DIOSES DE IRLANDA

La gente blanca de Tuatha dé Dannan. Leonora Carrington.1954
LOS TUATHA DÉ DANANN

Tuatha dé Danann, que significa la tribu de la diosa Danu, son antiguos dioses irlandeses, aunque más que dioses eran un grupo de gente que llegó de fuera y se asentó en Irlanda formando el quinto grupo de seres que eligió la verde isla como morada.  Para los antiguos irlandeses los primeros pueblos que se establecieron en la isla eran seres fantásticos, que se destacaron por encima de los humanos mortales, y aunque inicialmente fueran héroes semilegendarios luego terminarían por ser considerados divinos o semidivinos. Asimilados a divinidades de los vecinos continentales, algunos de los Tuatha dé Dannan terminaron por compartir características, nombre, y rasgos de dioses célticos.

Esta tribu de origen incierto recala en Irlanda de una forma un tanto original que ha dado lugar a todo tipo de especulaciones. "El libro de las invasiones irlandesas", escrito en el siglo XI, relata los distintos pueblos que invadieron y poblaron el país hasta el momento en que se escribió el libro, y es en uno de sus capítulos donde nos encontramos a estos invasores. Los Tuatha de Dannan llegan procedentes del norte, aunque otras leyendas les hacen venir de unas islas indeterminadas situadas al oeste. Vengan de donde vengan, dominan la magia, que han aprendido en esos lejanos lugares, y algunas habilidades sobrehumanas. Llegan el 1 de mayo o en una fecha cercana, y lo hacen montados en nubes oscuras que evidentemente se desplazan por el aire. Aterrizan en las montañas de Connachta, y con ellos llegó una oscuridad que duró tres días y tres noches.

Claro con estos antecedentes, los partidarios de las teorías alienígenas se frotaron las manos. Irlanda fue poblada por extraterrestes o al menos por humanos traídos por los alienígenas, ya que se decía que los Tuatha de Dannan eran descendientes del antiguo patriarca irlandés, Nemed, que se habían visto obligados al exilio generaciones atrás, y que ahora regresaban dotados de nuevos poderes. Vamos, que los ETs nos habían mutado a los antiguos irlandeses.

La llegada de los Tuatha. J. Fitzpatrick.1978
Para los racionalistas la realidad es mucho más prosaica, y desde luego menos divertida, los recién llegados queman sus naves, reales y por supuesto de madera, posiblemente como señal inequívoca que no piensan retirarse ni abandonar Irlanda, y el humo de los incendios es lo que oscurece el ambiente, y lo que se confunden en las calenturientas imaginaciones de los lugareños con las nubes que los trajeron por los aires.

Para acabar de rematar la función, el magnífico Robert Graves, como casi siempre éste va por libre, da su versión del mito en "La diosa Blanca". Para él, está más claro que el agua, que estos antiguos irlandeses son seguidores de la diosa Madre, concretamente los pelasgos, procedentes del mar Egeo, escapados de oleadas de invasores, y que llevando el conocimiento de la metalurgia escapan hacia el Norte hasta llegar a Irlanda alrededor de 1472 a.C., año más año menos. Así estos danaos darían lugar a la leyenda de los Tuatha de Dannan.

Daghgda. A Fantalov. 1998.
Sean extraterrestes, dioses, o griegos despistados, estos recién llegados vienen con intención de quedarse, tienen más o mejores recursos que los habitantes que se encuentran ya en la zona, y deciden imponerse a ellos por la fuerza. Cuando intentan aterrizar con sus naves voladoras se encuentran con sus primeros enemigos: los gigantes Fomores, que habían creado un campo de energía que les impedía posar las nubes/naves. Como era de esperar los luchas no se hacen esperar, y los Tuatha de Danna se enfrentan a quienes les diputan el territorio, es decir los habitantes de las zonas donde se establecen, y los mismos dioses o sobrehumanos que los protegen.

La primera batalla es contra los Fir Bolg, un grupo de no humanos que se oponen a los extranjeros, y que son derrotados en la Primera batalla de Magh Tuiredh. Los Tuatha vencen, pero su líder Nuada pierde un brazo en el combate.  Como las leyes del nuevo pueblo eran muy estrictas, el rey debe ceder su lugar al tener una tara física. Gobernados temporalmente por un tirano los Tuatha continúan su colonización del nuevo territorio. Sin embargo el brazo de Nuada es remplazado primero por uno de plata, y finalmente por uno de carne, lo que le permite volver a alzarse con el liderazgo de su pueblo.

En la segunda batalla de Magh Tureidh el enfrentamiento es con los fomorianos, unos seres realmente feos, que se asociaran luego con los dioses de la Muerte, el Mal y la Noche. Estos fomorianos eran unos individuos de lo más estrambóticos, podían ser hermosos, o con cabezas de animales, tener un sólo ojo, un sólo pie, etc. Su jefe Balor era como los profesores en los exámenes, tenía un ojo en la nuca, que era para suplir el que le faltaba en la cara, ya que hay sólo tenía uno. Además el desgraciado, si te miraba mal estabas perdido, no es que te mandara a septiembre, es que te envenenaba. Los Tuatha derrotaron a los fomorianos, pero Nuada murió envenenado por el ojo dichoso de Balor. Y digo yo que de ahí vendrá lo de "hay miradas que matan", porque no creo que pereciera chupando el ojo del enemigo. No es sorprendente lo del veneno puesto que estos fomorianos ya habían empleado esa técnica anteriormente matando a sus enemigos por la peste, es decir que además de feos y raros usaban armas bacteriológicas. Para los partidarios de las teorías extraterrestres esto es claramente una lucha entre dos grupos alienígenas de procedencia diversa.

La segunda batalla de Magh Tureidh. A. Fantalov. 1996
Lug mata a Balor con su lanza y se convierte en el nuevo rey de los Tuatha, que con esta victoria se proclaman amos y señores de la antigua Irlanda. Brigid, Nuada, Lug, el Dagda, son algunos de los nuevos dioses que van a gobernar Irlanda, ellos y otros forman la nueva élite vencedora, y como tales aportan regalos para su nuevo reino. En concreto los Tuatha de Dannan distribuyen cuatro objetos mágicos en cuatro lugares de Irlanda: el caldero de el Dagda, la lanza de Lugh, la piedra de Fal, y la espada de Nuada (De los objetos, sus propiedades y propietarios hablaremos en otra ocasión).

Pero si los nuevos dioses llegados de fuera pensaban que iban a vivir tranquilos, estaban muy equivocados, pues pronto surgirían nuevos invasores que les disputarían el dominio del territorio. Estos nuevos inmigrantes proceden del noroeste de la Península Ibérica, es decir que eran mis paisanos que como siempre salían al mundo a buscarse la vida, pues procedían de lo que hoy es Galicia. Los Milesianos, descendientes de Breogán el caudillo coruñés (no si al final vamos a acabar por ser familia), se enfrentaron a los Tuatha en una tercera batalla. Esta vez el resultado no fue muy favorable a los dioses frente a los feroces galáicos, y se optó por una falsa tregua. Se les pidió a los milesianos que se embarcaran de nuevo y esperaran a nueve olas de la orilla, mientras los derrotados dioses preparaban su rendición. En realidad se trataba de un subterfugio mediante el cual pretendían acabar con los invasores, ya que con sus poderes mágicos convocaron una horrible tempestad con el fin de enviarlos al fondo del mar. Pero los galleguillos llevaban un poeta con poderes como los de Orfeo, un tal Amergin, que a base de cantos, ritmos, poemas, liras o lo que fuera, calmó las olas del mar, y dejó a los dioses con un palmo de narices.

Los 4 Tesoros
Derrotados y humillados los Tuatha de Dannan se vieron obligados a exiliarse y desaparecer para siempre de la vista de los humanos, quienes ahora pasaban a dominar Irlanda. Los Tuatha se introdujeron en un subterráneo que existía bajo el monte Sidhe, y pasaron a vivir bajo tierra, procurando no volver a ser vistos por los mortales. Desde entonces todos los seres mágicos que habitaban Irlanda pasaron a denominarse la gente del Sidhe. Son seres casi siempre invisibles para los humanos, que tienen la habilidad de cambiar de forma, son los espíritus de los bosques, los ríos, y los montículos, y tienen el don de la inmortalidad, aunque el hierro es lo único que puede hacerles daño. Los más racionalistas matan toda la poesía de la leyenda, y afirman que la historia  de los Tuatha hace referencia a un pueblo de la Edad del Bronce, que introduce en Irlanda, el carro y los cultos druídicos, y que son posteriormente superados y derrotados por nuevos invasores con la tecnológica del hierro, y que dan paso a una nueva fase de la protohistoria: La Edad del Hierro. No sé muy bien que explicación darán los partidarios de la teoría extraterrestre a la derrota de estos avanzados superseres por unos gallegos armados con espadas y escudos de hierro, pero supongo que tendrá que ver con una nueva filosofía pacifista o no intervencionista (A lo mejor se les estropearon los sables laser).

Pero aunque esta tribu de Danu desapareció, o al menos se hizo esquiva, el recuerdo de sus andanzas y poderes perduró muchos siglos en Irlanda, surgieron nuevos mitos relacionados con sus esporádicas apariciones, y sus principales personajes evolucionaron y enriquecieron su mitología personal, así por ejemplo Lugh... pero no, esa es otra historia. 

AMORES LEGENDARIOS

EL CORAZÓN Y LA ESPADA


Título Original: Il cuore e la spada ( Tristatano e Isotta)


Año: 1998


Nº de Episodios: 2 (198 min.)


País: Italia, Francia, Alemania


Director: Fabrizio Costa


Reparto: Ralf Bauer, Lea Bosco, Lorenzo Flaherty, Pierre Cosso, Mandala Tayde, Joachim Fuchsberger.

En la corte de Loonis de Bretaña es educado el joven Tristan que recibe clases de lucha y música. Diez años después, muerto su padre, Tristán, convertido ya en caballero, vive en el reino de Cornualles con su tío el rey Mark. Cuando un grupo de enviados de Irlanda humillan a su anfitrión el rey, Tristán decide intervenir.

La coproducción dirigida por el italiano Fabrizio Costa cuenta la historia de Tristán e Isolda, una de esas parejas de enamorados clásicos embarcados en un amor imposible. En el marco de los ciclos narrrativos artúricos, la historia de los dos enamorados  no es una historia nueva,  pero sí el contexto en el que es narrada. La adaptación realizada en dos capítulos de esta historia bastante conocida, que incluso mereció la atención de Wagner, es bastante correcta, y apenas se desvía de los cánones literarios.

En cuanto a la ambientación de la historia ocurre lo que con casi todas las historias sacadas o relacionadas con el rey Arturo, que es casi imposible ubicarlas temporalmente. Amalgama de una serie de mitos y leyendas que van desde los tiempos previos a la llegada de los romanos, pasando por los últimos momentos de la dominación de éstos, para finalmente enlazar con una época indeterminada de la Edad Media llena de caballeros y princesas, la historia de Tristan e Isolda discurre fundamentalmente por estos últimos caminos.

Fortaleza de Fort La Latte. S. XIV.
Tristán es el modelo de caballero ideal, siempre dispuesto a empuñar su espada por honor y en defensa de los más débiles. Isolda, o Iseo como también es conocida, es el paradigma de princesa de cuento, bella, buena y encantadora (para mi gusto un poco sosa). Que los protagonistas se enamoren, aunque sea con ayuda de un filtro amoroso, era de esperar, que los actores sean los guapitos televisivos de rigor, tampoco es nada nuevo, aunque los productores de estas series deberían buscar también que reúnan alguna que otra dote interpretativa, vamos digo yo.

"El corazón y la espada" es una serie que busca un público preferentemente femenino, centrándose en la historia de amor, que por otra parte es lo fundamental en este mini ciclo, y sin entrar en demasiadas honduras, que el presupuesto seguramente no da para más. Fue rodada en escenarios de la Bretaña francesa como Fort La Latte, fortaleza del siglo XIV, y Côtes-d´Armor, lo que le da un cierto atractivo visual.

Os dejo el mini trailer de promoción que se utilizó para su emisión en una de la cadenas españolas para que sepáis por donde van los tiros, al menos aquellos que aún desconocen la historia de los amores de Tristán e Isolda.


EVITAR EL RAGNAROK

EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES



Título Original: Le Crépuscule des dieux


Guionista: Nicolas Jarry


Dibujante: Jean-François Djief


Año de Publicación: 2007-2016


País: Francia, Canada




Wotan, el antaño poderoso gobernante de Asgard, vagabundea sumido en los recuerdos del pasado. Su mente retrocede a los tiempos en que Alberic, rey de los Nibelungos, se hizo con el oro celeste, y forjó un anillo capaz de desencadenar el Ragnarok, el crepúsculo de los dioses.  

La serie de cómics titulada "El crepusculo de los dioses" tiene la ambiciosa intención de llevar a la viñeta las principales sagas nórdicas. En Francia se han publicado 9 de los 10 volúmenes que integran la colección, y un especial a modo de introducción numerado como 0. Siguiendo al dios Wotan u Odín y a su descendencia vamos a asistir al final de los dioses nórdicos. Los dos primeros volúmenes relatan la historia de Sieglinde sacada de la saga Volsunga, luego se cuenta el más conocido ciclo de Sigfrido hasta el número 6, y se remata con las historias de los descendientes de éste.

Narrado con la fuerza de las leyendas escandinavas, y una estética que recuerda a las películas de "El señor de los anillos" de Peter Jacskon, los cómics de esta saga son de imprescindible lectura para los amantes de lo fantástico, lo mitológico, y por supuesto de las leyendas nórdicas. 

Jarry huye de los caminos trillados, y explora nuevas rutas para contar viejas historias. Su elección a la hora de narrar los intentos de los viejos dioses por frenar su futura destrucción es todo un acierto. Partiendo de los progenitores del más popular héroe de la mitología nordica y alemana, Sigfrido, arrancan una saga que entroncando a los protagonistas con el propio Odín, nos va a dar una particular visión del ocaso de unos dioses, que pronto serán sustituidos por el imparable avance del cristianismo, como se verá en los últimos cómics de la mega saga.

Para despejar las dudas de los incrédulos sobre las bondades del cómic en cuestión, abajo dejo un enlace para que disfrutéis on line con el primer número.   

AL SERVICIO DE LOS DIOSES

INMORTALES


Título Original: Immortals


Año: 2011


Duración: 110 min.


País: Estados Unidos


Dirección: Tarsem Singh


Reparto: Henry Cavill, Mickey Rourke, Freida Pinto, Luke Evans, John Hurt, Stephen Dorff

1228 a.C. Monasterio de las Sibilas en Grecia. Una vidente tiene un sueño premonitorio, el rey Hiperión ha rescatado a los Titanes, y ha desencadenado la guerra. Su sueño no tarda en convertirse en realidad, los ejércitos del rey loco se plantan en las puertas de su monasterio para capturar a la adivina. A un día del monasterio, en la península de Kolpos, vive un joven campesino, Teseo, a quien sólo le importa poner a salvo a su madre.

"Los Inmortales"es una cinta de aventuras de ligera inspiración mitológica pensada para lucir bien los efectos especiales en 3D, y realizada por un director indio, Tarsem Singh, especialista en la creación de ambientes onírico fantásticos que rozan lo surrealista.

¿Qué cuenta la película? Pues en principio parece que nos vaya a relatar la historia de Teseo, el laberinto y su lucha contra el minotauro, algo ya contado en unas cuantas novelas, y en varios films y telefims. La realidad es que los guionistas hacen un refrito de historias, personajes y situaciones, y nos colocan una historia muy alejada de la mitología tradicional. La película mezcla la Titantomaquia con el mito de Teseo y el minotauro, y al final el resultado no es ni una cosa ni la otra.

Según las propias palabras del director la estética de la película quería que fuera lo más cercano a un Renacimiento contemporáneo. La realidad es que se abusa de efectos generados por ordenador en paisajes y lugares imposibles que pueden lucir muy bien en pantalla grande y en 3D, pero que realmente no aportan gran cosa a una narración más bien deslavazada.

Singh se creyó todas aquellas alabanzas que lo calificaron de original por su película "The Fall. El sueño de Alexandria"(2006), y en "Inmortales" cae en el exceso, como si su intención fuera dar mucho más que cualquier otra de las películas del genero, y ser infinitamente más original que las demás. Realmente lo que consigue es que los aficionados añoremos las viejas películas del "peplum" italiano y americano, y los ingenuos disfraces con cremallera de los monstruos habituales.

"Inmortales" es un película de aventuras, con brillantes efectos, espectaculares puestas en escena, vestuarios y ambientación salidos de una pasarela vanguardista de lujo, chicos y chicas, al menos los buenos, luciendo sus  cuidados cuerpos, y un guión que quiere ser "El Señor de los Anillos", "300", y "Furia de Titanes" todo en uno, esperando quizás arrastrar al cine a los fans de las respectivas sagas, y que como era de esperar no convenció a casi ninguno. A pesar de todo, y aunque sólo sea por la estrambótica fusión, merece la pena que se le eche un vistazo, siempre y cuando no seamos unos puristas de la mitología, porque entonces acabas acordándote de la familia de los guionistas.

EL FIN DE LOS MITOS

EL FÉNIX VERDE



Título Original: Green Phoenix: The Last Stand of the Prehumans



Autor: Thomas Burnett Swann



Año de Publicación: 1972



País: Estados Unidos  



"Eneas debe morir. Las palabras significaban tanto una orden como un pacto. Eneas, el carnicero troyano, traidor de mujeres, invasor del Bosque Maravilloso, debía morir, y ella, Melonia, la dríada de diecisiete años de edad que lloraba cuando aplastaba una abeja o rompía una tela de araña, estaba obligada mediante juramento de una manera tan sólida como su reina, Volumna. A menos que las historias que se contaban de Eneas fueran mentiras - y su veracidad se veía atestiguada por guerreros, marineros, y amazonas- se vería obligada a obedecer el juramento y, si le correspondía por azar, a matar al asesino para garantizar la seguridad de su pueblo y la santidad del bosque."  

La novela de Burnett Swann va a contar la llegada de Eneas y su grupo de troyanos a las costas de la Península Itálica y su entrada en contacto con los últimos supervivientes de un mundo a punto de desaparecer, las criaturas mitológicas que poblaron las leyendas de sus antepasados. Los subhumanos del subtitulo de la novela no son otros que dríadas, centauros, y demás, que aún pueblan los bosques que rodean el río Tiber. Melonia, la joven dríada, y Ascanio, el hijo de Eneas, son los dos protagonistas que sirven al autor para representar los dos mundos en colisión. 

El escritor americano Burnett Swann, más poeta que novelista, impregna su prosa de un ritmo poético que le da a la obrita, no llega a las doscientas páginas, un tono ligero pero profundo. La historia se convierte en un canto a la ingenuidad perdida, a la destrucción que acompaña al progreso del ser humano, mientras avanzamos como sociedad nos deshumanizamos como individuos.

"El Fénix verde" no es una obra épica, es una obra de sentimientos, de reflexiones. El lector sabe que está ante una despedida, la despedida de todo una manera de entender el mundo, la despedida también del mundo mitológico, por ello muy acertadamente el escritor ambienta su historia con los últimos héroes clásicos, y en el lugar donde nacerá el imperio que dominará los últimos siglos de la Edad Antigua.

EXPLORANDO EL PLANETA

LOS EXPLORADORES Y SU DOBLES

Desde el siglo XIX hombres y mujeres de las potentes naciones europeas se lanzaron por su cuenta o bajo la supervisión de su gobierno y/o sociedades geográficas a la exploración de aquellos rincones del planeta que aún permanecían inexplorados para el hombre blanco. Algunos de ellos vieron sus hazañas llevadas a la televisión o al cine.

Alexander von Humboldt (1769-1859) Este explorador alemán es considerado como el padre de la Geografía Moderna. Un completo humanista interesado en múltiples áreas científicas nunca vio totalmente satisfecha su innata curiosidad, y viajó por medio mundo para aumentar sus conocimientos. Sus expediciones por América se vieron reflejadas en sus numerosos libros que cambiaron para siempre los estudios de la geografía mundial. En el retrato pintado por Stieler en torno a 1843 del científico y explorador impresiona la profunda mirada de Humboldt llena de humanidad y tal vez podamos percibir un atisbo de su irreductible curiosidad. Se rindió un merecido homenaje al geógrafo en el film alemán "Midiendo el mundo" (2012) interpretado por Albrecht Schuch.
David Livingstone (1813-1873) Este escocés de origen humilde se hizo mundialmente famoso no por sus múltiples expediciones, sino porque en la última se perdió y se envió a un reportero a localizarlo, Stanley, cuyo nombre quedaría para siempre ligado al suyo. Sin embargo pocos recuerdan que fue el primer europeo en cruzar el continente africano, desde Luanda en el Atántico y por el río Zambeze, hasta su desembocadura en el Índico (1552-1556). El doctor Livingston ha aparecido en numerosos filmes sobre todo como invitado, así en "Territorio prohibido"(1997) Nigel Hawthorne interpreta al misionero y explorador.
Henry Morton Stanley (1841-1904) El periodista británico cambió su nombre y su nacionalidad, y de Rowlands pasó a Stanley y de inglés a norteamericano. Su expedición en busca del desaparecido Livingstone le permitieron un gran conocimiento del continente africano que le serviría en otras expediciones. En Gran Bretaña a pesar del famoso encuentro con el doctor Livingston, casi nadie creyó que lo hubiera encontrado, ya que éste prefirió quedarse en África. Fue corresponsal en la guerra carlista en España, y también presenció la caída de Isabel II, además aprovechó para aprender a hablar un perfecto español. Su aventura por África en busca del misionero escocés ha sido llevada varias veces al cine, pero el actor más famoso que ha encarnado al periodista explorador ha sido Spencer Tracy en "El explorador perdido"(1939).
Richard Francis Burton (1821-1890) El extraordinario explorador británico, además del amplio dominio de lenguas y dialectos, de su audacia exploradora que le llevó a entrar disfrazado en la Meca y otras ciudades santas, era un adelantado a su tiempo que entre otras cosas criticó el imperialismo británico: "Que se puede esperar de un Imperio sufragado por tenderos". Dick el rufián, como fue apodado, exploró el África Central, y buscó el nacimiento del río Nilo en compañía de Speke. Sus costumbres y su manera de encarar la vida llegó a escandalizar con frecuencia a la rígida sociedad de su tiempo (En sus libros de viajes solía hacer referencias explícitas sobre el sexo de los nativos, incluso sobre el tamaño de sus penes). Patrick Bergin fue el explorador en "Las montañas de la Luna" (1990).
John Hanning Speke (1827-1864) Este explorador británico fue el descubridor del lago Victoria, y de las fuentes del Nilo. Su expedición en compañía de Burton le dio amplia fama en su país, aunque su enfrentamiento con su antiguo compañero dividió a la sociedad intelectual británica. Durante los debates con Burton patrocinados por la Sociedad Geográfica, Speke murió en lo que se clasificó como un desafortunado accidente de caza. La excepcional película, ya reseñada, "Las montañas de la luna", tiene a Iain Gleen como un joven Speke.
Robert Falcón Scott (1868-1912) El capitán Scott fue un militar y explorador británico empecinado en lo que se denominó la carrera hacia el Polo, es decir convertirse en el primer hombre en llegar al Polo Sur. Muy competitivo dirigió dos expediciones al Polo, llegó en la segunda al Polo Sur, pero descubrió que un noruego había llegado antes que él. Finalmente en su retirada Scott y su equipo perecieron por agotamiento, hambre y congelación a 19 km del siguiente depósito de suministros. Ocho meses después de su muerte se descubrieron los cuerpos, y los diarios del capitán, cuya publicación lo elevarían a la categoría de héroe. En la mini serie "The Last Place on Earth" (1985) Martín Shaw interpreta al explorador inglés.

Ernest Shackleton (1874-1922) Este explorador irlandés fue miembro de una de las expediciones del capitán Scott, y desde entonces le picó el gusanillo de los Polos. Visto que no pudo ser el primer hombre en llegar al Polo Sur, decidió ser al menos el primero en cruzar el continente helado de parte a parte. Organizó una expedición  en 1914 con este fin, pero la mala suerte le persiguió desde el principio, y su misión se convirtió en una dura lucha por la supervivencia, que les mantuvo a él y a sus hombres más de dos años aislados. La mini serie "Shackleton: La odisea de la Antártida" (2002) tiene como principal protagonista a Kenneth Branagh.
Roald Amundsen (1872-1928) El explorador noruego fue el primer hombre en llegar al Polo Sur ganándole la carrera al británico Scott en 1911. Por sí eso no fuera suficiente también intentó la conquista del Polo Norte, al que pretendió llegar también en dirigible en 1926. Años después falleció durante el rescate de su compañero Nobile. "La tienda roja"(1969) tiene a Sean Connery como el explorador noruego.
Umberto Nobile (1885-1978) El ingeniero aeronáutico italiano Nobile fue uno de los primeros en sobrevolar el Polo Norte a bordo del dirigible "Norge". Esta expedición le llevó a discusiones con el noruego Admundsen quien era el líder de la expedición y por tanto quien se atribuía el mérito, aunque Nobile fuera el piloto. Un accidente de otro de sus dirigibles en 1928 llevó a que tuviera que ser socorrido por la primera misión aérea de rescate en el Polo. Él fue salvado, pero su antiguo compañero Admunsen, pereció en las labores de búsqueda al estrellarse su hidroavión. La película arriba mencionada "La tienda roja" relata la expedición del dirigible "Norge", y en ella Peter Finch realiza el papel del italiano.
Robert Peary (1856-1920) Es el explorador estadounidense que afirmó ser la primera persona que llegó al Polo Norte. Su expedición de 1909 está según los expertos incorrectamente documentada, y no se corresponde con otras posteriores en cuanto a rutas y distancias. La controversia acompaña a la figura del estadounidense, y no sólo porque se dude de su afirmación, si no por sus relaciones con los esquimales o inuit (ver la reseña del magnífico cómic "Groenlandia-Manhattan"), a quienes robó unos enormes meteoritos que luego vendió por 50.000 dolares. En la serie "Glory and Honor"(1998) es el actor Henry Czerny quien interpreta a Peary.
Frederick Cook (1865-1940). Este médico y explorador estadounidense discutió con Peary el honor de haber sido el primer hombre en llegar al Polo Norte. En 1906 se tomó una fotografía sobre la cumbre del monte McKinley, aunque luego resultó que era una pequeña colina. También afirmó haber llegado al Polo Norte en 1908 antes de Peary, pero con sus antecedentes de falsario, nadie le creyó. Una mini serie titulada "Cook and Peary: The Race por the Pole"(1983), contó el enfrentamiento entre los dos exploradores americanos, en ella Richard Chamberlain hace de Cook.

TRIPLE ESPÍA


KIM  PHILBY

Harold Adrian Russel Philby nació en 1912 en Ambala, la India. Es el hijo de un reputado militar británico St. John Philby. El padre de Harold había servido al Imperio Británico con total eficacia desmantelando redes de espías en Oriente Medio, y colocando a Ibd Saud como rey en Arabia para favorecer los intereses británicos frente a los turcos. Pero el oficial inglés se enamoró de Arabia, y se convirtió al Islam, desde ese momento, Inglaterra pasó de ser su patria a convertirse en el enemigo imperialista.

Su hijo, apodado Kim en honor al personaje de Kipling, fue enviado a estudiar a Inglaterra con la élite del Imperio. Aunque alejado de su padre, el joven siempre lo vio como una figura semilegendaria. Pero mientras uno se rebelaba contra su patria, el otro se educaba en los mejores colegios con la flor y nata de la nación. Como era habitual entre los niños "bien" de la época, Kim terminó en Cambridge intentando diplomarse en Historia. En esa Universidad se introduce en un circulo de ideas comunistas, y pronto estará listo para ser reclutado por los servicios de inteligencia de la Unión Soviética.

Philby con la cabeza vendada en Caudé ( España)
Kim y un grupo de amigos, desencantados por lo que ellos consideran pasividad británica ante el creciente fascismo, se convencen de que sólo la Rusia comunista podrá frenar a líderes como Hitler. Reclutado por los servicios de inteligencia soviéticos es enviado a Viena en 1933. Ya tenemos al joven trabajando para los soviéticos. Después de un tiempo actuando como enlace y en trabajos menores, al fin se ha ganado la confianza de sus nuevos empleadores, que le envían de vuelta a Inglaterra con instrucciones precisas.

En 1934 Philby se construye una imagen ficticia, la de furibundo conservador pronazi. Se hace miembro de la Sociedad de Amistad anglo-germana, publica en revistas germanófilas, visita Berlín, y se entrevista con líderes nazis, etc. Mientras trabaja para los rusos, la naciente Alemania de Hitler cree que Philby es su principal valedor en Inglaterra. A partir de entonces esa será la constante en la vida del espía: hacer creer a todos algo diferente de lo que realmente es.


Los rusos con ayuda de los "inconscientes" británicos deciden enviar al falso periodista fascista a España, donde se estaba librando la Guerra Civil que sería la antesala de los enfrentamientos posteriores de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuál será la misión de Philby en España? Para los británicos es un corresponsal que informa puntualmente a Inglaterra del avance de las tropas de Franco; para los rusos es un agente que les pone al tanto de los movimientos fascistas, y al que se piensa incluso ordenarle el asesinato de Franco. En España Philby avanza con las tropas franquistas, y entra con ellas en Bilbao. El contraataque republicano a la ofensiva en Teruel en 1937 hay quien especula que se debió a los informes del espía, curiosamente es en las cercanías de Teruel, en el pueblo de Caudé, donde un obús republicano impacta en su coche, y está a punto de acabar con su vida. Kim sobrevive, y no sólo eso, sino que es condecorado con la Cruz de la Orden del Mérito Militar por el mismo General Franco. Toda una paradoja, herido por un proyectil de aquellos a quienes ayudó secretamente, y condecorado por aquel al que tenía que matar. Al final los soviéticos se pensaron mejor lo de matar a Franco, y enviaron de vuelta a Inglaterra a su espía.

Después de la Guerra de España Philby es enviado como corresponsal a Berlín, donde aprovecha por indicación de sus superiores rusos para entrar en contacto con algunos líderes germanos. Pero a los soviéticos no les debía de parecer suficiente, y se proponen una jugada maestra, infiltrar a su colaborador en el mismísimo servicio secreto británico. Así en 1940 gracias a la recomendación de un amiguete, quien por cierto también era espía soviético, Philby entró en el SIS, es decir el servicio secreto de inteligencia, que por el número de topos que tenía era de todo menos inteligente.

Philby en Rusia
Durante la Segunda Guerra Mundial Kim Philby trabaja para los ingleses a la par que le pasa informes a sus verdaderos amos, los rusos. Pero el colmo llega en 1944 cuando se empieza a ver el final de la guerra, y los soviéticos se convierten en el nuevo enemigo, así que los "inteligentes" del servicio secreto británico deciden crear una nueva sección dedicada al contraespionaje antisoviético. Seguro que estaréis pensando que no se les ocurriría colocar a Philby en ella, ¡pues sí!, y no sólo eso, de hecho acabó de jefe de la sección. Resumiendo el principal espía ruso quedó encargado de capturarse a sí mismo y sus amigos. Lo más patético es que cada vez que un alto cargo ruso con importante información trataba de pasarse a los británicos, los informes llegaban a Philby, quien inmediatamente avisaba al espionaje ruso que se encargaba de sacarlo de en medio, como fueron los casos Volkov y Gouzenko.

¿Los servicios secretos occidentales podían ser más torpes? Efectivamente. Desde los Estados Unidos llaman a los expertos británicos para colaborar conjuntamente contra los malvados rusos. El nuevo servicio de inteligencia americano pide un enlace británico de quien aprender y con quien colaborar en futuras acciones conjuntas, y ¿a quién van a mandar los ingleses? A nuestro hombre, Kim Philby.

Ya tenemos al maestro de jugar a varias bandas espiando con los americanos por mandato de los británicos aunque en realidad trabajando para los rusos. De este peculiar "menage a trois" surge uno de las mayores estupideces del contraespionaje mundial: la campaña de Albania. Se trataba de poner al exiliado rey de Albania Zogú I de nuevo en el trono, quitándoles a los soviéticos la influencia sobre el país. Desde 1950 a 1952 los servicios de inteligencia americano y británico organizaron diversas expediciones para derrocar al régimen comunista, se sucedieron desembarcos, lanzamientos de tropas en paracaídas, etc, y cada vez los comunistas los estaban esperando como si supieran donde iban a aparecer.  Y nuestro amigo suponemos que poniendo cara de "yonoesio".

En vista del fracaso en Albania los servicios secretos occidentales decidieron intentarlo en Ucrania, y para ello se pusieron de acuerdo con la resistencia ucraniana. El resultado no pudo ser mejor...para los rusos, claro está. El fracaso acabó con la resistencia ucraniana, y con sus líderes muertos o en las cárceles rusas. De forma que las meteduras de pata del contraespionaje occidental colaboraron alegre e inconscientemente a repoblar Siberia.

Sello de Kim Philby. URSS
Durante años continuaron las andanzas del super espía, pero poco a poco fueron cayendo sus colaboradores y amigos, y el cerco se fue estrechando a su alrededor. Ya no gozaba de plena confianza, y sus movimientos cada vez eran más limitados. Al final se da a la fuga en 1963 y se pasa a los rusos marchándose a vivir a Moscú donde termina sus días en 1988.

Kim y los llamados cinco de Cambridge supusieron un absoluto ridículo para la "inteligencia" británica, pero la polémica de el auténtico papel de Philby continuó durante mucho tiempo. Incluso se llegó a escribir un libro en el cual se afirmaba que Kim Phiby siempre había sido leal a su patria, o sea que era un espía británico que fingía espiar a sus compatriotas para los rusos, mientras en realidad espiaba a los rusos para los británicos, eso sin contar cuando espiaba para los americanos por encargo de los rusos ¿o era de los británicos? ¿Os habéis enterado? No. Pues yo tampoco.

ANTES DE QUE LA GRAN GUERRA ESTALLE

37 DÍAS

Título Original: 37 Days

Año: 2014

Nº de Episodios: 3 (180 min.)

País: Reino Unido

Director: Justín Hardy

Reparto: Ian McDiarmind, Nicholas Farrel, Tim Pigott-Smith, Sinéad Cusack, Bill Paterson. Kenneth Cranham. Ludger Pistor.

Marco Temporal: 28 Junio-4-Agosto 1914

Marco Espacial: Europa


28 de junio de 1914. El joven Alec trabaja como becario en el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido. Es feliz en su trabajo y se siente importante analizando el correo que llega de las distintas partes del mundo. Acaba de ser ascendido y ahora se encarga de Sarajevo, aunque cuando recibe un telegrama comunicando el asesinato de un archiduque austriaco no cree que merezca una especial atención. Su jefe, el subsecretario adjunto del mismo ministerio Eyre Crowe, no está de acuerdo con él.

"37 días" analiza lo que ocurrió durante ese período de tiempo en las principales cancillerías europeas tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, aunque por supuesto al ser la serie británica con un casi absoluto protagonismo del lado inglés. La serie está planteada como una especie de documental dramatizado que recoge las conversaciones, correos, llamadas, conferencias etc, que desde, sobre todo Inglaterra, se cruzaron para evitar el estallido de un conflicto internacional en los días siguientes al trágico atentado.

Es una serie de ficción histórica de carácter político con escasa o nula acción, y poco o nada sobre sentimientos o retratos psicológicos de los implicados, por el contrario se nos ofrece un retrato casi aséptico de las maniobras políticas que sucedieron esos 37 días. Se incide sobre todo en los malos entendidos, los errores, o los fallos diplomáticos que ocasionaron que la Gran Guerra acabara por convertirse en algo inevitable. Tristemente desde un principio sabemos que la guerra va a estallar (¡Oh, Dios, he hecho un spoiler!), pero también tenemos la sensación de que podía haberse evitado, y eso convierte algunos momentos de la serie en trágicos a pesar de la frialdad de los mismos.

La mini serie, viniendo de quien viene, pone como es lógico especial énfasis en el duro trabajo realizado por la diplomacia birtánica encabezada por  Edward Grey, frente a unos alemanes, como mínimo, algo duros de mollera, y el resto de Europa, que en el mejor de los casos parece estar haciéndose la manicura. (¡Si es que lo que no arreglen los británicos!). A pesar de la simplificación de las causas que llevarían a la Gran Guerra, la serie es entretenida, al menos para quienes gusten de este tipo de productos, y pone en pantalla los contactos diplomáticos previos al comienzo de las hostilidades. El guión fue realizado después de analizar, según sus autores, cada llamada, cada telegrama, cada carta, cada conferencia que se realizó en esos días.

Para los principales papeles se cuenta con dos actores curtidos en series y películas como son Ian McDiarmind (el malvado emperador Papatine), y Nicholas Farrel, casi un imprescindible en series y películas británicas de principios del siglo XX (La joya de la Corona, Carros de Fuego, Casualty); que realizan una meritoria interpretación sin esforzarse demasiado, pues para algo se ponen en la piel de políticos.  

EL INCOMPRENDIDO

SOLANO


Título Original: Solano

Guionista: Rafael Marín

Dibujante: Alberto Foche

Año de Publicación: 2009

País:España

Marco Temporal: 1808

Marco Espacial: España





Últimos días de mayo de 1808. Cádiz. El general Solano, máxima autoridad militar de Andalucia debate con sus subalternos la situación en la que se encuentra la ciudad con los ingleses cercando las aguas y los franceses dentro de la bahía. Aunque se le recomienda alzarse contra los franceses, el general duda, teme las represalias del ejército invasor.

Con motivo del bicentenario de la constitución de 1812 se encargó en la Diputación de Cádiz una serie de cómics que contaran los hechos más significativos del levantamiento contra la invasión francesa. De esta iniciativa surge una colección "12 del Doce" en la que colaboran distintos guionistas y dibujantes. "Solano" es una de las historietas nacidas de esta idea, y aunque me reconozco poco partidario del cómic subvencionado (bueno en general de ningún arte subvencionado), la verdad es que éste y otros de la misma colección tienen calidad suficiente para que les echemos un vistazo.

"Solano" se va a centrar en la figura del general  Francisco María Solano en  la histórica fecha del mes de mayo de 1808. El cómic analiza la situación en la que se encuentra la ciudad de Cádiz, la postura tomada por sus gobernantes, y como responde el pueblo.

Con un dibujo más que correcto y un guión sencillo pero contundente, el cómic cumple con creces, aunque nos deja una sensación agridulce (que no voy a explicar ¡leedlo, leche!). Se puede reprochar al trabajo de Marín y Foche que sea tan corto, pues desde luego sabe a poco.

Como viene siendo habitual en este tipo de trabajos el cómic viene complementado con unos comentarios históricos que ayudan a contextualizar la historieta. En definitiva estamos ante un buen cómic al que sólo le faltaba ser más largo. Y si alguien no conoce al general Solano después de la lectura de esta obra seguro que va a querer saber más sobre este militar y marqués nacido en Caracas ( No vale mirar la wikipedia sin leer antes el cómic).  

Aquí os dejo la pagina de inicio donde se resume magistralmente y sin diálogos el levantamiento de mayo contra los franceses.


BURTON Y SPEKE

LAS MONTAÑAS DE LA LUNA


Título Original: Mountains of the Moon

Año: 1990

País: Estados Unidos

Duración: 130 min.

Dirección: Rob Rafelson

Reparto: Patrick Bergin, Iain Glen, Fiona Shaw, Richard E. Grant, Peter Vaughan, Delroy Lindo

Marco Temporal: 1854-1864

Marco Espacial: África, Reino Unido


Un joven oficial britanico del ejército indio llega de permiso a las costas de Somalia, es John Hanning Speke. Es el año de 1854 y la intención de Speke es incorporarse a alguna expedición que parta hacia el interior del continente africano. El aventurero y explorador Richard Burton está a punto de comenzar uno de sus viajes, y Speke no duda en presentarse ante él. Desde ese momento comenzará entre los dos una estrecha relación que les llevará a realizar una de las expediciones más famosas de su tiempo: la búsqueda de las fuentes del Nilo. 

El film de Rafelson se sumerge en el mundo de las exploraciones del siglo XIX en el continente africano, siguiendo la relación entre dos de los exploradores más famosos y controvertidos de  las décadas centrales del siglo: John Hanning Speke y Richard Burton. Desde su encuentro, hasta la expedición conjunta en el interior de Somalia,  y por supuesto su búsqueda del nacimiento del río Nilo.

La película presenta numerosos valores que la hacen imprescindible en la filmoteca de cualquier aficionado al género. Además de  mostrar de una forma clara la manera en que los grandes imperios, en este caso el británico, penetraban en los territorios que luego conquistarían y después colonizarían, enseña también como se organizaban las expediciones geográficas y las dificultades con las que contaban. Por si esto fuera poco retrata con bastante fidelidad la personalidad de uno de los más extraordinarios exploradores del siglo XIX, Richard Burton. 

Burton era uno de esos locos magníficos que armado de un valor temerario se lanzaba a empresas casi imposibles. El actor Patrick Bergin encarna con solidez el complicado personaje que le toca, y domina la cinta en casi todo su metraje. En frente un perfecto caballero ingles, Speke, paradigma de todo lo que los británicos consideraban adecuado, interpretado por un Iain Glen que apenas puede seguir el ritmo de su compañero de reparto.

En la primera mitad del film recorremos África de la mano de los dos exploradores, transitando por todo tipo de ambientes y paisajes, y en la cual la fotografía de Roger Deakins le saca todo el partido a los escenarios naturales. Mientras en su último tramo la narración se traslada a Inglaterra para enseñarnos algunas de las consecuencias de la exploración,  que por supuesto yo no voy a desvelar, y  que a pesar de la perdida de ritmo con respecto a lo anterior, no desmerece del resto y sirve para entender mejor la interesante personalidad de los dos exploradores.

"Las montañas de la Luna" es una de las mejores películas que se han realizado sobre las exploraciones en el siglo XIX. Basándose en las biografías de los exploradores y en sus diarios, al guión casi no se le puede reprochar nada, y el resultado es fascinante. El director confesó que la película era el proyecto de sus sueños, y este cariño se refleja en el resultado final.    


EL POETA AVENTURERO

LAS MEMORIAS DE LORD BYRON


Título Original: The Memoirs of Lord Byron


Autor: Robert Nye


Año de Publicación:1989


País: Reino Unido


Marco Temporal: 1788-1822


Marco Espacial: Inglaterra, Grecia


"Mis pasiones se desarrollaron muy pronto, tan pronto que muy pocos me creerán ahora que voy a datar la época y a narrar los hechos. No obstante, yo George Gordon, sexto lord Byron, soy un hombre sencillo y mi estilo es el de comenzar por el principio, que es lo que sigue". Muerto el padre de George, éste queda huérfano a los tres años, y heredero único de todos los bienes paternos, que consisten en un montón de deudas y los gastos del funeral. El futuro del niño no se muestra muy prometedor, cojo por una deformidad del pie derecho, sin medios económicos, y con una madre enloquecida, el joven lord Byron tendrá que enfrentarse a la cruda realidad de la vida.

El comienzo de la novela ya deja bastante claro el tono que va a tener la misma. Las supuestas memorias del poeta ingles, destruidas tras su muerte, son recreadas por el autor. Robert Nye después de un exhaustivo estudio de la personalidad y de la vida de Byron, intenta recrear sus perdidas memorias desde su infancia hasta julio de 1822, fecha de la muerte de su amigo, el también poeta, Shelley.

La novela, escrita como corresponde a unas memorias, en primera persona, hace un recorrido por las experiencias vitales del inquieto escritor británico. Con un tono desenfadado, el también poeta Nye, se mete a narrador de temas adultos, y lleva adelante unas memorias que sin llegar a los niveles que debieron de alcanzar las originales, procuran acercase. Según el albacea de Byron, los escritos originales había sido quemados porque "sólo eran adecuados para un burdel y hubieran condenado a lord B. a la perpetua infamia, de haberse publicado". El escritor sin atreverse a tanto, sí nos relata algunas de las aventuras sexuales del escritor, su irreverente actitud ante todo, y desarrolla bastante concienzudamente los elementos que constituían la extrema personalidad del poeta.

Los escritos de Byron son a menudo divagaciones que saltan de una fecha a otra sin solución de continuidad, y el autor en una preocupación por retratar la exaltada personalidad del aventurero y escritor inglés, pierde de vista la contextualización o la presentación cronológica de los hechos. "Las memorias de Lord Byron" es mas una novela sobre una persona que sobre los acontecimientos históricos en los que participó, o incluso en su proceso como creador literario. Es curioso como el propio escritor es consciente de esto, y le hace escribir a su protagonista:

"Estas  Memorias se me ocurre, son un alivio. cuando estoy cansado - y lo estoy a menudo - me sale esto y se me olvida todo lo demás. Recordar es más fácil que crear. Pero demasiado a menudo me es imposible releer lo que ya he escrito; de modo que Dios sabrá qué contradicciones contiene. No hay que preocuparse. ¡San Judas es mi santo patrón! si soy sincero conmigo mismo (pero me temo a mí más que a nadie), cada página confundirá, refutará y abjurará por completo de todas las que la preceden."  

"Las memorias de lord Byron" es un libro corto, a veces intenso, a veces confuso, casi siempre interesante, en el que en ocasiones echas de menos un poco más de orden. Pero que se le va a hacer es sobre la vida de Byron, y en él todo fue extremo.

LAS MIL CARAS DEL REY

ENRIQUE VIII Y SUS SOSIAS

No se si el rey Enrique VIII de Inglaterra tuvo realmente mil caras o una sola pero muy dura, sin embargo para los retratistas y pintores siempre fue un personaje digno de sus pinceles, y el cine y la televisión no podían dejar escapar tan suculento personaje. Sus desequilibrios y obsesiones por el bello sexo, propios de un adolescente permanente, atrajeron desde siempre la atención sobre este peculiar monarca inglés. Veamos algunos de estos retratos que el arte y el cine se han empeñado en mostrarnos.

Primeros años. Enrique nace en Greenwich el 28 de junio de 1491. Es el hijo del rey Enrique VII de Inglaterra e Isabel de York. Al ser el tercer hijo y segundo varón del matrimonio real se le consideró un príncipe de repuesto. Su hermano mayor Arthur era el heredero al trono y por tanto quien sería educado para gobernar. Por tanto Enrique continuó bajo las faldas de su madre y hermanas, preparándose para un papel dominante en la Iglesia. Mientras Arturo se educaba para ser rey, Enrique aprendía idiomas y teología. Un retrato de autor anónimo nos enseña un Enrique como niño de corta edad, de aspecto saludable y rollizo, a diferencia de su enfermizo hermano. Charles Laughton interpreta magníficamente al rey Enrique a lo largo de sus varios matrimonios en "La vida privada de Enrique VIII" (1933), papel que repetiría en "La reina virgen" (1953).
Infancia.Con 3 añitos Enriquito es nombrado nada menos que Duque de York, y con 10 años juega un papel importante en las ceremonias matrimoniales de su hermano Arturo con Catalina de Aragón. El escultor italiano Guido Mazzoni realizó un busto policromado en torno a 1499 que tituló "niño sonriendo", y que actualmente se identifica como un retrato del príncipe Enrique, y que hoy está en las Colecciones Reales Británicas. Aunque Jonathan Rhys Meyers encarna a un joven rey Enrique en las primeras temporadas de la serie "Los Tudor"(2010) nunca lo interpretó tan joven.
Juventud. En 1502 el hermano mayor de Enrique fallece dejando como heredero del trono a Enrique, y dejándole como herencia su viuda Catalina, con la cual el joven príncipe tiene que casarse para afianzar las relaciones con España. En 1509 con 18 años, Enrique sube al trono de Inglaterra, y comienza su agitado reinado. El muchacho le cogió gusto al poder y al lujo, y comenzó a atesorar una gran cantidad de joyas a las que era muy aficionado, y trajes de distintos países y regiones con los que se divertían cambiando el atuendo, y sorprendiendo a amigos y cortesanos. Un retrato de Enrique con 18 años de autor desconocido se exhibe en el Museo de Arte de Denver, y en él vemos a un joven fastuosamente vestido y muy alejado del obeso monarca en que se convertiría. El actor Keith Mitchell interpretó al rey en al menos cuatro ocasiones: en la serie "Las 6 esposas de Enrique VIII" (1970), la serie dedicada a su hija y heredera "Elizabeth R" (1971), el telefilm "Enrique VIII y sus seis esposas" (1972), y en algunos capítulos de la serie "El príncipe y el mendigo"(1996).
Los años con Catalina. De 1509 a 1533 Enrique y la hija de los Reyes Católicos, Catalina, estuvieron casados. Más de 20 años de matrimonio de los cuales solo sobrevivió una hija, María. En los primeros años de su reinado el joven rey se muestra culto y de firme carácter, pero sin dar muestras de la locura que rigió algunos de sus actos posteriores. Le encantaba llevar perfumadas sus lujosas vestimentas, e incluso creó un nuevo perfume, una mezcla de ámbar gris, azúcar, agua de rosas y musk (almizcle). Un retrato de autor desconocido de 1520 presenta ya al rey colocándose un anillo como símbolo de su piedad, algo que no le duraría mucho. Robert Shaw realiza una excelente interpretación del rey Enrique en el film "Un hombre para la eternidad" (1966).
Los años del cisma. En 1533 Enrique tras divorciarse de Catalina de Aragón se casa con Ana Bolena, y da comienzo un largo cisma con la iglesia católica, que termina con la excomunión del rey, y la separación de la iglesia inglesa. Sus alegrías con Ana Bolena le duraron poco, y en 1536 la segunda esposa del rey perdió la cabeza por obra y gracia del verdugo. El comportamiento del rey comenzó a hacerse cada vez más despótico, y del príncipe amable y culto apenas quedó nada. El retrato de 1535 atribuido a Joos van Cleve que se encuentra en la colección real presenta al rey aún felizmente casado con Ana sosteniendo un cartel curiosamente con una cita del Evangelio de San Marcos "Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura". Los años con Ana Bolena fueron magníficamente relatados en el film "Ana de los mil días"(1969) con Richard Burton en el papel del rey.

La tercera esposa. Enrique a los pocos días de mandar al cadalso a su segunda mujer se casa con Jane Seymour, la tercera. Los hermanos de Jane se aprovecharon para ascender en la corte, mientras el monarca se iba deteriorando mentalmente. Uno de sus peculiares gustos sexuales consistía en hacérselo con sus amantes o esposas sobre la mesa, tras haber comido, después de derribar platos y restos de comida, es decir que tenía un concepto del postre un tanto especial. El matrimonio con la Seymour le dura poco, y en 1537 se muere la reina, esta vez sin ayuda del marido. El retrato de 1536 de Hans Holbein el Joven que forma parte de la colección Thyssen-Bormemisza ya muestra a un rey transformado fisicamente, aún enamorado de las joyas y los trajes lujosos, pero con una mirada dura, acerada.  En "El príncipe y el mendigo" (1977)  un casi irreconocible Charlton Heston se mete en la piel de Enrique VIII.
La madurez. Durante unos años el rey descansa de su fiebre matrimonial, pero la búsqueda de otro heredero varón le lleva a buscar un nuevo enlace, pues el hijo tenido con Jane era de carácter enfermizo. Casado bajo engaños con Ana Cleves en enero de1540, el rey queda profundamente decepcionado cuando la ve. No llega a consumar el matrimonio, pero para la historia quedó su comentario tras la supuesta noche de bodas: "Antes no me gustaba mucho, pero ahora me gusta mucho menos". ¿Qué impidió al lascivo rey cumplir con el llamado débito conyugal? Un pintor desconocido realiza en 1540 uno de los más famosos retratos del rey, que durante mucho tiempo fue atribuido también a Holbein. Hoy podemos contemplarlo en Roma en la Galería Nacional de Arte Antigua. Un demasiado apolíneo Eric Bana es el rey Enrique en el film "Las hermanas Bolena" (2008).
El ocaso. Después de un matrimonio fallido de escasos meses, Enrique se volvió a casar, esta vez con Catalina Howard en julio del mismo año de 1540. Catalina era prima de Ana Bolena, y siguió el camino marcado por su pariente, el cadalso (febrero de 1542). Un rey envejecido, enfermo, y con exceso de grasa, a quien una creciente paranoia le hacía ver conspiraciones por todas partes, enviaba al cadalso a propios y ajenos. Posiblemente padeciera el llamado síndrome de McLeod, que le ocasiona serios trastornos de personalidad. El rey tenía que ser sacado en ocasiones por las ventanas con ayuda de poleas y forzudos, pues ya no cabía por las puertas ya que padecía obesidad mórbida y llegó a tener una cintura de 137 cms. Un retrato de autor desconocido fechado alrededor de 1542, conservado en la Galería Nacional de retratos de Londres, se corresponde con la época en que estaba casado con la Howard. El pelirrojo Damian Lewis interpreta al monarca en la reciente producción televisiva "Wolf Hall"(2015).
Los últimos años. En 1543 el rey se casa con la que será su última esposa, Catalina Parr, y comienzan los últimos años de reinado que terminará en 1547 con su fallecimiento. Se ha convertido en un glotón impenitente sólo come dulces y carnes, y únicamente las fresas forman la fruta que toleraba. Si comía como una cerdo, en beber no se quedaba corto, unos 5 litros diarios de cerveza y todo el vino que pudiera trasegar. Lógicamente desarrolló todas las enfermedades asociadas a la riqueza (desnutrición no, desde luego). En 1545 Hans Eworth retrata al rey de cuerpo entero, aunque posiblemente sea más una recreación de un retrato de Holbein que una imagen real del deteriorado monarca, que ya apenas se sostenía en pie sin ayuda de un bastón. La serie española "Carlos, rey emperador"(2015) tiene su propio rey Enrique en el actor Alex Brendemuhl.
La profecía y el entierro. En 1532 un fraile llamado William Peto, arremetió contra el rey en un encendido discurso donde le acusaba de haberse encamado con la Jezabel británica, y le vaticinó que de seguir por ese camino acabaría como el impío rey Acab, los perros lamerían su sangre. En 1547 se decidió enterrar al rey en la capilla de Windsor, y se llevó el cadáver en una siniestra procesión. El cuerpo encerrado en un ataúd de plomo tuvo que pernoctar, con una procesión de criados y acompañantes pagados, en la capilla de una abadía destruida por el rey. A la mañana siguiente el sarcófago se había deteriorado al inflarse el cadáver del rey, y rezumaba todo tipo de líquidos. Mientras los plomeros arreglaban el ataúd, un perro se deslizó y lamió la sangre del suelo. La profecía de Peto se había cumplido. En 1540 el gremio de los barberos-cirujanos encarga un cuadro del rey al retratista oficial Hans Holbein, al que pertenece el fragmento seleccionado. En el cine Enrique VIII fue también un personaje recurrente en films que protagonizaron otros, como "La espada y la rosa"(1953) con James Robertson Justice en el papel del rey.