CON DIEZ CAÑONES POR BANDA

BARBANEGRA

Título Original: Blackbeard

Año: 2006

Nº de Episodios: 2 (90 min.)

País: Inglaterra

Director: Richard Dale, Tilman Remme

Reparto: James Purefoy, Jack Gallowey, Roger Barkley, Mark Noble, James Hillier

Marco Temporal:1717-1718

Marco Espacial: América



"La Edad de oro de la Piratería la llaman ahora. Una panda de ladrones que mantenía en vilo al Imperio Británico. Sin embargo, para aquellos que dimos nombre a esa época, fueron los mejores años de nuestra vida. Nos liberamos de los grilletes que eran la ley y el orden. Íbamos allá donde queríamos, hacíamos lo que se nos antojaba, robábamos lo que nos apetecía, hasta que el cañón y la soga acabaron con nosotros. No era la Gran Bretaña la que gobernaba el mar, ¡si no nosotros! Representábamos una terrible amenaza para los gobernadores y comerciantes que intentaban construir un imperio, así como para los aristócratas londinenses, neoyorquinos y bostonianos. Odiaban con todas sus fuerzas a los capitanes piratas que les robaban el oro: Barrows, Burguess, Jennings, Hornigold y, por supuesto, el hombre que, para bien o para mal, cambió mi vida. Dicen que nació en Bristol y lo bautizaron con el nombre de Edward Teach hace unos cuarenta años. Los que navegamos a sus ordenes, lo llamamos capitán; los infelices que se cruzaban en su camino lo conocían como Barbanegra."

Quien habla y presenta la serie es Israel Hands uno de los protagonistas, y pirata enrolado por Barbanegra en la tripulación de su nave "La Venganza de la reina Ana". Son sus comentarios y particular visión la que nos va a introducir en el mundo de la piratería de principios del siglo XVIII. Gracias al narrador conoceremos los motivos de los piratas, sus normas, sus enemigos y sus aliados, en definitiva el narrador funciona como un exhaustivo analista que nos va desentrañando los secretos de este tipo de piratería siguiendo los pasos de uno de sus representantes más relevantes, Edward Teach.

Muerte de Barbanegra. JLGerome Ferris.1920
La serie realizada con el estilo típico de la BBC, en eso que suelen denominar docudramas, convierte lo que podría ser un pesado documental en una entretenida miniserie, bien interpretada, bien guionizada, perfectamente asesorada, y todo sin gastarse demasiado dinero, pues los recursos son más bien medios, y está bastante alejada de las grandilocuentes superproducciones hollywoodianas de exagerados piratas. 

La biografía de Barbanegra está realizada con bastante exactitud, y  los detalles de sus últimos días, ya asentado en tierras de Carolina del Norte bajo la protección de su gobernador Charles Eden, son cuando menos curiosos, presentando al fiero pirata intentando acomodarse a la vida en tierra. Incluso la narración de la cacería final a la que fue sometido el pirata es fiel a los relatos y al informe que su perseguidor presentó. 

"Barbanegra" es un film digno, realizado por una cadena de televisión cuyos productos siempre buscan el doble fin de entretener y enseñar, y con la serie, bien interpretada por un Purefoy que se mete en su papel,  la BBC consigue ambos objetivos.  

EL FIN DE LOS MOSQUETEROS

EL VIZCONDE DE BRAGELONNE


Título original: Le vicomte de Bragelonne


Autor: Alejandro Dumas


Año de Publicación: 1847


País: Francia


Marco Temporal: 1660-1673


Marco Espacial: Francia, Inglaterra


1660. Blois. El tío del rey Luis XIV, conocido como Monsieur, se dedica a su afición favorita, aburrirse, para fastidio de los habitantes locales. Al servicio de Madame, la esposa del hastiado noble, se encuentra Luisa de la Vallière, quien se siente atraída por un joven mosquetero del lugar, el caballero Raúl, vizconde de Bragelonne, hijo de uno de los más famosos mosqueteros de su época, Athos. El viejo mosquetero ve con desagrado como su hijo se enamora de una joven que él piensa que no le conviene.

Con "El vizconde de Bragelonne" Dumas pone fin a la trilogía de los mosqueteros, y la finaliza en todos los sentidos, pues seguimos a sus protagonistas hasta su final. Desde "Veinte años después" hasta el comienzo de la acción de la nueva entrega han pasado algo más de 10 años. Los protagonistas han envejecido, algunos peor que otros, y las circunstancias y sus pensamientos han cambiado. De nuevo los viejos amigos se van a encontrar en campos rivales, aunque esta vez las alianzas han cambiado, los personajes se han vuelto más astutos y como consecuencia más desconfiados.   

La más larga de las tres novelas de la saga es quizás la peor valorada, aunque algunas de sus tramas han sido adaptadas a la gran pantalla en más de una ocasión, e incluso publicadas de forma independiente, como es el caso del asunto de "la máscara de hierro". 

La última novela de los mosqueteros es una novela crepuscular, melancólica, triste. Los duelos a espada, las intensas galopadas, los amores apasionados han cedido el puesto a las intrigas, las traiciones, las decepciones. Es una novela de héroes cansados, de una sociedad  decadente en la que los viejos valores ya no tienen lugar. Los mosqueteros han envejecido pero no sólo físicamente, y con ellos ha entrado en decadencia su entorno. Es una obra más larga, con un ritmo más lento, más propensa a relatar intrigas que acciones. A pesar de ello los personajes se implican en hechos históricos como la Restauración de Carlos II en el trono inglés, los enfrentamientos entre Colbert y Fouquet, y sobre todo en desvelar el misterio del hombre de la máscara de hierro, siempre bajo la particular visión del genial Dumas.  

Ilustración para "El vizconde de Bragelonne".
No hay engaño en "El vizconde de Bragelonne", si hemos leído antes "Veinte años después" podemos intuir lo que nos espera. Dumas realiza otra novela inolvidable, en la cual combina casi a la perfección, el drama, la aventura, y la Historia, regalándonos una evolución de personajes a través del tiempo y de la edad como pocos escritores han hecho. En esta última obra el escritor emociona, llega al corazón del lector, y si se tiene la paciencia de aguantar hasta el final de la novela sin abandonar su lectura en los primeros capítulos, se van descubriendo pequeños sorpresas y magníficas escenas en una obra que da un más que digno final a a mejor trilogía de "capa y espada" jamás escrita. Robert Louis Stevenson reconoció haber leído cinco o seis veces "El vizconde de Bragelonne", uno de sus libros favoritos por encima incluso de "Los tres mosqueteros" u obras consideradas más serias, según él mismo hay que esperar al capítulo 17 para cogerle el gusto a la obra, pero desde entonces "que gusto para los ojos". Dejo un fragmento del artículo que el escritor escocés dedicó a la novela de Dumas:

"Hay todavía  otro aspecto del Vizconde que me parece incomparable. No recuerdo ninguna otra obra imaginativa en el que el fin de la vida se represente con un tacto tan exquisito. El otro día me preguntaron si Dumas me hacia reír o llorar. Pues bien en esta mi quinta lectura del Vizconde reí una vez durante el breve episodio de Coquelín de Voliere, y ello tal vez me sorprendió un tanto: en compensación, sonreí constantemente. Pero por lo que hace a las lagrimas, no sabría que decir."

El propio Stevenson afirmó que la lectura del libro le marcó profundamente y de su personaje favorito, D´Artagnan, llegó a decir:

"Fuera de Shakespeare mi mejor y más querido amigo es probablemente Artagnan, el envejecido Artagnan de "El Vizconde de Bragelonne". Nunca había conocido un alma más humana, incluso a su propia manera, más admirable. Lamentaría mucho que hubiera un hombre tan apegado a su moral que fuera incapaz de aprender algo del capitán de los mosqueteros."

Dumas, hijo de un injustamente olvidado general francés de raza negra, arremete en el libro contra la ingratitud de los soberanos y de los gobernantes, al tiempo que realiza una pequeña reparación al entregarle a su hijo literario predilecto, D´Artagnan, el bastón de mariscal que su padre nunca recibió.

Me despido de la trilogía como lo hizo Dumas en la última frase del último libro: "De los cuatro valerosos hombres cuya historia hemos relatado no quedaba ya más que un cuerpo. Dios había recobrado las almas."

CAMARADAS EN AMÉRICA

LA LUZ Y LA ESPADA


Título Original: El virreinato de Colón. La luz y la espada

Guionista: Antonio Hernández Palacios

Dibujante: Antonio Hernández Palacios

Año de Publicación: 1992

País: España

Marco Temporal: 1493-1514

Marco Espacial: América





1493. La Española. Un grupo de españoles  ha quedado en la isla a la partida de Colón, están acaudillados por su delegado, Diego de Harana, y viven dentro del fuerte "La Navidad". Entre éstos se encuentran los tres amigos, Santi, Hussein y Maryan, disfrazada de chico, a ellos se les ha unido Bigote, el marino que conocieran durante el viaje, y por supuesto el fiel Leo, su mastín. Los compañeros de aventuras deciden explorar la isla, y se internan en su interior donde confraternizan con los pobladores. Los camaradas contemplan una  isla que es un paraíso natural llena de recursos y de pacíficos indígenas. Pero eso pronto va a cambiar. 

En esta nueva entrega de "Relatos del Nuevo Mundo", Hérnandez Palacios continúa las aventuras de los personajes creados para "Una candela lejana", y con ellos recorre los primeros años de los españoles en el nuevo continente. Los primeros establecimientos, el gobierno de Colón y sus viajes, los enfrentamientos con los indígenas, los primeros pasos de un joven Hernan Cortes, se entremezclan con las rebeliones e intrigas en las que los personajes ficticios asoman a veces tímidamente.

Otra obra más del historietista madrileño, prácticamente imprescindible en todo tipo de eventos y centenarios, con los mismos aciertos y parecidos fallados que le acompañan en toda su producción comiquera. Dibujos abigarradísimos, letreros enormes a veces invasivos con excesiva importancia del texto  frente a la imagen, muy propio de los cómics clásicos, bombardeo de datos e historias redundantes que convierten la narración casi en un documental más que en un cómic de aventuras o de acción. Por otro lado pocos hacen cómics históricos como este hombre, sobre todo por su precisión y manía por contar hasta el mínimo detalle del contexto histórico que sirve de marco a sus historias. A veces pasan viñetas y paginas sin saber nada de los supuestos protagonistas del cómic, aunque claro los personajes históricos están retratados al milímetro.

La historia que se cuenta en este nuevo cómic es una de las más interesantes de la saga, tanto por la cantidad de hechos históricos que cuenta como por el planteamiento de la historia ficticia, aunque ésta no la desarrolla lo suficiente. Si alguien quiere informarse de los primeros años de los españoles en América el cómic de Palacios es una manera divertida de informarse, pues si algo no se le puede negar es el enorme aspecto didáctico de casi todas sus obras. De paso el final queda abierto para la siguiente parte de la saga en la que seguiremos los pasos de Cortés.

El latinista y medievalista Juan Gil, esposo de la anterior asesora de Hernández Palacios, Consuelo Varela, toma ahora el relevo de su cónyuge y se encarga de anexo histórico, que trata sobre el primer virrey, y que complementa de nuevo la completísima narración del ilustrador español.

LOS MOSQUETEROS ENFRENTADOS

VEINTE AÑOS DESPUÉS


Título Original: Vingt ans après


Autor: Alejandro Dumas


Año de Publicación: 1845


País: Francia


Marco Temporal: 1648-1649


Marco Espacial: Francia, Inglaterra


1648. En Francia gobierna Luis XIV, un niño de 10 años. En realidad es el cardenal Mazarino, quien mantiene una relación con la reina, quien en realidad detenta el poder. Pero cada vez se han ido alzando más voces que se oponen al gobierno del prelado italiano. Las subidas de impuestos del cardenal y la venta de magistraturas ha desatado las furias del pueblo. Los gritos de "Muera Mazarino" son cada vez más frecuentes, y ahora algunos nobles apoyan la causa del pueblo. Un preocupado cardenal decide realizar una ronda nocturna por los puestos que rodean el palacio real, para ello se disfraza de mosquetero, y pide la compañía del teniente de guardia, un veterano llamado D´Artagnan.

Han pasado veinte años en la ficción, pero sólo uno desde que Dumas escribiera "Los tres mosqueteros". La nueva novela va a continuar las aventuras de sus protagonistas, pero con unos cuantos añitos más a sus espaldas. Los famosos mosqueteros han dejado de ser unos jóvenes aventureros y se han convertido en hombres adultos, todos menos D´Artagnan han abandonado los mosqueteros, han evolucionado, han cambiado, han madurado, bueno menos Porthos que sigue siendo un niño grande, y han tomado caminos y posturas ideológicas diferentes. Los antes inseparables amigos se encuentran ahora en campos opuestos, ninguno de ellos es el mismo de hace 20 años, y la pregunta es ¿podrá resistir su amistad al paso del tiempo?

Dumas es algo más que un escritor de novelas de "capa  y espada", y si cabía alguna duda,  con "Veinte años después" la despeja. Desde la madurez, pues el escritor cuenta con más de cuarenta años cuando escribe su novela, traslada a sus jóvenes aventureros a una edad más cercana a la que él cuenta, los hace participar en los nuevos acontecimientos que agitan Francia y su vecina Inglaterra, la rebelión de la Fronda, el levantamiento de Cromwell y la caída de Carlos I de Inglaterra. Los personajes históricos: Mazarino, la reina Ana, Luis XIV, Carlos I, vuelven a mezclarse con los de ficción con dos nuevas incorporaciones Raul, el hijo de Athos, y Mordaunt, el hijo de Milady. Más intriga, algo menos de duelos a espada, mucha más historia, eso sí siempre al servicio del autor, quien cuando se le reprochó las inexactitudes históricas cometidas respondió aquello de: "La Historia es la percha de la que cuelgo mis novelas".

La segunda parte de "Los tres mosqueteros" no desmerece de la primera, es de obligada lectura, entretenida, y al mismo tiempo una reflexión sobre los cambios que la edad y las circunstancias nos imponen a las personas. Escenas como el encuentro espada en mano entre los cuatro amigos, enfrentados dos a dos, es inolvidable. Y por supuesto la intervención de los personajes en los acontecimientos de la época es un valor añadido para los aficionados a la Historia.

No me puedo resistir a poner un fragmento del capítulo en que los cuatro ex amigos intentan arreglar diferencias:

"-Yo no os reprocho nada, señor - dijo Artagnan-. El señor conde de La Fére ha recordado nuestra amistad, y por ello me permití examinar vuestra conducta para conmigo. 

- ¿Y qué habéis encontrado de particular en ella? - preguntó Aramis con altanería.

La sangre se agolpó al rostro de Artagnan, el cual se levantó y respondió:

- Nada; que me parece muy propia de un alumno de los jesuitas.

Al ver la actitud de Artagnan, levantóse también Porthos. Los cuatro hombres se encontraron otra vez frente a frente con amenazadora expresión. Al escuchar la respuesta de Artagnan, Aramis hizo un movimiento como para sacar la espada..."
     
¿Qué os pica la curiosidad por saber si estos cuatro arreglan sus diferencias? Pues hala hala a leer.

EL HÉROE RUMANO

LA ÚLTIMA CRUZADA

Título Original: Mihai Viteazul

Año: 1970

Duración: 203 min.

País: Rumanía

Dirección: Sergiu Nicolaescu

Reparto: Amza Pellea, Ion, Besoiu, Olga Tudorache, Irina Gardescu, György Kovacs, Sergiu Nicolaescu

Marco Temporal: 1593-1601

Marco Espacial: Rumanía



1593. Alejandro III apodado el Malo gobierna las tierras de Rumanía con el permiso del poderoso Imperio otomano regido por el sultán Murat III. Los opositores del despiadado gobernante rumano son empalados en su presencia mientras el cena tranquilamente con el enviado turco. Sólo un hombre osa oponerse al poder de Alejandro, es Mihai Patrascu, que tiene puesto precio a su cabeza. Sin embargo cuando los turcos se llevan como tributo a un grupo de niños para entrenarlos como jenízaros, el propio Mihai impide que sus compatriotas se enfrenten a los turcos para detener el secuestro.

Es raro el país que no tiene su propio héroe nacional, un personaje que lidera a su pueblo frente a los invasores que oprimen su tierra, y que siendo un paradigma de virtudes unifica tierras y voluntades y se convierte en leyenda. Seguro que según de donde sea cada uno se le ocurre al menos un nombre. Estos personajes suelen tener estatuas, odas, y por supuesto película. Éste es el caso de Miguel el Valiente para Rumanía. Miguel fue voivoda de Valaquia (1593-1601), príncipe de Transilvania  (1599-1600), y príncipe de Moldavia (1600), así que durante algo menos de un año reunió en sus manos el gobierno de las tierras de Rumania, unificadas por vez primera en la Historia. Como era de esperar gobernando Ceaucescu en Rumania en el año 1970 hubo presupuesto y ganas de dedicarle una película al héroe que además se canta en el himno nacional.

Inicialmente la película iba a ser una gran coproducción con los americanos, pero Ceaucescu se negó a que el papel del principal héroe rumano fuera encarnado por actores americanos, los actores propuestos por Columbia Picture fueron rechazados (Chalton Heston y Kirk Douglas). Finalmente el proyecto fue enteramente rumano incluidos los actores. El ejército nacional fue puesto al servicio de la producción, y la movilización de gente en las batallas es absolutamente espectacular con más de 5000 extras, algunos dicen que llegan a 10.000. Además 240 actores, 700 caballos, 80 dobles, 365 miembros del equipo de filmación, son algunos de los datos que expresan el esfuerzo realizado en la producción.

La biografía de Miguel el Valiente (1558-1601), pues de eso trata la película, está bien llevada, aunque como es lógico con el consabido tono laudatorio. Pero al actor y a la trama le falta el carisma de producciones similares realizadas por americanos o británicos. A lo largo de la larguísima cinta el director no consigue despertar demasiadas simpatías por el protagonista, salvo supongo en los rumanos, aunque según los conocedores es bastante exacta en los detalles, algo que no discuto, ya que yo de historia rumana sé más bien poco.

Con un muy alto presupuesto para la época, hoy el film es la película rumana más vista de la historia, que además llegó a estar nominada al óscar a la mejor película extranjera en 1972 aunque finalmente no lo ganó. Es un film destinado a los aficionados al cine histórico, a los curiosos por la Historia de Rumanía, o a los que le gusten las películas de batallas de las que hay en abundancia; al resto imagino que les dejara más o menos indiferente, o directamente les cansará por la longitud del metraje. Ahí dejo los enlaces a las dos partes en que se dividió la película con los subtítulos opcionales en el idioma que queráis, incluido el español.   


UNO PARA TODOS...

LOS TRES MOSQUETEROS


Título Original: Les trois mousquetaires


Autor: Alejandro Dumas


Año de Publicación: 1844


País: Francia


Marco Temporal: 1626-1628


Marco Espacial: Francia


Abril de 1626. La villa de Meung recibe un estrafalario visitante, el joven D´Artagnan que acaba de abandonar la casa paterna en la Gascuña para ponerse al servicio del rey y hacer carrera como mosquetero en París. Su padre además de sus consejos y su bendición, le ha hecho entrega de algo de dinero, un estrambótico caballo, y una carta de recomendación para Monsieur de Treville, el capitán de los mosqueteros, y antiguo camarada de armas. Antes de llegar a la capital el despreocupado joven va a tener su primera aventura de la que no saldrá bien parado.

Contar a estas alturas de que va "Los tres mosqueteros" es redundante, deben quedar en el planeta pocas personas que desconozcan el argumento de una de las novelas más leídas. También es una de las obras de la que más adaptaciones al cine y la televisión se han realizado. Athos, Porthos, Aramis, y por su puesto D´Artagnan, así como su conocido lema "Todos para uno y uno para todos", forman ya parte de la cultura popular universal. La novela fue publicada por Dumas en forma de serial de marzo a julio de 1844 en el periódico "Le Siecle". Los lectores por tanto tuvieron que esperar durante 5 meses la conclusión de las aventuras de los mosqueteros, como nos sucede a nosotros hoy con las series televisivas, y con estrategias muy parecidas, finales abiertos o en continuación para engancharte con la siguiente entrega, episodios de relleno para poder estirar la trama y cobrar más (no olvidemos que a los autores de folletines les solían pagar por palabras, y a muchos actores de teleseries por episodio), etc.  "Los tres mosqueteros" al nacer como una novela por entregas tiene muchas de las virtudes de éstas y alguno de sus defectos.

A pesar de la permanente crítica al autor de tergiversar, manipular y cambiar la Historia a su gusto, Dumas realiza en sus novelas, unas obras cargadas de humanidad, rebosantes de dinamismo, y con bastante trasfondo histórico. La novela que inicia la saga de los mosqueteros es considerada una de sus mejores obras, y digo yo que por algo será. Abundan los personajes históricos: Luis XIII, la reina Ana de Austria, el cardenal Richelieu, el duque de Buckingham; pero es que incluso los que no parecen ser más que personajes de ficción, no siempre lo son y se basan en personajes que existieron de verdad aunque modificados para que encajen con el tiempo y la trama que se cuenta, como es el caso de los mosqueteros protagonistas. Incluso me atrevería a decir que los personajes totalmente ficticios encajan también con la narración que si no fueron reales merecerían serlo(si es que hoy Milady de Winter es el paradigma de mala malísima). Los acontecimientos históricos que sirven de trasfondo están en general muy bien relatados, y sus protagonistas respiran y se mueven por ellos como peces en el agua (el sitio de la Rochelle, el final de Buckingham, las tensiones entre la reina y el cardenal).

Los tres mosqueteros. D. Gordeev.
Mucho se ha escrito sobre la fuente de inspiración de la novela de Alejandro Dumas, que si fue idea de su colaborador principal Auguste Maquet, que si se copió una obra preexistente "Las Memorias del Señor de D´Artagnan", libro que sacó de la Biblioteca de Marsella, y que por cierto nunca devolvió. Todo eso no le quita merito a la obra, ni siquiera sus errores o cambios cronológicos, que los hay. "Los tres mosqueteros" es una de las grandes obras de la literatura universal, una de las grandes novelas de aventuras de todos los tiempos, y una de las más entretenidas novelas históricas que aún hoy se pueden leer. Pero lo mejor de todo es que no es con mucho el final, pues en ella se inicia una trilogía que desarrolla los personajes, las situaciones, y profundiza en conceptos como el valor de la amistad, los principios morales, los ideales, el amor, y como estos evolucionan y cambian con la edad. "Los tres mosqueteros" es el inicio de una estupenda historia que continua en "Veinte años después" y concluye en "El vizconde de Bragelonne".

Como absoluto admirador de Dumas y sus escritos no puedo ser objetivo a la hora de hablar de sus obras, y mucho menos de "Los tres mosqueteros" que fue la que me catapultó de cabeza al mundo de la lectura, mar donde me he zambullido desde entonces y del que nunca he vuelto a salir ni para secarme. De forma que ni se os ocurra leer "Los tres mosqueteros", seguid pensando que es una obra juvenil, ni siquiera le echéis un vistazo a sus magníficas continuaciones que algunos han despreciado como obras menores, y continuad viendo cualquiera de las horrorosas adaptaciones televisivas o cinematográficas recientes, mientras yo "voto a bríos", voy a soltar unos cuantos "pardiez" al tiempo que releo la novela y desempolvo mi viejo florete, que siempre habrá algún bellaco dispuesto a recibir mi estocada.

CABALLEROS LEGENDARIOS

TEMPLARIOS

Si hay algo que viene a la imaginación popular cuando se le menciona Edad Media son dos cosas: monjes y caballeros. De ambos conceptos surgieron las llamadas ordenes, por un lado las mendicantes y por el otro las militares. De la fusión de ambas surgió el concepto de monje guerrero, y ninguna orden ha hecho correr tantos ríos de tinta como la Orden de los Caballeros del Templo de Salomón, antes conocidos como los Pobres Caballeros de Cristo, y popularmente recordados como Templarios.

La fundación. Hugo de Payns(1070-1136) fue el fundador y primer Gran Maestre de la Orden del Temple. En 1118, una vez tomada Jerusalén, Hugo con 8 caballeros más, solicita al nuevo rey de Jerusalén, Balduino II, autorización para fundar una orden para proteger a los peregrinos que visiten la ciudad Santa. El rey les da permiso y la mezquita de Al-Aksa como sede, ya que se decía que se levantaba sobre el antiguo templo de Salomón. La inmensa atracción que han despertado los templarios se vio reflejada en el arte sobre todo desde el siglo XIX. Lehmann pintó en 1841 un retrato de como imaginaba él al primer Gran Maestre, pintura que hoy se conserva en Versalles. El cine y la televisión mitificaron a los caballeros del Templo, y llevaron sus misterios hasta la actualidad en la mini serie "La sangre de los templarios"(2004) donde Harald Krassnitzer encarna a un moderno maestre templario.
Reclutamientos. Los primeros años para la nueva orden pasaron en conseguir el beneplácito de la Iglesia, y en reclutar nuevos miembros para conformar un ejército destinado a combatir a los musulmanes y defender los Santos Lugares. La aceptación por parte de Bernardo de Claraval, abad principal de la Orden monástica del Císter, fue fundamental para el desarrollo de los templarios. La influencias del cisterciense pusieron en movimiento el concilio que terminaría con aceptar la orden y recomendar la colaboración de los nobles en ella, es el Concilio de Troyes de 1128. San Bernardo y un clérigo se encargaron de redactar la regla que regiría la vida de los nuevos caballeros. F.M.Granet recrea en su cuadro de 1840 el concilio que instituye la Orden del Temple. Tim Abell interpreta a un templario de 1187 en horas bajas en "Soldado de Dios" (2005), que además se rodó en parte en Málaga (España).  
Reglamento. A los 3 votos habituales de los monjes:  obediencia, pobreza, y castidad, se añadió un cuarto, la obligación de luchar en defensa de los Lugares Santos. Luego se redactaron 72 artículos que reglamentaban el comportamiento del caballero templario: no podía llevar el pelo largo, besar mujeres, ni cazar animal alguno, salvo el león, podían llevar barba y bigote y la ropa, y capa blanca estaba reservada para los caballeros no para los sirvientes. Que el interés por los templarios llega a todos los sitios se puede comprobar en la curiosa escultura de Victor Rixo que dentro de un árbol podemos admirar en Priaranza del Bierzo(España). James Purefoy es un caballero templario de regreso a su maltratado país en "Templario" (2011). 
Primeros privilegios. En 1147 el Papa Eugenio III concede a los caballeros el privilegio de llevar en su manto la cruz bermeja, llamada la cruz de las ocho beatitudes. Desde entonces los templarios lucirán sobre el costado izquierdo de sus mantos la cruz roja que les hará famosos. También su segundo Gran Maestre, Robert de Craon consiguió que los templarios sólo estuvieran sujetos a la autoridad papal, y obtuvieran permisos para construir capillas, oratorios, y cementerios. El pintor y escenógrafo A. Sanquirico realizó en 1820 un imaginativo dibujo de lo que pensaba serían las tumbas de los caballeros templarios. En "Templario 2. Batalla por la sangre"(2014) es el actor Tom Austen el que toma el relevo en una cinta que usa el nombre de los templarios como excusa para realizar una floja película de ambientación medieval.
La iniciación. Quien quisiera ser caballero templario debía ser aceptado por el Tribunal de los 12 Hermanos Mayores. Tras ser seleccionado cuidadosamente, pues no se admitía a todo el mundo, se le interrogaba, se le sometía a unas pruebas preparatorias, y finalmente comparecía ente el Tribunal sin espada, sin capa, y con la cabeza descubierta, se le leían las reglas de la Orden, se le obligaba a prestar juramento, y finalmente al ser aceptado se le recordaba que sólo tenía derecho a pan y agua, pobres vestiduras y cama, y a realizar duros trabajos en un estado casi de miseria. La ceremonia remataba entregándole la capa, la espada, una cruz, y el beso de fraternidad. Ya era un templario pero durante un tiempo tendría que ir siempre acompañado de un maestro. El pintor sudafricano J. Askew en su cuadro "Jerusalén" refleja las luchas de los caballeros en Tierra Santa. En "Arn: El caballero templario"(2007) Joakim Nätterqvist interpreta al caballero sueco que acaba sirviendo al Temple en Tierra Santa.
Banqueros. El tercer Gran Maestre, Evrard des Barrés (1113-1174) tuvo que acudir al rescate del rey francés, Luis VI, a quien además le prestó 20.000 francos de plata. Desde ese momento los templarios empiezan a ver las ventajas de convertirse en los custodios del dinero de otros. Para proteger a los peregrinos les ofrecen custodiar sus joyas y dinero en las arcas del Temple a cambio de una carta con un código cifrado, así cada vez que necesitaban dinero sólo tenían que acudir a la encomienda del Temple más cercano. Pronto se convirtieron en los principales banqueros mundiales, efectuando todo tipo de operaciones y transacciones, guardando las posesiones de reyes y particulares, y poseyendo flota propia. El artista Robert Ixer hace su propia interpretación de los templarios. El malvado templario de la novela más famosa de Walter Scott ha sido interpretado por numerosos actores, Ciarán Hinds lo fue en la serie "Ivanhoe" (1997).
Victoria o muerte. Los templarios se van ganando reputación de valerosos guerreros, y en las cruzadas protagonizan diversos hazañas que incrementan su fama. Eudes de Saint-Amand, octavo gran Maestre, se ganó las antipatías de muchos por su mal carácter, pero fue en su final donde dejó ejemplo de como actúan los templarios. Al ser capturado por Saladino tras la batalla de Ascalón 1177, el sultán le propuso intercambiarlo por su sobrino, prisionero de los cruzados. El gran Maestre replicó: "Por ningún motivo quiero dar un ejemplo que fomente la cobardía entre los monjes, que se dejarían capturar teniendo en mente el pago de un rescate. Un templario debe vencer o morir. Un rescate sólo se puede pagar con el propio puñal o el cinturón." Murió en 1179 en cautiverio. El escultor soriano Eduardo Mazariegos realizó la obra "Templarios" en piedra. Nicholas Cage debe de tener pinta de caballero templario porque desenfundó la espada a mayor gloria de Cristo al menos en dos ocasiones, "En tiempo de brujas"(2011) hace pareja con otro actor con cara de antiguo, Ron Perlman.     
Un Gran Maestre catalán. No sólo los franceses llegaban a ostentar el título de Gran Maestre, un catalán recién salido de las guerras contra los musulmanes en la España de la Reconquista, Arnaldo de Torroja, llega a comandar la Orden en 1180. El noveno Gran Maestre había nacido en Solsona, y sustituye al cautivo Eudes. Sagaz político dirime los enfrentamientos entre Hospitalarios y Templarios, al tiempo que consigue una tregua con el mismo Saladino. Muere en Tolosa en 1184 cuando acudía al Papa a solicitar una nueva cruzada. Desde la Edad Media en los pergaminos se reflejaban las victorias templarias como la representada tomando Jerusalén. Arnaldo es de los pocos maestres que tuvieron copia cinematográfica, en el caso del español fue un inglés, Steven Waddington quien lo interpreta en la mencionada película "Arn".
La locura. Que los templarios no siempre fueron el modelo de caballero cristiano que se pretendía lo demuestran algunos de los hechos en los que participaron. Varios de sus grandes maestros como el ya mencionado Eudes no eran modelo de virtudes, pero el décimo Gran Maestre pasó a la Historia por la locura que le llevó a su final. El flamenco Gerard de Ridefort (1140-1189) ayudó a Guy de Lusignan a conquistar la corona de Jerusalén, y sus errores propiciaron la derrota cristiana en los Cuernos de Hattin. Deshonra el código templario rindiendo fortalezas sin morir en su defensa hasta que en 1189 frente a a San Juan de Acre retirándose las tropas cristianas del campo de batalla, se niega a abandonarlo, y queda sólo gritando y conminando a los demás a volver a la lucha Es abandonado por los suyos, capturado, y ejecutado. Un fresco del siglo XII de la capilla templaria de Cressac muestra la carga de un caballero templario. Ulrich Thomsem es Gerard en "El reino de los cielos"(2005).
El auge. Los templarios fueron adquiriendo poder y protagonismo en los años siguientes. Algunos de los Grandes Maestres de la Orden participaron en la Reconquista de España donde consiguieron territorios y encomiendas, continuaron batallando en Tierra Santa alternando éxitos y fracasos, y sobre todo siguieron acumulando riquezas y haciendo que los principales monarcas de Europa dependieran de ellos. El propio Papa tuvo que recordarles que uno de sus votos era la obediencia. Incluso Guillaume de Sonnac llegó a estar en tan buenas relaciones con los musulmanes que se cuenta que a su muerte en 1250 en la batalla de Mansura, estos le lloraron como uno de los suyos. Una miniatura del siglo XIV retrata la batalla de Mansura y la rendición del rey francés Luis IX. Nicholas Cage esta vez acompañado el el ex Jedi, Hayden Christensen repite como templario en "Desterrados" (2014). Nos quedamos con la foto del Hayden aunque nadie diría que es un templario.
La detención. Tanto poder y tanta riqueza se sumaron a la soberbia y los errores sobre todo de Thibaud Gaudin(1229-1292), el vigésimo segundo Gran Maestre, todo lo cual despertó los recelos, desconfianza, y envidia de buena parte de los poderosos de su época. El rey de Francia, Felipe IV, viendo en las arcas templarias la solución a sus problemas económicos preparó un ataque en toda regla contra los poderosos templarios. El viernes 13 de octubre de 1307, el Gran Maestre Jacques de Molay y los templarios que se encuentran con él son detenidos. Las propiedades de los templarios son confiscadas. El cuadro de F.F. Richard de 1806 recoge el momento en que el último Gran Maestre está siendo interrogado ya con grilletes en los pies. Los daneses realizaron una trilogía para adolescentes en las que los templarios continúan en nuestros días, y un grupo de críos se dedica a desentrañar sus misterios: "El tesoro de los caballeros templarios: el arca" (2006),"El tesoro de los caballeros templarios: el Santo Grial" (2007),"El tesoro de los caballeros templarios:  la corona de serpientes" (2008), son las tres películas de la saga.
El final. Los templarios son perseguidos en toda Francia, y comienza un proceso contra ellos acusados de sacrilegio, herejía y sodomía, entre otras acusaciones. El Papa, Clemente V, da la orden de disolución. Su último Gran Maestre, Jacques de Molay(1244-1214), fue quemado vivo, no sin retractarse antes de sus confesiones arrancadas bajo tortura y de maldecir a todos los que cometieran tal injusticia: "Dios sabe quien se equivoca y ha pecado y la desgracia se abatirá pronto sobre aquellos que nos han condenado sin razón. Dios vengará nuestra muerte. Señor, sabed que, en verdad, todos aquellos que nos son contrarios, por nosotros van a sufrir. Clemente, tú también, Felipe, traidores a la palabra dada. ¡os emplazo a los dos ante el tribunal de Dios!...A ti Clemente, antes de cuarenta días, y a ti, Felipe, dentro de este año...". La maldición se cumplió. Una litografía del siglo XII mostraba la idea que los pintores románticos tenían del último líder templario. La serie francesa "Los Reyes malditos"(2005) tiene al recurrente Gerard Depardieu en el papel de Molay.

VISITANDO LAS AMÉRICAS I

Mapa de Fusang.
VIAJEROS MEDIEVALES EN EL CONTINENTE AMERICANO: HUI SHEN

Desde que Colón descubrió el Nuevo Mundo sistemáticamente han ido apareciendo teorías que atribuían el mérito de poner en el mapa América a distintos personajes mucho antes que Don Cristobal, y siempre para mayor gloria de los países de nacimiento del precursor. Con tantos reivindicando el descubrimiento del nuevo continente a lo largo del tiempo, América tenía que parecer a lo largo de la Edad Media un paraíso vacacional al estilo de lo que es hoy algunos de sus destinos en el Caribe. Egipcios, chinos, hindús, vikingos, y no olvidemos a los extraterrestres, son algunos de los turistas que acabaron por crear las culturas precolombinas que conformaron el continente americano. Vamos a darle un vistazo a un selecto grupo de estos adelantados viajeros medievales.

Expedición de Xu Fu. U. Kuniyoshi. 1839 
Los chinos tenían una leyenda que situaba un legendario país conocido como Fusang al noreste de su propia tierra. Las leyendas narraban como ya en el año 219 a.C. el emperador Shi Huang había enviado a un grupo de 3000 condenados a este lugar para ser sacrificados al dios volcán. En éste lugar además se obtenía el elixir de la vida, lo cual justifica que los chinos siguieron enviando expediciones al lejano país. Un tal Xu Fun, hechicero del tribunal  de la dinastía Quin (no sé muy bien que era eso, pero debía de ser cargo importantísimo) encabezó dos expediciones más a Fusang. La primera en el 219 a.C. tuvo que dar marcha atrás porque una enorme criatura marina bloqueaba el camino. La segunda expedición ya llevaba un grupo de arqueros con la misión de eliminar al bicho. Nunca se volvió a saber de Xu Fun, de los arqueros, o del monstruo. Pero la idea de que había un país al nordeste de China quedó ahí, aunque sin pasar del terreno de lo legendario.

Muchos siglos después y ya entrando en la Edad Media aparece un monje budista, Hui Shen, quien a finales del siglo V comienza una serie de viajes de carácter evangelizador, es decir convertir a su religión a todo el que se le pusiera por delante. Después de convencer a 5 monjes budistas en lo que hoy es Afganistán, los cinco embarcaron con destino al misterioso Fusang.

Unos cientos de años después se compilan los archivos de la dinastía donde se relatan las experiencias del monje Hui Shen y sus compañeros, es el libro de Liang escrito en el siglo VII. En el libro se narra como los expedicionarios hicieron la travesía en barco, y recalaron en una costa al noreste de China. El primer dato que se aporta es que la tierra se encuentra a 20.000 li de distancia, que vendrían a ser unos 8316 kilómetros (El norte de California está a unos 8600 kms de China).

Luego nuestro monje comienzan con la descripción de la zona, de sus habitantes y de sus costumbres. Una de las descripciones botánicas que realiza llevó a algunos investigadores a intentar identificar la planta mencionada.
Árbol Fusang. Relieve en piedra. Dinastía Han. S. II.

“En esa tierra, hay muchos Fusang (árboles de moras), de las que nacen unas hojas ovaladas muy similares a la Paulownia y frutos púrpuras comestibles como las peras. El lugar era rico en oro y plata, pero no en hierro. Las tribus nativas de Fusang eran civilizadas, vivían en comunidades bien organizadas. Producían papel utilizando las hojas de las Fusang para escribir y hacer telas de sus fibras. Las casas o chozas eran construidas como madera de los morales. Criaban ciervos para sacar su carne y su leche, tal como los chinos crían ganado aquí, y producían quesos con esa leche. Viajaban a caballo y transportaban sus bienes con carros tirados por búfalos, venados o caballos. […] Un emperador, o jefe mayor, con la ayuda de varios oficiales, gobernaban la nación. La mayoría de las personas eran ciudadanos muy respetuosos de las leyes. El país no tenía ejército ni defensa militar, pero si poseían dos prisiones: una en el norte, y otra en el sur. Aquellos que habían cometido crímenes serios, eran enviados al norte, permaneciendo durante el resto de su vida. […] En el pasado, la gente de Fusang no sabía nada de la religión Budista, pero en el segundo año de Da Ming de la Dinastía Song, cinco monjes de Kipin viajaron por barco al país. Ellos propagaron las doctrinas Budistas, hicieron circular las escrituras y pinturas, y aconsejaron a la gente. Como resultado, las tradiciones de Fusang han cambiado”. 

Solo la descripción de los usos de la dichosa planta de Fusang desató la controversia entre los historiadores, que si era la pita, que era usada por los mayas para hacer vestidos, que si era el maguey muy usada por los habitantes de México, que si el maíz, e incluso el algodón.  En cualquier caso los monjes parecen haber viajado del norte de California hasta la misma península del Yucatán, ahí es nada. Pero al margen de los comentarios botánicos, ha habido algo que despistó totalmente a los partidarios de la teoría de la llegada de los chinos a América, ¿ordeñaban ciervos? ¿iban a caballo? Una ilustración de un libro chino anterior al s. XV mostraba un hombre ordeñando lo que algunos consideraron una llama, y que según ellos demostraba la inequívoca prueba de que efectivamente los chinos habían estado en el Nuevo Mundo, ya que en Asia no hay llamas. Pero claro el uso del caballo es más difícil de demostrar, ya que en América no había caballos hasta que los llevaron los españoles.

Para los escépticos a cerca de la teoría china las pruebas son insuficientes, contradictorias, y aún peor muchas veces manipuladas e introducidas posteriormente. Así por ejemplo los mapas identificando Fusang con América son posteriores al descubrimiento de Colón, y anteriormente el territorio estaba o bien en la costa China, o bien era un isla próxima, lo que llevó a muchos a pensar que se trataba de Japón, las islas Fidji, e incluso de Mongolia. El ordeño de ciervos y la utilización de caballos para el transporte se corresponde con las costumbres de los mongoles que además de montar a caballo utilizan los renos tal y como se especifica en el texto, así que nada de ciervos ni de llamas.

Quetzalcoatl. Templo de Teotihuacan. México
Uno de los datos más importantes que trasmite la historia de Hui Shen es que él y sus cinco compañeros consiguieron enseñar y convertir a las tribus locales al budismo. Suponiendo la veracidad de estas afirmaciones, los peregrinos recalaron en Los Ángeles, siguieron hasta Arizona, Nuevo México, pasaron a México y Guatemala y llegaron a Yucatán. Durante su viaje evangelizador entrarían en contacto con las culturas maya, azteca y zapoteca, donde dejaron rastros de su presencia en las leyendas de Quetzalcoatl, Kukuklan y Wixipecocha. No contentos con eso le dieron el nombre a Guatemala, por Sidarta Gautama el nombre de Buda. Incluso hay quien afirma que llegaron hasta Perú.

Los escépticos ni ven rastros de budismo o de chinos en América, ni creen que Guatemala se llame así por Buda, sino más bien por quauhtlemallan, que significaba "lugar de muchos árboles". En definitiva quienes rechazan la teoría china, no encuentran vestigios de la cultura china en América, ni de artefactos corroborados por la arqueología, ni de budismo, ni siquiera de rasgos chinos en la población, sí los hay por ejemplo de mongol (pero se corresponderían al paso del estrecho de Bering durante algún momento de la Prehistoria).

Cabeza Olmeca. Parque La Venta. Vistahermosa. México
Algunos investigadores siguieron insistiendo en la presencia de chinos en América antes de la llegada de los españoles, justificando la falta de vestigios, porque se trataba de exploradores no conquistadores, quienes nunca se establecían. Además los conocimientos y enseñanzas que dejaron se fueron perdiendo con el paso de los años al no mantenerse una relación continuada entre los pobladores de América y los asiáticos.

El debate sigue abierto, y unos y otros esgrimen teorías y pruebas de sus argumentos para demostrar la llegada o no de los chinos al Nuevo Mundo.

Yo no sabría decir si los chinos llegaron a México, pero que alguna de las gigantescas cabezas olmecas se parecen al que me vende las pilas...pues un aire de familia sí que tienen. Si alguno cree que el viaje de Hui Sehn sólo es un cuento chino que se vaya preparando para los siguientes viajeros que supuestamente llegaron a América en la Edad Media. Pero eso será en otras entregas.

EL PRÍNCIPE JUERGUISTA

THE HOLLOW CROWN: ENRIQUE IV


Título Original: The Hollow Crown: Henry IV

Año: 2012

Nº de Episodios: 2 (120 min)

País: Inglaterra

Director: Richard Eyre

Reparto: Jeremy Irons, Simon Russell Beale, Tom Hiddleston, Julie Walters, Alun Armstrong

Marco Temporal: 1403-1413

Marco Espacial: Reino Unido


El príncipe Hal acude a la taberna que frecuenta asiduamente para reunirse con su inseparable compañero de juergas el orondo Falstaff. Mientras tanto el consejo del reino se encuentra  en reunión para tratar con el rey Enrique IV el grave problema de la revuelta galesa encabezada por el rebelde Glendower, y los problemas en el norte con los escoceses. El rey se lamenta pesaroso del poco interés del heredero por los asuntos del trono, mientras los hijos de sus consejeros pelean victoriosamente contra los escoceses.

Ésta es la segunda adaptación de las obras de Shakespeare incluidas dentro de esta serie llamada "The Hollow Crown"( la corona hueca), titulo que viene de la frase pronunciada por Ricardo II: "Pues en la hueca corona que ciñe las sienes mortales de un rey tiene su corte la Muerte". Como ya comentáramos en el apartado dedicado a su antecesora "Ricardo II", formó parte de la Olimpíada Cultural que se montaron los británicos con motivo de las otras Olimpíadas.

Con ese título parece evidente el contenido narrativo de la obra, la vida del rey Enrique IV. Esto es así a medias, y el pobre del rey Enrique es sólo en parte motivo de la atención del bardo inglés. La obra de Shakespeare se muestra más interesada en las evoluciones del príncipe Hal entre vagos y maleantes, dedicándose a la juega sinfín bajo el tutelazgo de un impresentable maestro de malas costumbres, el gordinflón Falstaff. Las dos partes dedicadas al reinado de Enrique IV son casi una excusa para mostrarnos al típico padre preocupado por ese hijo, eterno adolescente, que no levanta cabeza. El rey como cualquier padre de ahora no deja de comparar a su alocado hijo con los logros de los hijos de sus conocidos, que al menos hacen algo provechoso con su vida, luchar junto a sus padres, ganar batallas (hoy diríamos estudiar, no frecuentar malas compañías, etc).

Las dos partes de "Enrique V" posiblemente sean lo menos interesante de esta saga real al menos desde el punto de vista histórico, aunque los padecimientos del pobre padre ante las idioteces de su hijo puedan despertar nuestras simpatías. Los elementos cómicos con los compañeros de juerga del príncipe iban encaminados a hacer más ligera la trama, pero la realidad es que en algunos momentos se pueda hacer pesada, y no llegue a tener la fuerza dramática de la predecesora o de la que la continua. Sin embargo la segunda parte gana en dramatismo y seriedad como corresponde a la evolución hacia la madurez del personaje del heredero del trono, y aumentan la contextualización histórica de los últimos años del rey Enrique IV.  

El plantel de actores sigue siendo de los de quitar el hipo: Jeremy Irons como el rey Enrique, Tom Hiddleston (el Loki marvelita) como el príncipe desbocado, y un magnífico Simon Russell Beale como el excesivo Falstaff..  Buena dirección y buena realización se unen a las excelentes interpretaciones para dar un producto serio, basado en las obras de Shakespeare, que gustará a los incondicionales y espantará a quienes odien lo "Chespiriano".

LÍBRANOS SEÑOR DE LOS HOMBRES DEL NORTE

NORTHLANDERS


Título Original: Northlanders

Guionista: Brian Wood

Dibujante: D. Gianfelice et al. 

Fecha de Publicación: 2008-2012

País: Estados Unidos

Marco Temporal: s. VIII-XI

Marco Espacial: Europa





Estrecho del Bósforo. Constantinopla. Año 980. Sven comanda un grupo de varengos al servicio de Bizancio. Durante un ataque contra un barco vikingo, uno de los supervivientes le trasmite un mensaje de su lejana patria: Su padre ha muerto, y su tío se ha apoderado de su herencia. Ante las noticias recibidas el despiadado Sven decide regresar a su tierra en Orkney. El nórdico desembarca sólo dispuesto a enfrentarse al usurpador. 

"Northlanders" comenzó como la gran idea del famoso historietista Brian Wood. Se trataba de construir una serie regular que narrara distintas historias sobre los violentos hombres del Norte, los afamados vikingos. Con guiones originales de Wood, se irían construyendo distintos arcos narrativos con diferentes personajes y en momentos históricos dispares, y cada tanda de episodios dibujado por diferentes ilustradores. La serie llegó a los 50 números con  historias distintas, y luego fue una colección cancelada reunida en 7 tomos. Al ser historias autoconclusivas se ha convertido en una especie de miniserie comiquera dedicada a los normandos.

Los editores de Vertigo pensaron que si los clásicos cómics de vikingos de los años 50 habían triunfado, una versión adulta y adaptada a los gustos actuales tenía que ser un éxito de ventas, si además le añadíamos un reputado escritor de cómics y creador de exitosos vídeo juegos, la serie rompería los mercados del cómic adulto. Sin embargo al final no fue así. 

Brian Wood, aunque inicialmente rechazó la idea, luego se entusiasmó, se empapó durante año y medio de la cultura vikinga, leyó todo lo que cayó en sus manos del tema, y viajó a los lugares donde iba a ubicar su historias. Según declaraciones del propio guionista quería crear una saga criminal ambientada en el mundo vikingo,  "combinar la ficción histórica, los violentos combates con espada, y un drama tenso y oscuro".  

A pesar de cambiar de ilustradores toda las historias traspiran la frialdad  del norte con unos tonos fríos y un trazo muchas veces recto de líneas duras para trasmitir toda la violencia de las historias contadas. El dibujo al final no resulta relevante, y apenas se nota el cambio de dibujante. Son los guiones y las historias que se nos cuentan las que nos convencen o no, y la verdad es que la calidad de las mismas varía bastante, y frente a algunas verdaderamente interesantes, otras por el contrario son de relleno o transición, cuando no verdaderamente malillas. 

He de reconocer que la colección que en un primer momento despertó mi interés acabó por desengancharme y aparcar durante un tiempo los números que me quedaban pendientes de leer, debido sobre todo a esas historias de relleno de las que ya he hablado. Un tiempo después me atreví a concluir la lectura de la colección, y si bien es cierto que no llegó a entusiasmarme, si encontré algunas historias hacia el final que merecían la pena leer, como por ejemplo la Trilogía islandesa del último tomo. Dejo a la elección del lector el atreverse o no a leer los cincuenta números o seleccionar aquellas historias que le parezcan más atractivas. 

A DIOS ROGANDO Y CON LA TIZONA DANDO

EL CID

Título Original: El Cid

Año: 1961

País: Estados Unidos

Duración: 184 minutos

Dirección: Anthony Mann

Reparto: Charlton Heston, Sophia Loren, Raf Vallone, Genevieve Page, John Fraser

Marco Temporal: 1058-1099

Marco Espacial: España



El emir africano Ben Yusuf proclama la guerra santa contra los cristianos de España exhortando a los fieles a quemar los libros, convertir a los poetas en guerreros, que los doctores fabriquen veneno para las flechas, que los hombres de ciencia inventen maquinas de guerra, y después que maten y arrasen a los infieles. La España del siglo XI se ve asolada por una oleada de fanatismo islámico mientras los sacerdotes católicos rezan al cielo por alguien que les de esperanza. Como respuesta a sus plegarias un caballero que acude a sus esponsales se destaca por encima de los demás, es Rodrigo Díaz de Vivar, y un acto de misericordia con unos cautivos musulmanes le hará ganarse el sobrenombre de "El Cid". 

La película de Anthony Mann producida por Samuel Bronston, experto en magnas superproducciones hollywoodienses, es muy conocida, y está ampliamente comentada como para poder decir algo que suene a nuevo sobre ella. Como se deduce del título, el film va a contar las gestas y vida del protagonista, el guerrero castellano que se convirtió en mítico gracias a los romances y cantares que sobre él corrieron por la España medieval. Rodrigo Díaz de Vivar se convierte gracias a la magia del cine en un caballero sin tacha, valiente, honrado y dotado de todas las virtudes que se le imaginaban al buen caballero cristiano, y gracias a lo cual conquista el corazón de la bella Jimena, y derrota a todo fanático que se le ponga por delante, aún cuando no cuente con el beneplácito de los poderes establecidos, en este caso el rey de Castilla, Alfonso VI.

Fue rodada en pueblos españoles que cambiaron su identidad por necesidades del guión, así Torrelobatón se convirtió en Vivar, Belmonte en Calahorra, y Peñíscola en Valencia. Los italianos, que aparecen en algunas fichas de la película como coproductores del film, aportaron sus estudios para algunas escenas, y a su mega estrella del momento la Loren, a quien se le subieron bastante los humos llegando a demandar a los productores por atreverse a poner su nombre por debajo del de Heston, con quien además no se llevó demasiado bien (las malas lenguas decían que éste no era muy aficionado al jabón).

"El Cid", como viene siendo habitual en las producciones históricas americanas, está plagada de errores, tergiversaciones, o cambios en hechos, fechas y personajes, lo cual no la priva de ser una buena película, que convirtió en internacional un personaje que hasta entonces sólo conocían los estudiantes de España. Hasta el presidente Kennedy se citó con Charlton para que le hablara más del tal "Cid".

Es curioso que inicialmente la idea fuera española, concretamente de Rafael Gil, que en los 50 pensó en realizar una de esas películas patrias de ensalzamiento histórico tan de moda por aquellos años. El guión del proyecto español era de Vicente Escrivá asesorado por Gonzalo Menéndez Pidal, y los protagonistas iban a ser Paco Rabal y posiblemente Sara Montiel. Entonces aparece Bronston compra los derechos, la idea, y realiza la película que hoy conocemos, cambia guión, pone de director a Anthony Mann y éste sorprendentemente y por petición de su mujer, Sara Montiel, otorga el papel de Jimena a la explosiva italiana. Podemos especular como hubiera sido la película resultante, pero sin duda el impacto internacional no hubiera sido el mismo. Y si no que se lo pregunten a la oficina de Turismo de Peñíscola.

Y sí, Youtube la tiene entera y en castellano. Si aún queda alguien sin ver tamaña superproducción, no sé a que está esperando, ¡venga a coger la espada y a repartir mandobles! (metafóricamente hablando, claro está. No vaya a ser que alguno se emocione).

EL INVENCIBLE LEONARDO

LOS CAÑONES DE LOS MEDICIS


Título Original: Medici Guns


Autor: M. Woodhouse, R. Ross


Año de Publicación: 1974


País: Reino Unido


Marco Temporal: 1477-1478


Marco Espacial: Italia


Otoño 1477. Los ejercitos florentinos de Lorenzo de Medici asedian Castelmonte, bastión de la Roma papal. Dos hombres a caballo observan los esfuerzos de los artilleros, son Giuliano de Medici, hermano de El Magnífico, y Leonardo da Vinci, el artista. En frente, defendiendo la plaza sitiada, se encuentra Girolamo Riario, hijo bastardo del Papa Sixto V y capitán de los ejércitos de la Iglesia de Roma.

La novela sigue las aventuras de un joven Leonardo da Vinci que se encuentra al servicio de la gran familia de los Medici de Florencia, y que con ellos le toca vivir las intrigas que los rodearon, su enfrentamiento con la Roma del Papa Sixto V, y la conjura de los Pazzi. El protagonista es el héroe invencible capaz de superar cualquier obstáculo y salir con bien de cualquier trampa que se le tienda, en eso Leonardo está más próximo a un superhéroe de cómic o al mismo Indiana Jones que al personaje histórico en el que se basa. Nuestro buen artista es capaz de pintar lo que sea, pero también de inventar lo que se le ocurra, manejar la espada como un invencible espadachín, y seguro que además es capaz de preparar un plato de pasta que convenza al propio chef Ramsay.      

Los autores crearon una especie de trilogía de la cual "Los cañones de los Medici" es la primera novela que relata las aventuras de este Leonardo "Superstar", y que continuarían en "La esmeraldas de los Medicis", y "Los halcones de los Medicis". Los libros hoy en día son bastante difíciles de encontrar, e incluso no tengo noticias de que el tercero llegara a ser publicado en español. Sin embargo la demencial serie "Los demonios de Da Vinci" se inspira bastante en sus historias, aunque exagerando aún más las habilidades de Leonardo y los elementos fantásticos.

La colaboración entre un escritor de guiones televisivos, Woodhouse, y un escritor de novelas históricas, Ross, dio lugar a esta novela en donde confluyen lo mejor de dos estilos. De estilo trepidante y llena de acción, la novela se sumerge en la Italia de comienzos del Renacimiento, en un mundo en donde las viejas formas medievales van a dar paso a un nuevo modelo de entender la vida. Si Woodhouse domina las técnicas de un buen guionista para construir una narración casi cinematográfica que capte al lector desde el principio, Ross es capaz de dotar a la novela de los elementos históricos suficientes para hacerla atractiva para el lector aficionado a la Historia. El conjunto es una obra corta, fácil de leer, y que deja la sensación de haber sido pensada para ser llevada a la pequeña pantalla, proyecto que nunca sería realizado pero que no ha impedido que un americano espabilado se apropiara de la idea aprovechando el éxito de obras relacionadas con Da Vinci.

"Los cañones de los Medici" no es una biografía serie sobre el gran maestro, no es una ficción histórica sobre los Medici de Florencia, es por encima de todo una novela de aventuras, entretenida, con un buen contexto histórico, pensada para entretener, y desde luego ese objetivo lo consigue y de sobra.                                                                                                                                                                                                                                              

LAS NARICES DE CLEOPATRA

CLEOPATRA Y SUS DOBLES FÍLMICOS

Una frase atribuida a diferentes personajes y referida a la reina de Egipto ha pasado a la historia: "Si la nariz de Cleopatra hubiera sido más pequeña, hubiera conquistado el mundo". Con ella se pretende o bien decirnos que Cleopatra no era muy agraciada, o bien que su belleza hubiera sido el arma definitiva,  esto último es algo con lo que ningún historiador está de acuerdo. Sin entrar en discusiones historiográficas sobre la importancia o no del tamaño de la nariz de la reina, frivolicemos un poco y examinemos las regias narices de quienes la reinterpretaron en el Arte y  la pantalla.     

Orígenes. Cleopatra fue hija del rey Tolomeo XII y Cleopatra V. Su padre más aficionado a la buena vida que a gobernar se ganó las antipatías de propios y ajenos. Desterrado por su propia hija Berenice IV, no se le ocurrió otra cosa que pedir ayuda a los romanos a base de pagar sobornos para que le devolvieran el trono. En el año 55 a.C. derrotó a su hija mayor a la que ejecutó, recuperó el trono, y a su muerte le dejó el reino a otros hijos, Cleopatra VII y Tolomeo XIII. El busto en mármol que se conserva en el Museo de Berlín del año 30-40 a.C. es considerado un retrato de la reina Cleopatra. Una de las primera Cleopatras del cine sonoro fue Claudette Colbert en "Cleopatra"(1934).
La llegada al trono. Nacida en el año 69 a.C., la familia de Cleopatra no era de origen egipcio, pues el fundador de la dinastía era uno de los generales de Alejandro Magno, y por tanto todos eran de origen macedonio. A la muerte de su padre en el año 51 a.C., la joven accede al trono egipcio, aunque debe compartirlo con su hermano. Ella tiene 18 años, su hermano Tolomeo 12. Por ley debe casarse con su hermano para gobernar un reino tutelado por Roma. Tiepolo completa en 1744 "El banquete de Cleopatra" con la famosa escena de la perla, pintura que actualmente se encuentra en la National Gallery de Melbourne. Después de jurar que "nunca más volvería a pasar hambre" Vivien Leigh acabó siendo una atractiva Cleopatra en "César y Cleopatra" (1945).
La seductora. Cleopatra fue la primera de sus dinastía en hablar egipcio. Su educación fue muy completa, siendo considerada una de las mujeres más cultas de su época. Además de hablar media docena de idiomas, la nueva reina estaba versada en literatura, música, política, matemáticas, astronomía, y medicina. Si a eso le añadimos que sus modales eran "dulces y refinados", y que poseía una atractiva voz, era de esperar que los hombres de su época cayeran rendidos a sus pies sin importarles mucho el tamaño de su nariz. Pero es que además era capaz de competir con un bruto como Marco Antonio trasegando alcohol. El cuadro de A. Cabanel de 1887 muestra a la reina en su momento más cruel mientras prueba venenos con su esclavos. La explosiva pelirroja Rhonda Fleming cambió de peinado y aspecto para encarnar a Cleopatra en "La serpiente del Nilo" (1953).
Hermanos enfrentados. La nueva reina no tenía las cosas a su favor cuando llegó al trono: hambrunas, revueltas, dependencia de Roma. Los consejeros de su hermano aliados con Arsinoe, su hermana menor, decidieron deponer a Cleopatra. Ésta, derrotada, fue exiliada a Siria, aunque alguien con el carácter de la joven no se iba a conformar con un destino menor. La visión fastuosa que tenían los artistas del s. XIX de la reina queda bien reflejado en el cuadro de Alma Tadema realizado en 1904. La exuberante italiana Sophia Loren fue Cleopatra en "Las noches de Cleopatra"(1954).
Cesar. Tanto Egipto como Roma luchaban sus propias guerras civiles pero ambas confluyeron cuando Pompeyo buscó refugio en Egipto, donde fue asesinado. César desembarcó en persecución de su rival y se encontró el trabajo hecho, además de tener que mediar entre los hermanos en disputa. De ese momento data la famosa historia de una joven Cleopatra que consigue presentarse ante el dictador romano envuelta en una alfombra. J.L. Gerome plasmó este hecho en su cuadro de 1866. Linda Cristal sería la reina del Nilo en "Las legiones de Cleopatra" (1959).
Cleopatra de vuelta al trono. La reina conquistó al romano con su encanto y cultura, quien le apoyó en su regreso al trono. Ambos vivieron en Alejandría, dejando de lado a Tolomeo y Arsinoe. Pero los hermanos apartados del trono conspiraron y consiguieron levantar un ejercito que sitió la ciudad. El cuadro de Bridgam de 1896 muestra una Cleopatra despreocupada contemplando el Nilo desde las terrazas de Philaé. La Cleopatra fílmica más famosa de todos los tiempos fue Elizabeth Taylor en su interpretación en "Cleopatra" (1963).
Cesarión. Después de su frase a Cesar: "No soy tu esclava sino que tú eres mi huésped", pasaron tres meses juntos en Egipto, fruto de los cuales nació en el año 47, Cesarión. La reina visitó Roma en dos ocasiones, durante las cuales vivió en una de las villas de César, quien además le rindió homenaje oficial como reina de Egipto. Se llegó a rumorear que el dictador romano pretendía casarse con la reina y unificar el Mediterráneo bajo su mandato. La muerte de César truncó cualquier plan que tuviera Cleopatra al respecto. El retrato imaginado por Frank Dicksee en 1876 nos presenta a la reina en el trono con un gesto languido pero sin abandonar su seductor aspecto. La chilena Leonor Varela interpretó a una reina con aspecto más latino en la mini serie "Cleopatra" (1999).
El fratricidio. Después de la muerte de Cesar en el año 44 a.C, Cleopatra regresó a Egipto. Su segundo hermano, el primero había muerto durante la guerra civil, ahora ya con 15 años, y con quien también se había casado, empezaba a ser peligroso para sus aspiraciones a conservar el trono. Tolomeo XIV siguió el mismo camino que su hermano Tolomeo XIII, es decir la muerte, pero ahora en lugar de morir durante un combate, la reina le dio un pequeño empujoncito en forma de veneno. Cleopatra nombró a su hijo Cesarión, Tolomeo XV, como corregente con sólo 4 años de edad. El ilustrador Howard David Johnson no podía dejar tan suculento personaje y nos ofrece una especial visión de como debía de ser la reina de Egipto. Una Cleopatra menos atractiva que las anteriores, pero sobradamente inteligente fue encarnada por Lynsey Marshal en la serie "Roma" (2007).
Marco Antonio. Desatada una nueva Guerra Civil en Roma, Marco Antonio acudió a Oriente que le había correspondido en el reparto entre los triunviros. Citó a Cleopatra en Taso ( hoy en Turquía) para conseguir su alianza. En el encuentro saltaron chispas a bordo del barco que la reina preparó con un lujo extremo. Ambos congeniaron rápido y terminaron por convertirse en amantes y compañeros de todo tipo de francachelas. Arsinoe, que era guardaba como rehén por Roma, es eliminada como concesión del romano a la egipcia. Un par de gemelos nació de dicha relación, Cleopatra Selene II y Alejandro Helios. Gerard de Lairesse pinta en 1675 el famoso banquete en el que Cleopatra y Marco Antonio rivalizaron en deslumbrarse uno al otro. Una de las más bellas narices que ha visto el cine en el rostro de una Cleopatra es la de Monica Bellucci en "Axtérix y Obélix. Misión Cleopatra" (2002).
El final. El triunvirato romano se rompe, y Octavio Augusto y Marco Antonio se enfrentan en la guerra que terminará con la República romana. Cleopatra se pone del lado de su amante, ya convertido en esposo, y ambos sufren una aplastante derrota en Accio ( año 31 a.C.). Marco Antonio recibe el falso informe de la muerte de la reina, y se suicida. Cleopatra por su parte se entrevista con el vencedor, quizás pensando en seducir también a éste. Octavio no es como sus anteriores amantes, y le deja claro a la reina cual va a ser su destino final. Cleopatra opta por la misma vía que Antonio, escribe una carta a Octavio pidiendo ser enterrada con su esposo, y finalmente se suicida, aunque aún hoy no está claro cómo. Reginald Arthur opta por elegir la versión de la mordedura de serpiente en el pecho para pintar la muerte de la reina en su cuadro de 1892. La Miss Italia Anna Valle lució tipo como Cleopatra en el telefilm "Augusto. El primer emperador" (2003).