DUELO DE PLUMAS

Retratos de Quevedo y Góngora 
QUEVEDO  CONTRA GÓNGORA

La más famosa rivalidad de la literatura española fue sin duda la que enfrentó a dos genios del Siglo de Oro, Francisco de Quevedo y Luis de Gongora. Hoy trataremos de dilucidar el cómo y el porqué de esta rivalidad que degeneró en un auténtico odio que traspasó los límites de una simple envidia profesional.

Luis de Góngora. Grabado
Luis de Gongora nació en Córdoba en 1561 y estudió en Salamanca y tomó ordenes menores en 1575 convirtiéndose en canónigo de la catedral cordobesa. Su papel de religioso nunca se lo tomó demasiado en serio, y pronto comenzó a componer sonetos y romances satíricos que le dieron buena fama de poeta, aunque mala de religioso. Charlatán, jugador, aficionado a los toros, de carácter alegre, y aficionado al lujo, cuando le llegó la fama se asentó en la corte de Madrid en 1617 hasta que la tuvo que abandonar en 1626 arruinado para regresar a Córdoba donde murió en 1627. Pero para entonces se había convertido en una figura importante de la literatura española, máximo exponente de una corriente denominada culteranismo, llena de metáforas y alegorías, con un alto contenido intelectual cuya comprensión no estaba al alcance de todos.

En el otro lado de este peculiar ring literario se encontraba su antítesis o como en cualquier enfrentamiento que se precie su némesis, Francisco de Quevedo.

Francisco de Quevedo nació en Madrid en 1580, aunque hijo de hidalgos su cojera, sus pies deformes y su grave miopía, le volvieron un niño solitario. La inteligencia del joven Francisco le valió un puesto en el Colegio de los Jesuitas, y luego poder estudiar teología en la Universidad de Alcalá. Su destreza con el lenguaje, demostrada en sus poemas satíricos, le fue convirtiendo en una de las figuras más importantes de la corriente literaria conocida como conceptismo, que busca siempre la agudeza, el ingenio, trasmitir en pocas palabras el máximo significado. Sus duras críticas al poder le valieron en más de una ocasión problemas con la ley, exilio, detenciones, y problemas varios hasta que ya mayor y cansado renuncia a volver a la corte y muere en 1645 en su retiro. 

Monumento a Góngora. Salamanca.
Tenemos a los dos contendientes listos, y aparte de su diferente concepción de la literatura nada parece indicar que ambos escritores tuvieran razones para un enfrentamiento o un odio como el que algunos escritores han querido rastrear en sus poemas. Gongora es mayor que Quevedo, cuando éste publica su primer poema el andaluz ya lleva años cosechando éxitos, y no tendría porque prestarle atención a un jovenzuelo advenedizo, y eso es lo que alegan algunos investigadores para negar una verdadera rivalidad entre ambos. Pero si existió ¿cuál fue el origen del odio y hasta donde llegó?

Parece que todo empezó cuando la corte se trasladó a Valladolid, y con ella don Luis de Góngora, poeta en auge en la corte del momento. Góngora compuso e hizo circular unas coplillas satíricas criticando la suciedad del río Esgueva a su paso por Valladolid, que se había convertido en el estercolero y evacuadero de la Corte: "¿Que lleva el señor Esgueva?/ Yo os diré lo que lleva/ Lleva, no patos reales/ Ni otro pájaro marino,/ sino el noble palomino/ Nacido en nobles pañales.../ Lleva, sin tener su orilla/ Árbol ni verde ni fresco/ Fruta que es toda de cuesco, / Y, de madura, amarilla." Evidentemente la copla iba destinada a hacer reír a los cortesanos y no pretendía nada más, pero el bueno de Don Luis no podía imaginar lo que iba a despertar. Es el año 1603 y el duelo de plumas acaba de comenzar.

Francisco de Quevedo. Grabado
Y es que un jovenzuelo con ganas de destacar y hacerse un nombre entre los literatos de la corte, quiso contestar a la copla del conceptista con una propia. Se trataba de Francisco de Quevedo, y bajo el seudónimo de Miguel de Musa parodia el estilo de Góngora y contesta a su copla sobre el río, y no precisamente en términos muy agradables, vamos que le acusa de sólo ser capaz de hacer poesía de mierda: "Tenéis un ingenio bravo, / hacéis cosas peregrinas,/ vuestras coplas son divinas;/ sino que dice un dotor/ que vuestras letras, señor,/ se han convertido en letrinas.../ Son tan sucias de mirar/ las coplas que dais por ricas,/ que las dan en las boticas/ para hacer vomitar". Si el uno hacia chistes con la porquería que llevaba el río, ahora el otro le contesta que más sucias y vomitivas son sus poesías. Un ataque que un joven poeta desconocido de poco más de 20 años dedica a toda una figura ya consagrada que pasa de los 40. Posiblemente Quevedo es un busca famas que quiere utilizar el prestigio de un poeta ya consagrado y cuyo estilo él desprecia para llamar la atención.

La postura más razonable de Góngora posiblemente hubiera sido ignorar al atrevido, seguir a lo suyo, y no dedicarle ni un segundo al advenedizo. Pero en esta época poetas y literatos viven del mecenazgo de los poderosos sean el rey o los nobles, demostrar el ingenio y la valía no es sólo una cuestión de estilo, es casi supervivencia. Además Quevedo se ha alineado con los enemigos de la corriente culterana, Lope de Vega y los conceptistas. El cruce de insultos poéticos ha comenzado y las descalificaciones ya no cesarán. "Musa que sopla y no inspira/ y sabe que es lo traidor/ poner los dedos mejor/ en mi bolsa que en su lira," es la contestación de un Góngora que acusa a Quevedo de intentar crecer a su sombra ya que por sí mismo no tiene valor como poeta. El otro le llama de todo menos guapo: "éste, en quien hoy los pedos son sirenas..." El rival le acusa poco menos de ser un patán inculto que no conoce el griego, lengua clásica imprescindible para los poetas de la época, arremete contra sus defectos físicos, la cojera, y su afición a la bebida llamándolo "Quebebo" y adorador y peregrino de "San Trago". Y Quevedo ataca con una de las acusaciones más duras de la época, el supuesto origen judío de Góngora, algo que lo convertiría en "cristiano nuevo" y por tanto como mínimo intentando colocarlo en una posición social digamos que difícil. "Yo te untaré mis obras con tocino/ porque no me las muerdas Gongorilla,/ perro de los ingenios de Castilla,/ docto en pullas cual mozo de camino; / apenas hombre, sacerdote indino,/ que aprendiste sin cristus la cartilla;/ chocarrero de Córdoba y Sevilla,/ y en la Corte bufón a lo divino./ ¿Por qué censuras tú la lengua griega,/ siendo sólo rabí de la judía,/ cosa que tu nariz aún no lo niega?/ No escribas versos más, por vida mía;/ aunque aquesto de escribas se te pega/ por tener de sayón la rebeldía".

Monumento a Quevedo. Madrid.
Podríamos seguir poniendo insultos réplicas y contra réplicas, aunque no todos los estudiosos están de acuerdo en si realmente todos los versos son de ellos, y van destinados a zaherirse mutuamente, o es sólo una cuestión de juego de ingenios entre corrientes contrapuestas. Sin embargo las leyendas urbanas afirmaban que cuando la Corte volvió a Madrid, los enfrentamientos entre los dos poetas continuaron, y que incluso cuando se cruzaban por la calle se insultaban.

En 1617 Góngora es nombrado capellán real, ya en Madrid intenta conseguir beneficios y prebendas para sus familiares, para ello debe desembolsar dinero. El juego, los gastos caros, y el dinero que adelanta para conseguir favores, le van mermando los recursos. Se traslada a vivir al barrio de las huertas, pues ha perdido su casa. El poeta alquila un piso, en la que hoy, ironías de la vida es la calle Quevedo, piso que según él "en tamaño es dedal, y en el precio, plata"(Éste no conocía la burbuja inmobiliaria).

Sello de España que refleja el enfrentamiento de los poetas.
Quevedo que ha estado en Italia y que ha vuelto con algo de dinero en el bolsillo, se entera de que su querido enemigo vive en un inmueble que pertenece casualmente a un noble amigo suyo. Francisco de Quevedo compra el piso donde vive Luis de Gongora, y conociendo su afición a las cartas y su poca fortuna con ellas, espera la ocasión en que el culterano no pueda pagar el alquiler. Y esto como era de esperar ocurre, el invierno de 1625. Quevedo denuncia a Góngora y las autoridades desalojan a al envejecido y acabado poeta, que se ve en la calle en pleno invierno y sin recursos. Las malas lenguas afirman que el mismo Quevedo asistió al desahucio riéndose del rival y haciendo bromas a su costa, afirmando que tendría que desinfectar y desgongorizar la vivienda quemando unos versos de Garcilaso de la Vega en una especie de exorcismo literario.

Góngora, como ya hemos comentado, volvió a su tierra natal, arruinado económica y físicamente, con una arteriosclerosis que le provocaba perdida de memoria y una incapacidad de sujetar ni siquiera la pluma. Tras vender sus objetos personales y bienes, Don Luis muere en una extrema pobreza en 1627.

Hornacina con los restos de Góngora. Córdoba
Para muchos el enfrentamiento entre los dos escritores tenía mucho que ver con la disparidad de orígenes y sobre todo de caracteres: Góngora egoísta, cruel, interesado, mujeriego, jugador e individualista; Quevedo un hombre más recto, hasta cierto punto religioso y que por ello no soporta que el otro usara la religión para su medro personal, antisemita, pero también más crítico con la sociedad de su época y que lleva mal a alguien que alaba a los poderosos por propio beneficio. Dos hombres condenados a no entenderse.

Ni siquiera en la tumba respetó Quevedo su memoria o cejó en su inquina hacia el poeta rival, y le dedicó un poema a modo de epitafio satírico en donde insistió a sus críticas al muerto, es el titulado "Este que, en negra tumba, rodeado", que remata con un par de versos demoledores: "Fuese con Satanás, culto y pelado: /¡ mirad si Satanás es desdichado!"

LA MONARQUÍA RESTAURADA

CARLOS II: EL PODER Y LA PASIÓN

Título Original: Charles II: The power and the passion

Año: 2003

Duración: 235 min (4 episodios)

País: Inglaterra

Dirección: Joe Wright

Reparto: Rufus Sewell, Rupert Graves, Helen McCrory, Christian Coulson, Ian McDiarmind, Shirley Henderson, Martin Freeman.

Marco Temporal: 1658-1685

Marco Espacial: Reino Unido


1658. Carlos Estuardo se encuentra en el exilio en Amberes, vive obsesionado con la decapitación de su padre en 1649. Por las noches una recurrente pesadilla le hace contemplar la muerte del rey bajo el cadalso, y no puede evitar la ejecución mientras la sangre paterna salpica su rostro. Su vida diaria se limita a esperar la restauración mientras malvive en una situación en la que ni siquiera puede pagar a su sastre que ha dejado de fiarle. A su lado se mantienen su amigo George Villiers, duque de Buckingham, y  su consejero, sir Edward Hyde. 

La BBC de nuevo realiza una magnífica biografía sobre uno de sus monarcas, en esta ocasión Carlos II, al cual sigue desde su exilio hasta su muerte en 1685 ya sentado en el trono inglés. Con un guión basado en la biografía publicada por Lady Antonia Fraser, historiadora anglo irlandesa, era de esperar que la serie fuera de calidad. Pero es que además los actores elegidos son de lo mejorcito de la escena británica, un Rufus Sewell que ya es casi imprescindible en cualquier serie británica histórica, y que para interpretar al rey se empapó de la biografía de la autora; un Rupert Graves que casi nunca desentona en una serie de época; un Ian McDiarmind cuyo valor va más allá de ser un malvado emperador galáctico, y todo el elenco que les acompaña y al que no se les puede poner pegas. La ambientación, la recreación de toda una época en vestuarios, edificios, objetos, es como siempre sublime. La trama muestra a un rey abúlico más dado a los placeres que al gobierno, que comete casi los mismos errores que llevaron a su padre al verdugo y que parece claro que finalmente no va a ser capaz de salvar la monarquía británica, al menos no en la casa Estuardo. 

El director de la serie, Joe Wright, es el típico director británico preciosista, amante del arte, y gran aficionado a mostrar grandes planos, y largas y detalladas secuencias, dando como resultado imágenes visualmente espectaculares: "Orgullo y Prejuicio"(2005) donde cada escena parece un cuadro milimétricamente testado, "Expiación"(2007) con la famosa escena del plano tras la batalla de Dunquerque, o "Anna Karenina"(2012) son algunas de sus trabajos más premiados que le han dado fama mundial. En la mini serie que hoy comentamos Wright empieza a probar todo aquello que le hará famoso, y ya entonces la serie fue galardonada con el premio a la mejor serie británica de televisión del 2004 además de estar nominada a un Emmy.     

El director quiso buscar la exactitud histórica en todo lo posible, así que los cazadores de gazapos e incongruencias les va a resultar difícil localizarlas, aunque alguna hay. En Estados Unidos se le cambió el título, estrenándose como "El último rey: El poder y la pasión de Carlos II", y además se mutiló bastante el metraje original, algo absolutamente absurdo pues el resultado final fue bastante inferior al original y con incoherencias propias de aplicar la tijera de forma indiscriminada y con poca coherencia y respeto por el guión original. En España no se llegó a emitir en televisión y lo único a lo que de momento se puede acceder es a una versión subtitulada, pero ni se os ocurra ver la versión americana. 

Si os interesan las series de época, si os gusta la historia,  o simplemente ver una serie de calidad, no podéis perderos "Carlos II", y que no os eche atrás que esté en idioma original subtitulada, para los más vagos o ignorantes del idioma inglés, la trama es suficientemente interesante como para engancharos, y si además tenéis el bono extra de conocer un poco la lengua de Shakespeare, la entonación y claridad de los actores al hablar es espectacular, nada que ver con lo que ciertos jóvenes actores de otra nacionalidad hacen habitualmente en televisión, y que debe de ser una nueva modalidad interpretativa: susurrar y hablar entre dientes para obligar al espectador a rebobinar o preguntar aquello de "¿qué ha dicho?". Pues eso, a los actores de "Carlos: El poder y la pasión" los entenderías aunque hablaran en suajili (vale si eres bantú olvida este último comentario).

Os dejo un par de montajes realizados por fans combinando la música y las imágenes de la serie, y si ya no os cautivan, pues nada pasad a otra cosa.     



UN ESPADACHÍN CONTRA EL VATICANO

EL ESCORPIÓN


Título Original: Le scorpion

Guionista: Stephen Desberg

Dibujante: Enrico Marini

Fecha de Publicación: 2000-2014

País: Bélgica, Suiza

Marco Temporal: Segunda mitad del siglo XVIII

Marco  Espacial: Italia, Turquía






Desde tiempos del Imperio romano las nueve familias han dominado el mundo, y cuando éste cayó usaron las nueva religión para seguir ostentando el poder. Ahora los siglos han pasado y un joven espadachín y aventurero apodado el Escorpión recorre los tejados de Roma, o desciende a las profundidades de la ciudad en busca de algo que le proporcione riquezas. En su búsqueda de dinero fácil El Escorpión ayudado de su fiel amigo el húsar ha descendido a las catacumbas para hacerse con una reliquia de San Alástor, aunque a la Guardia Suiza no le han hecho mucha gracia que el par de aventureros profane las sagradas tumbas.  

En una Roma llena de monjes guerreros, oscuras conspiraciones, cardenales corruptos, traiciones, misterios del pasado y mucho mucho más se desarrollan las aventuras de El Escorpión. El Escorpión es un aventurero surgido de la imaginación del belga Desberg que recrea un ficticio siglo XVIII en el que su personaje se mueve como pez en el agua en la eterna lucha entre el bien y el mal. Con 11 tomos publicados en Francia más un especial, la saga de "El Escorpión" es uno de los grandes éxitos de la Banda Diseñada europea, pocos cómics actuales han conseguido tantos seguidores y críticas tan unánimemente buenas.

En realidad no estamos ante un cómic histórico ni siquiera los personajes que deberían ser históricos, lo son, las referencias a acontecimientos históricos son tangenciales, y la contextualización temporal se deja en un momento indeterminado de la segunda mitad del siglo XVIII en una Roma dominada por un cardenal ambicioso y corrupto con mucho en común con el Richelieu de "Los tres mosqueteros". "El Escorpión" es un cómic de los de capa y espada que rinde homenaje y bebe en las fuentes de las novelas clásicas de espadachines, y que a su vez ha generado ya más de un imitador. 

Si ya hemos dejado claro que de histórico el cómic tiene poco, ¿qué es lo que me lleva a comentar esta serie? Las recreaciones del genial Marini al que ya habíamos visto  en "Las águilas de Roma" (ver Hermanos de Sangre). Sus dibujos de estilo acuarelístico son absolutamente espectaculares, su recreación de los ambientes, de la ciudad de Roma, de las calles, edificios, monumentos, ruinas, es de las que quitan el hipo. Las aventuras que se desarrollan en Turquía, donde demuestra que no sólo dibujar Roma se le da bien, es excepcional en sus recreaciones de Capadocia o de las iglesias rupestres.

Si queréis un guión ágil, una historieta de aventuras trepidantes de capa y espada, y unos dibujos impresionantes, la saga de "El Escorpión" se convertirá en vuestro cómic de cabecera. Si buscáis un cómic histórico del que podáis aprender y usar como recurso didáctico pasad de largo, de eso "El Escorpión" tiene poco. Son cómics muy entretenidos y fáciles de leer, pero Desberg, que no dudo que sea un magnífico guionista, no se ha molestado en hacer un mínimo de investigación histórica, y ese es el gran reproche de la serie, pues que le hubiera costado ubicar las aventuras del espadachín en un momento concreto de la Historia y hacer que se cruzara con personajes históricos reales, y no tergiversar los acontecimientos para mejor gloria de la narración. Eso sí los amantes de las aventuras de siempre reconocerán las influencias del guionista, y es que el cardenal Trebaldi y sus guardias además de a Richelieu nos traen a la memoria a cierta guardia imperial y a su Señor Oscuro.   

SHALLOT EN FRANCIA

EL CÁLIZ ENVENENADO


Título Original: The Poisoned Chalice


Autor: Michael Clynes


Año de publicación: 1992


País: Inglaterra


Marco Temporal: 1520


Marco Espacial: Inglaterra, Francia




Un anciano Roger Shallot vuelve a perderse en sus recuerdos, y esta vez retrocede hasta 1520, cuando recuperado de sus últimas aventuras vive cómodamente instalado con su maestro Benjamin Daunbey a quien ayuda a llevar las cuentas y administrar su propiedad. Pero eso no es suficiente para el inquieto Shallot y decide buscar fortuna por su cuenta. En Londres un cartel con una oportunidad de negocio atrae su atención: un francés solicita capitalistas para importar pergamino a Francia e importar vino a Inglaterra. La entrevista con el negociante galo se desarrolla con normalidad, pero  a la salida de la misma el pícaro Shallot es asaltado por cuatro individuos que le advierte de lo peligroso de su nueva asociación y se identifican como "los luciferinos".  

Michael Clynes, o mejor dicho Paul C. Doherty, aunque con tantos seudónimos y nombres uno nunca sabe cual es el verdadero de este escritor, vuelve a traernos una nueva aventura de su investigador y pícaro favorito sir Roger Shallot, que con su peculiar estilo irreverente y socarrón va a contarnos su aventuras por tierras francesas. Una organización de espías franceses con un infiltrado en Inglaterra es en principio el objetivo que los dos compañeros deberán desmantelar. Desenmascarar a un espía y asesino será su principal misión y para ello Daunbey y Shallot se trasladan a París. 

Asesinatos, misiones encubiertas, la corte de Francisco I de Francia, intrigas, y todo sazonado con las agudezas del protagonista, Roger Shallot, esto es lo que ofrece la segunda aventura de este peculiar Watson. La novela vuelve a estar llena de acerados comentarios, sigue la tónica de la primera (ver Un pícaro en la corte de los Tudor) ofreciendo diversión a raudales, y algunos valiosos toques de historia del siglo XVI. Imprescindible lectura para los amantes de la intriga histórica que además de misterio ofrece interesantes y divertidos comentarios históricos en la mejor saga del prolífico escritor de múltiples nombres.  

INTRIGAS EN LA CORTE DE FELIPE V

LA PRINCESA DE LOS URSINOS

Título Original: La Princesa de los Ursinos

Año: 1947

Duración: 110 min.

País: España

Dirección: Luis Lucia

Reparto: Ana Mariscal, Roberto Rey, Fernando Rey, Juan Espantaleón, Jose María Lado, José Isbert, María Isbert, Manuel Dicenta, Eduardo Fajardo.

Marco Temporal: 1704-1707

Marco Espacial: España



Anne Marie de la Tremoille, la Princesa de los Ursinos, es recibida por el primer ministro francés, quien le encarga la misión de viajar a España, y conseguir que el rey, Felipe V, se convierta en un fiel vasallo de la corona francesa y de su rey Luis XIV, de quien es nieto. En España el cardenal Portocarrero no está dispuesto a permitir el afrancesamiento de la corte española, o lo que es lo mismo la injerencia extranjera en la política nacional, y encomienda a su sobrino la misión de espiar a la princesa con vistas a poder contrarrestar sus planes.

Típico producto de los años 40 que con la excusa del contexto histórico no ofrece una película de aventuras con el galán de eterna sonrisa,  de verbo fácil, y que además en este film toca la guitarra y canta, algo que por lo visto es más que suficiente para encandilar a la inteligentísima princesa de los Ursinos que a las primeras de cambio queda embelesada por el espadachín guitarrista. En el marco de la Guerra de Sucesión española (1701-1713) se desarrolla esta historia de amores, aventuras, intrigas, y alguna que otra cancioncilla.

"La princesa de los Ursinos" es realizada con el estilo grandilocuente del cine franquista, grandes discursos patrioteros, exaltación de las virtudes nacionales, algún que otro mensaje político más o menos encubierto, etc. Salvando todo esto, la película tiene sus toques de humor, y resulta entretenida si somos capaces de resistir las diferencias generacionales entre ese cine y las películas actuales. Las actuaciones son en general muy exageradas, marcando personajes estereotipados, con gestos y discursos demasiado teatrales, pero que se salvan dentro de un guión más que respetable que exigiría una revisión ya (o no, visto lo que hicieron con "Los últimos de Filipinas"). El retrato de personajes históricos como Felipe V, interpretado por Fernando Rey, o la Princesa de los Ursinos por Ana Mariscal se adapta a las necesidades narrativas más que a una veracidad histórica, y a las tesis defendidas por la película, es decir el hecho de que España no quiere interferencias extranjeras en su política salvo que éstas sean con permiso de los gobernantes y para ayudar a rescatar la patria. Es el año 1947 la Segunda Guerra Mundial ha terminado y el régimen de Franco está en entredicho, además de reclamar una intervención para sacarlo del poder, de forma que los discursos patrioteros de la película tienen un doble sentido, y el giro de acontecimientos que permite la intervención francesa pero con las condiciones marcadas desde España es otro pequeño guiño, pues el Plan Marshall de ayuda americana a las naciones europeas occidentales se ha puesto en marcha, y el Régimen de Franco aspira a beneficiarse de los dolares americanos, algo que finalmente no sucedió.

Así pues la película tiene una doble lectura muy interesante para cualquier clase de Historia, ya que además el film no es aburrido y es fácil de ver. Si, ya sé que es en blanco y negro, que los diálogos son un poco rancios, y que determinados roles, hoy ya superados, no serán del agrado de los sectores más feministas, pero los clásicos son así, hay que aceptarlos, enmarcarlos en la época en que fueron realizados, verlos con mentalidad abierta, y disfrutarlos sin olvidar su contexto. Y al que no interesen este tipo de films pues que esperen el "remake" donde seguro que la Princesa de los Ursinos será una "superwoman" que se batirá en duelo con 7 matachines al mismo tiempo, se reirá de Felipe V y Luis XIV, se acostará con la reina de España, al tiempo que su embelesado enamorado se portará como un descerebrado y mostrará tableta, mientras el cardenal Portocarrero será un siniestro personaje violador de indefensas criaturas y consumidor compulsivo de alguna sustancia alucinógena (¿Cuándo me contratan para hacer un guión políticamente correcto?).  

Os dejo la presentación del protagonista masculino y que no se asuste nadie que la escena posiblemente sea lo peor de toda la película.


BIOGRAFíA DE UN PIRATA

LA TAZA DE ORO


Título Original: Cup of Gold: A life of sir Henry Morgan, Buccaneer, with occasional reference to history


Autor: John Steinbeck


Año de Publicación: 1929


País: Estados Unidos


Marco Temporal: 1650-1688


Marco Espacial: Reino Unido, América


1650. Gales. El joven Henry Morgan tiene quince años y toma consciencia de que no ha hecho nada trascendente, y siente la necesidad de buscar su camino, de hacer algo diferente, aunque no sepa aún muy bien qué. La providencial llegada de un vecino que ha estado embarcado y ha vuelto enriquecido le hace escuchar atentamente sus cautivadoras historias sobre las Indias.

La primera novela del premio nobel estadounidense John Steinbeck es una pseudobiografia del famoso pirata Henry Morgan. El autor, que luego se haría famoso por sus novelas ambientadas durante la Gran Depresión, escribió su primera obra incursionando en la llamada novela histórica narrando la vida del bucanero, fabulando en los espacios de su vida más oscuros y desconocidos, sobre todo en cómo llegó a las Indias, y su período de esclavitud o servidumbre.

La narración es bastante rápida y los años y acontecimientos en la vida del biografiado pasan rápidamente hasta llegar al episodio fundamental que es el asalto a Panamá en 1670, la "Taza de oro" que es cómo se conoce a la ciudad y que da título a la novela. Debido a la longitud de la novela, poco más de 200 páginas, ya se puede suponer que la ajetreada vida del protagonista está muy resumida, y se pasa de puntillas por sus acciones más relevantes, o directamente no se cuentan. El lector pasa de leer sobre un joven campesino galés, a un siervo en América para encontrarse con un consumado pirata y finalmente un despiadado gobernador de Jamaica lugar en donde fallece tranquilamente en su lecho en 1688, y todo casi sin transición. Es casi imposible simpatizar con el personaje y aunque interesante lo que Steinbeck cuenta lo hace de una forma demasiado sucinta y poco apasionada. Es una novela primeriza del escritor americano que ya apunta maneras en su redacción, y que elige un tema apasionante pero que no consigue dotarlo de todo el alma que tendrán otros de sus escritos posteriores.

"La taza de oro" es una novela corta y de lectura fácil, imprescindible para introducirse en la mejor literatura americana del siglo XX, pero que a los aficionados a la literatura de piratas o histórica terminará por decepcionarles. 

LAS VISIONES DE MARCO POLO

COMO SE VIO AL VIAJERO VENECIANO

Marco Polo fue en la Edad Media el mayor ejemplo de viajero y aventurero que conocieran en Europa, y sus aventuras relatadas en "Il Millone" se convirtieron en un "best seller" del momento. A pesar de que el transcriptor de las memorias del veneciano, un tal Rustichello de Pisa, embelleció y exageró las andanzas del viajero, su libro ha seguido siendo fuente de inspiración de artistas y cineastas.  

Orígenes. Los Polo son una familia de comerciantes venecianos. Tres hermanos Niccolo, Mateo, y Marco forman una compañía mercantil para traer productos del Lejano Oriente. Niccolo tiene un hijo en 1254, Marco. Los dos hermanos mayores Niccolo y Mateo viajaron hasta la corte del gran Khan en China y volvieron en 1269 para volver a partir en 1271 pero esta vez llevándose al joven Marco. Una miniatura del libro "Los viajes de Marco Polo" presenta la entrada del veneciano en una ciudad del Próximo Oriente. La primera película dedicada al aventurero tuvo nada menos que a Gary Cooper como protagonista en "las aventuras de Marco Polo" (1938).  
Los Polo y el Papa. Según los dos hermanos Polo el Gran Khan de la China les había enviado con el encargo de que le enviaran misioneros. Pero precisamente en ese momento la cristiandad se encuentra sin Sumo Pontifice, y los Polo deciden emprender el viaje sin las bendiciones del Papa. Sin embargo cuando se enteraron de la elección de Gregorio X se dirigieron a Acre donde recibieron las credenciales papales y dos misioneros para que los acompañaran. Una miniatura del siglo XV que decoró "El libro de las Maravillas" muestra a Niccolo y Mateo ante Gregorio X. Alain Delon comenzó a interpretar al viajero en una película inacabada al dispararse el presupuesto "Marco Polo"(1962).
El viaje. Con 17 años Marco Polo realiza uno de los viajes más extensos y peligrosos de su época. Desde Venecia a Acre (Israel) de ahí hasta Tabriz (Irán) y finalmente llega a Pekín (China) la capital imperial. Al Gran Khan lo encontraron en Chemeinfú donde los acogió con alegría, recibió sus presentes, y tomó al joven Marco como su protegido. Un cuadro de 1863 de Tranquillo Cremona recoge el momento en que Marco es presentado a Kublai Khan.  El mismo año que los franceses intentaron llevar al cine las aventuras del veneciano, los italianos estrenaron "Marco Polo"(1962) con Rory Calhoun como Marco.
Servidor del Khan. El muchacho se desempeña bien en pequeñas misiones que le encarga el Khan, y éste ve como luego sus informes están llenos de agudas observaciones, lo cual hace que Kublai le encargue diversas embajadas y misiones por el país. En 1278 es enviado al Yunnan y comienza su larga relación al servicio de Kublai Khan (1215-1294). Una ilustración de James E. McConnell está dedicada a la entrada de Marco Polo en Pekín. La versión yugoslava del aventurero llego en "La conquista de un imperio"(1965) donde el actor Horst Buchholz es Marco Polo.
La sublevación. Durante la estancia de Marco Polo en la corte del Khan, su ministro de finanzas, un sarraceno llamado Achmet Fenaketi, abusó de la confianza del Kan y provocó el descontento entre el pueblo que desembocó en una conspiración y sublevación que en ausencia de Kublai acabó con la muerte del ministro. El propio Marco presenció esta sublevación ocurrida en 1282, y que al llegar a oídos del Khan  al comprobar la veracidad de los abusos del ministro, castigó a todos aquellos que se habían beneficiado de sus rapiñas. Una pintura del siglo XVIII del Museo de Venecia realizada por van Grevenbroeck retrata a Marco Polo vestido con indumentaria tártara. Una versión musical de la aventuras del viajero titulada "Marco Polo"(1973) tuvo al cantante Desi Arnaz Jr. en el papel principal.
Recaudador. La honradez del veneciano le hace subir en la estimación del Gran Kan y le otorga un puesto de funcionario. Posiblemente un alto cargo relacionado con la recogida de impuestos en la provincia de Yangzhú, que seguramente desempeñó durante 3 años, y que le permitió recorrer parte del país, experiencia que le sirvió para las descripciones de determinadas provincias de la China donde mezcla observación personal, leyendas populares y fantasía (¿de ahí lo de cuentos chinos?). Así en las miniaturas medievales que ilustraban el libro de Marco Polo se introducían animales fantásticos junto a otros reales. En la década de los 70 las películas de artes marciales se pusieron de moda y en Hong Kong realizaron una en la que aparecía Marco Polo, titulada en Estados Unidos "Los cuatro asesinos "(1975) con Richard Harrison como el extranjero en la corte del Khan.
Embajador en Ceilán. En 1284 Kublai Khan se enteró de que el rey de Ceilán poseía el rubí más grande del mundo, y envió un grupo de embajadores al país con la intención de convencer al monarca de que le vendiera la preciada joya. Entre estos embajadores va Marco Polo con el encargo de ofrecer incluso el pago equivalente al valor de toda una ciudad, pero el rey de Ceilán se niega a la venta. Marco atestigua que tuvo que volver sin la joya que según él sobresalía por arriba y abajo del puño cerrado del rey. Sin embargo a cambio regresa con unas reliquias sagradas, nada menos que los dientes, los cabellos, y la escudilla con la que comía Adán (aunque Marco no se lo cree). Una interpretación moderna de la amistad del Khan y el veneciano se puede ver en la obra del polaco Roch Urbaniak, titulada  Marco Polo y Kublai Khan. La serie de televisión "Marco Polo" (1982) hizo famoso a su joven protagonista Ken Marshall.

En Champá. Durante años Kublai Khan intentó conquistar el reino de Champá (parte del actual Vietnam), pero al no conseguirlo entró en tratos con su rey, y para ello en 1288 envió a su embajador favorito, Marco Polo, que de nuevo abandonó la corte para encargarse de una misión especial, y regresó con el tratado de paz y un compromiso del monarca de Champá de entregar al Khan un tributo anual consistente en madera de áloe y elefantes. En el Atlas catalán de 1375 se dibuja una caravana que supuestamente es Marco Polo viajando hacia la India. Un telefilm americano de aventuras titulado "Las aventuras de Marco Polo"(1998) tuvo a un casi desconocido Don Diamont, que tampoco ha pasado a la historia por sus interpretaciones.
La princesa. Después de 17 años al servicio del Khan los Polo le piden permiso para volver a su tierra. Kublai se muestra reacio a dejar marchar a Marco, pero finalmente cede no sin encargarle una última misión: que entregue a la princesa Kaketchin, "la que es azul", a su prometido un rey aliado en Persia. De esta forma con la misión de entregar a la princesa comienza el regreso de Marco Polo a su tierra en 1295 colmado de regalos del Gran Khan. Son varias las estatuas que del viajero veneciano adornan plazas y jardines del mundo conmemorando sus viajes, pero sin duda una de las más curiosas es la del guardián de Wat Pho en Bangkok (Tailandia) que algunos han identificado con Marco Polo. Una nueva mini serie con un toque más romántico y de aventuras protagonizada por Ian Somerhalder celebraba las andanzas del viajero en "Marco Polo"(2007).
El regreso. El regreso comienza partiendo desde Pekín hacia el sur buscando un puerto. Se embarca en Zaitun y bordea el sur de China, Indochina, Malaca y Sumatra, luego continúa hacia el golfo de Bengala, Ceilán, costa de la India hasta llegar a Ormuz donde desembarca. Por tierra sigue a Tabriz, cruza el Caucaso, se embarca en Trebisonda, recala en Constantinopla, y finalmente Venecia. Sin embargo un año después del regreso Marco es capturado por los genoveses y mantenido en prisión donde dicta el libro de sus aventuras a su compañero de celda. Liberado en 1299, Marco se convirtió en un rico mercader y murió en Venecia en 1324. El ilustrador Severino Baraldi elige el momento en que Marco combate contra Genova y es capturado para uno de sus dibujos. La última serie de éxito de la cadena Netflix "Marco Polo" (2016) tiene al italiano Lorenzo Richelmy como protagonista.

UN FUNERAL ACCIDENTADO

Guillermo I.

MUERTE Y ENTIERRO DE GUILLERMO I EL CONQUISTADOR

Advertimos ya desde el primer momento que la entrada de hoy no es agradable ni propia de estómagos sensibles, de forma que aquellos de espíritu delicado abandonen la lectura y pasan a distintas ocupaciones, esperando que nos lean en el próximo y más tranquilo artículo. Para los demás empezamos con nuestro relato.

Guillermo I. Tapiz de Bayeux. s. XI
Guillermo I (1028-1087),  rey de Inglaterra conocido como el Conquistador, fue antes de ser rey de los británicos, duque de Normandía. Era descendiente de vikingos asentados en la costa francesa, e hijo ilegitimo de Roberto I, por ello muchos lo conocían con el sobrenombre de "El bastardo", aunque claro nunca se lo decían a su cara pues no solía tolerar insultos a su madre. Pero hoy no vamos a hablar de como conquistó Inglaterra, de la batalla de Hastings (1066), de su matrimonio con Matilde de Flandes, o incluso de sus años de reinado.

El nuevo rey de Inglaterra no gozaba de las simpatías de sus súbditos, se le veía como un extranjero que impuso las costumbres y el idioma del otro lado del canal, como alguien irascible y cruel, y para ellos siempre era un bastardo cuyos derechos al trono eran más que discutibles. A pesar de la creencia popular no era un hombre gigantesco, pues las mediciones de su fémur permitieron deducir que medía 1,78, estatura importante para la época, pero no espectacular, sin embargo siempre fue de constitución robusta y con una voz profunda y gutural, de forma que verlo a caballo y con armadura debía de resultar imponente, imagen que seguramente él cultivó acomplejado por su origen. 

A la muerte de su esposa en 1083 Guillermo, que ya era aficionado a la buena vida, comenzó a abusar de la comida y la bebida, y su figura alcanzó proporciones descomunales. Felipe I de Francia llegó a decir de él que parecía una mujer embarazada. El mismo Guillermo debió de notar que algo no iba bien con su figura, pues ideó una absurda dieta en la cual alternaba las ingestas de comida con una dieta exclusiva de alcohol, es decir, que durante un tiempo dejaba de comer y sólo bebía licores espirituosos, nada de agua no fuera a ser que criara ranas en el estómago. La verdad es que consiguió bajar algo de peso, y logró uno de sus objetivos, volver a montar a caballo. Los equinos reales no llevaban muy bien el sobrepeso del soberano, y o bien se negaban a caminar con el real peso, o caían despanzurrados por el orondo monarca.  

La muerte de Guillermo I. J. E. McConnell.   
En 1087 su hijo Roberto, aliado con el rey francés, provocaba problemas en sus posesiones de Normandía lo cual obligó a Guillermo a trasladarse al continente. Asediando Mantes el caballo del rey harto de cargar con el grueso personaje frenó en seco provocando que la enorme barriga real golpeara contra el pomo de la silla. El rey sufrió tal golpe que según algunos cayó del caballo. Pero la realidad era más trágica, el golpe había roto su intestino, y las filtraciones intestinales a la cavidad abdominal le produjeron una peritonitis aguda.   

El rey es trasladado con urgencia a Saint Gervais cerca de Rouen, allí durante varios días Guillermo preso de horribles dolores agoniza. El 9 de septiembre de 1087 fallece el gobernante de Inglaterra, pero su historia aún no ha terminado. Tan pronto fallece el monarca comienza la desbandada, criados, servidores y familiares salen en estampida, eso sí, sin olvidarse de despojar la última morada del rey de todo lo que tuviera de valor, incluso el cadáver del antaño poderoso monarca es asaltado y desprovisto de todo, joyas, adornos, ropas, son objeto de rapiña. Guillermo queda abandonado desnudo e hinchado en el frío suelo. Sólo un leal servidor, el caballero Herluin, se compadece de su señor, y comienza los trámites para trasladar su cuerpo hasta Caen, a la abadía de San Esteban, fundada por el mismo rey, y que él en alguna ocasión había mencionado como su posible última morada.

Despojo del cadáver de Guillermo I.
La procesión  portando el cuerpo llega hasta la abadía cuando un devastador incendio se desata poniendo en fuga a acompañantes y demás. Según algunos el incendio fue dentro de la iglesia con el cadáver expuesto lo que hizo que el ya deteriorado cuerpo de Guillermo se calentara aún más de lo normal, según otros fue en el exterior antes de entrar a oficiar el funeral, y provocó que los curiosos y asistentes corrieran a apagar el fuego abandonando al cadáver. Para acabar de rematar el triste cortejo un vecino a quien pertenecían las tierras de la abadía que le habían sido confiscadas por el rey, se negó a que se enterrara al monarca en sus terrenos. Mientras se discutía con el furibundo propietario, comprobaban que sus reclamaciones eran ciertas, y le pagaban una compensación, el cadáver de El Conquistador descansaba al sol acelerando el proceso de descomposición, en un día que aún encima había salido caluroso.

Funeral de Guillermo El Conquistador. J.P. Laurens.
Después de la ajetreada comitiva, incendio y protesta incluida, se decide introducir finalmente al muerto en su sepulcro de piedra. Pero entonces los frailes comprueban que el rey se ha hinchado tanto que no cabe dentro del sepulcro. Los monjes cansados de tanta vuelta y tantos problemas deciden darle un empujoncito y comienzan a presionar para hacer que el muerto entre en su última morada. Pero el cadáver lleno de gas y pus ha fermentado, y las presiones sobre la inflada barriga tienen una consecuencia inesperada, una explosión horrorosa de sangre, pus, vísceras y órganos que regó a los ya escasos participantes en la ceremonia, tintó paredes y suelo de la iglesia, y puso en fuga a los últimos que quedaban acompañando al rey. El hedor fue tan insoportable que se mantuvo durante meses por mucho que se intentó limpiar el lugar. Del otrora poderoso Guillermo I sólo quedó una masa amorfa y pestilente.

Tumba de Guillermo I en Caen. 
Lógicamente acabó por dársele la sepultura adecuada a tan poderoso rey con su correspondiente altar lleno de piedras preciosas y oro para que por fin pudiera descansar en paz. ¿Alguien dijo descansar en paz? ¿con semejante tumba de verdad creíais que iban a dejarlo en paz?  Pues no. Siglos después en el siglo XVI un grupo de iconoclastas calvinistas, e imagino yo que algún que otro amante de lo ajeno, asaltaron la tumba, destruyeron el preciso altar, redujeron a pedazos el sepulcro, y dispersaron los huesos del monarca. Afortunadamente se recuperó un fémur del rey que fue vuelto a enterrar con toda solemnidad en el mismo sitio, y fin de la historia. ¿Fin de la Historia? ¡Que va!

¿Os habías olvidado que el cadáver del rey descansaba en Francia? Efectivamente llegó la Revolución Francesa y con ella un odio cerval por todo lo que oliera a monarquía, y de nuevo la tumba del monarca fue el objetivo de los descontentos. Pero como ya quedaba poco que saquear prácticamente lo que se hizo fue destruir la tumba y deshacerse del único resto que quedaba del rey, el famoso fémur de la pierna izquierda. Sin embargo en 1989 se consiguió recuperar el hueso del monarca que, ahora sí, se enterró en su último lugar de descanso. Bueno al menos de momento. 

ITALIA CONTRA EL EMPERADOR

BARBARROJA


Título Original: Barbarossa

Año: 2009

Nº de Episodios: 2 (200 min.)

País: Italia

Director: Renzo Martinelli

Reparto: Rutger Hauer, Raz Degan, F. Murray Abraham, Christo Jivkov, Antonio Cupo. Cécile Cassel

Marco Temporal: 1154-1190

Marco Espacial: Italia


Italia. Siglo XII. El norte de Italia es gobernado por un emperador alemán, Federico I Hohenstaufen, conocido como Barbarroja. Su sueño es conquistar el centro y sur de Italia, para revivir el antiguo imperio fundado por Carlomagno. Pero en el norte, un joven de Milán creó un ejército con 900 hombres de diferentes ciudades: "la compañía de la muerte". Este joven es Alberto de Giussano. Su sueño es derrotar al emperador y recuperar la libertad de los territorios del norte.

A pesar del título la mini serie no es una biografía del emperador Federico I sino más bien de uno de los hombres que se le opuso, Alberto de Giussano, un joven milanés que fundó la Liga lombarda, conocida como la compañía de la Muerte que se enfrentó al poder imperial en Italia. Curiosamente la figura de Alberto es más legendaria que histórica, y hoy en día se duda de su existencia real, lo cual no impide que sea venerado como un héroe en Italia.

Batalla de Legnano. Amos Cassioli. 1832.
Martinelli realizó el guión y dirigió este film que en algunos lugares se presentó en dos partes como serie y en otros países se estrenó en salas de cine como una película. Rodada en localizaciones de Rumanía, el director contó con estrellas internacionales en papeles secundarios como Rutger Hauer que interpreta al emperador, F. Murray Abraham interpretando para no variar a un malvado, y hasta la española Ángela Molina como la famosa Hildegarda de Binden; se dobló al inglés para conquistar el mercado americano, y fue un error, pues no consiguió el apoyó esperado en los Estados Unidos por un mal doblaje, y en Italia tampoco consiguió  una gran éxito de público. Además parte del presupuesto para realizar la película se obtuvo del partido italiano la Liga Norte liderado por Umberto Bossi que incluso hace un cameo en la película, y que entre otras cosas piden la independencia del Norte de Italia. De forma que al film se le aumentó el metraje y terminó convertido en una miniserie de televisión. Presentar un título equívoco (al final en América se le cambió por "Swords of  Fighting), politizar el tema en su país de origen, realizar un erróneo doblaje al inglés, y dar una impresión equivocada de la temática fueron parte de los errores que condenaron la producción. Sin embargo la historia era más que interesante.

En realidad la narración cuenta los amores y aventuras de este héroe legendario italiano que siguiendo la estela de otras películas épicas va a enfrentarse como David contra Goliath a un poder mayor a sus fuerzas, enfrentamiento que desembocará en una famosa batalla, la de Legnano en 1176. Sólo en un epílogo final se nos relatará el fin del emperador tal y como se le había profetizado. A pesar de no alcanzar las cotas épicas de producciones similares "Barbarroja" es un producto que se puede ver, y que permite seguir los enfrentamientos en Italia entre güelfos y gibelinos, aunque le sobran algunas de las vicisitudes personales del protagonista, que además de inventadas aportan más bien poco, y le falta un poco más de peso en pantalla del emperador Federico, que para darle título a la serie a veces parece que esté de paso.

DEL TAPIZ AL CÓMIC

1066. GUILLERMO EL CONQUISTADOR



Título Original: Guillaume le conquérant

Guionista: Patrick Weber

Dibujante: Emanuele Tenderini

Fecha de Publicación: 2011

País: Bélgica, Italia

Marco Temporal:1064-1066

Marco Espacial: Inglaterra, Francia





1064. Winchester.  El rey de Inglaterra Eduardo el confesor sintiéndose cansado y enfermo llama a su presencia al conde Harold a quien solicita que se comprometa a servir al duque de Normandía, Guillermo. Pero Harold no está muy dispuesto a renunciar a lo que él considera sus legítimos derechos al trono, aún así decide embarcarse para cumplir la misión que le ha encargado su rey. Los vientos llevan la embarcación de Harold hasta Ponthieu donde es capturado por Guy I quien alega para mantenerlo como rehén su droit du varech, es decir el derecho a quedarse con todo lo que arroja el mar a sus tierras. 

El historiador del arte, periodista y escritor de novelas de intriga histórica, Patrick Weber, no contento con el pluriempleo se dedica a guionizar cómics, y lo hace bastante bien como ya vimos cuando hablamos de "Esparta" (ver ¡Qué duro es ser espartano!). En esta ocasión utiliza el famoso "Tapiz de Bayeux" para realizar una crónica bastante rigurosa de los acontecimientos que llevaron a la conquista de Inglaterra por el duque de Normandía Guillermo. Una breve explicación final sirve de colofón a la historieta que a pesar de los intentos del belga resulta confusa a veces, algo que es sobre todo culpa del dibujante.

El veneciano Tenderini nos es que dibuje mal, es que no dibuja, realiza bocetos y luego los colorea, dando a toda la obra un aspecto de inacabado que no va muy bien con la historia que se cuenta. La invasión normanda de Inglaterra necesitaba un dibujo fuerte, épico, lleno de rostros reconocibles, pues varios son los que van a morir en pos del trono, y no un estilo esquemático, abocetado, que puede ser muy vanguardista pero que aquí no pega ni con cola a pesar de la intercalación de fragmentos del mismo tapiz que sirve de fuente, y que supuestamente introduce los hechos que se van a narrar. 

Un guión bueno, una historia interesante, un planteamiento original, pero una realización insuficiente que le hace perder garra a la narración, que la vuelve fría e impersonal, como los colores con que rellenan los bocetos lineales del italiano. 

Si conoces la historia de Guillermo el conquistador el cómic posiblemente te entretenga y su dibujo te maraville, si buscas que te ilustre o que sirva como instrumento didáctico, mejor quédate con el tapiz original.

Pero como siempre lo mejor es que cada uno le eche un vistazo y saque sus propias impresiones, y para ello nada mejor que acudir a la página de galicia comics:    
  

ELIGIENDO PAPA

CONSPIRACIÓN EN EL VATICANO


Título Original: The Conclave

Año: 2006

País: Canadá, Alemania

Duración: 100 min.

Dirección: Christoph Schrewe

Reparto: Manu Fullola, Brian Blessed, James Faulkner, Peter Guinness, Holger Kunkel, Nicholas Irons, Rolf Kanies

Marco Temporal: 1458

Marco Espacial: Roma, Vaticano


Roma. Año del Señor 1458. El papa Calixto III se desploma dentro de los jardines del Vaticano. Su sobrino el cardenal Rodrigo Borgia retoza en los brazos de su amante Vannozza ajeno a lo que acaba de suceder, pero un mensajero le comunica que tiene que acudir al Vaticano de inmediato. Cuando se presenta ante el papa lo encuentra en el lecho agonizando. En seguida comienzan las conversaciones y pactos entre los cardenales para asegurarse la elección del próximo papa. Rodrigo es consciente de que es demasiado joven para poder aspirar a suceder a su tío, y ya sólo le queda luchar por la supervivencia y esperar su momento. 

La película cuenta el cónclave de cardenales reunido para elegir al sucesor del papa Calixto III en 1458. Tiene como principal protagonista al joven cardenal Rodrigo Borgia para quien será su primer cónclave y en el que tendrá que enfrentarse a todo tipo de intrigas y confabulaciones donde no sólo se juega la elección de un papa.

Con una trama que ciñe la narración a prácticamente lo que ocurre dentro de los muros del Vaticano durante la elección del Sumo Pontífice, la película parece más una obra de teatro que un film, pero el magnífico guión hace que pronto nos olvidemos de los límites que la historia impone. Según parece la historia se basa en las actas del cónclave y en los escritos de uno de sus asistentes, el cardenal Piccolomini, y si algo de lo que cuenta no es real, la habilidad de director y actores hace que lo parezca. Y es que "El Conclave", o como se tituló en algunos lugares de habla hispana "Conspiración en el Vaticano", es una interesantísima película que nos ilustra sobre como se elegía un papa en los últimos tiempos de la Edad Media y los primeros momentos del Renacimiento, cómo se forjaban y deshacían alianzas para lograr los votos necesarios, y cómo los apoyos exteriores, las influencias, y el poder de los países que respaldaban a uno u otro candidato inclinaban la balanza final. Los hombres que se sientan a dirimir el futuro de la Iglesia católica no son simples cardenales, y cada uno de ellos representa una facción, una familia, un poder, que lucha por su supervivencia o por imponerse sobre los demás. En la película aparecen distintos personajes, y a mayores del papa Calixto III, por lo menos 4 de ellos llegarán a sentarse en la silla de San Pedro.

"Conspiración en el Vaticano" es una película que en su día pasó inadvertida, que posiblemente nunca aparezca en las listas de los mejores films de la historia, y sin embargo es de visionado imprescindible para los amantes de la Historia. Manu Fullola está bastante metido en su papel del joven Rodrigo, y los secundarios que le rodean conforman un elenco excepcional donde destacan el siempre socorrido Brian Blessed, el recordado Augusto de "Yo Claudio", que interpreta al cardenal Piccolomini, o el soberbio James Faulkner que borda al intrigante cardenal D´Estouteville. Y si alguien no sabe quien sale elegido en el cónclave de 1458, no lo miréis, y esperad al final de la película.  

MISTERIOS CAROLINGIOS

EL PUÑAL Y LA PONZOÑA


Título Original: Le poignard et le poison


Autor: Marc Paillet


Fecha de Publicación: 1995


País: Francia


Marco Temporal: 796


Marco Espacial: Francia


Corre el año del Señor de 796 el rey Carlos ha encargado una misión en Autun a dos de sus enviados, el conde Childebrand y el abad Erwin el sajón. El conde no está muy satisfecho del encargo, primero porque se trata de dirimir unas quejas sin importancia entre un obispo y un conde, y segundo porque su compañero no parece muy inclinado a la diversión y sí a hacerse abrir todas las bibliotecas que se encuentran en su itinerario que además se empecina en inventariar con un celo que exaspera a Childebrand más aficionado a la juerga y a la acción.   

La presente novela abrió un ciclo de novelas de intriga histórica protagonizadas por el típico investigador espabilado, en este caso el abad Erwin el Sajón, que resuelve crímenes y misterios en época carolingia puesto que se haya al servicio del rey de los francos Carlomagno. Un asesinato por envenenamiento y apuñalamiento durante un banquete sirve de excusa para poner en marcha toda la maquinaria de los dos "missi dominici" (enviados del señor) que comienzan su escrupulosa investigación, acumulando pruebas, realizando interrogatorios, etc, al tiempo que nos informamos un poco de las costumbres cotidianas de la Francia carolingia.

El autor que además de escritor fue miembro de la resistencia en la Segunda Guerra Mundial, e historiador, presenta a su detective medieval en esta su primera aventura de las 8 que llegó a publicar antes de su muerte. El esquema argumental es el típico de estas novelas: un sagaz y meticuloso detective que desentraña un crimen, y que es ayudado por un compañero no tan astuto. Son novelas llenas de diálogo como corresponde a las novelas de investigación, donde en el juego de las preguntas y respuestas descansa la clave del enigma, y en las que el contexto histórico pone la nota de color. Sin embargo Marc Paillet no se esfuerza demasiado al menos para lo que se podía esperar, los personajes son arquetipos, y la contextualización se limita a pequeños detalles que salpican muy de vez en cuando la narración, no hay apenas menciones a acontecimientos o personajes históricos, y la trama es bastante sencilla. A pesar de ello es una novela fácil de leer, entretenida para los amantes de las novelas de intriga, pero muy escasa para los aficionados a la novela histórica, que encontrarán más interesante el propio prefacio del autor que la novela en sí, aunque los pequeños detalles de la vida diaria que sí aparecen reflejados en la historia ponen un poco de salsa al libro. 

REINAR EN LA TIERRA PROMETIDA

REYES DE ISRAEL

Las historias de la Biblia han sido fuente inagotable de inspiración para artistas que en sus obras han relatado los episodios más dramáticos narrados por el libro santo. Como era de esperar el cine y la televisión no han dejado de lado este filón, y los personajes bíblicos han ido desfilando por las pantallas desde los inicios del séptimo arte. Hoy repasaremos algunos de los monarcas que reinaron en las tierras de lo que hoy en Palestina e Israel.

Saúl (1079-1007 a.C.). Fue el primer rey de Israel elegido para proteger a los israelitas de los ataques e invasiones de sus vecinos, sobre todo los filisteos. Anteriormente el antiguo pueblo nómada estaba gobernado por unos líderes denominados jueces, pero las nuevas necesidades exigían un rey, y Saúl ya adulto se convirtió en el primero. Obtuvo la bendición del líder religioso, es decir el profeta Samuel, pero sería su no acatamiento a las normas de éste lo que le llevaría a perder el apoyo religioso, o de Dios. Murió junto su hijo y heredero en la batalla del monte Gilboa contra los filisteos. El cuadro de 1878 de Ernst Josephson en el Museo Nacional de Estocolmo nos relata como un joven David calma con su arma al atribulado rey Saúl. El enorme Orson Welles fue un furibundo rey Saúl en "David y Goliath"(1960).
David (1040-996 a.C.) Sucesor de Saúl como rey de Judá y luego de un Israel unificado, fue uno de los grandes reyes de los israelistas. Famosa es su lucha contra el gigante filisteo Goliath donde demostró su pericia como hondero. Su etapa de fugitivo perseguido por el celoso monarca, y su ascenso al trono tras la muerte de Saúl y Jonatán forma parte ya de las historias más conocidas de la Biblia. Expandió y unificó los territorios ocupados por los israelitas y ya como monarca estableció la capital en Jerusalén. Una curiosa pintura de autor anónimo del siglo XVII recoge uno de los momentos más controvertidos del reinado de David, su seducción de la mujer casada Betsabé. Gregory Peck se muestra más moderado que el rey David de la pintura en sus acercamientos a la Betsabé filmica en "David y Betsabé"(1951).
Salomón (1015-928 a.C.). Tercer monarca de Israel y el último en gobernar sobre un territorio unificado. Fue uno de los grandes reyes de Israel, caracterizado por su proverbial sabiduría. Construyó el templo de Jerusalén y expandió los territorios cedidos por su padre, aunque no pudo evitar que a su muerte el reino se fragmentara. Durante su reinado se establecieron y consolidaron las relaciones con otros países e imperios, como Egipto con quien estableció una alianza matrimonial al casarse con una hija del faraón a la que incorporó a su ya extenso harén. Es también famosa la visita de la reina de Saba. El cuadro de Edward Pointer refleja precisamente la visita de la reina de Saba y la suntuosidad y lujo con el que es recibida por el rey Salomón. Yul Brynner interpretó al embelesado monarca en "Salomón y la Reina de Saba"(1959).
Jeroboam.(r. 928-910 a.C.) Se reveló contra Salomón, aunque no se proclamó rey independiente hasta el ascenso al trono del hijo de éste, Roboam. Entonces se convirtió en el primer rey de un Israel dividido, pues gobernó sobre 10 de las 12 tribus, mientras el hijo de Salomón lo hacía sobre las otras dos. Estableció su capital en Siquem y casi todo su reinado lo pasó en guerras con la otra mitad del reino. Para evitar que los fieles fueran al templo de Israel estableció un culto a unos becerros de oro que mandó erigir en su territorio. El Museo Hermitage de San Petersburgo exhibe un cuadro de Gerbrand van den Eeeckhoud del siglo XVII que recoge el momento en que se establece el culto al becerro de oro. En la mini serie de la Biblia "Salomón"(1997) es el actor Richard Dillane quien interpreta al rey.
Reboam. (r. 928-913 a.C.) El hijo de Salomón sucedió a su padre en el trono de un reino dividido, de forma que al final y por su propia altanería sólo dos tribus le siguieron siendo fieles, y acabó siendo el rey del reino de Judá. Sus súbditos agobiados por los impuestos se rebelaron y el rey tuvo que huir y refugiarse en Jerusalén. Siempre intentó recuperar la integridad del reino, pero fracasó. Debilitado tuvo que ver como su reino era invadido por el faraón de Egipto, Sheshonq I, que saqueó el templo de Jerusalén. El Museo de Basilea conserva una pintura mural atribuida a Holbein que realizó a partir de 1528 en la que se mostraba a Reboam diciendo:"Mi dedo meñique es más grueso que los lomos de mi padre", alardeando de su poder, y que el pintor puso en las paredes de la sala del Concejo Municipal de Basilea para recordarles la conveniencia de ejercer el poder con justicia (algún político actual debería de tomar nota). En la misma mini serie antes mencionada "Salomón"(1997) es Dexter Fletcher quien hace el papel del rey.
Ajab (r. 874-850 a.C.) Fue un rey de Israel que batalló con éxito contra los sirios después de cerrar alianzas con arameos y cananeos, y pactó el ceso de hostilidades con el reino de Judá. Se casó con una princesa fenicia, Jezabel, que se convirtió en la Biblia en sinónimo de mujer malvada. Sus enfrentamientos con el profeta Elías al permitir la idolatría en su reino, es la forma que tienen los textos sagrados de justificar la muerte en combate de un rey que había vuelto a llevar a Israel a un momento de gloria. Y es que el rey murió de una flecha en su última batalla con los sirios. El ilustrador hungaro Willy Pogani retrata a Jezabel a los pies de Ajab. En la película "Los pecados de Jezabel" (1953) Eduard Franz es el rey Ajab y su intrigante esposa es Paulette Goddard.
Jehú (r.842-814 a.C.). El décimo rey de Israel se rebeló contra la dinastía de Ajab a los que exterminó, incluida la reina madre, Jezabel, a la que arrojó por una ventana. Pero la debilidad del reino permitió al rey sirio Hazael atacar Israel, lo cual obligó a Jehú a declararse vasallo del rey asirio Salmanasar III. El Museo Británico tiene en sus salas un magnífico obelisco negro datado en el año 827 a.C. de Salmanasar III que muestra en relieve el homenaje y sumisión del rey israelita al asirio. También en "Los pecados de Jezabel" (1953) aparece Jehú como un joven capitán del rey, papel interpretado por George Nader.  
Joaquim (608-598 a.C.) Fue rey de Judá, hijo segundo del rey Josías. A la muerte de su padre fue su hermano mayor quien ascendió al trono, pero fue depuesto por el faraón Necao  II que puso en su lugar a Joaquim. Pero cuando los babilonios derrotaron a los egipcios en la batalla de Carquemish en el 605 a.C., el rey de Judá rindió vasallaje al nuevo amo de la zona Nabucodonosor II, quien estaba sitiando Jerusalén. Cuando los babilonios fracasaron en su invasión de Egipto, Joaquim volvió a cambiar de bando, y como represalia Nabucodonosor II volvió a sitiar Jerusalén. Esta vez el rey babilónico no tuvo piedad. Numerosas ilustraciones y grabados muestran al rey desoyendo las advertencias del profeta Jeremías y quemando la palabra del Señor. En la serie dedicada a la Biblia en el apartado dedicado a "Jeremías" (1998) el papel del rey Joaquim le corresponde a Andrea Occhipinti.  
Jeconías (r. 598-597 a.C.). El hijo Joaquim le sucedió en el trono, pero sólo gobernó por tres meses, pues el rey Nabucodonosor una vez que tomó Jerusalén se llevó al rey y a otros nobles como rehenes hasta Babilonia. Casi siempre se le representa rindiendo pleitesía al rey babilonio como la ilustración de William Hole para la Biblia. Vuelve a ser en "Jeremías"(1998) donde aparece brevemente Jeconías encarnado por Hicham Ibrahimi.  
Sedecías (r. 597-586 a.C.) Hermano de Joaquim fue el rey de Judea designado por Nabucodonosor II tras llevarse como rehén a Jeconías hijo y sucesor de Joaquim. Sedecías gobernó Judea 11 años sometido al vasallaje babilónico, pero después de estos años se rebelaron, buscaron la alianza con Egipto, y sólo consiguieron la respuesta airada del Nabucodonosor II que volvió a tomar Jerusalén, arrasó y saqueó su templo, y se llevó prisionero al rey. El cuadro realizado en 1787 por François Xavier Fabre relata la cruel venganza de Nabucodonosor que hizo matar a los hijos de Sedecías ante sus ojos. Otra vez recurrimos al telefilm "Jeremías" para ilustrar la imagen del rey, que aquí interpreta Vicent Regan.
Herodes I el Grande (74 a.C.- 4 d.C.) Ya bajo la órbita de Roma Herodes fue rey de Judea, Galilea, Samaria e Idumea desde el año 37 a.C. hasta su muerte. Fue un rey constructor que levantó el segundo templo de Jerusalén, construyó un puerto en Cesarea o mando erigir fortalezas como el Herodión o Masada. Sin embargo la Biblia lo presenta como un rey tiránico y lo asocia con la famosa Matanza de los Inocentes. A su muerte el reino fue dividido por el emperador Augusto y entregado a sus herederos que se convirtieron en simples gobernantes títeres de Roma. El cuadro de Matteo di Giovanni de 1482 sobre la matanza de los inocentes retrata al rey Herodes como la misma encarnación del mal con un rostro absolutamente satánico. El encasillado Edmund Purdom interpretó a Herodes en "El rey cruel" (1959).