EL REY BURÓCRATA

FELIPE II DE ESPAÑA Y SUS DISTINTOS ROSTROS

Felipe II (1527-1598), rey de España, como hijo y sucesor de Carlos I, fue uno de los monarcas más poderosos de su tiempo. Gobernante de medio mundo, hizo frente a numerosas dificultades que los amplios frentes en que su padre se había metido dejaron abiertos. El cine y el arte lo retrataron casi siempre, al menos en el caso del primero, de forma injusta. Repasemos sus diferentes representaciones en el arte.  

Infancia. Nace en Valladolid el 21 de mayo de 1527, hijo de Isabel de Portugal y Carlos I. Rubio, blanco, de ojos azules, y aspecto enfermizo, el niño crece alejado de su padre al que apenas ve. Muere su madre teniendo él 12 años, y entonces el rey Carlos se preocupa por la educación del príncipe, ya muy ligado a sus dos hermanas, María y Juana. El Museo del Prado de Madrid posee varios retratos del monarca, pero sin duda el del rey a caballo pintado por Rubens es uno de los más espectaculares. Una de las primeras interpretaciones del cine del monarca español es la de Raymond Massey para "Inglaterra en llamas"(1937), en donde por supuesto es el malvado enemigo de los ingleses.¡Si es que además pone cara de malo! 
Juventud y educación. Los preceptores del príncipe afirman que se desempeña regular en las asignaturas a pesar de dársele una formación humanística, lo que si desarrolla de esta etapa de su vida es una pasión por los libros. Los consejos de su padre también van forjando al futuro gobernante: "Es mejor discutir los asuntos con varios consejeros y no atarse a ninguno". A medida que pasan los años su padre le va dando más poder y cargos: Duque de Milán en 1540, Rey de Nápoles en 1554, y rey de los Países Bajos en 1555. En 1581 además llegaría a ser reconocido como rey de Portugal. El retrato del joven rey Felipe II del Alcázar de Segovia fue realizada por la pintora Sofonisba. En el clásico de aventuras "El halcón del mar"(1940) Montagu Love es el rey Felipe II, el malvado rey que tenía la osadía de enfrentarse a los piratas ingleses.
Felipe, rey. Felipe había ejercido la regencia de España mientras su padre estaba en el extranjero embarcado en sus múltiples campañas. Pero en 1556 Carlos está cansado, y decide ceder sus últimas posesiones a Felipe, que se convierte así en rey de España. Sicilia, y las Indias, y unos meses después también le entrega Borgoña. Desde ese momento fija su residencia en Madrid que convierte en capital del reino. En el Escorial también tienen un retrato del rey realizado por Alfonso Moro en 1560. Otro que pone cara de malo para hacer del rey español es Paul Scofield en "La princesa de Ebolí"(1955) con la de Havilland, la inolvidable Melita, en el papel de la tuerta protagonista.
Primera esposa. En noviembre de 1543 cuando aún era un joven príncipe de 16 años casó con su prima María Manuela de Portugal. Al muchacho no le atrae demasiado su esposa  que además está entradita en carnes, y se inventa un brote de sarna para evitar la consumación. Enterado su padre de los remilgos del niño, le echa una bronca descomunal por carta, y el bueno del príncipe se tiene que poner de inmediato a fabricar herederos. Dos años después, cuando la pareja ya se habían acostumbrado el uno al otro, ella murió dando a luz al infante Don Carlos. El cuadro de Tiziano del Pardo muestra al príncipe vestido con una vistosa armadura. El actor Fernando Rey interpretó al monarca al menos en tres ocasiones diferentes: "El alcalde de Zalamea"(1954), "El Greco"(1966) y  "Cervantes" (1967). 
Segundo matrimonio. En 1554 cuando aún no ha heredado la corona española se convierte en rey de Inglaterra por su matrimonio con María I que además era su tía segunda. Con la inglesa no tiene hijos, y el matrimonio dura 4 años. Se casó por poderes, y su representante en la corte británica, el conde de Egmont, se acostó con la reina María sin despojarse de la armadura como mandaba la tradición y el decoro. La reina María se adorna con un diamante y un rubí gigantesco regalo de Felipe, pues como él dice: "los había bien menester para suplir la hermosura que le faltaba" (Éste va de mal en peor, primero la gorda y ahora la fea, le falta la tonta o la mala, y va a parecer un spaguetti western). El horrible cuadro de 1558 de Hans Eworth de la pareja real parece más un mal efecto de photoshop que un digno retrato. En "Elizabeth R"(1971), la serie dedicada a la reina Isabel I, Felipe es interpretado por Peter  Jeffrey. 
Tercer matrimonio. La tercera esposa es Isabel de Valois ya en 1559, y por tanto siendo Felipe rey de España. De nuevo se casa por poderes, y es el duque de Alba quien lo representa. Éste no se acuesta en el tálamo real como el otro, se limita a poner sobre él una pierna y un brazo para tomar posesión simbólica de la nueva reina. La francesita debió de gustarle más pues cuando le llegó la hora de encerrarse con ella no dejó ni entrar al obispo encargado de bendecir el tálamo y el matrimonio, que tuvo que hacerlo a través de la puerta cerrada. El matrimonio le duró hasta 1568 año en el que Isabel murió de un aborto. Con ella tuvo dos hijas. En Glasgow en la Pollok House se exhibe un retrato de Sánchez Coello del rey Felipe realizado hacia 1570. Jordi Mollá fue el rey enemigo en la película "Elizabeth: la edad de oro" (2007).
Cuarto matrimonio.  Ana de Austria, ahora una sobrina, fue su cuarta esposa en 1570. De ella tuvo 4 hijos y una hija, pero sólo sobrevivió Felipe, el futuro rey Felipe III. En 1580 la reina tuvo una niña y ocho meses después contrajo una gripe que la mató estando de nuevo embarazada. La reina fue enterrada en el Monasterio de Santa Ana en Badajoz, cuando luego se trasladaron sus restos al Escorial se dejaron sus entrañas en el monasterio como recuerdo (yo diría que algo macabro). Pompeo Leoni realiza para la tumba del rey un magnífico grupo escultórico en bronce donde se representa al rey y a tres de sus esposas, falta María de Inglaterra, y a su hijo Don Carlos. "La conjura del Escorial"(2008) tiene a Juanjo Puigcorbé en el papel de Felipe II. 
El hijo tonto. El rey Felipe II tuvo en su reinado una gran desgracia que le quitó el suelo ¿la mal llamada Armada Invencible? No. Como muchos padres en todo el mundo tuvo la desgracia de que un hijo le saliera tonto, y para más señas, el primogénito y heredero, don Carlos, nacido del primer matrimonio del rey con María Manuela. El muchacho nació en 1545 y murió en 1568 por culpa de sus propias tonterías. Ya había estado muy malito cuando se descalabró abriéndose la cabeza persiguiendo a una pobre criada en las cocinas, pero es que luego después de conspirar contra papá, comenzó una huelga de hambre y luego un atracón que le llevó al cementerio. Lo dicho un auténtico imbécil (Ver mi artículo El príncipe idiota). El Museo de Segovia tiene un curioso retrato del rey de autor anónimo y que rompe con las tradicionales imágenes de éste. Adrián Castiñeiras es el rey Felipe en la mini serie "Reinas" (2016). 
Victorias y derrotas. El rey heredó de su padre un vasto imperio, enormes territorios llenos de riqueza, pero sobre todo numerosos enemigos a los que tuvo que hacer frente: Inglaterra y sus piratas, el eterno rival francés, el imparable turco, y menos mal que Alemania había quedado para su primo. A los piratas ingleses y a su reina, a pesar de la fama de la Gran Armada, los apalizó en numerosas ocasiones (lo siento por Hollywood); a los franceses los derrotó en Gravelinas y San Quintín; a los turcos les paró los pies en Lepanto, y donde realmente el rey tuvo graves problemas fue en Flandes, donde sus sucesivos gobernadores se veían en dificultades para frenar a los rebeldes. Juan Pantoja de la Cruz ya retrata al rey en sus últimos años, pintura que hoy se guarda en El Escorial. La serie "La Princesa de Éboli"(2010) tiene al actor Eduard Fernández como rey Felipe II. 
Muerte. En 1592 el rey, cuya salud nunca había sido buena, empeora. Su afición a las carnes le había desencadenado la misma enfermedad que a su padre, la gota, que le provocaba mucho dolor y casi no le permitía moverse. Perdió la movilidad de la mano derecha por lo que no podía firmar los documentos. Al no estar bien ni en cama ni sentado crearon para él una silla articulada que se regulaba. Empezó a tener problemas respiratorios, y ni siquiera tragaba bien, por ello se le impidió comulgar en 1598 por miedo a que se atragantara. Sufrió una agonía de 53 días, muriendo con 71 años aquejado de un variado grupo de enfermedades: gota, hidropesía, accesos, fiebres tercianas, artrosis...El Museo Nacional de Varsovía tiene un curiosísimo cuadro de Alonso Sánchez Coello datado en 1579 que representa al rey y su familia durante un banquete. Carlos Hipólito representa al monarca español en la divertida serie "El Ministerio del tiempo"(2016). 

El rey Felipe II es una de esas personalidades complejas que es difícil sintetizar en un resumen, Muchos temas quedan en el tintero, como los problemas internos, las difíciles relaciones con Inglaterra, las posesiones en América, sus reformas, el imperio portugués en Asia, etc. Pero se trata de no aburrir demasiado al paciente lector, y por hoy basta.

EL SABIO DESCONOCIDO

Retrato de Jerónimo Cardano
JERÓNIMO CARDANO

Hoy vamos a rescatar la figura de un personaje ampliamente desconocido por la mayoría del público, al menos creo que es así. Se trata de Gerolamo Cardano o Jerónimo Cardano como se le conoció por estos lares. Nuestro personaje de hoy nació en Pavía, Italia, en el año 1501. Fue matemático, médico, astrólogo, filósofo, y escribió más de un centenar de libros ¿que no habéis leído ninguno? Vale, yo tampoco. Pero eso no tiene nada de raro si pensamos que fue perseguido, juzgado y encarcelado por el Santo Oficio, que le declaró culpable de herejía, forzándole a la ceremonia de adjuración, al tiempo que sus libros fueron quemados, o mutilados, perdió su cátedra y le fue leído públicamente el terrible aviso de lo que le sucedería de publicar nuevos libros. Interesante, ¿verdad? Pero será mejor que empecemos por el principio.

Jerónimo Cardano. Grabado
La verdad es que el bueno de Cardano era una mente privilegiada pero no tuvo demasiada fortuna. Nació en 1501 en Pavía, hijo ilegitimo de un abogado aficionado a las matemáticas que además era amigo de Leonardo da Vinci, y que fue educado por su padre en la lectura de los astros. Estudió medicina en Padua, pero cuando intentó entrar en el colegio de médicos se le prohibió por ser hijo ilegitimo. Sin embargo es contratado como profesor de geometría, aritmética y astronomía en Milán. En 1539 Don Jerónimo consigue por fin entrar en el Colegio de Médicos de Milán, y  publica un libro "Práctica aritmética", algo que no parecería muy importante si no fuera porque en él resolvería las ecuaciones de tercer grado. Sí, nuestro hombre es el primer matemático en resolver dichas ecuaciones o al menos en ponerlas por escrito. No tardará mucho en resolver también las de cuarto grado. Por supuesto ya había publicado un libro de medicina en 1536.

En 1541 el emperador Carlos V visita Milán, y allí conoce a Cardano que ya tiene una cátedra en medicina. Es presentado al emperador como uno de los notables y lleva el palio en su entrada triunfal en la ciudad. El problema surge cuando alguien se entera que había tratado a un hombre enfermo que había estado en contacto con dos afectados por la peste. Cunde el pánico, y quieren obligarle a que abandone al enfermo, pero Cardano se niega. Todo se calma cuando el emperador no da muestras de haber contraído la peste. Uno de los hombres más sabios del renacimiento ha estado a punto de mandar al otro barrio al más poderoso monarca del momento. A pesar de ello se le llama para ser el médico del emperador pero él rechaza la oferta.

A partir de 1545 su fama va en aumento comienzan la publicación de sus libros en toda Europa. Rs agasajado en distintas cortes, recorre Inglaterra invitado por el rey, va a Francia, Alemania, Suiza...Vale, pero ¿qué aportes realizó este hombre para ser tan conocido y admirado en su época?

Metoscopia. Ilustración de J.Cardano
En Pedagogía es el primero en proponer enseñar a los ciegos sustituyendo las sensaciones visuales por las táctiles, y también en discutir la teoría del retraso de los sordomudos, a los que él cree que se les puede enseñar pero con diferentes métodos, "no instruir a los sordomudos es un crimen". En Física es un estudioso de la refracción de la luz, relacionando la densidad de los cuerpos con ésta, y además recomienda el uso de lentes en cámaras oscuras para mejorar las imágenes, vamos un precursor de las cámaras fotográficas. En Matemáticas además de lo mencionado es el primero en descubrir la multiplicidad de los valores de la incógnita en las ecuaciones y su distinción en postivas y negativas (Lo siento por los estudiantes de todo el mundo parte de la culpa de vuestros suspensos en Mates los tiene este hombre). En Ciencias y Medicinas se le considera el padre de la seroterapia y vacunoterapia puesto que experimentó con ratones para conseguir sanar a personas envenenadas, además confiaba más en la experimentación para curar a los enfermos que en las viejas recetas y remedios clásicos, lo cual le llevaba a nuevas vías de curación. En mecánica inventa el sistema de suspensión constantemente perpendicular que se consigue mediante anillos engarzados opuestamente, y que sirve por ejemplo para que las brújulas de los barcos no se moviesen con el oleaje, son las juntas que llevan su nombre, juntas cardán. Por si todo esto fuera poco es el inventor de esas misteriosas cerraduras que hoy aparecen en todas las películas de aventureros caza tesoros, esas que sólo se abren componiendo una palabra o una clave secreta. Inventó un sinfín de artilugios relacionados con distintas esferas del saber o campos de trabajo, algunos para elevar agua, otros para rescatar barcos, e incluso para moler trigo. Llegaron a llamarle "El hombre de los inventos".

El buen hombre escribía perfectamente en latín y griego, y podía leer en varias lenguas, incluido el español. Escribió 222 libros, y es considerado una figura importante en áreas tan variadas como la filosofía, medicina, matemáticas, pedagogía, antropología, mecánica, física, música y astrología. ¿Nos dejamos algo? Sí, que según algunos era un poco insoportable.

Artílugio para extraer agua. J. Cardano
Un hombre así era inevitable que acabara por atraerse la enemistad de algunos: "en nuestros afortunados tiempos, una sola palabra basta para tachar de impiedad a hombres doctísimos; de ingratitud y de ignorancia, porque se limitan a ajustarse a la realidad presente que perciben sus sentidos." Jerónimo esta obsesionado con la inmortalidad, al menos con pervivir a través de los siglos gracias a sus aportaciones y sus escritos. "El alma es como una porción de energía cósmica". Con semejantes afirmaciones el Santo Oficio empieza a echarle un ojo, aunque en principio sólo se limitan a efectuar correcciones sobre sus escritos. "No me ocultará la tierra sino que, raptado a las alturas, viviré célebre en los labios de los sabios."

Jerónimo se había casado en 1534 con Lucía Banderini, pero su matrimonio nunca fue demasiado feliz, y ella  muere en 1546. De este enlace nacen tres hijos, una mujer que no tuvo descendencia, y dos varones a cada cual peor, un par de joyitas que le hicieron la vida imposible al pobre del científico. El hijo mayor, que es médico, Juan Bautista, fue acusado de envenenar a su esposa, sentenciado a muerte y decapitado. El desesperado padre intentó obtener un indulto, y escribió en persona al rey de España Felipe II al que tenía en alta consideración, "es generoso, umano e mitissimo"(mitissimo seria traducido como muy suave, tal vez se refiera que era agradable en el trato). Pero el indulto no llega y su hijo mayor es ejecutado. El muchacho se había casado contra el parecer del padre con una mujer de dudosa reputación, con la que el hijo mantenía frecuentes discusiones y que con cierta asiduidad le era infiel. Juan Bautista acaba con ella con ayuda de un criado y por el rápido método de darle a comer un delicioso pastel aderezado con arsénico. El criado acaba cantando, y el resto ya lo sabemos.
 
Cerradura con clave. J. Cardano
El segundo, un auténtico impresentable, es un tal Aldo, de oficio, ladrón chantajista, e incluso delator, que llegó el angelito a delatar a su propio padre al Santo Oficio, ¡Con hijos como estos quién necesita enemigos! En 1563 escribe:  "Mis libros están en la imprenta pero no se imprimen; aquí en Bolonia son muchos los que conspiran contra mí, y todo va muy mal. El desgraciado de Aldo está de nuevo en la cárcel. Pero como dos de mis enemigos están a punto de morir, tengo motivos para esperar mejores tiempos el años que viene."

Gran aficionado a los juegos de dados, cartas y ajedrez, comienza estudios de probabilidades e incluso descubre a tramposos que jugaban con dados marcados, lo que le mete en una pelea a cuchilladas. Pero no es eso lo que le llevará a tener problemas con la justicia.

A Bolonia llega el buen doctor escapando de los rumores difundidos por sus enemigos de que mantenía relaciones ilícitas con sus alumnos.  En 1570 es acusado en Bolonia de herejía y pasa unos meses en la cárcel. Se había atrevido a realizar años atrás un horóscopo de Jesús. Además el idiota de su hijo Aldo iba afirmando por Bolonia que robaba por orden de su padre, y éste había tenido que denunciarlo, así que su segundo hijo había sido expulsado de la ciudad, aunque no sin antes posiblemente darles unas cuantas pistas a los sabuesos del Santo Oficio. A pesar del testimonio a su favor de casi todos sus alumnos es obligado a abjurar y es puesto en 1571 en arresto domiciliario. Pierde la cátedra, y se tiene que comprometer a no enseñar ni a publicar nada. Entonces solicita al papa Pio V una pensión, solicitud que es rechazada.

Sólo, anciano, y enfermo, se traslada a Roma. Cuando muere el papa, vuelve a solicitar una pensión, y esta vez el nuevo papa, Gregorio XIII se la concede, aunque antes el propio Cardano había quemado 120 manuscritos. Es el año de 1574. Al año siguiente vuelve a ser admitido en el colegio de médicos de Roma. Decide no ejercer para poder redactar su autobiografía. Muere en 1576.

En la actualidad un cráter lunar lleva su nombre y también el asteroide 11421 o asteroide Cardano, a pesar de ello Jerónimo Cardano es prácticamente un desconocido en países como España y Portugal donde sus libros fueron prohibidos por el Santo Oficio.    

HURREM LA IMPARABLE

SULEIMÁN EL GRAN SULTÁN


Título Original: Muhtesem Yüzyil

Año: 2011-2014

Nº de Episodios: 317 (4 temporadas)

País: Turquía

Director: Yagmur y Durul Taylan et al. 

Reparto: Halit Ergenç, Meryem Uzerli, Nur Fettahoglu, Okan Yalabik, Nebahat Çehre, Selma Ergeç, Mehmet Günsür.

Marco Temporal: 1520-1566

Marco Espacial: Turquía


Manisa 1520. El príncipe Suleimán ha salido con Ibrahim y un grupo de soldados a practicar la cetrería cuando les salen al paso unos mensajeros del Gran Visir. El mensaje comunica al príncipe la noticia de la muerte de su padre, el sultán Selim I.  En septiembre del mismo año en el Mar Negro un barco conduce a las nuevas esclavas para el harén, entre ellas destaca una rebelde ucraniana llamada Alejandra.

La televisión turca se marcó un éxito internacional con la producción de esta costosa telenovela que relata la vida de Suleimán el Magnifico, pero sobre todo las intrigas de las mujeres de su harén, destacando por encima de todas, Hurrem. Desde el ascenso al trono del nuevo sultán hasta su fallecimiento en 1566, la larguísima serie desgrana en cuatro temporadas y más de 300 capítulos todos las intrigas y asesinatos que llenaron las habitaciones del palacio del sultán, y que llevaron al Imperio otomano a su gran momento. 

Con ritmo y maneras de lujosa telenovela la serie se hace larga, a veces tediosa, repetitiva, pero sin duda interesante por lo que cuenta. A los aficionados a este tipo de eternas producciones les parecerá lo mejor que se haya visto por televisión, y es que la serie no escatima en vestuario y puestas en escena. Al resto de los televidentes, entre los que me encuentro, pensaremos que si a la serie se le quitan digamos la mitad de los capítulos tampoco pasa nada. El mismo presidente turco Erdogan no se privó de criticar una serie en la que Suleimán a penas pintaba nada, a parte de diseñar joyas, y por tanto muy lejos de la visión de gran conquistador que tenían todos los turcos, o al menos su presidente. Y es que en general a la serie le falta más política, más acción, y algo menos de intrigas de harén, muchas veces ni siquiera inteligentes sino bastante pueriles más propias de patio de colegio de pre adolescentes cabreadas.    

Pero con un coste de 500 mil dolares por episodio la serie nos va a ofrece mucho lujo: vestuarios de ensueño, joyería espectacular, rica escenografía, etc. Los guiones brillan cuando tratan temas y hechos históricos con especial énfasis en el último episodio dedicado a Mustafa, y decaen en las interminables peleas de gatas. Alguno de los actores pasó tanto tiempo encarnando el papel que parece que de verdad ha llegado a creerselo, y es que al actor encargado de interpretar al sultán no sólo le crece la barba a lo largo de las temporadas si no también el porte regio. La actriz Meryem Uzerli, el papel principal de la serie es decir Hurrem, tuvo que ser sustituida en el último tramo por otra actriz, pues abandonó el rodaje alegando agotamiento.

Toda la serie tiene las virtudes y defectos de las telenovelas, que tantos detractores como seguidores tienen a lo largo del planeta. Quienes amen este tipo de producción encontraran en "Suleimán el gran sultán" uno de sus mejores productos, quienes las odien pero sientan curiosidad por una serie que noveliza un gran momento histórico del Imperio otomano realizado por los propios turcos, puede intentar visionarla con la mente abierta, mucha paciencia, alguna que otra siestecita en los capítulos de relleno, y con especial interés en aquellos que se centran en lo importante. En la cuarta temporada con la madurez de los hijos del sultán, la lucha por la sucesión, y la retirada de la protagonista principal sustituida por una actriz más madura, así como la presencia de nuevos directores al frente supone todo un cambio, y las tramas históricas y políticas ganan en peso y la hacen doblemente interesante para los aficionados al genero narrativo histórico, eso sí antes habrán tenido que aguantar "chorrocientos" capítulos de amoríos varios, jugarretas diversas, y un Suleimán que para ser el gran sultán no parece enterarse de mucho.

Ahí va el primer capítulo en latino ya que, a pesar de el éxito obtenido en toda América, no se emitió en España.

CORRUPCIÓN EN EL VATICANO

EL PAPA TERRIBLE


Título Original: Le Pape Terrible

Guionista: Alejandro Jodorowsky

Dibujante: Theo

Año de Publicación: 2009-2013

País: Chile, Italia

Marco Temporal: 1503-1513

Marco Espacial: Vaticano, Italia







El Vaticano, 18 de agosto de 1503. Victima de un misterioso mal, el santo Padre, Alejandro VI, se muere. Roma, 18 de agosto. La ciudad parece poseída por el diablo. Las putas salen de sus guaridas e invaden las calles. Las borracheras se multiplican. En los rincones oscuros, los romanos fornican como bestias sin alma... Los religiosos se exhiben sin ningún pudor, con sus amantes cubiertas de joyas. Todos saben que con las primeras luces del amanecer empezará el duelo. A partir del día siguiente todas las tabernas estarán cerradas y comenzarán 10 días de luto riguroso.

Con sólo tres volúmenes publicados sobre las "peculiares andanzas" del Papa Julio II, el siempre polémico Jodorowsky ha vuelto a hacerlo. "El Papa Terrible" es excesivo hasta para ateos y furibundos antipapistas. El controvertido papa de intensa biografía, sobre todo por su afición a empuñar las armas, algo que le valió el título de "el papa guerrero",  cae en manos de un guionista famoso por sus excentricidades, y de ahí sale esta obra de difícil digestión, incluso para aficionados a los platos fuertes.

Alejandro Jodorowsky es un chileno de ascendencia ucraniana nacionalizado francés que entre otras cosas dice ser psicomago y místico-ateo, suelta alguna que otra barbaridad como si fueran verdades inamovibles, y arremete contra todo lo que el considera que forma parte del orden establecido, sea religión, convencionalismos sociales, etc. Con semejante personalidad la polémica le sigue a todos lados, aunque también le crecen los seguidores. Escritor, director de cine, guionista de cómics, no hay faceta con la que no se atreva, ni zona artística donde no la líe. Es para muchos el más importante historietista europeo de todos los tiempos. Casi son tantos los que le aman como los que le odian. Desde luego su trabajo no deja indiferente.

Eso sucede con esta saga destinada a contar las maldades de una de los papas más complejos de la historia de la Santa Sede. Jodorowsky, ayudado por el potente dibujo del italiano Theo Caneschi, recoge las peores leyendas, rumores, invenciones, y crudas realidades sobre el terrible pontífice, y las mezcla en un pupurrí extraño, irreverente, y excesivo, donde impera la violencia y el sexo desaforado. La verdad histórica le importa más bien poco al guionista que se deja llevar por su desatada imaginación y en una misma viñeta es capaz de cargarse a tres personajes históricos que sobrevivieron al propio papa: Alfonso del Este (1476-1534) duque de Ferrara, Francisco II Gonzaga (1466-1519), marqués de Mantua, y Federico II Gonzaga (1500-1540). En fin una locura la mayor parte del tiempo sin sentido ni verosimilitud. Las creencias o la falta de ellas del guionista interfieren tanto en la historieta que la estropean irremediablemente. Ser ateo, antipapista, o rabioso anticlerical no debe en ninguna manera enturbiar un buen trabajo. Es cierto que al cómic no se le exige ser riguroso, pero de ahí a que uno llene páginas de verdaderas estupideces ahistóricas hay una abismo, y lo triste es que lo hace tan excesivo que provoca el efecto contrario al buscado.

En el aspecto gráfico los cómics son impresionantes, magníficos en sus recreaciones, y el color de Florent Bossard remata un dibujo realmente bueno que recrea como pocos el ambiente renacentista, los trajes e incluso se muestra fiel a los retratos de los personajes. Theo y Bossard puestos al servicio de una buena historieta convertirán cualquier cómic que ilustren en una maravilla, pero en esta ocasión eligieron un mal compañero de viaje, "Jodo", como le llaman algunos de sus seguidores, perdió el rumbo confundiendo realidad histórica con ciencia ficción.

Abstenerse de leer "El papa terrible" católicos, historiadores, y  aficionados al cómic histórico en general. Sin embargo es de compra y lectura obligatoria para convencidos anti católicos, seguidores incondicionales de Jadorowsky, y quienes disfruten con los cómics irreverentes con toques de "gore" y un particular erotismo.   

EL REY CAMBIA CHAQUETAS

ENRIQUE IV


Título Original: Henri IV

Año: 2010

Duración: 155 min.

País: Alemania, Austria, Francia, España

Director: Jo Baier

Reparto: Julien Boisselier, Armelle Deutsch, Marta Calvó, Joachim Król. Hannelore  Hoger, Ulrich Noethen 

Marco Temporal: 1561-1610

Marco Espacial: Francia




Francia, 1561. El país más poderoso de Europa está desgarrado por un guerra de religión. Por un lado, los católicos que controlan la corte de París. En el otro lado, los protestantes, conocidos como los hugonotes. En un principio estos eran una minoría, pero luego se le fueron uniendo cualquier persona que estuviera descontenta con el gobierno de París. En París Catalina de Médicis hace sus reglas de estado. Ella está tratando de mantenerse en el poder para sus tres hijos. Sin embargo, en el sur de Francia, en el pequeño reino de Navarra, un adversario está creciendo. Alguien del que ella no sabe nada. Dos años después un díscolo e indisciplinado niño, el joven príncipe Enrique, recibe una misteriosa visita en su apartado reino, es el visionario Nostradamus que le señala como el futuro rey de Francia.

La película va a seguir la vida del rey francés Enrique IV desde su tierna infancia como príncipe en Navarra hasta su muerte ya como rey de Francia en 1610. Estrenada en cines en 2010 se lanzó en algunas televisiones dos años después como una miniserie de dos episodios. Realizada como una coproducción austro-alemana también participó Francia, como era de esperar, y España que aportó algún que otro actor, y donde por cierto no tengo constancia que se haya estrenado ni en cine ni en televisión. La base del film eran las novelas del escritor Heinrich Mann, "La juventud del rey Enrique IV" y "La madurez del rey Enrique IV", que habían cosechado un notable éxito de crítica y público, y que por tanto era de esperar que la película consiguiera lo mismo o más, ya que incluso se realizó una adaptación para teatro. Vamos que si alguno no había leído las novelas, ido al cine, o encendido la televisión, podía ir al teatro, es decir que si alguno no conoce la obra es por pura vagancia (menos en España que salvo las novelas que sí se publicaron, del resto ni olerlo). El éxito esperado no acompañó a la película e incluso la crítica se cebó con ella.

Con "Enrique IV" asistiremos a las guerras de religión en Francia, al reinado de Carlos IX, la boda entre Margot y Enrique que desembocará en la famosa matanza de la noche de San Bartolomé, las intrigas de la reina madre Catalina de Medicis, el reinado de Enrique III, y finalmente el ascenso de Enrique IV al trono y su final. Los sucesivos reyes de Francia, Catalina, Margot, el almirante Coligny, el duque de Guisa, en fin un "quién es quién" de la Francia de los últimos Valois y del primer Borbón hacen acto de presencia en el film. La película es deudora del film de 1994 de Patrice Chereau "La Reina Margot", pero continúa después de lo relatado en éste.

Teniendo de base una buena historia, recogiendo el testigo donde lo dejó un film de éxito internacional, "Enrique IV" debería haber triunfado, pero tal vez no se consiguió el tono adecuado. Los Valois son mostrados como una panda de degenerados infantiloides y eso en lugar de hacerlos creíbles los llegaba a convertir en caricaturas. El propio protagonista demasiado superficial en sus actos y acciones no llega a conectar con el público, y es inevitable recordar a aquel otro Enrique IV de "La reina Margot", interpretado por Daniel Auteuil que se nos muestra como un auténtico superviviente; aquí, el rey parece arrastrado por las circunstancias y a veces incluso indiferente a ellas. Pero a pesar de las críticas "Enrique IV" cumple con creces, y compone un magnífico mosaico donde se engarzan las piezas de una convulsa época en Francia cuando termina una dinastía y comienza otra nueva, de forma que es de imprescindible visionado para todo buen aficionado al género histórico.

EL POLIORCETES CATALÁN

VICTUS


Título Original: Victus


Autor: Albert Sánchez Piñol


Año de Publicación: 2012


País: España


Marco Temporal: 1705-1714


Marco Espacial: España




"Si el hombre es el único ser que posee una mente geométrica y racional, ¿por qué los indefensos combaten al poderoso y bien armado? ¿Por qué los pocos se oponen a los muchos y los pequeños resisten a los grandes? Yo lo sé. Por una palabra. 

Nosotros los ingenieros de mi siglo, no tuvimos un oficio, sino dos. El primero, sagrado, construir fortalezas; el segundo, sacrílego, destruir fortalezas. Y ahora que estoy hecho un Tiberio, dejadme que os revele la palabra. Esa Palabra. Porque, amigos míos, enemigos míos, insectos todos en la circunferencia diminuta de este nuestro universo, yo fui el traidor. Por mi obra expugnaron la Casa del Padre. Yo rendí la ciudad que me había sido dado defender, una ciudad que desafió el poder de dos imperios coaligados. La mía. Y el traidor que la entregó fui yo.

Lo que acaban de leer era la primera versión de esta página. Cuando la escribí debía de estar melancólico, o borracho. Luego quise suprimir el párrafo en cuestión, por afectado y mariposón. Es más propio de un chupapollas como Voltaire.

Pero ya lo ven, la elefanta austríaca a la que dicto estas memorias se niega a suprimir el párrafo."

Este es el comienzo de la novela "Victus" y en esas pocas líneas queda resumido con que nos vamos a encontrar en la novela. Unas supuestas memorias autobiográficas de un ingeniero catalán experto en fortificaciones, que participará en el asedio de Barcelona en 1714, y que dicta sus palabras a una austríaca a la que se dedica a insultar página sí, página también. El carácter del personaje ya queda más que esbozado en las primeras líneas, y nos vamos a encontrar con un tipo deleznable la mayor parte de las veces, tierno otras, odioso casi siempre, y deslenguado permanentemente, que se mueve en los años en que la Guerra de Sucesión azotaba España enfrentando a los ejércitos de Felipe de Borbón contra los del Archiduque Carlos.

El personaje protagonista de la novela, Martí Zuviria, es una especie de Harry Flashman a la catalana. Pero a diferencia del antihéroe británico que se ríe de todo y de todos, comenzando por sí mismo, el personaje de Sánchez Piñol sólo ridiculiza e insulta aquello que no casa con su estrechez de miras, haciendo gala de un nacionalismo cerril más propio de un iletrado montaraz que de un ilustrado ingeniero. Son esas partes las que hacen rechinar los dientes al lector no catalán, en una novela por otra parte muy entretenida y normalmente ilustrativa. No sé si el escritor se veía en lo obligación de contentar a editores o subvencionadores, o las ideas nacen de su propio intelecto, pero en general no benefician en nada a la obra, que por otra parte se deshace de ellas en su segunda parte (que ya comentaremos).

"Victus" es entretenida, fácil de leer, con mucha información interesante, aunque, como muchos han puesto de relevancia, no toda exacta ni verídica, pero al fin y al cabo es una novela, no un libro de texto. El escritor puede usar el contexto como mejor se avenga a sus necesidades literarias, pero en una novela de carácter histórico se le suele exigir un mínimo, que en general Sánchez Piñol cumple. Todo lo cual no quita que cuando suelte perlas del más furibundo catalanismo independentista suene a oportunismo innecesario. Y es innecesario porque si en un principio debió de pensar en ella como una novela nacida para el consumo catalán, la calidad de la misma la ha catapultado a cosechar éxitos en los mercados nacionales (¡que paradoja!) e incluso internacionales hasta el punto que se plantea cómic, juego de mesa e incluso una película.

El lector aficionado a las novelas de historia debe leer "victus", se divertirá con las ocurrencias del pícaro protagonista, con su carácter y sus extravagancias. Pero ojo si uno es español, no catalán, es posible que acabe con un cabreo monumental, si además es de origen navarro o castellano puede que termine con una grave apoplejía o termine echando espuma por los labios y acordándose de la familia del insigne escritor, y sí, a los habitantes de los llamados "països" también les cae alguna que otra. Sin embargo si eres catalán independentista, convencido de la superioridad moral e intelectual de tus paisanos seguro que conviertes a "Victus" en tu libro de cabecera.   

Pero ¿y el contenido histórico? se preguntarán algunos. Pues salvo las licencias, que hay unas cuantas, el asedio de Barcelona, los combates y técnicas de sitio son magníficamente narradas, los hechos se adornan con personajes muy bien retratados en su psicología a los que es relativamente fácil tomarles cariño a pesar de sus toques de modernidad. Se podría comentar mucho más pero mejor nos vemos en la segunda parte, "Vae Victus".

EL REY JOROBADO

RICARDO III Y SUS MUCHAS CARAS

Ricardo III, rey de Inglaterra, es una de esos monarcas con bastante mala prensa. Retratado como un ser mezquino, maligno, resentido, y francamente malvado, casi todo gracias a la obra de teatro de William Shakespeare. al adaptarse a la televisión o al cine, o al pintar cuadros de su vida, casi siempre se buscó esa visión negativa del personaje, a pesar de que muchos historiadores no están de acuerdo con ella. Repasemos la trayectoria del desdichado monarca.

Orígenes. Hijo de Ricardo Plantagenet, duque de York, era el que hacia el número 12 de 13 hermanos, de forma que a su nacimiento en 1452 eran más bien pocas sus posibilidades de ascenso político, y desde luego muy lejana la posibilidad de que llegara a ser rey. La sociedad de Anticuarios de Londres posee la copia de uno de los retratos más antiguos del rey, fechado en torno a 1520. Sin lugar a dudas la primera gran interpretación de la tragedia del rey es la de Laurence Olivier en "Ricardo III (1955).
La joroba. La obra de Shakespeare retrató al rey como un maquiavélico asesino dotado de todos los defectos morales y físicos, incluida una joroba que le hace ser un ser amargado y resentido. Sin embargo esa visión negativa no siempre fue compartida por todos. El estudio de su esqueleto ha revelado que sufría una ligera escoliosis que podía hacer que tuviera un hombro más alto que otro, pero no una joroba. El retrato del rey fechado en el siglo XVI se expone en la Galería Nacional de retratos de Londres, El especialista en películas de terror, Vincent Price, fue el rey Ricardo en "La torre de Londres" (1962). 
Infancia. Su padre y su hermano mayor murieron en la batalla de Wakefield en 1460, y él y su hermano George fueron enviados a los Países Bajos con su madre. Volvió a Inglaterra tras la derrota de los Lancaster y la coronación de su hermano como Eduardo IV en 1461, cuando aún no había cumplido los 9 años. Continúa su educación en casa del "hacedor de reyes", el Conde de Warwick, durante unos cuantos años, al tiempo que su hermano le concedía títulos. La popularidad de la tragedia escrita por el más famoso escritor inglés hizo que muchos actores se hicieran retratar vestidos como el rey Ricardo, como es el caso del cuadro de B. Muns que pinta a sir John Martin-Harvey de dicha guisa. La tele serie británica "La guerra de las Rosas" (1965) tuvo a un joven Ian Holm como Ricardo.
Vuelta al exilio. En 1470 la traición de Warwick obliga a el rey Eduardo y a su hermano Ricardo, que le sigue siendo fiel, a huir hacia el exilio, de nuevo en los Países Bajos. En 1471 el joven Ricardo participa activamente en las batallas de Barnet y Tewkesbury que le dan la victoria a su hermano, y le devuelven al trono en 1471. Una pintura de un joven con una espada rota, datado en torno a 1523, se ha identificado como un retrato de Ricardo III. Ron Cook se metió en la piel del torturado monarca en "La tragedia de Ricardo III"(1983).
Al servicio de Eduardo. Casado con Anne Neville, Ricardo se mantiene leal a su hermano Eduardo que le recompensa con títulos y prebendas, Guardian de marchas, Condestable de Inglaterra, Gran Chambelán, lord Almirante. Los títulos conllevaban también la entrega de tierras, y Ricardo se convierte en una especie de gran señor del Norte, aunque siempre bajo el control y supervisión del rey Eduardo. En 1955 Salvador Dalí pinta el retrato de Laurence Oliver en su papel de Ricardo III, cuadro que se encuentra en Figueres en la fundación Gala-Salvador Dalí. En la serie "La víbora negra" el actor Peter Coook es el rey Ricardo III.
La muerte de George. El segundo de los hermanos supervivientes del rey Eduardo, George, duque de Clarence, tenía la fea costumbre de conspirar contra su hermano y de aliarse con sus enemigos. La manía de asignarle muertes a Ricardo llegó a culpabilizar a éste de que George fuera ejecutado. La realidad es que Eduardo IV harto de las conspiraciones de la oveja negra de la familia, mandó apresarlo, luego fue juzgado por traición, y ejecutado en privado. Los rumores llegaron a decir que por su afición al vino fue ahogado en ese mismo licor en el año de 1478. El cuadro de Ricardo y Lady Anne de E. A. Abbey fue pintado en 1896. Una modernización de la tragedia de Shakespeare fue interpretada por Ian McKellen trasmutado en un dictador moderno en la versión "Ricardo III" de 1995. 
La muerte de Eduardo. El rey Eduardo IV muere en 1483. Las malas lenguas especularon que Ricardo había acelerado su muerte a base de veneno. La realidad es que los excesos lo habían llevado a una vida poco saludable habiendo engordado considerablemente, y al final una posible combinación de fiebre tifoidea y neumonía lo llevaron a la tumba, sin que su hermano tuviera que hacer nada para que pasará al más allá. Antes de morir nombró a Ricardo como Lord Protector del reino. Graham Turner pintó al rey a punto de entrar en combate en la batalla de Bosworth. Al Pacino también interpreta al rey en otra extraña versión de la tragedia de Shakespeare en "Looking for Richard" (1996). 
La muerte de los príncipes. Los dos hijos del rey Eduardo quedan bajo la protección de su tío. Eduardo y Ricardo, los dos jóvenes príncipes, son declarados bastardos por el Parlamento, y confinados en la Torre de Londres. Un tiempo después el mismo año de 1483 mueren, según algunos por orden de su tío Ricardo que les hace ahogar con una almohada. Sin embargo el destino de los príncipes sigue discutido, y para algunos su asesinato a manos de Ricardo no está demostrado, y se barajan otras muchas posibilidades, pero la propaganda de la nueva dinastía que derrocaría a Ricardo III se encargó de cargarle los muertos a éste.  El castillo de Cardiff tiene una colorida vidriera con el retrato del rey Ricardo III. Precisamente un episodio de la serie "Expediente misterio"(2010) tiene como protagonistas a "Los príncipes de la Torre", y en él Aaron Scully es el rey.
Ricardo, rey. Declarados bastardos los hijos del anterior rey, Ricardo sube al trono como Ricardo III, pero miembros de la nobleza conspiran contra él. Las ejecuciones de rebeldes comienzan, y pronto se busca un candidato para suceder al rey. Los opositores lo encuentran en Enrique Tudor. Desde 1483 a 1485 Inglaterra es azotada por una guerra que enfrenta al rey con los partidarios de los Tudor. El danés Nicolai Abildgaard pinta entre 1780 y 1789 a un Ricardo III acosado por los fantasmas de sus asesinados antes de la batalla final. En "La Reina Blanca"(2013) Aneurin Barnard interpreta a un muy convincente Ricardo III. 
La muerte de Ricardo. El 22 de agosto de 1485 las tropas de Ricardo se enfrentan a sus enemigos en la batalla de Bosworth. A pesar de la superioridad numérica algunos de los partidarios del rey lo abandonan, otros mueren. Él se lanza con su caballo buscando la muerte de su enemigo pero queda atrapado en un barrizal, allí es rodeado y muerto por los soldados rebeldes. En el 2013 unas excavaciones arqueológicas bajo un parking subterráneo en Londres descubrieron el cadáver del rey. Examinados los restos del que fuera rey de Inglaterra se descubrieron 11 heridas, 8 en la cabeza, dos de ellas mortales. Ricardo fue el último rey inglés en morir en batalla.  Sus restos han sido enterrados en la catedral de Leicester. El pintor victoriano William Bass retrata hacia 1839 espectacularmente la última carga del rey Ricardo que hoy se exhibe en el museo de Leicester. La serie "Hollow Crown" (2016) tiene en su episodio dedicado a Ricardo III un magnífico actor metido en la piel del oscuro monarca, nada menos que Benedict Cumberbatch.   
Cuanto más se ahonda en la vida del rey Ricardo III más preguntas surgen en torno a su figura. La obra de Shakespeare ha ensombrecido para siempre su personaje, y hoy resulta muy difícil separar cuanto de lo narrado por el bardo inglés obedecía a la realidad, y cuando a la necesidad de alabar a sus mecenas los Tudor. El cine y la televisión casi siempre ha elegido el camino fácil adaptando la inmortal obra de teatro. Pero a pesar del rápido repaso realizado siguen quedando muchas preguntas por contestar y esperemos que interesantes producciones que comentar.