siniestro, lo difuso, crean una atmósfera agobiante, más de acorde con que en "las suites venecianas" se narra.

La presencia de elementos sobrenaturales, la narración en alguno de los tomos en tres escenarios simultáneos sin aparente conexión, lo abocetado de algunos dibujos, hacen algo confusa parte de la trama, pero no le restan valor a esta serie, aunque es cierto que tal vez le sobraran algunas páginas, y se eche en falta una mayor presencia de personajes y hechos históricos. Pero al final el trabajo del alemán Warnauts es suficientemente atractivo y original para darle una oportunidad a estas "suites venecianas".

EL MATRIMONIO DEL EMPERADOR

JODHAA AKBAR

Título Original: Jodhaa Akbar

Año: 2008

Duración: 213 min.

País: India

Dirección: Ashutosh Gowariker

Reparto: Hrithik Roshan, Aishwarya Rai, Sonu Sood, Ila Arun, Kulbhushan Kharbanda

Marco Temporal:1555-1583

Marco Espacial: India



Indostán. Año 1555. La dinastía mogol corre el peligro de desaparecer tras la muerte accidental del emperador Humayun. Aprovechando la situación, el rey Hemu accedió al trono de Delhi. Una gran batalla tuvo lugar en Panipat. En un bando se encontraba el rey Hemu con un ejército que duplicaba al ejército Mogol. En el otro bando estaba Bairam Khan, un general leal al emperador Humayan que estaba entrenando al joven Jalaluddin, de 13 años de edad, para suceder a su padre.

Retrato del emperador Akbar
Jalaluddin Muhammad, apodado Akbar, es decir el Grande, fue considerado el mejor de los emperadores mogoles de la India desde 1556 hasta 1605. La película sigue los pasos de este soberano en la conquista de los distintos reinos que formaban la India, pero sobre todo en su historia de amor con la princesa Jodhaa de Rajput, que le es entregada como esposa con el fin de consolidar la paz. Lo que comienza como un matrimonio de conveniencia se convertirá en una lucha del emperador por conquistar a su remisa nueva esposa.

Producción bollywodiense al cien por cien, toda la película rebosa de lujo oriental, fasto, bellos vestidos, lujosos palacios, fabulosos adornos, guapos protagonistas, y por supuesto música. El personaje de la princesa, interpretada por la bellisima Aishwarya Rai, de diferente religión a la del emperador sirve para justificar su tolerancia en materia religiosa y sus reformas en este sentido. Curiosamente en la tierra de la supuesta princesa (su historicidad está por demostrar) el film no fue proyectado por las protestas de activistas que consideraban que distorsionaba la verdad histórica: que si le tal Jodhaa no estaba casada con el emperador si no con su hijo, que si la madre del emperador no era la que dicen si no otra, etc; en fin que por quitame allá unos hechos históricos, los rajputanos o como se llamen los habitantes de tal región, boicotearon el film.

El Akbar fílmico.
La inmensa mega producción, casi tres horas y media de duración, tiene casi de todo, grandes batallas, intrigas palaciegas, bailes y números musicales, y como no, la consabida historia de amor que tanto gusta al espectador indio. Desde luego no se escatimó en gastos ni lujos, y si sois aficionados al cine oriental, y más concretamente al de Bollywood, esta película no se os puede escapar.  Si lo que os gusta es el cine histórico, aunque el film sea una mezcla de géneros, el personaje es lo suficiente interesante como para echarle un vistazo, y si os cansan los números musicales siempre podéis avanzarlos, aunque en la India tienen la teoría de que ya que pagan el cine, hay que sacarle provecho.

Aunque el film es realizado con muchos medios y al gusto indio, tampoco es que nos encontremos con una producción donde los videoclips musicales se enlazen unos con otros unidos por una delgada trama de amor. "Jodhaa Akbar" es mucho más que eso, y aunque no estemos ante el ultracorrectismo británico, o el carismático cine americano, la película aún tratándose de un film de corte romántico tiene suficientes elementos históricos para que nos fijemos en él. A las aficionadas al cine de la India (en Occidente mayoritariamente mújeres) les encantará, y al resto , siempre que soporten los metrajes largos, les entretendrá.

UNA ACTRIZ EN LA INGLATERRA DE LA RESTAURACIÓN

LA MÁSCARA


Título Original: The Vizard Mask


Autor: Diana Norman


Año de Publicación: 1994


País: Inglaterra


Marco Temporal: 1664-1689


Marco Espacial: Inglaterra


Penitence Hurd llega a Londres en el verano de 1664, es una joven puritana procedente de Massachusetts que viene en busca de su tía. Cuando desembarca, no será la única en bajar del barco, las ratas portadoras de la peste lo hacen con ella. La joven tartamuda se expresa mediante una tablilla para evitar enredarse con las palabras. Todo en la ciudad es nuevo para ella, y sus pesquisas en busca de su tía la conducen a los barrios más peligrosos de la ciudad. La rigidez de sus costumbres choca con el libertinaje que impera en los suburbios londinenses, y Penitence se verá arrastrada a una nueva vida como nunca se hubiera atrevido a imaginar.

La escritora Diana Norman hace un repaso en su novela de la sociedad de la Inglaterra de la Restauración. La protagonista recién llegada de las lejanas colonias de América, serán los sorprendidos y críticos ojos a través de los cuales la novelista recorre los peldaños de la sociedad británica durante los reinados de Carlos II (1660-1685) y Jacobo II (1685-1688), culminando con la llegada al trono de Guillermo III. Las grandes protagonistas de la novela son las mujeres, ya sean prostitutas, actrices, escritoras o nobles, y a través de ellas, conocemos el papel de la mujer en este período de la historia, al tiempo que asistimos al discurrir vital de la protagonista, sus amores, sus aventuras y desventuras, y los interesantes personajes que se cruzan en su vida.

Margaret Hughes. Lely. 1670
La protagonista de la novela Peg se basa en un personaje real la que se considera la primera actriz profesional en Inglaterra, Margaret Hughes (1630-1719). El recorrido vital de la actriz le permite a la novelista presentar al lector ambientes tan contrastados como los prostíbulos más bajos de Londres, la cárcel de Newgate, o la misma corte de los reyes Estuardo. Los personajes ficticios se alternan con los históricos en una entretenida amalgama, así escritoras como Aphra Behn, o el príncipe Rupert, duque de Cumberland, se mezclan con actores, prostitutas, y cortesanos, en una interesante narración, que aunque no sigue fielmente la vida de la actriz, e incluso modifica algunas cosas, da una visión bastante acertada de la Inglaterra de los Estuardo.

"La máscara" es una novela escrita por una mujer pensando sobre todo en las mujeres, pero que cualquier hombre interesado en la Historia podrá disfrutar igualmente.   

DE PRINCESAS Y DAMISELAS EN APUROS

LAS MUJERES EN LA EDAD MEDIA SEGÚN EL CINE

La Edad Media sirvió en el cine sobre todo en su etapa más clásica como marco de innumerables aventuras. Los caballeros andantes, los esforzados héroes y los príncipes encantadores recorrieran el mundo medieval "desfaciendo" entuertos. Y mientras tanto ¿cuál solía ser el papel de la mujer en estas aventuras primero de novelas y luego filmicas? Dejarse secuestrar por el villano de turno, poner cara de estreñimiento agudo, dar un par de grititos, y esperar que el arrojado héroe acudiera al rescate. Así cuando las niñas con mayoría de hermanos varones intentaban participar en los juegos fraternos solían acabar atadas a un árbol desgañitándose a chillar aquello de "Yo no quiero ser rescatada, quiero jugar también". Afortunadamente las cosas han cambiado. En homenaje a aquellas pacientes Damiselas, repasaremos unas cuantas princesas o damiselas en apuros que durante el Medievo sufrieron las asechanzas del malvado de turno. Algunas tuvieron su base real, otras surgieron de la literatura, y otras nacieron directamente en el cine. Casi todas las grandes actrices de Hollywood se enfundaron el traje medieval y se aprestaron a ser rescatadas o enamoradas por el apuesto príncipe.

Ginebra. La esposa del mitico rey Arturo es el ejemplo más claro de dama en apuros. Aun cuando su existencia real está discutida, y de haber existido pertenecería más un un final de la Edad Antigua que propiamente al Medievo, los escritores y guionistas han preferido situarla en plena Edad Media, siendo rescatada de sus tribulaciones no por su marido y rey, sino por su enamorado caballero Sir Lancelot.  El cuadro de Henry Justice Ford de 1910 retrata a una reina Ginebra en medio de un hermoso paisaje, pero arruinando su preciso vestido. Como a Ava Gardner ya la pusimos en otro artículo, hoy elegimos a una actriz menos conocida  Jean Wallace, la esposa de Cornel Wilde quien la saca de apuros en "La espada de Lancelot" (1963), donde marido y mujer interpretan a sir Lancelot y a la reina Ginebra.
Isolda. La princesa del ciclo artúrico que se enamoró del caballero Tristán. La historia de amor trágica de los dos amantes ha sido reinterpretada numerosas veces en el arte: pinturas, escritos, operas, y películas, se hicieron eco de los amores y desventuras del caballero y su doncella. El cuadro de 1902 de Leighton muestra a los dos amantes descubiertos en pleno cortejo. Lea Bosco interpretó a una lánguida Isolda en la miniserie "El corazón y la espada" (1998).
Princesa Morgana. La princesa Morgana, nada que ver con la del mismo nombre del ciclo artúrico, es un personaje literario aparecido en la novela de Edison Marshall (1894-1967) "Vikingos". Se trata de una princesa de las islas británicas secuestrada por los vikingos que desata los intereses romántico-sexuales de dos hermanastros normandos, quienes acaban enfrentados. El secuestro de mujeres por parte de los navegantes del norte era algo habitual, hasta tal punto que recientes estudios han demostrado que hay descendientes de una mujer de la América precolombina en Islandia. El cuadro de Evariste Vital Luminais (1822-1896) del Museo Anne de Beaujeu en Moulins (Francia) data de en 1894, y recoge precisamente el momento en que unos piratas normandos del siglo IX raptan a una joven. Janet Leigh se especializó en estos papeles de mujer deseada y en constante peligro, situación de la que la solía sacar su marido en la vida real, Tony Curtis, quien encarnaba al caballero rescatador, como sucedía en la adaptación de la novela al cine "Los Vikingos (1958). Como corresponde a la época la actriz salía más tapada que la modelo del cuadro.
Sherezade. La princesa con más cuento de todas, más que buscar un protector que le sacara de apuros, aguzó el ingenio y salió ella misma de líos a base de echarle mucha imaginación. Basada en un personaje real, unos dicen que en la madre del califa Harun-al Rashid (766-809), otros que en la reina Homay, la princesa árabe conquistó el corazón de su esposo con su inteligencia, y por supuesto sus fantásicos cuentos que forman el famoso libro "Las Mil y una noches".  El cuadro de Edouard Richter (1844-1913) retrata una Sherezade recostada en un divan a cuyos pies descansa una esclava, tal vez a la espera de ser llamadas por el sultán. La bellísima Yvonne de Carlo interpreta una princesa Sherezade algo diferente a la de las mil y una noches en "El halcón del desierto"(1950), donde más que salir por su ingenio de los peligros recurre a la ayuda del apuesto caballero de rigor, éste, claro está, vestido de árabe.
Lady Marian. El interés amoroso de Robin Hood que inicialmente era una pastora, y que la literatura convirtió en una noble, incluso emparentada con el rey Ricardo. William Clarke Wontner (1857-1930) pinta a la doncella Marian como lo que era inicialmente una pastora asociada a las fiestas de Mayo, y así en el cuadro la representa con una corona de flores, eso sí sin olvidar un atuendo más de noble medieval. Muchas grandes actrices han interpretado a la  enamorada del arquero, en algunas versiones incluso ascendió de dulce damisela en apuros a activa guerrera del alegre grupo de Sherwood, pero pocas como Olivia de Havilland para darle ese punto de candor que tenía en un principio en  "Robin de los bosques" (1938).
Lady Rowena. El personaje de Lady Rowena aparece en la novela de Walter Scott "Ivanhoe", y es la enamorada del caballero protagonista. La novela abrió las puertas a todo un genero de novela en el siglo XIX, la novela histórica, y Lady Rowena se convertirá en el arquetipo de la dama medieval incondicionalmente enamorada del caballero, incluso en su desdicha. Las ediciones de la popular novela tuvieron magníficas ilustraciones como la de 1922 realizada por Schoonover. La película "Ivanhoe"(1952) tiene a la hermana de la Havilland, Joan Fontaine, en el papel de la dama.
Rebeca. La joven judía enamorada de  Ivanhoe, amor no correspondido por éste, representa en la novela de Walter Scott el papel del pueblo judío en la Edad Media, y las persecuciones y  odios generados en torno a ellos. Así el caballero Ivanhoe a falta de una tiene dos damas en apuros, aunque a la que realmente tiene que salvar es justamente a la que no le interesa, a la joven judía, ejemplificando así el ideal caballeresco, defender siempre a los más débiles. Delacroix pintó una de las escenas  de la novela, justamente aquella en que el convaleciente Ivanhoe es cuidado por la solícita Rebeca, cuadro de 1823 que hoy se exhibe en el Metropolian Museum de Nueva York. La misma película de 1952 "Ivanhoe" tiene a otra de esas mega estrellas de Hollywood interpretando a la bella judía, nada menos que una jovencísima Elizabeth Taylor.
Lady Godiva. La condesa de Chester que apiadada de los súbditos de su marido que eran sometidos a subidas de impuestos insufribles, decidió recorrer Coventry desnuda y a caballo a cambio de evitar la subida.¡Por favor que la mujer de algún político tome ejemplo! En el siglo XI está damisela más que ser recatada por el apuesto caballero, fue ella misma quien rescató a todo un pueblo, y no precisamente de forma sutil. El único "caballero" conocido de la leyenda fue un tal Tom que contraviniendo las ordenes espió el desfile de la joven, y ahí su apodo de "Tom el Mirón". Es más creíble que estuviera todo el pueblo mirando el paseillo, los hombres babeándose a falta de porno on line, y ellas  para decir lo mona que es pero que pechos más caídos tiene, la celulitis, etc. John Collier en 1898 pintó la escena del paseo a caballo aunque preocupándose de no mostrar demasiado. La espectacular pelirroja Maureen O´Hara interpreta a Godiva en "Lady Godiva" (1955), a la que sólo podemos criticarle la longitud de su melena.
Doña Jimena.(1046-1116). La esposa del Cid representa en la Edad Media el prototipo de mujer leal a su caballero y luego marido. Es la mujer que es capaz de sobreponerse a todos los obstáculos, y seguir a su amado hasta el final. El personaje literario imaginamos que diferiría un tanto del real, pero en definitiva la que sería señora de Valencia, y que estaba emparentada con el rey, no obedece demasiado a los cánones de "princesa en apuros", y sí  la de compañera leal. En 1953 se convocó un concurso nacional de escultura para representar figuras de la historia del Cid, el escultor Joaquín Lucarini fue el ganador, y realizó las obras en piedra y con tres metros de altura. La escultura de Doña Jimena se encuentra actualmente en la ciudad de Burgos en el puente de San Pablo, y lleva sobre los hombros dos palomas que representan a sus hijas. En el cine Sofía Loren encarnó a la castellana en el film "El Cid" (1961).
Doña Elvira y Doña Sol. Las hijas del Cid, que ni se llamaron Elvira ni Sol, y mucho menos fueron golpeadas por sus parejas y abandonadas desnudas, fueron la excusa literaria perfecta para la recuperación de la honra del caballero medieval en el poema a él dedicado. Domingo Valdivieso en 1862 utiliza la excusa del tema de la Afrenta de Corpes para realizar un par de atrevidos desnudos femeninos sin que se lo coma la crítica del momento. En el cine no se atrevieron a tanto y en "Las hijas del Cid" (1962) Chantal  Deberg, Sol, y Daniela Biancho, Elvira, aparecen recatadamente cubiertas. ¡Eran otros tiempos!
Lady Edith Plantagenet. La dama que acude de acompañante de la reina inglesa a la Tercera Cruzada hace su aparicion en otra de las novelas de Walter Scott, "El Talismán". Amada del caballero protagonista, cautiva también el corazón de Saladino. Curiosamente sí existió una Lady Edith Plantagenet, pero murió precisamente en 1189, el mismo año que empezaba la Tercera Cruzada. Una ilustración del libro recoge la escena en la que Lady Edith deja caer una rosa para que la recoja su esforzado caballero. El cine tuvo en Virginia Mayo, otra gran especialista en encarnar a damas en apuros, a Lady Edith en "El Talismán"(1954)

Kukachin. La princesa china, emparentada con el emperador Kublai Kan, es uno de esos personajes a caballo entre la ficción y la realidad. Según "El libro de las maravillas" donde se relatan las andanzas del veneciano Marco Polo, éste tuvo que realidad como última misión para el Gran Khan la de ir a buscar una novia para el sobrino nieto del emperador, y llevársela para la boda. Entre 1291 y 1292 se produjo un azaroso viaje que culminó con la entrega de la novia, aunque el pretendiente ya había fallecido. A partir de esta historia novelista y guionistas de cine vieron campo abonado para inventar una historia de amor entre la princesa y el apuesto occidental. A pesar de la popularidad de la princesa no abundan retratos de ella, y salvo algunas interpretaciones realizadas por artistas del manga como Khazuki poco podemos rastrear de la princesa.  La actriz china Zhu Zhu interpreta a la hermosa princesa azul en la serie "Marco Polo" (2014). 
Carmesina. La princesa bizantina protagonista de la novela "Tirante el Blanco" objeto de los amores del caballero andante y luchador contra los turcos, Tirante. Carmesina es el modelo de princesa medieval que prácticamente sólo sirve de inspiración a las hazañas de su caballero. Protagonista de una novela de caballerías publicada en 1490, a diferencia de otras es más realista, y es por ello la única rescatada del fuego en "Don Quijote". El artista valenciano Miguel Boix ha ilustrado al menos dos ediciones del libro de Joan Martorell. La obra fue llevada a la pantalla, "Tirante el Blanco" (2006) y el papel de la princesa fue realizado por Esther Nubiola.

SER REY GODO Y NO MORIR EN EL INTENTO

Muerte de Teodorico en los Campos Cataláunicos. Angus Mc Bride
MUERTE EN EL EL TRONO DE LOS GODOS

Si en su momento dedicamos un artículo al infeliz tránsito a la otra vida de los emperadores romanos, hoy nos centraremos en otro grupo de gobernantes que tampoco tuvieron fácil eso de dejar el trono: los famosos reyes godos, cuya lista trajo de cabeza a generaciones de estudiantes españoles.

Con el Imperio Romano debilitado en España se asienta un pueblo que la va a gobernar durante algo más de 300 años, los visigodos. 33 monarcas se sucederán desde el año 410 hasta el 711 cuando se produce la invasión musulmana. De estos 33 reyes solamente 15 murieron tranquilamente, de forma que más de la mitad de ellos tuvieron una ayudita para dejar este mundo. Hagamos un rápido vistazo a estos sufridos monarcas.

Muerte de Ataulfo. R. Lorenzale
Ataulfo (r. 410-416) el lobo, sucedió a su cuñado Alarico al frente de los godos, y es considerado el primer rey visigodo de España. Entre algunos de los errores que comete, está el de mandar asesinar a un líder rival Sarus, hermano de Sigerico, quien trama su venganza. Cuando el rey se encuentra en Barcino (Barcelona) revisando sus caballerizas, un servidor afín a Sigerico, le asesina. Por supuesto Sigerico se hace con el trono, mata a los seis hijos de Ataulfo, viola a su viuda, y empieza a despechar a todos los partidarios del viejo rey.

Sigerico (r. 416) el rey victorioso, no llevaba más que 7 días en el trono, cuando los nobles del reino empezaron a hartarse de sus tropelías. Una comisión de nobles visigodos salió a su encuentro, y cuando se encontraron en su presencia, sacaron sus espadas, y lo atravesaron sin mediar palabra. Sigerico acabó convertido en un alfiletero, y con él se inició lo que irónicamente se vino a denominar el "morbo gótico", es decir la enfermedad que atacaba a los reyes godos a la hora de entregar el trono. Su sucesor Walia, el hermano de Ataulfo, murió aparentemente tranquilito en su capital.

Teodorico (r. 418-451) el rey del pueblo, emparentado con Alarico tiene la desgracia de tener que enfrentarse con "El Azote de Dios", nada menos que Atila, a quien consigue derrotar en la famosa batalla de los Campos Cataláunicos, donde una coalición de pueblos se enfrenta a las hordas del huno. El rey visigodo se lleva la peor parte del ataque, y cuando Atila vio al rey resistiendo sus ataques, lo mató. Teodorico tiene el dudoso honor de haber muerto en combate y a manos de Atila.

Muerte de Turismundo. M. Espí
Turismundo (r. 451-454), el coraje de Thor. Fue el hijo y sucesor de Teodorico, nombrado en pleno campo de batalla, una vez descubierto el cadáver de su padre. Los romanos temiendo el creciente poderío visigodo se dedican a cizañar entre los hermanitos del rey, Teodorico y Frederico, que por supuesto deciden retirar por las malas al monarca. Cuando el rey se encuentra en la cama enfermo, sus solícitos hermanos le envían la cura por medio de un sirviente que lo estrangula en el mismo lecho. Debilitado por las sangrías parece que el rey trato de defenderse, pero los hermanitos entraron a ayudar al asesino, y a garantizarse la sucesión.

Teodorico II (r. 454-466) accedió al trono tras matar a su hermano, con ayuda de un segundo hermano, Frederico, que moriría años después en lucha contra los francos. Suponemos que Teodorico descansaría tranquilo pensando que el cómplice en su fechoría estaba muerto, pero se debió de olvidar de su otro hermano, o pensó aquello de que estas cosas no me pasan a mí. Pues sí, el hermano menor, Eurico, se debió de cansar, buscó aliados entre los nobles descontentos con las últimas medidas políticas del rey, y degolló a su hermano para subir él al trono. Para que luego nos quejemos de los líos actuales con las herencias. Eurico para romper la tradición, moriría de enfermedad.
Muerte de Alarico II en Vouvillé. F. Mota

Alarico II (r. 484-507) hijo de Eurico se enfrentó a a los francos del rey Clodoveo I en la batalla de Vouvillé, y dicen que el propio rey franco acabó con su vida de una lanzada. La derrota y muerte del rey inició el declive el reino visigodo de Tolosa, y la pérdida de las posesiones en Francia.

Gesalico (r. 507-511), hijo ilegitimo de Alarico II, es elegido por los nobles frente a un heredero legítimo. Gesalico intenta poner a salvo los restos del ejército derrotado, y su reinado se caracteriza por un repliegue frente a los francos. Enfrentado a los ostrogodos de Teodorico el grande que quiere el trono para su nieto, es derrotado, y finalmente ejecutado cuando cae en manos de sus enemigos.

Amalarico (r. 511-531) es el hijo de Alarico II que consigue el trono gracias a la ayuda de los ostrogodos de su abuelo Teodorico. Casado con Clotilde, pariente lejana suya y hermana del rey franco, le hizo pasar las de caín. Las humillaciones y vejaciones del rey sobre su esposa fueron la excusa perfecta para que los reyes francos le atacaran, derrotaran, y finalmente dieran muerte en Barcelona, cuando corría a ponerse a salvo dentro de una iglesia en cuyo umbral cayó atravesado por la lanza de un soldado. Curiosamente él, que siendo arriano había perseguido a los católicos y a su mujer por serlo, intentó en sus últimos momentos refugiarse en el templo de sus enemigos. Tener la mano ligera y ser un maltratador, le costó caro.

Teudis (r.531-548) es un general ostrogodo que como recompensa por sus servicios es puesto en el trono por Teodorico el Grande. El rey es asesinado en su palacio por un hombre que llevaba un tiempo haciéndose el loco, y sirviéndose de su supuesta simpleza se acercó al rey y le propinó unas cuantas estocadas de las cuales falleció poco después. Lo cual viene a demostrar que tener a locos o a simples en la corte, suponemos que con la perversa costumbre de reírse de ellos (hábito que parecen haber copiado ciertos programas televisivos), puede no ser muy aconsejable para la salud.

Muerte de Teudiselo. J.G Mencia.
Teudiselo (r.548-549) era un general ostrogodo del anterior rey, que fue elegido para sucederle. A este rey le perdieron las mujeres. Su desmedida afición al sexo opuesto le llevó a cometer tropelías de todo tipo, desde el asesinato de sus mujeres, a la seducción o violación de las de sus nobles. Como resultado los nobles de la corte estaban un poco hartos de las "atenciones" del rey para con sus mujeres. En un banquete dado en palacio le hicieron los del cumpleaños feliz pero en lugar de velitas y tarta tuvo sorpresa. El caso es que cenando en Sevilla, los comensales cerraron las puertas del salón de banquetes apagaron las velas, y tras sujetar al rey a su sillón fueron desfilando uno a uno dándole un regalito al rey, una puñalada donde acertaban a dar; luego encendieron las velas y fingieron sorprenderse de lo mal que le había sentado la cena al pobre.

Agila I (r. 549-554) con él vuelve el trono a los visigodos pero no la estabilidad al reino, las rebeliones y las intrigas de Bizancio llevan al rey a una situación insostenible. De nuevo los nobles godos deciden terminar con los problemas por la vía rápida, y eliminan al rey en Mérida para poner en su lugar a Atanagildo, que según algunos tuvo parte en el asesinato. El nuevo rey supondrá el comienzo de un interludio en la "sana" costumbre goda de dar matarile a sus reyes, pues muere tranquilamente en la cama, así como sus sucesores, Liuva, Leovigildo y Recaredo.

Liuva II perdiendo la mano y el trono. F. Blanch
Liuva II (r.601-603) El hijo de Recaredo no sigue los pasos de su padre, y su corto reinado termina abruptamente cuando uno de sus generales, Witerico, ser rebeló contra él, le quitó el trono, y para que no pudiera volver a reclamarlo le cortó la mano derecha, pues según las costumbres godas una tara lo incapacitaba para reinar. No contento con apresar al mutilado rey, decidió quitárselo de encima para siempre ejecutándolo.

Witerico (r. 603-610) El rey usurpador tampoco encontró un fin tranquilo a su reinado. Un grupo de noble,s o según algunos el propio pueblo enfurecidos por sus intentos de llevarlos de nuevo a la fe arriana o por sus tropelías, irrumpió en el palacio real cuando el monarca se disponía a comer. Witerico murió de una indigestión de espadas que le propinaron sus furibundos súbditos, que después arrastraron su cadáver por las calles de Toledo. El sucesor, Gundemaro, es uno de los pocos reyes godos que muere de muerte natural.

Cadáver de Witerico arrastrado por Toledo
Sisebuto (r. 612-621) es uno de esos reyes cultos que goza de las simpatías de los cronistas, sobre todo por su amistad con San Isidoro, aunque los judíos a los que persiguió no creo que le tuvieran tanto aprecio. Por supuesto alguien así, era de esperar que muriera tranquilamente en su lecho, y durante un tiempo es lo que se creyó, o lo que algunos contaron, pero parece que su muerte no fue tan natural como se dijo, y uno de su leales amigos, un tal Suintila, le dio un empujoncito con unas dosis de veneno que lo enviaron al más allá. Recaredo II (r. 621) hijo y sucesor de Sisebuto parece ser que murió de la misma y repentina enfermedad que acabó con su padre, lo que viene a confirmar que su muerte tuvo poco de "natural". El asesino o promotor, Suintila ( r. 621-631) subió al trono, pero después de morir su hijo perdió el juicio, y el reino pasó a  ser gobernado por su mujer, quien finalmente lo perdió en una  sublevación que dio el trono a Sisenando ( r.631-635). Durante un tiempo a pesar de las rebeliones, sucesiones violentas, guerras civiles, y demás. Los reyes godos parecían haberse curado de la famosa "morbus gothorum", a Tulga en lugar de asesinarlo lo mandaron a un monasterio, y Chindasvinto que empezó a reinar con 80 años y alcanzó la edad de 90, y asoció al trono a su hijo, Recesvinto, evitándose así que le aquejara una enfermedad misteriosa en sus últimos años.

La tonsura del rey Wamba. J. Brull.1894. P.Montaner. Barcelona
Wamba (r. 672-680) El caso de de este rey, que dio nombre a unas zapatillas, es de lo más curioso. Conocedor de la fulminante enfermedad que atacaba a los monarcas góticos, se negaba a ser rey. Pero los nobles que o bien ya no encontraban candidatos dispuestos a dejarse escabechar o bien vieron en Wamba posibilidades, le obligaron a aceptar la corona. Por supuesto no faltó el noble ambicioso que quisiera el trono, y que para ello se dispuso a valerse de todos los medios posibles para deshacerse de Wamba. Ervigio, que así se llamaba el traidor, intentó aliarse con los árabes, llamándolos a la Península para que le ayudaran a echar el rey (Fea costumbre a la que se volverá a recurrir con las consecuencias que todos ya sabemos). Rechazada la invasión, echó mano del método de la enfermedad misteriosa, según algunos hizo beber al rey un agua en la que había estado a remojo esparto (o alguna otra sustancia no muy saludable). Wamba cae enfermo y entra en coma. Los nobles preparando al rey para su próximo fallecimiento, le cortan la barba, le hacen la tonsura, y le visten de fraile. Para sorpresa de todos el rey se recupera, y como un fraile no puede gobernar, a Wamba esto le viene de perilla para dejar el trono, en el cual se habían confirmado sus peores sospechas. Wamba se convierte así en uno de los pocos supervivientes a la terrible "enfermedad gótica", y de los pocos que es lo suficientemente inteligente para abandonar el trono tranquilamente por propia voluntad, y sin demasiado ruido, no fuera a ser que le volvieran a hacer probar una nueva medicina. En su lugar ascendió al trono el experto en "aguas", Ervigio (r. 680-697), que debió de ser el inventor de aquel lema tan famoso de "solo sabe a agua", y que aparentemente murió de muerte natural. Égica (r. 687-701) sobrino de Wamba, reinó tras el anterior y asoció al trono a su hijo Witiza.

Rodrigo vs. Tarik
Witiza (r. 700-711) El penúltimo rey godo termina de la peor forma, después de malas cosechas, hambrunas, y pestes, se desata una guerra civil, que termina con la derrota del rey a manos del nuevo candidato al trono, Rodrigo. Witiza pierde el trono, y según algún cronista algo más. Los más benevolentes dicen no saber cuál fue su fin, para otros murió en batalla, unos pocos afirmaron que capturado por Rodrigo, éste le hizo sacar los ojos en venganza por la muerte de su padre, y luego lo asesinó.

Rodrigo (r. 711) El famoso Don Rodrigo se convirtió así en el último rey godo de la Península Ibérica. La llegada al trono del nuevo rey no fue pacífica, y los enfrentamientos y luchas por el poder demostraron que la deposición de Witiza no había sido pacífica ni de común acuerdo. El caso es que la España visigoda dividida en facciones propició la invasión musulmana, según algunos llamados por uno de los dos bandos. Rodrigo intentó frenar el avance musulmán, y como ya casi todos sabemos, (al menos los del plan de estudios antiguo), el rey es derrotado. En la batalla final contra los ejércitos árabes, el rey es abandonado por algunos de los suyos, su ejército es derrotado, y huye en desbandado, y él mismo cae en combate.

Batalla de Guadalete. S. Martínez . A. Bellas Artes. Madrid
La sucesión al trono visigodo estuvo siempre llena de peligros y muerte, y si bien sólo hemos repasado la historia de la muerte de aquellos que reinaron, nos dejamos atrás a usurpadores, hijos, sobrinos, generales, y demás que intentaron llegar al poder y perecieron en el intento. Así mismo varios de los reyes godos que según los cronistas son depuestos, y mueren luego tranquilamente en su exilio, no parecen haber sufrido realmente ese fin, pues la tradición goda imponía la costumbre de incapacitar al posible candidato de forma permanente. Lo sorprendente es que pasados los años quedara alguien con ganas de subir al trono visigodo. Está claro que desde siempre el poder atrae aunque el acceder a él suponga el fin del que lo obtiene. La Historia debería servir de ejemplo para aquellos que aún hoy intentan trepar o aferrarse al poder por todos los medios posibles. ¿Adolecerán aún hoy nuestros políticos del llamado morbus gothorum en su variante no letal?

* Nota: La mayoría de las imágenes que ilustran el artículo son extraídas del interesante Blog Miniaturas medievales de Alfons Cánovas http://miniaturasmilitaresalfonscanovas.blogspot.com.es/2014/07/imagenes-de-la-historia-de-espana-n-8-y.html

LA CONDESA CATALANA

ERMESSENDA

Título Original: Ermessenda

Año: 2010

Nº de Episodios: 2 (85 min. cada uno)

País: España

Director: Lluís M. Güell

Reparto: Laia Marull, Lluis Homar, Francesc Orellá, Álvaro Cervantes, Dafnis Balduz, Roger Coma.

Marco Temporal: 1017-1057

Marco Espacial: España



Barcelona, septiembre 1017. El conde Ramón Borrell regresa de una campaña militar en Al-Andalus. Está gravemente enfermo. Su mujer Ermesenda acude a recibirle a su llegada al castillo, pero el conde se desploma del caballo.Entre varios, ayudándose de una manta, consiguen llevar al caído guerrero hasta su lecho, donde los médicos comienzan a practicarle sangrías sin demasiado éxito. La condesa decide recurrir a los servicios de un médico árabe a pesar de la oposición de la hermana del conde. Mientras espera y lucha por la recuperación de su esposo, Ermesenda se ocupa de los asuntos de gobierno.

Como es fácil de deducir la miniserie de dos capítulos se va a ocupar de la vida de Ermesenda de Carcasona desde el momento del fallecimiento del conde Ramón Borrell hasta la muerte de la propia condesa. Como todo biopic que se precie, el biografiado suele ser pintado cargando los tintes en sus bondades, si se trata de un personaje considerado positivo, o en sus maldades, si es todo lo contrario. En el caso de Ermesenda se va a preocupar de presentarnos una mujer fuerte, imparable, de carácter, algo que no es muy de extrañar dado el historial de la condesa.

La serie realizada por la televisión de Cataluña está bien ambientada e interpretada, e históricamente no incurre en demasiados errores, y más bien son omisiones o añadidos para agilizar la acción. Para quienes dieron sus críticas favorables a la producción, el acierto está sobre todo en la ambientación, mientras las críticas negativas se centraron en el tono folletinesco o de culebrón con amoríos diversos llenando la pantalla. Ambos tienen razón, la serie tiene una muy lograda ambientación, pero en ocasiones aparecen escenas de encamamientos varios que no vienen mucho al caso. Pero es que estamos ante una producción para televisión, destinada a un público amplio, y con medios limitados de realización. Es cierto que le falta un poco más de profundización en ciertos aspectos históricos, aunque claro está que en estas miniseries tampoco vamos a pretender que hagan un análisis exhaustivo de las causas socioeconómicas del feudalismo, por poner un ejemplo. Los acontecimientos políticos y la secuencia cronológica de los hechos está bien presentada, y lo que es fundamental, resulta creíble.

Las interpretaciones, sobre todo la de Laia Marull, la protagonista, son quizás un pelín "contemporáneas", pero que le vamos a hacer, tampoco es cuestión  de que nos pongamos quisquillosos, aunque en ocasiones parece que busque con un cierto descaro atraer a un cierto público femenino. 

"Ermessenda" consigue interesarnos en un personaje casi desconocido fuera de Cataluña, al tiempo que nos da una entretenida visión de una parte de la Historia del Condado de Barcelona durante la Edad Media. Eso es razón suficiente para darle una oportunidad a la serie.     

La serie se emitió en la televisión catalana, y no tengo noticia de que se pueda ver en otro idioma que no sea el catalán, de manera que aquellos que quieran verla tendrá que ser en el idioma original. Dejo el trailer promocional, y un poco más abajo el enlace al primer capítulo. 


EL CÁTARO AMNÉSICO

YO SOY CÁTARO


Título Original: Je suis cathare

Guionista: Makyo

Dibujante: Alessandro Calore

Fecha de Publicación: 2007-2011

País: Francia

Marco Temporal: 1310-1312

Marco Espacial: Francia, Italia 





Un joven aprendiz de sanador vive en una cabaña con su maestro que le enseña las artes de curación. El muchacho ha perdido la memoria, y sólo tiene una recurrente pesadilla en la que se enfrenta en combate con un caballero sombra al que hiere. Cuando su maestro sufre una indisposición, el aprendiz tiene que sustituirlo, y demuestra unas dotes de curación extraordinarias. La fama del milagroso sanador se extiende por la comarca, y pronto el pasado del joven, a quien conocen como maese Guilhem, saldrá a su encuentro.  

A lo largo de cuatro volúmenes se nos van a relatar los avatares del joven Guilhem en la Francia medieval de principios del siglo XIV donde aún pervive la llamada herejía cátara.  La historia va siguiendo al protagonista por las tierras del sur del país, mientras entra en contacto con los cátaros, sus perseguidores, y sus defensores. El viaje del joven en busca de sus recuerdos permite al guionista realizar toda una lección sobre el catarismo, y su persecución por la iglesia oficial. La narración no abunda en combates épicos, ni princesas en peligro, ni caballeros con brillantes armaduras como viene siendo habitual en historietas ambientadas en la Edad Media, ni siquiera está plagada de personajes históricos o grandes acontecimientos que cambiaron el mundo, a pesar de ello es un cómic muy trabajado e interesante.

Se le puede reprochar al guionista dejarse llevar en ocasiones por las leyendas en torno a los cátaros más que por la propia realidad; pero luego lo compensa con un buen retrato de las costumbres y creencias de los cátaros. La elección de la época presenta un catarismo en retroceso que le da un tono oscuro que se incrementa en el último tomo hasta ahora publicado, el cuarto.

El dibujo del italiano Calore acompaña bien a la historia, luciéndose sobre todo al plasmar paisajes, castillos y fortalezas. Para muestra una imagen de la ciudad de Carcasona, y de la misma ciudad medieval imaginada por el diseñador.

EL NACIMIENTO DEL ISLAM

MAHOMA, EL MENSAJERO DE DIOS

Título Original: The Message

Año: 1977

País: Líbia

Duración: 177 min.

Dirección: Moustapha Akkad

Reparto: Anthony Quinn, Irene Papas, Habib Ageli, Michael Ansara, Johnny Sekka, Damien Thomas

Marco Temporal: 600-632

Marco Espacial: Arabia



Tres jinetes cabalgan por el desierto hasta llegar a un punto en que se separan y toman caminos diferentes. Uno llega hasta la misma Constantinopla donde es recibido por Heraclio, el emperador de Bizancio, otro se encara en Egipto con el patriarca de Alejandría, y el tercero es recibido por el emperador de Persia. El mensaje que trasmite es el mismo para todos: "En el nombre de Dios, el más benévolo, el más misericordioso, de Mahoma, el mensajero de Dios, a.... Saludos al que seguiría la vía verdadera. Aprestaos a oír su divina llamada. Soy portador del mensaje de Dios al pueblo. Aceptad el Islam por vuestra salvación."

El film es un intento por parte de su director, Moustapha Akkad de acercar el  Islam al mundo occidental, explicando como fue su origen a través de la vida de su profeta Mahoma. La prohibición religiosa de representar en imágenes a los personajes sagrados del Islam, impedía que el profeta, su mujer, su hija, los primeros califas, etc, pudieran ser enseñados en el film. Las dificultades de realizar una película sobre un personaje sin que éste ni sus allegados aparezcan son más que evidentes. Además en ciertos países como Arabia Saudí, o en ciertos sectores religiosos, la propia idea de realizar una película sobre Mahoma les parecía blasfemo, y el director se encontró con problemas de financiación, e incluso con amenazas el día de su estreno. Al final la polémica se resolvió contando la historia a través de personajes secundarios, y con trucos que evitaran mostrar al profeta, y consiguiendo financiación de lideres musulmanes como Gadafi  o Hasam II.

El resultado, a pesar de las buenas críticas recibidas, es una película confusa, aburrida, lenta, y con un ritmo narrativo más bien escaso. La intención seguramente era buena, se intentó no escatimar en medios, poniendo al servicio de la película a estrellas internacionales como Anthony Quinn o Irene Papas, pero al final tengo mis dudas que el director consiguiera su objetivo. La recaudación en taquilla supero lo invertido, aunque sólo fuera porque los a chiítas iranís, que no tienen tantos problemas con la representación del profeta, les gustó, y para el resto del mundo islámico se realizó otra versión. Sin embargo en Occidente la película ha pasado prácticamente al olvido, salvo para los aficionados al genero, los interesados en la Historia de las religiones, o los profesores de Historia recalcitrantes que torturan de vez en cuando las adormecidas neuronas de sus alumnos.

Moustapha Akkad, su director, era un sirio afincado en Estados Unidos, que ante la oleada de atentados de extremistas islámicos en los años 70, intentó mostrar al mundo occidental un Islam diferente, acercando la figura de su fundador al público no creyente. La paradoja fue que el propio director falleció en el 2005 junto con su hija en un atentado de yijadistas en un hotel de Amman; y la brecha que él intentó cerrar parece cada vez más abierta entre los dos mundos.

La película se puede ver con intenciones didácticas, para conocer algo más sobre el Islam, sobre Mahoma, o sobre la Edad Media en el mundo árabe. Como documento histórico es interesante, como film es un auténtico ladrillo al menos para el gusto occidental. Quien se enfrente por primera vez al visionado de "Mahoma, el mensajero de Dios", debe armarse de paciencia, saber lo que va a ver, y ser comprensivo con las restricciones religiosas que obligaron a su director a realizar auténticos malabarismos (Algunos estaban encantados de que se hubiera podido mostrar a Al Qaswá, el camello del profeta).

En el 2015 se ha vuelto a producir en Irán un film sobre el profeta Mahoma, que ha despertado de nuevo las iras de los sunnitas, y que en esta ocasión ni siquiera se estrenó en Occidente.

LA MONTAÑA DE LOS ASESINOS

ALAMUT


Título Original: Alamut


Autor: Vladimir Bartol


Año de Publicación: 1938


País: Eslovenia


Marco Temporal: 1092-1124


Marco Espacial: Irán


Primavera del año de 1092 de la era cristiana. Una caravana discurre por el difícil camino que circunda el macizo del Elburz. En una de los camellos una bamboleante jaula lleva a una asustada joven, Halima. Su amo en Bujara la había vendido a unos desconocidos, y desde entonces oscilaba entre el miedo y la curiosidad. Cuando unos jinetes interceptan la caravana y se hacen cargo de ella, Halima se ve aupada a un caballo, y cegados sus ojos por una venda negra, entonces la curiosidad desaparece y sólo queda el miedo.

"Alamut" tiene como protagonistas a Halima e Ibn Tahir, dos jóvenes que llegan a la fortaleza de Alamut desde distintos lugares, y comienzan su entrenamiento para convertirse en servidores del "viejo de la montaña", nombre con el que se conoce a Hasan i- Sabbah. El muchacho será adoctrinado para convertirse en un "hasssassin", uno de los famosos asesinos al servicio del anciano; y la joven sera preparada para convertirse en una hurí, objeto de recompensa para los selectos guerreros.

Pero "Alamut" es mucho más que una novela de aventuras e histórica, es una interesante reflexión sobre la intolerancia, la manipulación y el fanatismo, entre muchas cosas más. Vladimir Bartol nacido en Trieste, cuando está ciudad pertenecía al Imperio austro-hungaro en 1903, vivió de cerca los distintos avatares que azotaron Europa en las primeras décadas del siglo XX, y observó con preocupación el ascenso y crecimiento del nazismo y el fascismo, de hecho el libro publicado en 1938, lo dedicó de forma sarcástica a Mussolini. Que la novela fuera escrita en esloveno no ayudó a su difusión, y a pesar de que hoy en día está ya publicada en 18 idiomas, su traducción al español llegó en 1989, y al inglés tuvo que esperar a que cayeran las torres gemelas, y aumentara el interés por comprender a estos sicarios suicidas, así se tradujo a la lengua de Shakespeare en el 2004.

Curiosamente el popular juego "Assasin´s Creed"  se basa en la novela, y aunque hoy en día casi todos los adolescentes conocen o han jugado a alguna de las variantes del juego, muy pocos saben de su base en la novela, o lo que es peor, de la realidad histórica que se oculta detrás.

"Alamut" es una novela que merece la pena leer al menos una vez en la vida, no sólo por lo que cuenta, sino también por todo el interesante trasfondo que tiene. A quien no la haya leído le animo a hacerlo, con calma y buceando en ella, seguro que la encontrará como mínimo interesante. 

REYES DEL PRÓXIMO ORIENTE

ANTIGUOS MONARCAS DEL CRECIENTE FÉRTIL EN EL CINE

La zona que cierra el Mediterráneo por su lado oriental y las tierras que se adentran hacia el interior hasta llegar a la India han sido territorios ocupados por numerosos imperios y reinos cuyos nombres resonaron en la Antigüedad: Asiria, Babilonia, Media, Persia, etc. Reyes y emperadores gobernaron una zona siempre conflictiva, siempre en luchas por el dominio de uno de los territorios más importantes del planeta, y en donde nació la civilización. El cine ha retratado a algunos de los personajes que llenaron la Historia Antigua de la zona, sobre todo aquellos que se relacionaron de una forma u otra con personajes más cercanos a la cultura occidental. 

Sargón I (2270-2215 a.C.) Sargón el Grande o Sargón de Acad gobernó un extenso territorio en la zona de Mesopotamia, siendo tal vez el primer gobernante de un verdadero imperio. Un busto de bronce conservado en el Museo de Bagdad (Iraq) ha sido durante muchos años atribuido al rey Sargón. Como con casi todos los monarcas del Próximo Oriente el cine no se ha preocupado demasiado de su biografía, "El rey Escorpión 2"(2008) presenta un rey Sargón descontextualizado, sucesor de Hammurabi, y nada que ver con el histórico, en una serie de meteduras de pata sin parangón, donde ni siquiera se molestaron en buscar un actor para el papel, y colocaron al luchador Randy Couture como el rey acadio.
Hammurabi (r. 1792-1750 a.C) Rey de Babilonia conocido sobre todo por haber sido el primero que codificó y puso por escrito un código de leyes que tomarían su nombre. Por primera vez en la Historia los ciudadanos de un Estado sabían a que atenerse, y no eran castigados de forma arbitraria. La estela sobre la que se grabó el conjunto de leyes tiene en su parte superior un retrato del rey recibiendo las insignias reales del dios babilónico de la justicia, Samas. Esta estela aún hoy se puede contemplar en el Museo del Louvre de Paris. El cine prácticamente ignoró a tan interesante monarca, y solamente un subproducto como fue "El rey escorpión 2", tiene a  un actor casi desconocido, Az Abrahams, en el papel del monarca.
Tushratta (1380-1350 a.C.) Rey de Mitanni y de Khurri, territorios que hoy formarían parte de Siria, veía su reino amenazado por la expansión hitita, y se alió con el faraón de Egipto, Amenofis III, el único que podía ayudarle a frenar la expansión de sus enemigos. Años más tarde perdería igualmente su reino, y sería asesinado por uno de sus hijos. Del rey no conservamos su retrato pero si una tablilla cuneiforme con una de sus cartas al faraón, y que actualmente podemos ver en el Museo Británico de Londres. La reciente serie "Tutankamón"(2015) convirtió a Tusharatta de aliado de Amenofis III a enemigo de Tutankamon, y Steve Toussaint fue el encargado de convertirse en el rey de Mitanni.
Nabucodonosor II (630-562 a.C.) Rey de Babilonia conocido sobre todo por ser el constructor de los famosos jardines colgantes de Babilonia. Mencionado en la Biblia en relación con diversos profetas como Jeremias y Daniel, tiene su propia opera compuesta por Verdi que relata la toma de Jerusalén por el rey. El cuadro de William Blake (1757-1827), hoy en la National Gallery de Londres, recoge el supuesto momento en que el rey enloquecido vaga desnudo por los bosques. El socorrido actor austriaco, Klaus Maria Brandauer, interpreta al rey en "La Biblia: Jeremias" (1998). 
Baltasar (556-539 a.C.) Príncipe, rey o corregente de Babilonia, posiblemente fuera el hijo mayor de Nabonido que ejerció la regencia mientras éste estaba ausente. Murió durante la conquista de Babilonia por Ciro II rey de Persia. El episodio del festín del rey profanando los vasos sagrados del templo de Jerusalén, y la aparición de una misteriosa mano con un amenazante mensaje, es recogido en la Biblia, y pintado en 1635 por Rembrant, cuadro que hoy se puede contemplar en la National Gallery de Londres. El cine tiene en Piero Lulli a un cruel Baltasar en el film "El sacrificio de las esclavas" (1963). 
Darío el Meda (m. 537 a.C.) Rey de Babilonia puesto en el trono tras la conquista por Ciro II, que era pariente suyo, y en nombre de quien gobierna Babilonia. Casi todo lo que de él conocemos proviene del relato bíblico de Daniel. Las ilustraciones de algunas ediciones de la Biblia muestran el pasaje durante el cual el rey Darío firma el decreto por el cual acepta que durante 30 días sólo se pueda rezar por él. En "The Book of Daniel" (2013) Peter Kluge encarna al rey medo.
Ciro II (600-530 a.C.) Rey de Persia también conocido como Ciro el Grande fue el fundador del gran imperio persa aqueménida. En la Biblia Ciro es retratado como un gran gobernante porque se le atribuye el edicto que liberó al pueblo judío de su esclavitud en Babilonia. Rembrant también pintó al rey Ciro con el profeta Daniel en un cuadro que se exhibe en el Museo Paul Getty de California (USA). Gerald Kyd interpreta al rey en la miniserie "La Biblia" (2013).
Darío I (549-486 a.C.) conocido también como Darío el Grande, fue el tercer rey de la Persia Aqueménida. Fue el rey persa que se enfrentó a los griegos en la Primera Guerra Médica. El magnífico relieve que del monarca se conserva en Persépolis muestra la magnificencia y esplendor de la cultura persa en la época del rey. La película estadounidense "300. El origen de un imperio"(2014) tiene a Igal Naor como el rey.
Jerjes I (519-465 a.C) sucesor de Darío I, de quien era hijo, fue el cuarto rey aqueménida de Persia. En el año 480 a.C. comenzó la Segunda Guerra Médica contra los griegos. Es mencionado en la Biblia con el nombre de Asuero donde se le relaciona con la judía Ester. La tumba del rey persa en Naqsh-e Rostam (Irán) presenta un interesante relieve con la imagen del rey. Luke Goss es el rey persa en la interpretación cinematográfica de la historia de Ester en "Una noche con el rey" (2006) con una imagen más romántica que el Jerjes de 300 con un Santoro convertido en drag queen.
Darío III (380-330 a.C.) Último de los reyes aqueménidas de Persia. Ha pasado a la Historia fundamentalmente por su enfrentamiento con Alejandro Magno, frente a quien perdió todo su imperio. El conocido Mosaico de Alejandro fechado en el año 100 a.C. y conservado en el Museo de Nápoles, relata la batalla de Issos (333 a.C.) y la aterrorizada huida del rey persa perseguido por Alejandro. El retrato que el mosaico nos ofrece de Darío nos presenta a un rey en franca huida y con gesto de terror. El actor y modelo israelí, Raz Degan, interpretó al rey en "Alejandro Magno"(2004).